Cómo controlar los problemas de alimentación
Quimioterapia y una buena dieta. Parece una combinación difícil, ¿no es así? Los pacientes con frecuencia se quejan de alteraciones en la manera como perciben los sabores, los olores y las texturas durante el tratamiento. Durante la quimioterapia, los alimentos que solían ser los preferidos de la familia pueden dejar de ser atractivos para su paladar y en ocasiones simplemente tal vez no sienta ganas de comer.

Deseamos ayudarlo a usted y a los miembros de su familia con sugerencias para mantener una buena nutrición y una dieta saludable durante la quimioterapia. Comparta esta información con sus familiares y amigos, aquéllos que con frecuencia le preguntan "¿qué puedo hacer para ayudarte?" Haga que un amigo cocine para usted y le traiga las comidas. Invite a un pariente a que haga las compras por usted. Usted, sus amigos y familiares pueden beneficiarse al tomar el control de la nutrición.


¿Qué podría influir sobre su nutrición durante la quimioterapia y cómo debe adaptar su dieta?

Los síntomas experimentados debido al cáncer y sus tratamientos, así como también los síntomas psicológicos como la depresión o la ansiedad, pueden influir sobre la nutrición.

Para los pacientes de cáncer, la nutrición durante la quimioterapia es importante. El objetivo principal antes, durante y después de los tratamientos es ingerir las calorías adecuadas para mantener el peso y las proteínas correctas para optimizar su sistema inmunitario, sus fuerzas y su tolerancia a los tratamientos. Cuando se esfuerce por ingerir las calorías y proteínas adecuadas durante la quimioterapia, intente seguir una dieta equilibrada para minimizar las deficiencias de nutrientes y pida a su médico o dietista información sobre si sería adecuado para usted tomar un suplemento multivitamínico.

Para los pacientes de cáncer, la dieta y la nutrición durante la quimioterapia deben estar basadas en lo que puedan tolerar y en ayudar a controlar síntomas tales como las náuseas, los vómitos, la diarrea, el estreñimiento, las alteraciones en el sentido del gusto, la sequedad bucal, dolor o llagas en la boca, la falta de apetito, la sensación de saciedad anticipada y la fatiga. Es importante controlar estos síntomas y mantener simultáneamente los objetivos en relación con una ingesta adecuada de calorías y proteínas.

¿De que manera influirá el tratamiento sobre mi capacidad para comer?

Cirugía: A fin de minimizar la desnutrición, antes de la cirugía puede indicarse una dieta con alto contenido de calorías y proteínas. Según el tipo de cirugía, una dieta postoperatoria por lo general incluye nutrientes y líquidos endovenosos, nutrición por medio de una sonda nasal, estomacal o intestinal, o una dieta de líquidos transparentes (jugos, té, café, caldos, hielo de frutas, gelatinas, sorbetes de agua ). La dieta puede evolucionar a una dieta de líquidos completos (leche, natillas, sopas en crema, helados, sorbetes, cereales calientes, etc.) antes de volver a su dieta normal.

Después de la cirugía, puede ser necesario cambiar la dieta lentamente para esperar a que se restablezca el funcionamiento intestinal adecuado o se recupere el proceso de digestión.

La quimioterapia puede tener efectos secundarios que afecten su capacidad para comer y mantener su nivel actual de nutrición. Estos efectos secundarios incluyen náuseas, vómitos, alteraciones en el sentido del gusto, pérdida del apetito, mucositis o llagas en la boca, fatiga, diarrea y/o estreñimiento.

Terapia de radiación. Los efectos de la radiación sobre la dieta dependen del área del cuerpo que recibe la radiación.

* El tratamiento en la cabeza, el cuello o el tórax puede provocar alteraciones en el sentido del gusto, dolor en la boca, dolor de garganta, diarrea, sequedad bucal, problemas dentales y disfagia (dificultad para tragar). La sequedad bucal puede ser permanente.
* El tratamiento en el estómago puede provocar náuseas, vómitos y/o diarrea.

La inmunoterapia puede causar náuseas, vómitos, diarrea, llagas en la boca, pérdida de peso grave (anorexia), sequedad bucal y alteraciones en el sentido del gusto.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con el profesional de atención médica acerca de su enfermedad, sus tratamientos y la nutrición que debe seguir durante la quimioterapia. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.
Quimioterapia

Direccíón de Problemas de Comida
Cómo aumentar las calorías en su dieta: Este texto ofrece muchas formas de aumentar las calorías que ingiere con las comidas.

Mantequilla y margarina

* Agréguelas a sopas, papas, cereales calientes, salvado de maíz, arroces, fideos y vegetales cocidos.
* Incorpórelas a sopas en crema y salsas.
* Combínelas con hierbas y aderezos, y extiéndalas sobre carnes cocidas, hamburguesas y platos a base de pescado o huevo.

Aumente las calorías utilizando ingredientes a base de crema de leche

Crema batida

* Utilícela endulzada sobre chocolate caliente, postres, gelatina, pudines, natillas, frutas, panqueques y waffles.
* Incorpórela sin endulzar a purés de papas o de vegetales.

Crema de leche o nata

* Utilícela en sopas, salsas, platos a base de huevo, masas, pudines y natillas.
* Agréguela al cereal frío o caliente.
* Mézclela con fideos, pastas, arroces y puré de papas.
* Viértala sobre el pollo o pescado durante el horneado.

Queso crema

* Extiéndalo sobre panes, magdalenas, rebanadas de frutas, galletas.
* Forme bolitas de queso y cúbralas con frutos secos, granola o germen de trigo.

Crema agria

* Agréguela a sopas en crema, papas horneadas o platos a base de papas, macarrones con queso, vegetales, salsas, aderezos.

Aumente las calorías utilizando aderezos para ensaladas y mayonesa

* Úntelos en sándwiches y galletas.
* Utilícelos en carnes, pescados, huevos o ensaladas de vegetales.

Miel, mermelada y azúcar

* Agréguelas a panes, cereales, bebidas de leche y postres con frutas y yogures.
* Utilícelas para glasear carnes, como por ejemplo la carne de pollo.

Granola

* Utilícela como ingrediente en la masa para preparar galletas, magdalenas y panes.
* Rocíe sobre vegetales, yogur, helado, natilla, cremas y frutas.

Frutas secas

* Úselas como bocadillos, en el desayuno, en productos horneados, etc.

Huevos

* Para aumentar las calorías de su dieta mediante el uso de huevos, agregue más huevos a la masa cuando prepare tostadas a la francesa, panqueques, cremas, pudines, natillas, quiches.
* Incorpórelos a los purés de papas y de vegetales, y a las salsas. (Vuelva a cocinar los alimentos después de agregar los huevos.)

Agregue calorías durante la preparación de las comidas

* Empane carnes y vegetales, prepare comidas fritas o salteadas en lugar de horneadas o asadas, agrégueles salsas y el jugo de las carnes a las comidas.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Direccíón de Problemas de Comida

Consejos para controlar los problemas de alimentación y su dieta después de los tratamientos de quimioterapia

En los pacientes que reciben quimioterapia, la buena nutrición puede verse afectada por un cuidado bucal inadecuado, fatiga, dolor y fiebre, además de los muchos síntomas que se presentan durante y después de los tratamientos de quimioterapia para el cáncer. El objetivo es saber cómo combatir estos síntomas y mantener una dieta adecuada después de la quimioterapia.

Objetivos para controlar los síntomas y mantener una dieta adecuada después de la quimioterapia:

Pérdida del apetito (anorexia)

* Planifique: planifique un menú diario con anticipación.
* Haga que cada bocado cuente: elija comidas ricas en calorías y proteínas (es decir, guisos, batidos fortificados, mantequilla de maní añadida a los bocadillos).
* Tenga a mano bocadillos todo el tiempo.
* Esfuércese en comer en el desayuno por lo menos un tercio de las calorías y proteínas que necesita.
* Coma de 5 a 6 porciones pequeñas de comida al día (esto le ayudará a ingerir algunas calorías y proteínas más).
* No tenga miedo de probar algo nuevo, esto podría despertar su apetito.
* Asegúrese de seguir buenas prácticas de cuidado bucal.

Dificultad para tragar (disfagia)

* Después de los tratamientos de quimioterapia, los alimentos blandos pueden mejorar los problemas para tragar. Este tipo de alimentos tienden a bajar con mayor facilidad.
* Considere tomar batidos ricos en calorías y proteínas. Los líquidos suelen ser más fáciles de tolerar, especialmente si la dificultad para tragar está relacionada con un estrechamiento del esófago.
* Mastique bien los alimentos sólidos.

Náuseas o vómitos

Alimentos que debe evitar (especialmente durante y después de la quimioterapia):

* Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
* Comidas grasosas o fritas.
* Alimentos muy dulces o azucarados.
* Grandes raciones de comida.
* Alimentos con olores muy fuertes (las comidas tibias suelen tener un olor más fuerte).
* Beber o comer demasiado rápido.
* Tomar bebidas con las comidas.
* Recostarse después de comer.

Consejos que puede seguir en relación con su dieta:

* Ingiera porciones pequeñas de comida a lo largo del día.
* Elija entradas frías o a temperatura ambiente.
* Enjuáguese la boca con agua de limón después de comer.
* Chupe cubitos de hielo, caramelos de menta o caramelos duros.
* Durante las comidas, puede ser útil distraerse mirando la televisión, escuchando música o leyendo.

Diarrea

Alimentos que debe evitar (especialmente durante y después de la quimioterapia):

* Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
* Comidas ricas en fibra (es decir, frutas y vegetales crudos, cereales integrales gruesos).
* Comidas grasosas o fritas.
* Postres pesados.
* Frutas secas, semillas o frutas deshidratadas.

Bebidas que debe evitar (especialmente durante y después de la quimioterapia):

* Bebidas que estén muy calientes o muy frías.
* Bebidas con cafeína (café, té fuerte, refrescos y posiblemente chocolate).
* Sea precavido con los productos lácteos.

Consejos que puede seguir en relación con su dieta:

* Disminuya la cantidad de fibra total o utilice una buena fuente de fibra soluble (es decir, arroz, bananas, pan blanco, copos de avena, puré de papas, compota o salsa de manzanas, pollo o pavo sin piel y deshuesado).
* Aumente la cantidad de sodio (sal) y de potasio en su dieta.
* Beba mucho líquido.

Estreñimiento
El estreñimiento puede ser causado por los tratamientos para el cáncer y los analgésicos.

Consejos que puede seguir en relación con su dieta:

* Aumente la cantidad de fibra (frutas, vegetales y cereales integrales).
* Beba mucho líquido.
* En algunos casos, una dieta baja en residuos (baja en fibra) puede ser apropiada con un aumento de líquidos transparentes.
* Es importante que converse con su dietista y su médico acerca de cuál es la dieta adecuada para usted.

Sequedad bucal (xerostomía)

Consejos que puede seguir en relación con su dieta:

* El cuidado bucal es importante para mantener una buena dieta, especialmente durante y después de la quimioterapia.
* Pruebe usar una solución de enjuague bucal: mezcle 1/2-1 cucharadita de sal o bicarbonato de sodio en un vaso con agua. Utilice este enjuague 4 a 5 veces al día o más.
* Evite los productos de cuidado bucal que secan la boca (es decir, productos que contengan alcohol o peróxido).
* Pruebe lubricar la boca con saliva artificial.
* Enjuáguese la boca con un trago de aceite de oliva o vegetal y trague el aceite. Esto mantendrá lubricada la boca y el esófago durante unos 15 minutos. Algunas personas no pueden tolerar este procedimiento.

Llagas en la boca (estomatitis)

* Intente seguir una dieta blanda, con alimentos hechos puré o líquidos, con el fin de reducir la masticación.
* Evite los productos a base de cítricos y tomate.
* Intente aumentar al máximo las calorías y proteínas tomando batidos nutritivos fortificados (por ejemplo, Boost).

Alteraciones en el sentido del gusto

* El cuidado bucal es importante para mantener una buena dieta, especialmente durante y después de la quimioterapia.
* Pruebe usar una solución de enjuague bucal: mezcle 1/2-1 cucharadita de sal o bicarbonato de sodio en un vaso con agua. Utilice este enjuague 4 a 5 veces al día o más.
* Pruebe chupar caramelos de menta o de limón para mantener la boca fresca.
* Pruebe utilizar cubiertos de plástico.
* Agregue hierbas, aderezos y adobos a los alimentos para realzar el sabor. Evite los sabores suaves (por ejemplo, la vainilla). Trate de comer frutas frescas.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Dieta para el cáncer: ¿Qué es una buena dieta?

De acuerdo con el Departamento de Agricultura y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, la pirámide alimenticia ilustra qué es una buena dieta para la mayoría de los estadounidenses sanos.

El objetivo es incluir alimentos de los cinco grupos alimenticios diferentes y mantener una dieta equilibrada a lo largo del día. El enfoque de la dieta comienza en la base de la pirámide, donde se encuentran los alimentos que deben consumirse en mayor cantidad (granos, frutas y vegetales). El número de porciones disminuye a medida que se avanza hacia la parte superior de la pirámide, donde se encuentran las grasas, los dulces y los aceites, es decir, los alimentos que deben consumirse con moderación.

A pesar de que no existe ninguna "dieta para el cáncer" (una lista de alimentos que se haya demostrado que previenen el cáncer), la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) recomienda consumir una variedad de alimentos saludables, con énfasis en los alimentos de origen vegetal.

Los cinco grupos de alimentos incluyen legumbres (granos), féculas y almidones, frutas, vegetales, leche y productos lácteos, y carnes y alimentos ricos en proteínas.alimentacion
Las frutas y los vegetales proporcionan vitaminas y minerales, que incluyen antioxidantes (compuestos que combaten el cáncer). Las frutas y los vegetales se pueden comer crudos, cocidos, enlatados o en forma de jugos.

Las carnes y los alimentos ricos en proteínas incluyen la carne de res, el pollo, el pescado, el cerdo, el pavo, la leche, los huevos, el yogur, el queso fresco (queso cottage), la mantequilla de maní, los frijoles secos y el tofu (queso de soja). Estos alimentos proporcionan al cuerpo las proteínas necesarias para conservar las fuerzas y la energía, combatir las infecciones y curarse.

Las legumbres (los granos), las féculas y los almidones incluyen el pan, la pasta, el arroz y los cereales, y proporcionan al cuerpo los carbohidratos y las vitaminas B que éste utiliza para obtener energía.

La leche y los productos lácteos proporcionan proteínas, carbohidratos, vitaminas y constituyen la mejor fuente de calcio, que es esencial para tener huesos saludables.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer ha creado las Pautas de nutrición y actividad física, que incluyen una lista de recomendaciones dietéticas y de ejercicio que pueden reducir el riesgo de cáncer:

1. Coma una variedad de alimentos saludables, principalmente de origen vegetal.

2. Adopte un estilo de vida físicamente activo.

3. Mantenga un peso saludable a lo largo de su vida.

4. Si toma bebidas alcohólicas, limite el consumo a 2 ó 3 bebidas por semana.

Relación entre el cáncer y la dieta: Las siguientes son algunas pautas que pueden ayudarle a reducir el riesgo de padecer cáncer:

* Ingiera 5 o más porciones de frutas y vegetales al día.
* Ingiera de 2 a 3 porciones de pan integral, pastas, arroz, etc., al día.
* Limite el consumo de grasas a 30% de las calorías (o, preferiblemente, 20% o menos de las calorías) al día.
* Limite el consumo de azúcares simples.

Una dieta saludable y el cáncer
Después del diagnóstico de cáncer, pueden cambiar de manera drástica los objetivos en relación con la dieta que sigue la mayoría de los estadounidenses sanos, especialmente durante y después de los tratamientos para el cáncer tales como las cirugías, la terapia de radiación, la quimioterapia y la terapia biológica (inmunoterapia).

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Dietas anticancerosas sobre las que puede haber oído hablar, como la dieta macrobiótica para el cáncer
Nota: El propósito de esta sección sobre dietas "anticancerosas" es meramente informativo. Los autores de chemocare.com no aprueban estas dietas y le recomiendan que hable con su médico sobre cualquier modificación que haga en su dieta, ya sea que esté o no relacionada con el cáncer.

* No existe ninguna dieta "anticancerosa" especial.
* Existen numerosos regímenes dietéticos especiales que se promocionan para combatir o tratar el cáncer, incluyendo programas como el macrobiótico, la terapia Gerson, el régimen Livingston-Wheeler, el régimen Kelley-González y la terapia con agropiro o triguillo ("pasto de trigo".
* Estas dietas pueden estar pensadas para ofrecer beneficios de salud para tratar el cáncer, pero también pueden significar riesgos por nutrición inadecuada o desnutrición en diversos grados, interacciones entre los fármacos y los nutrientes, aumento de la fatiga y alteraciones en los parámetros de laboratorio.
* Le aconsejamos que consulte a su médico y/o dietista en relación con cualquier régimen dietético especial.
* No se ha comprobado que estas dietas posean efectos anticancerosos.
* A continuación se presenta un resumen de la filosofía, los principios dietéticos y los aspectos de interés o con los que hay que tener precaución en relación con estas dietas.

Macrobiótica

Filosofía: La dieta macrobiótica para el cáncer incorpora la antigua teoría o concepto oriental del yin y el yang, y se basa en una receta para tener una vida sana y equilibrada. La macrobiótica ha evolucionado hasta incluir recomendaciones para la prevención y el tratamiento del cáncer. Un profesional de la macrobiótica primero clasifica el diagnóstico de cáncer del paciente como principalmente yin o yang, o como una combinación de ambos.

Principios del régimen o de la dieta: Una vez clasificado el diagnóstico del paciente, se le recomienda una dieta macrobiótica muy restrictiva para el cáncer con el fin de corregir los desequilibrios. No se aconseja el consumo excesivo de alimentos grasos y fríos, debido a que se cree que acumulan toxinas nocivas en el cuerpo. Tampoco se aconseja el consumo de leche, productos derivados de la leche, huevos y alimentos procesados, ya que uno de los principios de la dieta es consumir principalmente alimentos cultivados orgánicamente, originarios de su clima y área. La dieta macrobiótica estándar elimina el uso de productos de origen animal, con excepción de una pequeña cantidad de pescado blanco.
Filosofía de la dieta macrobiótica

Clasificación Características Alimentos
Yin Oscuro, pasivo, femenino, frío y negativo Frutas, vegetales de hojas verdes (col, repollo, etc.), frutos secos y semillas, tofu (queso de soja) y tempeh (pasta de soja fermentada), jugos de frutas y vegetales, mermeladas preparadas sin azúcar refinada y malta de cebada

Yang Liviano, activo, masculino, cálido y positivo Cereales integrales, tubérculos (papas, chirivía o pastinaca, etc.), pescados y mariscos, queso fresco (queso cottage), frijoles (judías, habas) y guisantes, lentejas, sal y miso (pasta de soja fermentada)

Aspectos de interés: Esta dieta macrobiótica para el cáncer plantea un posible riesgo de desnutrición proteica y pérdida de peso, además de un riesgo de deficiencias de vitaminas y minerales debido a las restricciones de la dieta.

Si usted sigue esta dieta, entre los parámetros de laboratorio que deben vigilarse se encuentran los niveles de albúmina, transferrina, calcio, hierro, cinc, vitamina B12 y ácido ascórbico.


Terapia Gerson

Filosofía: La terapia Gerson se basa en la creencia de que los programas nutricionales derivan del pasado evolutivo, y que los alimentos se han vuelto menos nutritivos con el paso del tiempo. Gerson defendía que el equilibrio del sodio y del potasio a nivel celular fomenta la regresión del cáncer y que volviendo a una dieta básica podrían superarse enfermedades como el cáncer.

Principios del régimen o de la dieta: La terapia Gerson incluye la restricción del sodio y la administración de suplementos de potasio, extractos tiroideos, enzimas pancreáticas, el consumo a intervalos de una hora de jugos de frutas y vegetales orgánicos crudos, la restricción de grasas y proteínas por medio de una dieta vegetariana, y comprimidos de hígado deshidratado (en reemplazo del jugo de hígado de ternera crudo). Se usan enemas de café para estimular el intestino y ayudar a la desintoxicación.

Aspectos de interés en la terapia Gerson: Existe el riesgo de deshidratación y pérdida de micronutrientes debido a los enemas diarios. La desnutrición proteica es un riesgo y puede traducirse en deficiencias de calorías, proteínas, vitaminas y minerales. Se han informado síntomas parecidos a los de la gripe alrededor de 7 a 10 días después de comenzar la dieta; los síntomas incluyen fiebre, náuseas, debilidad, mareos o vértigo y dolor de cabeza.

Si usted sigue este régimen terapéutico, entre los parámetros de laboratorio que deben vigilarse se encuentran los niveles de albúmina, transferrina, vitamina B12, nitrógeno ureico en la sangre y ácido fólico.


Régimen Livingston-Wheeler

Filosofía: El régimen Livingston-Wheeler propone que una bacteria llamada Progenitor cryptocides es responsable del cáncer y que este organismo se vuelve destructivo en el cuerpo cuando el sistema inmunitario está debilitado. El objetivo principal de este régimen es restablecer las defensas naturales del cuerpo mediante el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Principios del régimen o de la dieta: El régimen Livingston-Wheeler incluye una dieta vegetariana modificada de la terapia Gerson, terapia de relajación, intervención psicológica, visualización de imágenes, vacunas hechas a partir de la orina o la sangre del paciente, antibióticos, medicamentos antiparasitarios, IV dosis de vitaminas y otros suplementos dietéticos y enzimas digestivas orales. La dieta se basa principalmente en el consumo de alimentos crudos de origen vegetal y en evitar el café, el alcohol, los azúcares refinados, la harina y todos los alimentos procesados. Para desintoxicarse, puede usar enemas de café cuando sea necesario. Las carnes y aves ahumadas están prohibidas. A medida que se produce la recuperación, se permite la ingesta de pescado.

Aspectos de interés en el régimen Livingston-Wheeler: Las posibles reacciones a las vacunas incluyen dolor, fiebre leve y molestia en el lugar de la inyección. El régimen también representa un posible riesgo de deficiencias de calorías, proteínas, vitaminas y minerales. También existe el riesgo de sepsis (infección en la sangre potencialmente mortal) y anafilaxia (reacción alérgica grave).

Si usted sigue este régimen, entre los parámetros de laboratorio que deben vigilarse se encuentran los niveles de albúmina, transferrina, vitamina B12, nitrógeno ureico en sangre y ácido fólico.


Régimen Kelley/González

Filosofía: Los seres humanos se clasifican de acuerdo con tres tipos metabólicos:

* Simpáticos dominantes, que residen en climas cálidos y requieren dietas basadas en vegetales.
* Parasimpáticos dominantes, que residen en climas fríos y requieren dietas basadas en carnes.
* Tipos equilibrados que residen en climas moderados y requieren dietas mixtas.

El régimen combina nutrición, desintoxicación y suplementos de enzimas pancreáticas.

Principios del régimen o de la dieta: Este régimen está adaptado al tipo metabólico específico del paciente y supuestamente incluye de 130 a 160 suplementos diarios, que consisten en vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas y concentrados glandulares de origen animal. La desintoxicación se consigue por medio de hidroterapia del colon, ayunos, diuréticos, irrigaciones nasales, respiración profunda y baños de asiento. Los pacientes deben cumplir una dieta estricta con grandes cantidades de jugos de frutas y vegetales frescos, y cereales.

Aspecto de interés: Este régimen puede implicar un riesgo de deficiencias de calorías y proteínas. La hidroterapia del colon (los enemas) y los diuréticos pueden provocar deshidratación y desequilibrios electrolíticos y, posiblemente, colitis (inflamación del intestino). Es importante conocer las posibles interacciones fármaco-nutrientes a causa de los 130 a160 suplementos diarios.

Si usted sigue este régimen, entre los parámetros de laboratorio que deben vigilarse en encuentran los niveles de albúmina, transferrina, glucosa, hematocritos, hemoglobina, ácido fólico, B12 y lipasa.


Terapia con agropiro o triguillo ("pasto de trigo"

Filosofía: Se cree que el "pasto de trigo" proporciona sustancias que ayudan al cuerpo a recuperar, desintoxicar y mejorar la función del sistema inmunitario. Por lo tanto, se cree que el "pasto de trigo" contiene sustancias anticancerosas.

Principios del régimen o de la dieta: Este régimen incluye un ayuno de tres días tomando jugos depurativos, junto con la práctica de enemas, antes de iniciar la terapia con el fin de ayudar a desintoxicar el cuerpo. La dieta con "pasto de trigo" excluye todo tipo de carnes, productos lácteos y alimentos cocinados y hace énfasis en la ingesta de alimentos tales como brotes sin cocinar, vegetales y frutas crudos, frutos secos y semillas. Los suplementos no son considerados necesarios con esta terapia.

Aspectos de interés: Un examen de este régimen dietético destaca la falta de vitaminas y otros nutrientes esenciales. Podría provocarse una deficiencia de B12 debido a la falta de esta vitamina en la dieta. El uso de enemas aumenta el riesgo de infecciones y perforación del intestino.

Si usted sigue este régimen, entre los parámetros de laboratorio que deben vigilarse se encuentran los niveles de albúmina, transferrina, magnesio, vitamina B12 y fósforo.

Es importante estar bien informado acerca de cualquier régimen dietético especial y conversar sobre el programa con su médico, enfermera o dietista antes de iniciar el programa. Estas dietas pueden proponer muchos beneficios para la salud relacionados con la lucha contra el cáncer, pero también pueden significar un riesgo de nutrición inadecuada de diversos grados, incluso interacciones fármaco/nutrientes, aumento de la fatiga y alteraciones en los parámetros de laboratorio. Asegúrese de analizar primero estos protocolos dietéticos con su profesional de atención médica.

Como ya se ha dicho antes, insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos, así como también acerca de las dietas anticancerosas que piense seguir, como la dieta macrobiótica, la terapia Gerson, el régimen Livingston-Wheeler, etc. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.
enfermedad

Dietas ricas en proteínas para pacientes que reciben quimioterapia - Cómo agregar proteínas a su dieta

Utilizar alimentos del grupo lácteo es una manera eficiente de crear dietas ricas en proteínas para los pacientes que reciben quimioterapia. Además, la carne, los frutos secos y las legumbres son fuentes de proteínas excelentes que los pacientes de quimioterapia pueden tener en cuenta para mejorar su dieta.

Queso de pasta dura o semiblanda

* Utilícelo en sándwiches y como aderezo para féculas, carnes, vegetales, huevos o postres.

Queso fresco (Cottage/Ricotta)

* Tómelo junto con frutas o vegetales.
* Agréguelo a guisos, pastas, fideos, crepes, gelatinas, tartas de queso y mezclas para hacer panqueques.

Leche

* Utilícela para preparar bebidas y para cocinar siempre que sea posible.
* Agregue salsas a base de crema de leche a los vegetales y otros platos.
* Agréguela a los cereales calientes, las sopas, el chocolate y las natillas.

Leche en polvo

* Agréguela a la leche normal y a las bebidas a base de leche, como ponches de huevo pasteurizados y a los batidos.
* Añádala a guisos, pasteles de carne, panes, magdalenas, salsas, sopas en crema, purés de papas, pudines, natillas y postres a base de leche.

Dietas ricas en proteínas para pacientes que reciben quimioterapia: Productos comerciales

* Batidos Ensure High Protein, Boost High Protein, Carnation Instant Breakfast, Mightyshakes, Healthshakes, Scandishakes, Resource.

Helado, yogur y yogur helado

* Agréguelos a las bebidas gaseosas y a base de leche, como por ejemplo los batidos.
* Agréguelos a productos comerciales como Ensure o Boost.
* Tómelos con cereales, frutas, gelatinas y pasteles.
* Úntelos en galletas, tartas, galletas integrales.

Huevos

* Agréguelos a guisos, papas, ensaladas, arroces, rellenos, sándwiches, postres, desayunos. Continúe la cocción de los productos después de agregarlos para evitar el riesgo de intoxicación por salmonela.

Fuentes vegetales para dietas ricas en proteínas: Frutos secos, semillas y germen de trigo

* Agréguelos a guisos, productos horneados, frutas, cereales, vegetales, ensaladas.
* Cubra una banana con frutos secos, agréguelos a una manzana acaramelada.

Mantequilla de maní

* Agréguela a sándwiches, productos horneados, frutas, vegetales, batidos.

Carnes y pescados

* Agréguelos a guisos, pastas, ensaladas, panes, tortillas.

Frijoles (judías, habas) y legumbres

* Agréguelos a sopas, guisos, pastas, arroces, comidas preparadas con granos, tortillas.

Nota: Insistimos en recomendar a todos los pacientes de quimioterapia que estén pensando en adoptar una dieta rica en proteínas que hablen con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.
dieta
Recursos dietéticos durante la quimioterapia: Dietas que puede seguir durante los tratamientos de quimioterapia

No existe una dieta "anticancerosa" especial. Durante los tratamientos de quimioterapia, normalmente la dieta es muy flexible. Algunas dietas especiales se usan para aumentar al máximo la tolerancia y evitar agregar complicaciones a la quimioterapia a causa de la dieta. Las dietas pueden incluir:

Líquidos transparentes

Este tipo de líquidos incluyen los jugos de frutas, las gelatinas, los sorbetes de agua (popsicles), los caldos, hielo de frutas, el café y el té. Esta dieta se usa habitualmente después de una cirugía mientras se recupera la digestión, así como para permitir que el intestino descanse de vómitos y diarrea.

Líquidos completos

Esta dieta incluye leche, yogur sin trozos de frutas, helados, sorbetes (sherbet), batidos, sopas coladas en crema, cereales calientes, suplementos comerciales, natillas y pudines. Esta dieta se usa como siguiente paso después de una dieta con líquidos transparentes y en personas que experimentan dificultad para tragar alimentos sólidos debido a un estrechamiento del esófago o dolor bucal o de garganta.

Dietas blandas o bajas en residuos

Una dieta blanda evita las frutas y los vegetales crudos, así como los alimentos con piel, los frutos secos, las semillas, etc. Se puede indicar una dieta blanda para pacientes con riesgo moderado de obstrucción intestinal, que podría ser el resultado de analgésicos o medicamentos antieméticos que provocan estreñimiento extremo. Por otro lado, una dieta baja en residuos es muy restrictiva y omite todas las frutas y los vegetales salvo los jugos de frutas y las papas blancas. También evita la mayoría de las legumbres (los granos) y cualquier alimento que pueda dejar residuos en el intestino. Esta dieta está diseñada únicamente para pacientes con obstrucción parcial del intestino o con un alto riesgo de presentar una obstrucción.

Dieta baja en lactosa

Esta dieta evita los productos que contienen leche, como por ejemplo las natillas, los pudines, los helados, los sorbetes (sherbet), las salsas a base de crema de leche, las sopas en crema y los batidos. Entre los productos aceptables se encuentran los lácteos fermentados, como el queso cheddar, la leche acidófila, el suero de leche, el yogur, la crema agria, las leches con bajo contenido de lactosa (por ejemplo, Lactaid) o sin lactosa. Esta dieta es apropiada para pacientes con intolerancia a la lactosa o que sufren de gases, hinchazón, calambres o diarrea después de ingerir productos que contienen lactosa. También puede ser necesario seguir una dieta con bajo contenido de lactosa si se observa este tipo de síntomas en relación con los tratamientos para el cáncer. Consulte a su dietista para saber si esta dieta es adecuada para usted.

Suplementos para su dieta antes, durante o después de la quimioterapia

Con el fin de mantener su peso antes, durante o después de los tratamientos, puede ser necesario que ingiera alimentos o bebidas con alto contenido calórico. Podría hacerle falta agregar refuerzos calóricos a sus comidas o bebidas para evitar la pérdida de peso o reducirla al mínimo.

Debido a los cambios que experimentarán sus necesidades nutricionales y de alimentación a causa del cáncer y de los tratamientos de quimioterapia, es posible que tenga que reforzar las proteínas en su dieta para aumentar al máximo sus energías, su fuerza, su función inmunitaria y la integridad de su piel. Consulte las siguientes listas para obtener consejos sobre cómo puede aumentar las calorías o las proteínas que ingiere con su dieta.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Vitaminas y cáncer: Preguntas y respuestas sobre los suplementos y las vitaminas


¿Debo considerar tomar vitaminas y suplementos nutritivos antes, durante o después de la quimioterapia?

Consulte a su médico, enfermera o dietista acerca del uso de suplementos nutritivos como Boost, Ensure y Carnation Instant Breakfast como una ayuda para satisfacer sus necesidades nutricionales y mantener o aumentar su peso. Existen muchos productos disponibles que no se pueden comprar en una tienda de comestibles. Llame al 1-877-4WebMed para hacer pedidos de productos a su hogar, inclusive aquellos que encuentra en la tienda de comestibles. Un dietista puede ayudarlo a incorporar suplementos comerciales a su dieta actual o, de ser necesario, diseñar toda su dieta con estos productos de manera que satisfaga sus necesidades nutricionales estimadas.

¿Tomar vitaminas durante la quimioterapia servirá de ayuda?

Dieta versus suplementos: La opción de preferencia para satisfacer las necesidades nutricionales es hacerlo siguiendo una dieta. Las vitaminas, los minerales y los fitoquímicos (una variedad de compuestos producidos por las plantas) necesarios para ayudar al cuerpo a luchar contra el cáncer se encuentran en una dieta equilibrada que haga hincapié en los alimentos a base de vegetal. De acuerdo con la bibliografía disponible basada en la nutrición, se ha observado una relación proporcionalmente inversa entre el consumo de frutas y vegetales y el riesgo de cáncer. En otras palabras, comer más frutas y vegetales puede disminuir el riesgo de cáncer.

Es difícil determinar si un nutriente específico es protector, o si lo es una combinación y proporción específicas de fitoquímicos. El objetivo principal es mantener una dieta bien equilibrada a base de vegetales, baja en grasas y azúcares, para ayudar a reducir el riesgo de cáncer. Las recomendaciones incluyen comer por lo menos 5 porciones de frutas y vegetales variados al día, junto con un consumo de harinas y féculas que incluya de 2 a 3 porciones de cereales integrales.

Las investigaciones sobre el cáncer no han demostrado que tomar suplementos de vitaminas en forma individual proporcione una mayor protección que el consumo de frutas y vegetales. De hecho, se llevaron a cabo tres estudios clínicos sobre los efectos protectores del betacaroteno y el cáncer de pulmón, y en dos de estos estudios se observó una mayor asociación de este cáncer en fumadores de cigarrillos al suministrarles suplementos de betacaroteno. El tercer estudio no demostró ningún beneficio ni ningún perjuicio como resultado del betacaroteno.

El término fitoquímicos hace referencia a una amplia variedad de compuestos producidos por las plantas. Estos compuestos se encuentran en frutas, vegetales, frijoles (granos), cereales y otras plantas. Existen miles de fitoquímicos y se clasifican en grupos, como los polifenoles (de los cuales los flavonoides son un subgrupo), antioxidantes (que incluyen los carotenoides) y sulfuros. Los fitoquímicos poseen una acción antioxidante o bien una acción parecida a la de las hormonas.

Los flavonoides se encuentran en los frijoles de soja, los productos de soja, los garbanzos, el regaliz y el té. Son sustancias similares al estrógeno, llamadas fitoestrógenos, que producen las plantas.

Los antioxidantes por lo general se encuentran en vegetales tales como el brócoli, las coles de Bruselas, la col o el repollo y la coliflor. Existen muchos tipos de fitoquímicos que entran en esta categoría, incluyendo los carotenoides que se encuentran en la zanahoria, el ñame, el melón cantaloup, el calabacín y el albaricoque. El término antioxidante a menudo se asocia con las vitaminas y la protección contra el cáncer. Entre los antioxidantes se encuentran la vitamina C, la vitamina E, el selenio y los carotenoides. Estos nutrientes se asocian a un menor riesgo de cáncer debido a su capacidad para contrarrestar los radicales libres del cuerpo. Los radicales libres son compuestos reactivos que pueden dañar a las células normales.

Los sulfuros se encuentran en el ajo y la cebolla y pueden desempeñar una función en la reducción del riesgo de cáncer de estómago. Estos nutrientes se encuentran de forma natural en muchas frutas y vegetales. Debido a su asociación protectora en los alimentos, los investigadores intentan determinar si existe este beneficio con los fitoquímicos complementarios.

Las hierbas se han usado desde hace siglos para tratar enfermedades. Muchas son seguras y otras pueden tener efectos secundarios graves y nocivos, y posiblemente pueden interferir en las terapias contra el cáncer como la quimioterapia, la terapia de radiación y la recuperación de una cirugía. Un ejemplo reciente de ello es el descubrimiento de que los niveles de quimioterapia en el cuerpo se veían reducidos en personas que tomaban hipérico o "hierba de San Juan".

Como medidas de precaución informe a su equipo de atención médica acerca de los productos herbales que utiliza o piensa utilizar antes, durante o después de la quimioterapia. Solicite a su médico, enfermera o dietista información confiable acerca de los suplementos dietéticos. En caso de experimentar efectos secundarios tales como dificultades para respirar, comezón, entumecimiento u hormigueo en las extremidades, deje de consumir estos productos de inmediato y comuníquese con su médico.

Aún no se conocen con certeza cuáles son los beneficios de complementar la dieta con diversos fitoquímicos y hierbas para ayudar a prevenir o combatir el cáncer. Se están realizando muchos estudios en relación con la administración de suplementos o megadosis de diferentes fitoquímicos o hierbas. Aparentemente, gran parte de los datos alentadores en relación con las hierbas, las vitaminas y el cáncer se han observado en estudios con animales, lo que no necesariamente significa que se obtendrían los mismos resultados en estudios con humanos. En estos momentos, no hay suficientes datos consistentes y significativos como para sacar conclusiones sólidas o asociaciones para recomendar el uso de suplementos.

El uso de vitaminas, minerales, hierbas y la quimioterapia o terapia de radiación para el cáncer

Se están realizando investigaciones para determinar la seguridad y los posibles beneficios del uso de hierbas, antioxidantes, vitaminas y minerales durante los tratamientos.

Megadosis: la bibliografía disponible no ha demostrado que tomar vitaminas en dosis pequeñas o grandes ayude a prevenir o revertir el cáncer. Se ha demostrado que, en algunos casos, las megadosis de vitaminas pueden ser tóxicas o nocivas.

Las vitaminas hidrosolubles por lo general son inofensivas gracias a la capacidad del cuerpo de eliminar el exceso de vitaminas en forma de desechos. En algunos casos, pueden tener efectos negativos; por ejemplo, las dosis elevadas de vitamina C pueden aumentar el riesgo de formar cálculos renales de oxalato, lo que se traduce en un riesgo mayor para las personas con insuficiencia renal. La vitamina B6 (piridoxina), incluso en dosis moderadas, podría provocar daños nerviosos.

Por su parte, las vitaminas liposolubles en grandes dosis, todo lo contrario a combatir enfermedades como el cáncer, pueden volverse tóxicas, ya que se acumulan en el cuerpo. La toxicidad de la vitamina A puede producir cambios en el desarrollo óseo, aumento de tamaño del hígado, anemia y pérdida de cabello. La vitamina D en dosis elevadas puede generar altos niveles de calcio y, en consecuencia, calcificaciones en los riñones y en los vasos sanguíneos, y posiblemente causar osteoporosis.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos.

Espero que os haya servido de ayuda. Gracias