Los Ciegos - Charles Baudelaire


Los Ciegos - Charles Baudelaire


¡Contémplalos, oh alma; son de cierto espantosos!
Vagamente ridículos; maniquíes noctámbulos;
terribles, singulares igual a los sonámbulos,,
fijan quien sabe dónde sus globos tenebrosos.

Sus ojos, de que huyó la centella divina,
como si algo miraran en lo lejano, al cielo
se alzan siempre; jamás su cabeza se inclina
para buscar, pesada por el ensueño el suelo.

Y atraviesan así lo negro ilimitado,
hermano del silencio infinito, oh ciudad,
mientras que cantas, muges, ríes en tu desvelo

prendada del placer hasta la atrocidad,
mira: ¡también me arrastro! Pero más atontado,
"¿Qué buscan -me pregunto- los ciegos en el cielo?"



extraído del libro "Las Flores del Mal"