Niño, no llores,
porque cuando lloras,
los ángeles de cielo,
haciendo mil piruetas,
cabalgan en estrellas,
por verte sonreir...

Acércate y juguemos
que vamos de paseo,
a un bosque encantado
con pájaros preciosos,
en un caballo azul...

Y mientras cabalgamos,
te ríes y te ríes...
Y al son de tu sonrisa,
cual mágico momento,
de arpegios celestiales
se colma el firmamento
y danzan los luceros,
al verte sonrei

Niño, Sonríe...
Para que tu risa pura,
invada el universo,
con toda su ternuna,
con todo su candor.
Y no vuelva inocentes,
confiados y creyentes.
con tu risa de amor!!!


elbelicho