William Shakespeare

(Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616) Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político local, y Mary Arden, cuya familia había sufrido persecuciones religiosas derivadas de su confesión católica, poco o nada se sabe de la niñez y adolescencia de William Shakespeare.

Parece probable que estudiara en la Grammar School de su localidad natal, si bien se desconoce cuántos años y en qué circunstancias. Según un coetáneo suyo, William Shakespeare aprendió «poco latín y menos griego», y en todo caso parece también probable que abandonara la escuela a temprana edad debido a las dificultades por que atravesaba su padre, ya fueran éstas económicas o derivadas de su carrera política.


William Shakespeare William Shakespeare

Sea como fuere, siempre se ha considerado a Shakespeare como una persona culta, pero no en exceso, y ello ha posibilitado el nacimiento de teorías según las cuales habría sido tan sólo el hombre de paja de alguien deseoso de permanecer en el anonimato literario. A ello ha contribuido también el hecho de que no se disponga en absoluto de escritos o cartas personales del autor, quien parece que sólo escribió, aparte de su producción poética, obras para la escena.

La andadura de Shakespeare como dramaturgo empezó tras su traslado a Londres, donde rápidamente adquirió fama y popularidad en su trabajo para la compañía Chaberlain’s Men, más tarde conocida como King’s Men, propietaria de dos teatros, The Globe y Blackfriars. También representó, con éxito, en la corte. Sus inicios fueron, sin embargo, humildes, y según las fuentes trabajó en los más variados oficios, si bien parece razonable suponer que estuvo desde el principio relacionado con el teatro, puesto que antes de consagrarse como autor se le conocía ya como actor.

Su estancia en la capital británica se fecha, aproximadamente, entre 1590 y 1613, año este último en que dejó de escribir y se retiró a su localidad natal, donde adquirió una casa conocida como New Place, mientras invertía en bienes inmuebles de Londres la fortuna que había conseguido amasar.

La publicación, en 1593, de su poema Venus y Adonis, muy bien acogido en los ambientes literarios londinenses, fue uno de sus primeros éxitos. De su producción poética posterior cabe destacar La violación de Lucrecia (1594) y los Sonetos (1609), de temática amorosa y que por sí solos lo situarían entre los grandes de la poesía anglosajona.

Con todo, fue su actividad como dramaturgo lo que dio fama a Shakespeare en la época. Su obra, en total catorce comedias, diez tragedias y diez dramas históricos, es un exquisito compendio de los sentimientos, el dolor y las ambiciones del alma humana. Tras unas primeras tentativas, en las que se transparenta la influencia de Marlowe, antes de 1600 aparecieron la mayoría de sus «comedias alegres» y algunos de sus dramas basados en la historia de Inglaterra. Destaca sobre todo la fantasía y el sentido poético de las comedias de este período, como en Sueño de una noche de verano; el prodigioso dominio del autor en la versificación le permitía distinguir a los personajes por el modo de hablar, amén de dotar a su lenguaje de una naturalidad casi coloquial.

A partir de 1600, Shakespeare publica las grandes tragedias y las llamadas «comedias oscuras». Los grandes temas son tratados en las obras de este período con los acentos más ambiciosos, y sin embargo lo trágico surge siempre del detalle realista o del penetrante tratamiento psicológico del personaje, que induce al espectador a identificarse con él: así, Hamlet refleja la incapacidad de actuar ante el dilema moral entre venganza y perdón; Otelo, la crueldad gratuita de los celos; y Macbeth, la cruel tentación del poder.

En sus últimas obras, a partir de 1608, cambia de registro y entra en el género de la tragicomedia, a menudo con un final feliz en el que se entrevé la posibilidad de la reconciliación, como sucede en Pericles. Shakespeare publicó en vida tan sólo 16 de las obras que se le atribuyen; por ello, algunas de ellas posiblemente se hubieran perdido de no publicarse (pocos años después de la muerte del poeta) el Folio, volumen recopilatorio que serviría de base para todas las ediciones posteriores.



frases de William Shakespeare:
Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba / engánchalos a tu alma con ganchos de acero.



Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo



Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado.



El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.



El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia.



¡Oh amor poderoso¡ Que a veces hace de una bestia un hombre, y otras, de un hombre una bestia.




Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.



Las palabras están llenas de falsedad o de arte; la mirada es el lenguaje del
corazón.




El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos.



Me atreveré a todo lo que pueda hacer un hombre. Quien se atreva a más es insensato.



No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace aparecer así.



Guarda a tu amigo bajo la llave de tu propia vida.



Yo juro que vale más ser de baja condición y codearse alegremente con gentes humildes, que no encontrarse muy encumbrado, con una resplandeciente pesadumbre y llevar una dorada tristeza.



Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez.




Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.



Cualquiera puede dominar un sufrimiento, excepto el que lo siente.



Presta el oído a todos, y a pocos la voz. Oye las censuras de los demás; pero reserva tu propia opinión.



Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar.


En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser.


Lloramos al nacer porque venimos a este inmenso escenario de dementes.


No ensucies la fuente donde has apagado tu sed.


Fragilidad tiene nombre de mujer


Fuertes razones, hacen fuertes acciones.


Libros de William Shakespeare:

info El Mercader de Venecia

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen: En la obra de Shakespeare, la inteligencia privilegiada, la inventiva y la genialidad cabalgan a la par, aunadas a un magistral dominio de la técnica teatral, un poder creativo de relevantes caracteres y una dúctil variedad con sentido de adaptación a los gustos del público, circunstancias históricas y corrientes literarias de su época.

Todo ello conduce a calificar merecidamente al teatro shakesperiano con el indiscutible atributo de universalidad.

El mercader de Venecia gira en torno al judío Sylock y sus feroces pasiones, y los personajes y sentimientos en juego son tan actuales como hace cuatrocientos años.

Coriolano es una tragedia ambientada en los primeros siglos de Roma. Su trama se centra en el carácter del protagonista, sus prejuicios y las luchas sociales de su época.

William Shakespeare nos introduce en El Mercader de Venecia, en aspectos históricos, culturales y sociales de la Inglaterra de la época: la discriminación racial hacia los judíos, la discriminación sexual hacia la mujer, la sospechosa legalidad de algunas acciones humanas, la venganza y el perdón, la represión religiosa, las diferencias entre las clases sociales.

El tema principal de la obra, el odio que el judío Sylock siente hacia Antonio, refleja el antagonismo entre las religiones judía y cristiana.

Lo que Shakespeare quiso destacar con esta obra es el triunfo de los verdaderos sentimientos humanos, como el amor y la tolerancia, por encima de la religión o la condición social de las personas. Su recomendación sigue siendo necesaria cinco siglos después.


biografia Hamlet

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen: Cuando Goethe dijo: 'Ningún libro, ninguna persona ni ningún hecho de mi vida han producido un efecto tan grande en mí como los dramas de Shakespeare', señaló la magnitud excepcional del escritor inglés, primer poeta dramático del mundo, nacido en Stratford-on-Avon (1564-1616).

Hamlet y Romeo y Julieta, dos de las grandes creaciones del autor, hacen de Shakespeare vocero excepcional de la especie, por su entendimiento integral de las criaturas humanas y por la excelsitud poética con que las mismas desarrollan sus trágicas o gozosas existencias.

Hamlet, su más famosa tragedia, no nos vincula a seres de carne y hueso solamente, sino con personajes ejemplares por el vigor de su clase y por la significación colosal de su admirable contextura.

La personalidad de Hamlet brota de la horrible situación en que Shakespeare presenta al joven príncipe: su admirado padre murió recientemente, su adorada madre no esperó un mes para contraer matrimonio con el hermano del difunto. Al poco tiempo se le aparece el fantasma del padre, le revela que Claudio, su tío, en complicidad con su madre, le mató vertiéndole un veneno en el oído, le ordena no vengarse de su madre y pide un castigo para su asesino.

Hamlet se llega a ver no sólo como una tragedia sicológica, sino como un profundo drama de connotaciones religiosas que explora los misterios de la existencia humana.




poetas Macbeth

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen:Macbeth es junto con Hamlet, la tragedia más profunda que se haya escrito jamás. Es la realidad del hombre codicioso y su destino.

Según cuentan los biógrafos, fue estrenada ante la corte de Jaime I en 1606, con motivo de la visita del Rey de Dinamarca Cristian IV.

La obra dividida en cinco actos comienza con el presagio de las brujas que nombran a Macbeth señor de Glamis, de Caudor y futuro rey.

Cumpliéndose el vaticinio de las brujas, acepta su destino. Sin embargo, su espíritu enviciado no puede detener su ambición y comienza a proyectar la muerte del rey.

Adelantarse al destino, vender el alma a las brujas, que por aquel entonces eran perseguidas por los reyes de Inglaterra y castigadas violentamente, era aceptar un destino trágico.

La muerte, el asesinato del rey planeado por Macbeth se lleva a cabo en su casa. Y la muerte deberá ser silenciada con la muerte.

La razón moderna queda obnubilada por el presagio de las brujas, que pasan a dominar el alma del personaje.

Los verdaderos personajes de la obra son las brujas. Ellas dominan y marcan el ritmo de la tragedia. Son las responsables de establecer los núcleos narrativos de la obra.

Macbeth es la más vehemente, la más concentrada y, quizá, la más tremenda tragedia de Shakespeare, afirma uno de los mayores estudiosos de su teatro. Junto con Romeo y Julieta, Otelo, Rey Lear y Hamlet esta pieza constituye uno de los monumentos imperecederos de la dramaturgia de todos los tiempos.

Es una tragedia sombría, cargada de presagios y alucinaciones, de crímenes y conjuros, un texto donde se unen indisolublemente el debate moral y la magia del lenguaje.

"Macbeth, como dice su consorte, quiere ser grande, tiene ambición, pero sin la perversidad que debe acompañarla: su naturaleza está demasiado nutrida por la leche de la conmiseración humana para ir por un objeto hasta su objeto. Ansía a toda costa lo grande, y lo quiere santamente, pero aunque le repugna jugar con ventaja, quiere ganar incluso sin tener razón."



William Shakespeare Otelo

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen: La principal fuente narrativa de Otelo fue la novela Un capitano moro, de Giraldi Cinthio, publicada en 1565.

Para defender a Chipre, una de sus posesiones, los venecianos confían el mando de su armada al moro Otelo, un extranjero. Éste se ha casado en secreto con Desdémona, la hija del dux de Venecia, y ello desencadenará la tragedia.

Yago, alférez de Otelo, envidioso porque éste nombra lugarteniente a Casio y no a él, comienza a destilar la insidia de la traición y enloquece al moro, volviéndolo víctima de los celos.

Como en un ensalmo cuya fantasmagoría emponzoña la acción y la convierte en pesadilla, la realidad se distorsiona y cae a pedazos.

George Steiner dijo recordar trozos de lenta tortura en Otelo a los que sólo rara vez podía volver a enfrentarse.

Aquí están los personajes y sus palabras desplegados en el claroscuro de sus tormentos. Son reflejos no de sí mismos, sino de la humanidad toda.

La belleza de su expresión no se pierde al apagarse las luces pues, "como el cisne, al morir, se desvanece en música".

Otelo es una terrible y estremecedora figura, cara y cruz de la vida. Es la noche en el color de su piel, como Desdémona es el día en su blancura. Al lado de Otelo existe Yago, que es el mal, otra forma de sombra, noche del alma, oscuridad, mentira... Yago es para Otelo la venda que ciega los ojos del enamorado y le conduce a la desesperación y al crimen...



William Shakespeare Rey Lear

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen: El rey Lear es la obra donde más claramente se revela la visión trágica de Shakespeare.

A pesar que El rey Lear no sea una de las tragedias más populares del autor, es unánimamente considerada por la variadísima y compleja relación entre los personajes, una de las mejores.

Lear, después de una amarga peregrinación ha descubierto la verdadera naturaleza del corazón de cada de sus tres hijas: Gonerila, Reganía y Cordelia.

La historia del rey arrogante que en su vejez decide dividir su reino entre dos hijas perversas y desterrar a la tercera -Cordelia, la más querida, que se rehúsa a adularlo- ya había sido relatada varias veces en crónicas y piezas teatrales anteriores.

Pero Shakespeare le confiere una intensidad sin precedentes, y el brutal contraste entre la monstruosa soberbia de Lear (que lo induce a creer en la supervivencia de un reino dividido y en su poder de medir y recompensar el amor de sus hijas) y su fragilidad humana provoca una catástrofe personal, política y cósmica.

Sin embargo, en el ojo del huracán -físico y psicológico- desatado por la necedad de un anciano, el autor nos ofrece esperanzas: en medio de la desesperación más absoluta, sus personajes hallan en sí mismos altruismo, ingenio, afecto y vigor.

Así, la visión de un mundo desquiciado por obra humana se vuelve más inquietante con la idea de que, aun en el momento de mayor oscuridad trágica, podría haber lugar para la redención.

Los errores de juicio del rey de la antigua Bretaña, desencadenan un trágico desenlace como resultado de entregar el poder al hijo malvado y no al bondadoso.

El mal se destruye a sí mismo, parece decirnos Shakespeare en esta magnífica tragedia.




info Romeo y Julieta

Autor: William Shakespeare

Género: Clásicos / Ficción y Literatura / Teatro



Resumen: Eterno símbolo del amor que brota incontenible contra toda fuerza opuesta, Romeo y Julieta dramatiza una leyenda popularizada en el Renacimiento por incontables relatos italianos, franceses e ingleses, en prosa y verso, pero que apenas sería hoy recordada si no hubiera inspirado esta primera gran pieza teatral de Shakespeare, donde resabios de la lucha feudal y destellos cómicos de sirvientes y camaradas se entremezclan magistralmente con el más bello canto al amor.

Romeo y Julieta es una de las obras más populares de Shakespeare; la desgraciada historia de los amantes de Verona ha trascendido la literatura para situarse en el terreno de lo legendario y de lo mítico.

En medio de la lucha entre familias rivales, dos personajes juveniles viven un amor tan apasionado como imposible. La reconciliación llegará tarde, cuando ya se ha consumado la tragedia.

La traición, la lealtad, el odio, los celos, la pasión, son algunos de los temas que William Shakespeare llevó a las tablas permitiendo a sus personajes la libertad de elegir entre los caminos posibles, para luego atenerse a las consecuencias de su proceder.

Escrita en cinco actos, Romeo y Julieta expresa de modo insuperable el mito del amor romántico arquetípico en la civilización moderna.




poemas de William Shakespeare:


El Retoño Ansiamos
:

De los hermosos el retoño ansiamos
para que su rosal no muera nunca,
pues cuando el tiempo su esplendor marchite
guardará su memoria su heredero.

Pero tú, que tus propios ojos amas,
para nutrir la luz, tu esencia quemas
y hambre produces en donde hay hartura,
demasiado cruel y hostil contigo.

Tú que eres hoy del mundo fresco adorno,
pregón de la radiante primavera,
sepultas tu poder en el capullo,

dulce egoísta que malgasta ahorrando.
Del mundo ten piedad: que tú y la tumba,
ávidos, lo que es suyo no devoren.




Cuando Asedien Tu Faz Cuarenta Inviernos...
:

Cuando asedien tu faz cuarenta inviernos
y ahonden surcos en tu prado hermoso,
tu juventud, altiva vestidura,
será un andrajo que no mira nadie.

Y si por tu belleza preguntaran,
tesoro de tu tiempo apasionado,
decir que yace en tus sumidos ojos
dará motivo a escarnios o falsías.

¡Cuánto más te alabaran en su empleo
si respondieras : - « Este grácil hijo
mi deuda salda y mi vejez excusa »,

pues su beldad sería tu legado!
Pudieras, renaciendo en la vejez,
ver cálida tu sangre que se enfría.



Cuando En Sesiones Dulces Y Calladas :

Cuando en sesiones dulces y calladas
hago comparecer a los recuerdos,
suspiro por lo mucho que he deseado
y lloro el bello tiempo que he perdido,

la aridez de los ojos se me inunda
por los que envuelve la infinita noche
y renuevo el plañir de amores muertos
y gimo por imágenes borradas.

Así, afligido por remotas penas,
puedo de mis dolores ya sufridos
la cuenta rehacer, uno por uno,

y volver a pagar lo ya pagado.
Pero si entonces pienso en ti, mis pérdidas
se compensan, y cede mi amargura.



De Los Hermosos El Retoño Ansiamos
:

De los hermosos el retoño ansiamos
para que su rosal no muera nunca,
pues cuando el tiempo su esplendor marchite
guardará su memoria su heredero.

Pero tú, que tus propios ojos amas,
para nutrir la luz, tu esencia quemas
y hambre produces en donde hay hartura,
demasiado cruel y hostil contigo.

Tú que eres hoy del mundo fresco adorno,
pregón de la radiante primavera,
sepultas tu poder en el capullo,

dulce egoísta que malgasta ahorrando.
Del mundo ten piedad: que tú y la tumba,
ávidos, lo que es suyo no devoren.



biografia
poetas
William Shakespeare
William Shakespeare

bueno hasta luego.....