Se dice la hidra del Nilo odia al cocodrilo, y que cuando éste vierte sus lagrimas luego de haber engullido a un hombre (acto que le genera cierto pesar y tristeza), tan pronto como la hidra advierte esto, se desliza sigilosamente hacia la rivera donde yace el cocodrilo, y fingiéndose estar muerta se entrega sin resistencia para ser devorada por su mortal enemigo. Una vez que la hidra se encuentra en el interior de aquel temible animal, comienza a desgarrar sus entrañas y le da horrible muerte.


La Hidra del Nilo
Bestiario Medieval