Dar amor porque un día nos encontramos,
y tus ojos de sed miraron a los míos hambrientos.
Tu mano fría tocó mi mano e hicimos fuego.
A la soledad le bajamos la luna y quedó dormida.
Vimos un camino vacío y lo tomamos como nuestro.
Hicimos una sola casa de estrellas azules
con colchones que atraparon vidas.
Tú me dijiste:
Al amor, hoy puedo verlo, tocarlo, y hasta abrazarlo
no importa si es noche de tormenta o Sol de piedra.
El tiempo huidizo nos habló de un mañana
para sembrar frutos que inventarán alegrías.
Nuestra voz se deshace en plegarias
que guardan bondades con un mismo destino: AMOR.


Dar amor