Ayer soñé contigo,
Soñé que estabas a mi lado acariciando mi rostro,
Tus ojos brillaban como cuando aquel primer beso,
Estábamos en un lugar extraño, pero sentíamos que aquel lugar era nuestro,
Toda la angustia de no tenerte se había esfumado,
Me sentía tan lleno de felicidad, que fue así como descubrí que era un sueño,
Aun así disfrute cada instante de aquel pequeño viaje a lo que tú llamas "imposible",
Te bese con la pasión que ya no siento por nadie,
Te abrase por mil años que se redujeron a segundos cuando nos separamos,
Caminamos tomados de la mano, como una pareja en su primer paseo,
Vimos el ocaso juntos con mis brazos rodeando tu cuerpo,
Nos mirábamos a los ojos y sentía amor sincero.

De pronto me di cuenta que no hablabas,
Y entendí todo lo que sucedía,
Era yo el que soñaba!,
Lo que estaba frente de mi era como un oasis en mi desierto de tristezas,
Oasis que desaparecería de un momento a otro,
Era solo el espejismo de lo que deseaba,
Y ese espejismo no se podía permitir hablar, porque aquella fantasía acabaría en lo seco de tus palabras,
Llegue a pensar que eras tú en realidad la que estabas en mi sueño, haciéndome ver que no existe para nosotros la palabra juntos,
Que cuando yo me sienta feliz a tu lado, tú callarías, porque no querrás dañar mi felicidad, pero no por amor a mí,
Sino por respeto a la felicidad ajena, aun y cuando debas dejar la tuya a un lado,
Es por eso que me sentencio a vivir esta pesadilla sin ti, para que no vivas tú, una a mi lado.