epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Escritos enfermizos de madrugada.

Todos estos escritos son de mi autoría. Cada uno puede darle la interpretación que le plazca, como siempre digo.




Soledad II

Sobrevalorada y ansiada soledad
que decae entre sombras tras oscuros
ojos negros los cuales por mentira o por verdad
nos entretienen solo con mostrar
que la danza imposible de aquella centelleante perpetuidad
se extraña, aún cuando hemos encontrado la paz.


Desidia

Y creo que aprendí, que todo duele
y que todo dificilmente va a pasar.
Que aquellos que creímos que estarían, siempre;
hoy en día se pierden, decrecen
y encienden en nosotros la dejada
agonía que producía
la sonrisa o la desidia inmejorada,
o quizás la hipocresía.


Ese dolor

El dolor no se adquiere
el dolor no se alquila.
Es imperativo saber,
que en nuestra búsqueda continua
del amor, o del saber
el dolor siempre tomará una parte
de nosotros, de ellos, o de pocos.
E intentarás sacudirlo lejos,
de tus hombros pesados
y de tu mundo falsamente inventado.
Lo lamento, es así, no importa donde vayas
pues tal y como una avalancha te obstruirá,
te detendrá e impondrá su fuerza
contra toda voluntad.


Momento.

Creo que hay un momento
ese en el cual notas la mentira.
Es un chispazo, es apenas noticia
pero la mente, con su audacia intermitente
va recavando información
para luego, más adelante
poder reconocer y de cuajo corromper
toda esa mierda que la gente trae escondida
sea por maldad o por estupidez mezclada
con cierta cobardía.


Posibilidad de escenarios.

Apenas valorados por el común,
solo aquellos que somos unos ciegos
de lo real, lo verdadero, lo general
y perecedero,
podemos verlos con ese amor
tan infinito e irremediablemente
proveniente del corazón.
Es el sol cuando cae la tarde
o una gota de café en una hoja de 1996.
La forma en que su mano es inmensa,
y la tuya tan pequeña.
Respirar profundamente en medio del trabajo,
romper facturas viejas y guardarla por debajo,
aquella nota que mamá nos hizo
para alguna que otra navidad que no pudimos asistir
pero que con añoranza no podemos dejar ir.

Fuego II.

Háblese de fuego cuando quiera uno referirse
a la sensación que proviene de querer poseer
frenética y terriblemente a aquel ser.
Dueño de nuestros mas oscuros deseos
y aberrantes pensamientos.
Desenfrenadamente querer entrometerme en tu cuerpo
y sin cordura, y con extremos
tomarte entre mis brazos como nunca nadie lo ha hecho.


Doblegación.

Deslizándose cálidamente
desplazándose a sus anchas
la emoción no falla en albergar esperanzas
de que hoy, o quizás mañana
en una aletargada llegada
esté acercandose a la recta final
esa persona que en el camino
dejé de ser para poder perder
un poco de mi, y un poco de ti.


A otros.

Cuenta las veces que tenés que reír
sólo para complacer, sin verguenza
y sin compasión, de fuera hasta la raíz.
¿Son más las veces que mentís,
son más las veces que querrías,
ya sin duelo, ya sin pena,
romper esas cadenas?




Si querés leer más de mis bazofias:

-- Escritos enfermizos de media tarde.

1 comentario - Escritos enfermizos de madrugada.