hola este es mi primer post y lo quise hacer en base a un pequeño homenaje a mi abuelo el cual no esta mas a mi lado y hay algunos poemas con los cuales creci y quisiera compartirlos aca......espero les guste.

poemas gauchos

El Perdón de Yamandú Rodriguez

Son las cinco de la tarde en un pago de leyenda.
A estas horas el ombú, se saca el poncho violeta
y lo tiende sobre el suelo curtido de la tranquera.
No pasa una virazón,
El patio se recalienta
con un brasero e'malvones,prendido no bien clarea,
adonde las ponedoras van a pintarse las crestas
y casi siempre murmuran su rosario las abejas.

El rancho es de palo a pique.
Parece que jué carreta;
porque entuavía se ven entre los yuyos dos ruedas:
una, es la boca del pozo y la otra, la manguera.
Dicen que todo era dulce: el agua, el techo y la dueña,
una viejita muy blanca, que dejó viuda la guerra
con cuatro hijos varones...y se echó esa cruz a cuestas.

Sus manos son un milagro de amor; porque sale de ellas,
tierno el pan del amasijo, tibia la leche que ordeñan,
blanco de espuma el mantel en el altar de la mesa,
donde esas manos bendicen la caridád de la cena,
con la hostia de la luna azulando la cumbrera.

Esas manos día a día, sacan calor de la rueca,
pa antibiar cuatro pichones que desplumó la pobreza.
Y esas manos de la madre, con diez palitos sin juerza,
van haciendo cuatro gauchos a rigor de potro y sierra.
Si alguna vez se enojaba con un gurí, siempre ella,
antes de cerrar la noche, le dió la mano derecha
para que él se la besase con un: "perdonáme vieja"!

Nunca se pudo dormir con un hijo en penitencia.
Y esa tarde, el más muchacho, estando solo con ella,
olvida la ley de Dios, levanta un puño y golpea
el pecho de aquella madre, que es una santa de güena.
A'i nomás monta a caballo dejándola cáida en tierra.

Y a la oración, cuando güelven los cuatro para la cena,
está el fogón apagao y hay un frío de tapera...
-¡Mama! - nadie le responde.
Temblando ya, la campean.
Como buscan a la altura del corazón, no la encuentran;
porque la madre está allí, pero sobre el piso: muerta.

Los cuatro mozos de luto, al campo santo la llevan.
Pesaba tan poco en vida...y aura no pueden con ella!
Doblan por las cuatro puntas aquél pañuelo de tierra...
cain unas flores de yuyo...se santiguan ... y la dejan.
Al otro día un vecino, al pasar por allí cerca,
avisa que a la finada le quedó una mano ajuera.
¡Cómo ! Se miran los cuatro y ninguno malicea,
güelven, le cubren la mano y pa mejor protegerla,
rodean la sepultura con un corralito'e piedra...

Y la misma tarde, un hombre que cruza con su carreta,
le dice que vió la mano otra vez a flor de tierra...
Entonces, al más muchacho, le habló al 'oido la concencia;
porque se puso 'e rodillas en el corralito 'e piedra,
bajó la frente y llorando, pa que la madre l'oyera,
como cuando jué gurí, dijo: "Perdoname vieja!".

Cubrió de besos la mano...después la cubrió de tierra...
y como salía solo para perdonar la ofensa,
dende la tarde del beso ya descansó bajo tierra...
Y naides más vio la mano de la madrecita güena,
que nunca pudo dormir con un hijo en penitencia.

Carta a un hermano preso de Abel Ivroud

Hermano con que motivo pongo en tus manos esta carta
De mi cosecha la cuarta que en este tiempo te escribo
Sabes del amor cautivo que guardo en mi corazón
Y apelando a esa razón quiero hablarte sin engaños
Hoy que se cumplen dos años que estas metido en prisión.

Primero como si fuera una flor para tu reja
Llégue el beso de la vieja que eternamente te espera
Sufre tu ausencia y venera que Dios le brinde la suerte
De ponerse pronto fuerte porque a sus años preciso
Que un doctor le de permiso para poder ir a verte.

Y ya te paso a contar que Rosaura tu mimosa
Esta tan grande y hermosa que en el pago da que hablar
Luisito empezó a estudiar con tanto orgullo y amor
Es que ha jurao por su honor que cuando salgas de preso
Él va a esperar tu regreso recibido de doctor.

Vieras el cusco tu sombra que de mi lao no se aleja
Como para las orejas si en la casa se te nombra
Y a mas de un presente asombra si con marcada intencion
Le pregunto: “¿y el patrón?”, el sale de rabo alsao
Ha hecharse junto al recao que siempre esta en el galpon.

Y aquel potrillo tormenta que dejaste redomón
Lo termino Don Zenón, que bien conoces sus mentas
Asique evita la cuenta, pues la cifra se da sola
Y a mí que de carambola me gusta andar bien montao
Te lo tengo a mi cuidao redondo como una bola.

Tu recado dominguero luce también mi cuidao
Junto a los ocho gateaos que no caben en el cuero
Ni que hablar del rancho entero que aunque decirlo no debo
En varias tardes sin cebo, dale barro y pasto fino
Con la ayuda de un vecino lo hemos dejao como nuevo.

Tú rastra y el tirador, también los tengo conmigo
Y están en casa al abrigo de mi protección mayor
No el facón que fue el autor de tu más negro traspié
Con el del muerto a la vez según dijo el comisario
Están sujeto al sumario por orden del propio juez.

Y ya que eh soltado el lazo pa´ tu gobierno te digo
Que un abogao muy amigo se ha hecho cargo de tu caso
Y que al rastrearle los pasos al finao le halló el doctor
Otro barullo anterior que defina su calaña
Y que usándolo con mañas van a hablar en tu favor.

Ya ves que de cosas buenas para escribirte me valgo
Y espero que sirvan de algo para aliviar tu condena
Cuando mas se hurga una pena, la pena mas nos revalsa
Y a veces aunque lo ensalza la vida a aquel que trajina
Le suele poner espinas pa´ ver las botas que calza.

Por eso tengo el deber, aunque por ahí te incomodo
De hablarte en nombre de todos, de Angelita, tu mujer
Yo se que su proceder fue la causa de este asunto
Y que hubo llegao al punto su acción que al final nos deja
Un hombre bueno entre rejas y otro en tierra de difuntos.

Es que somos los mortales tan difícil de entender
Como podemos querer y odiar en formas iguales
Acarreando nuestros males a quien mas se suele amar
Y luego al reflexionar sobre el error cometido
Lloramos arrepentidos sin poderlo remediar.

Pero hay otros que concientes del dolor ocacionao
Dejando el pudor de lao se yerguen como valientes
Y parado frente a frente del ser que se enmansillo
Su pecho abierto ofreció para pagar enseguida
Si es preciso con la vida, el paso en falso que dio.

Hermano puedo jurarte que tu esposa es una de esas
Que con valor y entereza quiere su deuda pagarte
Por eso es que quise hablarte sin meterme a redentor
Pero sabé por favor que esa mujer a lo hombre
Vive lavando tu nombre con su sangre y su sudor.

Con músculo de titán a la mancera se aferra
Haciendo harina la tierra con la reja de su afán
Abunda en su casa el pan que amasa con devoción
Reluce cada rincón de la casa y tus pichones
Parecen dos charabones bajo el calor de su olor.

Cada peso que ha forjao con el yunque de su mano
Es el pago cotidiano del campo que habías comprao
Ingiere los alambraos que protegen la majada
Afila en las madrugadas las púas de las horquillas
Cuando convierte en gavilla la rubia avena cortada.

Tal vez te cause sorpresa si la vieras de repente
Con una sombra en la frente, mezcla de culpa y tristeza
Pero muestra con fiereza cuando su puño es grimido
Pone alerta al distraído que ronda en forma risueña
Como buscando hacer leña del árbol que esta caído.

Hermano quede mi abrazo en esta carta sentida
Que al llegar la despedida se haga temblor en sus trazos
Mientras se queda un pedazo de mi alma en tu soledad
Ruego al Dios de la bondad para que logre su don
Que la palabra "perdón", corone tu libertad.

Abuelo


historia del malevo

Yo no atrancaba la puerta
de mi rancho ni durmiendo...
para que?... si al lao de ajuera,
por malo que juece el tiempo
la enrrejaba de colmillos,
el coraje de mi perro
Cimarrón, medio atigrao
lo hallé perdido en las sierras,
boquiando de agusanao
malo como manga é piedra,
tuve que traerlo enlazao
pa' curarle las bicheras

Y ahí se quedó aquerenciao
compañero de horas lerdas
trotiando abajo el estribo
ni calculaba las leguas
y en donde aflojaba cincha...
se echaba a cuidar mis priendas.

Eso si... muy delicao
manosearlo ni le cuento
se ponía de ojo extraviao
y se le erizaba el pelo
con que tenia bien ganao
su apelativo....... ”El Malevo”

Que animal capacitao
pa'l trabajo en campo abierto
había que verlo al mentao
trajinando en un rodeo
de ser cristiano clavao
que era dotor ese perro.

¿yo echar tropilla al corral?
le chiflaba entre los dedos
Y embretao en el chiflido
Me los traíba clina al viento
Y era un abrojo priendido
A los garrones del trueno.

Una vez bandeando tropa
con mucha agua en el Río Negro
caí quebrao de un apretón
entre un remolino é cuernos
y me gano la mollera
la oscuridad y el silencio.

cuando volví a abrir los ojos
cruzaba una nube el cielo
gemidos y lambetazos
llegaban como de lejos
redepente compriendí
medio me senté en el suelo
para entregarle las gracias
“hermano de ésta te quedo debiendo”
no me halla ni el pan bendito
si no me sacas “Malevo”
y una inmensa gratitud
se me atracó en el garguero.

Gueno, la cosa pasó
yo dentre pa'l casamiento
hice el horno, la cocina...
mi rancho estiró un alero
y en su chúcara clinera
charqueó el arroró y el rezo

A los dos años
gateaba mi gurí sobre un peleo
o andaba por el guardapatio
priendido a la cruz del perro
ah!! porque él me le sacó
las cosquillas al Malevo.

Lo habrá tomao por cachorro
de su cría el pendenciero
le soportaba imprudencias
se priestaba pa' sus juegos
y ande amenazaba caerse
se le echaba bajo el cuerpo.

La cosa jue tan de golpe
que hasta me parece cuento
fue después de un mediodía
como pa' fines de enero
yo me había echao en el catre
pa' descabezar un sueño

La patrona trajinaba
prosiando con el borrego
y un redepente aquel grito
como de terror ¡ROSENDOOO!
Y ya me pelé pa'l patio
Manotiando un caronero.

Ella estaba contra el horno
Tartamudeando en silencio
Tenía el guricito alzao
tembloroso contra el pecho
y avanzando agazapao
como una fiera... mi perro.

Enseñaba unos colmillos como puñales
los pelos se le habían puesto de un modo
que costaba conocerlo
y en la brasa de sus ojos
se habían quemao los recuerdos.

De un salto me le puse en frente
le pegue el grito ¡MALEVO!
Le vi soltar una baba
Esta rabioso ROSENDO!
No te me acerques hermano
No te me acerques hermano
Echa pa' tras... echa pa' tras
¡ Fuera perro !!!

Redepente me saltó
ladié pa' un costao el cuerpo
y sentí como la mano
le topaba contra el pecho
y cayó casi sin ruido
como una jerga en el suelo.

cuando lo miré los ojos
se le habían puesto muy guenos
como dándome la gracias
se le acortaba el resuello
se arrastró .... lamió mis pieces
y me broto un lagrimeo.

No tenía pa' elegir
hermano tabas enfermo
fue por el cachorro sabes?
de no, no lo hubiera hecho !!
meneo la cola una vez, dos veces...
y quedó muerto.

Por eso es que desde entonces
no me gusta tener perro
y cuando voy de a caballo
me parece que lo siento
seguir abajo el estribo
trote y trote por el tiempo

gaucho

El Facón de El Pampa Oberá

Permiso mi comisario, vengo a entregarme señor
Y le traigo este facón aunque esté manchao por sangre
Es sangre de una cobarde que quiso ensuciar mi honor
Sin pedir permiso a Dios, yo mesmo fui el justiciero
Arrancándoles del pecho, a los dos el corazón.

Usted me conoce bien, sabe que no soy matrero
ni soy gaucho pendenciero, pero empresteme atención
allá en mi rancho quedó, sobre la cama tendidos
dos cuerpos que habían vivido con una sola razón
que el de entregarse su amor, tras un engaño escondido.

Yo mesmo levanté el rancho con estas manos señor
Trabajé de sol a sol, pa que tuviera un abrigo
Hice el pozo pal molino y fabriqué las agüadas
Pa´que pudiera mi amada, vivir en forma decente
Era envidia de la gente, los gustos que a ella le daba.

No hay cosechero mejor por estos pagos mi amigo
Las escarchas, el sol y el frío, no pudieron doblegar
Mis ganas de trabajar y al rancho llegar contento
Esperando ese momento para poderla abrazar
Y a mis hijos acunar, sobre mi pecho sediento.

Pero hoy me levanté, tempranito como siempre
Tomé un amargo caliente, y besé a mis angelitos
Ella me alcanzó un abrigo, y apretándome las manos
Me dijo “ volvé temprano, mi amor, que te necesito “
Y tranqueando despacito, rumbeé a la cosecha e granos.

Fue el destino, comisario….Que a la mitad del camino
Me encontrara a mi vecino, que me dejo la noticia
Que hoy había una franquicia y decretaron asueto
Y el patrón como era recto, le dio a toda la peonada
El día libre con paga, por ser día de los muertos.

Y ya me puse contento y el pangaré enderecé
Para mi rancho enfilé pa´disfrutar el momento
La verdad que hacía tiempo que no me daba el gustazo
De tenerla ente mis brazos, con mis cachorros jugar
Largué el caballo al corral, guardé el racado y el lazo.

Abrí la puerta del rancho para darle la sorpresa
Y encontré sobre la mesa, un sombrero gris de paño
Al lao, un facón extraño que cruzaba desde un cinto
Unas botas de carpincho y un pañuelo colorao
Un rebenque bien trenzao y un poncho pampa de abrigo.

Se escuchaban dos gemidos desde la otra habitación
Yo empuñando ese facón, pateé la puerta e la pieza
Y ahí estaba la perversa en los brazos de otro amor
Y de un salto se paró, frente aquel desconocido
Gritando “ largá el cuchillo, te lo pido por favor “.

Mi cuerpo se congeló, y mis ojos se nublaron
Porque en la cama de al lado, dormían mis angelitos
“ hacelo por tus hijitos “ me reprochaba la ingrata
pero ese facón de plata, que sería del estanciero
me temblaba entre los dedos, como pidiendo venganza.

Y ya sin mucha tardanza, la apreté sobre mi cuerpo
Recostado sobre el lecho, volví a sentir su fragancia
Sus labios con esperanza dijeron “ a vos te quiero “
Besé su boca de fuego, como pa´decirle adiós
Y sentí como el facón le atravesaba su cuerpo.

Me persigné ante la cruz, y mirando al estanciero
Le dije “ ahí tenés el fierro, defendete con honor “
Un zarpazo me tiró, ladié para un lao el cuerpo
Le grité por deshonesto voy a calmar mi venganza
Le partí al medio la panza, y al lao de ella cayó muerto.

Aquí tiene mi comisario, este es el facón maldito
Es la prueba del delito que tuvo aquel desengaño
Aunque le parezca extraño, le via a pedir un favor
Entierre junto a los dos, para que Dios se haga cargo
Y a mis cachorros le encargo, pa´que alivien su dolor.

LA LEYENDA DEL MOJÓN

I
Llovía torrencialmente
en la estancia del mojón
como adorando el fogón
estaba toda la gente
dijo un viejo de repente
les voy a contar un cuento ahura que el agua y el viento
traen a la memoria mía
cosas que naides sabía
y que yo diré al momento

II
Tal vez tenga que luchar
con más de un inconveniente
pa´que resista la mente
el cuento sin lagrimiar
pero dios que supo dar
pacencia a mi corazón
tal vez venga en la ocación
a alumbrar con su reflejo
el alma de un gaucho viejo
que ya lo espera el cajón

III
No se asusten si mi cuento
les ricuerda en este día
algo que ya no podía
ocultar mi sentimiento
vuelquen todos un momento
la memoria en el pasáo
que allí verán retratáo
con tuitos sus pormenores
una tragedia de amores
que el silencio a sepultáo

IV
Hay cosas que ya no puedo
detallar como es debido
unas porque se han perdido
otras porque tengo miedo
pero ya que en el enredo
los metí pido atención
que si la imaginación
me ayuda en este momento
conocerán por mi cuento
la leyenda del mojón

V
Alcansenmé un amargo
pa´que suavice mi pecho
que voy a dentrar derecho
al asunto porque es largo
haré juerza sin embargo
pa´llegar hasta el final
y si atiende cada cual
con espíritu sereno
verán como un hombre gueno
llegó a hacerse criminal

VI
Sesenta años quien diría
que vivo aquí en estos pagos
sin conocer más halagos
que la gran tristeza mía
sesenta años no es un día
y eso ténganlo por cierto
más si mis dichas han muerto
auhra tengo la virtú
de ser pa´esta juventú
lo mesmo que un libro abierto

VII
Iban a golpiar las manos
por lo que el viejo decía
pero una lágrima fría
los detuvo a los paisanos
hay sentimientos humanos
dijo el viejo conmovido
que los años con su ruido
no borran de la memoria
y este cuento es una historia
que pa´mi no tiene olvido

VII
Allá en mis años de mozo
y perdonen la distancia
sucedió que en esta estancia
hubo un crimen misterioso
en un alazán precioso
llegó aquí un desconocido
mozo lindo muy cumplido
que al hablar con el patrón
quedó en la estancia de pión
siendo dispués muy querido

IX
Al poco tiempo nomás
el amor el amor lo picotió
y el mocito se casó
con la hija ´el capataz
todo marchaba al compás
de la dicha y el a mor
y pa´grandeza mayor
la vida mandó un cariño
un blanco y hermoso niño
más bonito que una flor

X
Y ansí pasaron los años
muy felices en su choza
ella alegre y guena moza
el, fuerte y sin desengaños
pero misterios extraños
llegaron,y la traición
deshizo del mocetón
sus más queridos anhelos
y el fantasma de los celos
se clavó en su corazón

XI
Aguantó el hombre callao
hasta dar con la evidencia
y un día fingió una ausencia
que jamás había pensáo
dijo que tenía un ganao
que llevar pa´la tablada
que era una buena bolada
pa´ganarse algunos pesos
y entre sonrisas y besos
se despidió de su amada

XII
A la una ´e la mañana
del otro día justamente
llegó el hombre de repente
convertido en fiera humana
de un golpe hechó la ventana
contra el suelo en mil pedazos
y avanzando a grandes pasos
ciego de rabia y dolor
vido que su único amor
discansaba en otros brazos

XIII
Como un sordo movimiento
enseguida se sintió
dispués,un cuerpo cayó
y otro cuerpo en el momento
ni un quejido ni un lamento
salió de la habitación
y pa´concluir su misión
cuando ya los vió dijuntos
los enterró a los dos juntos
donde hoy está ese mojón

XIV
En la estancia se sabía
que la ingrata lo engañaba
pero él a naides contaba
la disgracia en que vivía
por eso la polecía
no hizo caso mayormente
pues dijeron la inocente,
se jue con su gavilán
en cambio los dos están
discansando eternamente

XV
¡Ahijuna! gritó un paisano
si e cierto lo q´ habla el viejo
eso es un macho canejo
yo le besaría la mano
¡yo soy le gritó el anciano
venga hijo y besemé
porque fui yo el que maté
a tu madre disgraciada
porque en la cama abrazada
con otro hombre la encontré

XVI
Hizo bien tata querido
gritó el hijo sin encono
venga viejo lo perdono
por lo mucho que ha sufrido
pero ahura tata le pido
que no la maldiga más
que si jue mala y audaz
por mi perdónela padre
q´ una madre siempre es madre
dejelá que duerma en paz

XVII
Los dos hombres se abrazaron
como nunca lo habían hecho
juntando pecho con pecho
como dos niños lloraron
padre e hijo se besaron
pero con tal sentimiento
que el humano pensamiento
no puede pintar ahora
la escena conmovedora
de aquel trágico momento

XVIII
Los ojos de aquella gente
con el llanto se inundaron
todos mudos quedaron
bajo un silencio imponente
dijo el viejo nuevamente
allí están en el mojón
y poniendo el corazón
el anciano en lo que dijo
le pidió perdón al hijo
y el hijo le dio el perdón

JUAN P.LÓPEZ,
payador uruguayo


este lo vi en internet y me gusto....

Adiós Abuelo


Adiós Abuelo y perdón
porque a pesar de haberte tenido
contigo núnca he pasado
tanto tiempo como hubiese podido
y a pesar de haberte querido
siento pena no haberlo demostrado.

Adiós Abuelo y perdón
porque a pesar de lo que me enseñaste
y el amor que me has brindado
no he cumplido los objetivos
con los que alguna vez soñaste.

Adiós Abuelo y gracias
porque me dejaste el mejor legado
una familia grande y hermosa
a la que siempre he amado
que mantuviste unida a travéz de los años
bajo tu mirada calida y cariñosa.

Adiós Abuelo y gracias
por todo cuanto me diste
por tu semblanza y tu convicción
tus valores y sus matíces
que formaron lo que hoy soy
y que de orgullo me revisten.

A Dios Abuelo le pido
que te guarde un lugar consigo
porque ya no serás mi Abuelo
mas sos un Ángel en el cielo
y a aunque me falte un trecho en la vida
te quiero encontrar con un gran abrazo
cuando estemos juntos en el regazo
del Padre Grande del Cielo

Adiós Abuelo, y A Dios.


bueno.....yo mucho no entiendo de esto pero espero que les guste.
lo ultimo que tengo que decir es que si tienen la suerte de tener a sus abuelos con vida aprovechenlos al maximo porque por mas hinchas que sean cuando no lo tienen mas es cuando mas los van a necesitar..gracias