Frases de Milan Kundera
Escritor nacido en brno, república checa. Desde 1975 reside en francia.




"La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella, la borró igual que el departamento de propaganda[...]La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo. Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchar por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se reescriben las biografías y la historia"


"En este mundo todo está perdonando de antemano y, por tanto, todo cinicamente permitido".


• La persona que pierde su intimidad lo pierde todo.


• El hombre desdichado busca un consuelo en la amalgama de su pena con la pena de otro.

• Aquel que quiere permanentemente "llegar más alto" tiene que contar que algun día le invadirá el vértigo".

• Rebelarse contra el hecho de haber nacido mujer es igual de necio que enorgullecerse de serlo".

• "¿Qué es la coquetería? Podría decirse que es un comportamiento que pretende poner en conocimiento de otra persona que un acercamiento sexual es posible, de tal modo que esta posibilidad no aparezca nunca como seguridad. Dicho de otro modo: la coquetería es una promesa de coito sin garantía".

• La vida es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, el modo de pensar y de vivir.



• “Revolucionario será aquel que pueda revolucionarse a sí mismo.”


• Me atrevo a afirmar que no hay erotismo autentico sin el arte de la ambigüedad; cuando la ambigüedad es poderosa, más viva es la excitación.


• El erotismo es como el baile: una parte de la pareja siempre se encarga de manejar a la otra.



• La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más honda (situada a tal profundidad que escapa a nuestra percepción), radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales.


• Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también


• El optimismo es el opio del pueblo.


• La felicidad es el anhelo por la repetición.


• Quien busque el infinito que cierre los ojos.


• Soledad: una dulce ausencia de miradas.


• La lucha del ser humano contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.


• La burla es el óxido que corroe todo lo que toca.


• Nunca sueño cuando duermo, sino cuando estoy despierto.


• La persona que desea abandonar el lugar en donde vive, no es feliz.

• El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer).

• Si el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento.


• Las preguntas verdaderamente serias son aquéllas que pueden ser formuladas hasta por un niño. Sólo las preguntas más ingenuas son verdaderamente serias. Son preguntas que no tienen respuesta. Una pregunta que no tiene respuesta es una barrera que no puede atravesarse. Dicho de otro modo: precisamente las preguntas que no tienen respuesta son las que determinan las posibilidades del ser humano, son las que trazan las fronteras de la existencia del hombre.



• Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse "memoria poética" y que registrara aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida.

• El amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética.




• La pregunta es como un cuchillo que rasga el lienzo de la decoración pintada, para que podamos ver lo que se oculta tras ella.

• La realidad es más que un sueño, mucho más que un sueño.

• La nostalgia del Paraíso es el deseo del hombre de no ser hombre.

• La luna colgando de un cielo aún no oscurecido le parecía como una lámpara que han olvidado apagar y que ha estado encendida todo el día.

• Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos dé algo (amor), en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia.





Los perros tienen muchas ventajas con respecto a las personas, pero hay una q vale la pena: en su caso, la eutanasia no está prohibida por la ley; los animales tienen derecho a una muerte caritativa. Karenin andaba con tres patas y pasaba cada vez más tiempo en el rincón. Se quejaba. El matrimonio estaba de acuerdo en q no podían hacerlo sufrir inutilmente. Pero la aceptación de ese principio no era suficiente para eliminar la angustiosa inseguridad: ¿cómo reconocer el momento en el q el sufrimiento ya es inútil?, ¿cómo determinar el momento en el q ya no merece la pena vivir?

Sí al menos Tomás no fuera médico! entonces podría esconderse detrás de alguien. Podría ir al veterinario y pedirle q le pusiera una inyección.
Qué terrible es asumir el papel de la muerte! Tomás insistió durante mucho tiempo en que él no le pondría la inyección, en que llamaría al veterinario. Pero después comprendió q podía otorgarle un privilegio q no tiene hombre alguno: la muerte tendrá para él el aspecto de aquellos a quienes quiere.
Karenin pasó la noche quejándose. Cuando Tomás lo auscultó por la mañana, le dijo a Teresa: "Ya no esperaremos más".

Era de madrugada, pronto iban a tener que irse los dos de casa. Teresa entró en la habitación a ver a Karenin. Hasta entonces había estado acostado sin moverse (ni siquiera le había prestado atención a Tomás mientras lo auscultaba) pero ahora, al oir que se abría la puerta, levantó la cabeza y miró a Teresa.

Era incapaz de de soportar aquella mirada, casi la asustaba. Nunca miraba así a Tomás, así sólo la miraba a ella. Pero nunca con tanta intensidad como esta vez. No era una mirada desesperada o triste, no. Era una mirada de terrible, insoportable confianza.Aquella mirada era una ansiosa interrogación. Toda la vida había esperado Karenin la respuesta de Teresa y ahora le comunicaba (aún con mayor urgencia que nunca) que seguía preparado para oír aquella verdad. (Todo lo que proviene de Teresa es para él verdad: incluso cuando le dice "sientáte!" o "acuestáte!", para él estas son verdades con las que se identifica y que le dan sentido a su vida.

Aquella mirada de terrible confianza fue breve. Al cabo de un momento volvió a apoyar la cabeza sobre las patas. Teresa sabía q nunca nadie más volvería a mirarla así
.






"- Y los santos -continuó Olga- no hacían más que renunciar a la vida. En lugar de hacer el amor, se daban latigazos, en lugar de luchar como nosotros, se iban a las ermitas y, en lugar de encargar la cena por teléfono, mascaban raíces.

- No entiende usted en absoluto a los santos, señorita. Era gente que tenía un enorme apego a las satisfacciones de la vida, sólo que las alcanzaban de otro modo. ¿Cuál es, a su juicio, el mayor placer para el hombre? Puede adivinar, pero no acertará porque no es suficiente sincera. No es un reproche, porque para ser sincero es necesario conocerse a sí mismo y para conocerse a sí mismo hacen falta años. Y ¿cómo podría ser sincera una chica que irradia tanta juventud como usted? No puede ser sincera, porque ni siquiera sabe lo que lleva dentro. Pero, si lo supiese, debería coincidir conmigo en que el mayor placer es el de ser admirado."





Libros