El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Microficción, Microrrelato, Minificción

Microficción, Microrrelato, Minificción



Hola a todos, a pesar de que tal vez la literatura no sea lo más popular en éstos días, creo en lo que me gusta. Una nueva (y no tan nueva), manera de realizar cuentos, breves y dinámicos, como los días que nos tocan vivir. Espero que disfruten y aporte a la comunidad.


¿Qué es la Microficción o Minificción o Microrrelato?


A continuación, reproduzco comentarios de algunos de los más importantes teóricos de la microficción (o cualquiera de sus sinónimos más o menos aceptados) en el mundo hispanoparlante:

"La minificción es la narrativa que cabe en el espacio de una página", nos dice el mexicano, teórico del género, Lauro Zavala, remarcando como fundamental su naturaleza narrativa.

La escritora española Clara Obligado lo compara con el haikú japonés, y nos dice que "son vértigo, seducción, vislumbre; el lector debe rematar su efecto, entrar en un proceso delicado de lectura desentrañadora y reiterada. Y resumirlos es sumarles palabras".

Dolores M. Koch, cubana y doctora en Literatura Hispanoamericana, destaca entre otras características del microcuento su sentido del humor y su preocupación por el lenguaje, toda vez que "ofrece una prosa sencilla pero ingeniosa, poética y a la vez concisa. Su poder de sugerencia permite más de una interpretación".

Doctora en Filología Hispánica y Profesora de Literatura Hispanoamericana, la española Francisca Noguerol sostiene que esta forma breve, "que raramente supera la página de extensión", se diferencia del cuento tradicional "por sus tramas ambiguas, personajes abocetados, lenguaje multívoco y finales sorprendentes".

La investigadora venezolana Violeta Rojo señala, como características del género, "su extrema brevedad", "economía de lenguaje" y "carácter proteico", "que exigen la participación del lector".

La escritora argentina Ana María Shua apunta como característica en el relato hiperbreve su profunda inclinación hacia lo fantástico.

Literatura


Raúl Brasca, escritor argentino y especialista del género, describe el microrrelato como "una forma muy breve que posee suficiencia narrativa y cuyas principales características son la concisión y la intensidad expresiva".

Otro escritor y especialista del género, también argentino, David Lagmanovich, los describe como "cuentos concentrados al máximo, bellos como teoremas", y que desafían "nuestras maneras rutinarias de leer".

El maestro Enrique Anderson Imbert aseguraba que "las raíces del cuento brevísimo se encuentran en los relatos más antiguos de la tradición oral: los mitos, las fábulas y las parábolas de las civilizaciones clásicas griegas, romanas y orientales".

Y según Rodolfo Fogwill, "una de las reglas secretas del género es la proscripción de todo guiño a la contemporaneidad de los lectores; las piezas parecen más eficaces cuanto mejor simulan haber sido creadas desde la eternidad del sueño y de sus realizaciones universales: la religión, el mito y los acervos literarios que funcionan como mitos".

Fuente: http://cablemodem.fibertel.com.ar/jromagnoli/teoria.htm


Historia y Características

cuentos


Textos escritos u orales de corta extensión aparecen a lo largo de todos los tiempos. Fábulas, adivinanzas, parábolas, epitafios, graffittis, etcétera.

El microrrelato no es un fenómeno nuevo. Sienta sus bases en la Edad Media en los llamados bestiarios y más adelante es posible encontrarlo en las sentencias del Conde Lucanor, pero aún más atrás existen antecedentes en las parábolas de Jesús, vistas de forma individual, separada del texto, como estructuras narrativas completas y breves, exigencia de un microcuento. Lo que las convierte en microrelato es el lector, al individualizarlos.

Dado que el cuento, y especialmente el cuento fantástico, es en idioma español un género eminentemente rioplatense, el cuento breve es una especialización de ese género y el microrrelato su destilación máxima en autores que publican en Buenos Aires.

obras


El microcuento nace en la Argentina en la década de los 1950 cuando con Bioy Casares, Jorge Luis Borges realiza la antología Narraciones Breves y extraordinarias, donde aparecen relatos de dos páginas hasta dos líneas. Más adelante en 60 Jorge Luis Borges escribe nuevas narraciones de microrrelatos en el libro El Hacedor, donde hay varios microrrelatos junto a poemas, Bioy en Guirnalda con amores y Julio Cortázar masificó el género con Historias de Cronopios y de Famas haciéndolo famoso en Europa.

relatos


En Estados Unidos se empieza en los años 70 y fuera del Río de la Plata en Latinoamérica se comienza a explorar con mayor intensidad a partir de la década del 80. Es, sin duda, reflejo de lo absurdo y lo fragmentario de la modernidad. García Márquez, Juan José Arreola, Denevi y Monterroso crearon las condiciones para que el microrrelato irrumpiera con mayor fuerza.
Pedro de Miguel, en el diario El Mundo, de Madrid dice:

"Pero es en la época moderna, al nacer el cuento como género literario, cuando el microrrelato se populariza en la literatura en español gracias a la concurrencia de dos fenómenos de distinta índole: la explosión de las vanguardias con su renovación expresiva y la proliferación de revistas que exigían textos breves ilustrados para llenar sus páginas culturales. Algunas de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna son verdaderos cuentos de apenas una línea, y también Rubén Darío y Vicente Huidobro publicaron minicuentos desde diversas estéticas. Junto a estos autores, la crítica señala también al mexicano Julio Torri y al argentino Leopoldo Lugones como decisivos precursores del actual microrrelato".

En la segunda mitad del siglo XX, proliferan estos textos que David Lagmanovich llama "cuentos concentrados al máximo, bellos como teoremas [...] que ponen a prueba nuestras maneras rutinarias de leer". Se presenta como una auténtica propuesta literaria, al grado de que es raro el escritor que no lo haya intentado.

No es de extrañar entonces que los mecanismos de construcción del microcuento contemplen el quiebre de expectativas del lector que lo impele a seguir buscando el sentido, y no sólo esto, sino además otorgar el sentido al completar los significados que apenas se esbozan o se insinúan apoyados en otro de los mecanismos propios de su construcción, "el doble sentido", es decir, la posibilidad de que lo dicho signifique no sólo lo literal e incluso algunas veces en absoluto lo literal, sino otra cosa que el lector debe encontrar para completar la narración, siendo de este modo lector y autor al mismo tiempo.
Juan Armando Epple ha definido así este tipo de composiciones: "Lo que distingue a estos textos como relatos es la existencia de una situación narrativa única, formulada en un espacio imaginario y en su decurso temporal, aunque algunos elementos de esta tríada (acción, espacio, tiempo), estén simplemente sugeridos."

Para entender el microcuento no se necesitan referentes externos salvo aquellos de orden cultural que permiten otorgar sentido a algunas expresiones. Esta narración es por sobre todo concisa, es decir, breve y precisa y de una gran intensidad expresiva, pues es un verdadero extracto no en el sentido del resumen, sino en el sentido de "esencia", es decir, aquello que contiene lo más importante, lo central.


Principales características

microrrelato


La brevedad
No es falso asegurar que la brevedad, noción que también aplica al cuento, sea lo más común de este tipo de textos. Sin embargo, es una característica bastante subjetiva, ya que existen microrrelatos de varias páginas, decenas de palabras o incluso cuatro.
Los títulos son pertinentes, porque cumplen una indudable función de focalización. En algunos casos son imprescindibles para completar el sentido, por eso cuentan (importan) en el texto. Se entiende, eso sí, que contar el número de palabras es sólo una forma de ilustrar el concepto de brevedad.
Aun así, hay análisis que se centran en este método de contar palabras para la clasificación, y distinguen: "hiperbreve", "microrrelato", "cuento breve", "cuento", "novela breve" o "novela", etc.

La temática
Como otras obras literarias, los microcuentos abarcan las más diversas temáticas que van desde la ficción pura, la inclusión de otros discursos (políticos, sociales, etcétera), hasta el uso de la intertextualidad.

Cruce de géneros
La economía de palabras es notoria, pero a medida que el microrrelato se va haciendo popular, también la variedad de la forma va aumentando. Esto provoca la destrucción de los géneros, hasta el punto de que resulte imposible -e inútil- tratar de definirlo, distinguirlo o clasificarlo. Se postula entonces un género híbrido que con sus recursos estilísticos entremezcla narración, ensayo, poesía, etcétera.

Fuente: http://wapedia.mobi/es/Microrrelato



Microficción en Twitter

Minificcion


Twitter es una red social y un servicio de microblogging que le permite a los usuarios publicar mensajes en 140 caracteres, los cuales son distribuidos a los seguidores de cada usuario.

A pesar de que fue inicialmente concebido solo como un medio de comunicación electrónica, algunos usuarios lo han transformado en una plataforma abierta para la publicación y diseminación de microficciones.

Ver post con presentación de power point presentado en la III Conferencia Nacional de Minificción en español y en inglés realizada en Rosario los días 9 y 10 de octubre del 2009

http://carlaraguseo.edublogs.org/2009/10/10/twitter-fiction/


Ejemplos

microficcion


Argumentum Ornithologicum
“Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos; no sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe.”
-Jorge Luis Borges

leoradon


Amor 77
Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.
-Julio Cortázar

Microficción, Microrrelato, Minificción


El crimen perfecto
En Londres, es así: los radiadores devuelven calor a cambio de las monedas que reciben. Y en pleno invierno estaban unos exiliados latinoamericanos tiritando de frío, sin una sola moneda para poner a funcionar la calefacción de su apartamento.

Tenían los ojos clavados en el radiador, sin parpadear. Parecían devotos ante el tótem, en actitud de adoración; pero eran unos pobres náufragos meditando la manera de acabar con el Imperio Británico. Si ponían monedas de lata o cartón, el radiador funcionaría, pero el recaudador encontraría, luego, las pruebas de la infamia.

¿Qué hacer?, se preguntaban los exiliados. El frío los hacía temblar como malaria. Y en eso, uno de ellos lanzó un grito salvaje, que sacudió los cimientos de la civilización occidental. Y así nació la moneda de hielo, inventada por un pobre hombre helado.

De inmediato, pusieron manos a la obra. Hicieron moldes de cera, que reproducían las monedas británicas a la perfección; después llenaron de agua los moldes y los metieron en el congelador.

Las monedas de hielo no dejaban huellas, porque las evaporaba el calor.

Y así, aquel apartamento de Londres se convirtió en una playa del mar Caribe.
-Eduardo Galeano

Literatura


De la literatura nipona
Tsé-Hu-Tchen, mandarín de Kiusiu, se hallaba reposando en los jardines de su palacio. De repente, apareció un caballo le mordió una rodilla.
Min-Tsú, esposa de Tsé-Hu-Tchen, acudió presurosa, dispuesta a espantar al corcel con una palmeta.
-Déjalo. Déjalo –le dijo Tsé-Hu-Tchen. Poco después el animal se marchó tan sigiloso como había llegado.
-Debiste haberme permitido que lo asustase – reprochó Min-Tsú a su marido.
-Bien sabes –dijo entonces Tsé-Hu-Tchen- que ese caballo puede ser la reencarnación de nuestro amado hijo Ho-Knien-Tsí, muerto en el combate naval de Ngen-Lasha.
-¡Sigue, sigue! –se quejó la mujer-. ¡Sigue malcriándolo!
-Roberto Fontanarrosa

cuentos


Retrato
Conozco a una muchacha generosa y valiente, siempre resuelta a sacrificarse, a perderlo todo, aún la vida, y luego a recapacitar, a recuperar parte de lo que dio con amplitud, a exaltar su ejemplo, a reprochar la flaqueza del próximo, a cobrar hasta el último centavo.
-Adolfo Bioy Casares

obras


Un paciente en disminución
El señor Ga había sido tan asiduo, tan dócil y prolongado paciente del doctor Terapéutica que ahora ya era sólo un pie. Extirpados sucesivamente los dientes, las amígdalas, el estómago, un riñón, un pulmón, el bazo, el colon, ahora llegaba el valet del señor Ga a llamar al doctor Terapéutica para que atendiera el pie del señor Ga, que lo mandaba llamar.
El doctor Terapéutica examinó detenidamente el pie y “meneando con grave modo” la cabeza resolvió:

-Hay demasiado pie, con razón se siente mal: le trazaré el corte necesario, a un cirujano.
-Macedonio Fernández

El engaño
La conoció en un bar y en el hotel le arrancó la blusa provocativa, la falda entallada, los zapatos de tacón alto, las medias de seda, los ligueros, las pulseras y los collares, el corsé, el maquillaje, y al quitarle los lentes negros se quedó completamente solo.
- Marcial Fernández

Fuente: http://minificciones.com.ar/


Otros Ejemplos:


La oveja negra
En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño
arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque. Así, en lo sucesivo, cada
vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras
generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.
-Augusto Monterroso

Un sueño
En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única
habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de maderas y un banco.
En esa celda circular, un hombre que se parece a mi escribe en caracteres que no comprendo un largo
poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra
celda circular…El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.
-Jorge Luis Borges

El pozo
Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años. Fue una de esas tragedias familiares que
sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa. Veinte años después mi hermano Eloy
sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse. En el caldero descubrió
una pequeña botella con un papel en el interior. "Este es un mundo como otro cualquiera", decía el
mensaje.
Hablaba y hablaba...
Max Aub
Hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba, y hablaba. Y venga hablar. Yo soy una
mujer de mi casa. Pero aquella criada gorda no hacía más que hablar, y hablar, y hablar. Estuviera yo
donde estuviera, venía y empezaba a hablar. Hablaba de todo y de cualquier cosa, lo mismo le daba.
¿Despedirla por eso? Hubiera tenido que pagarle sus tres meses. Además hubiese sido muy capaz de
echarme mal de ojo. Hasta en el baño: que si esto, que si aquello, que si lo de más allá. Le metí la toalla
en la boca para que se callara. No murió de eso, sino de no hablar: se le reventaron las palabras por
dentro.
-Luis Mateo Díez

La mano
El doctor Alejo murió asesinado. Indudablemente murió estrangulado.
Nadie había entrado en la casa, indudablemente nadie, y aunque el doctor dormía con el balcón abierto,
por higiene, era tan alto su piso que no era de suponer que por allí hubiese entrado el asesino.
La policía no encontraba la pista de aquel crimen, y ya iba a abandonar el asunto, cuando la esposa y la
criada del muerto acudieron despavoridas a la Jefatura. Saltando de lo alto de un armario había caído
sobre la mesa, las había mirado, las había visto, y después había huido por la habitación, una mano
solitaria y viva como una araña. Allí la habían dejado encerrada con llave en el cuarto.
Llena de terror, acudió la policía y el juez. Era su deber. Trabajo les costó cazar la mano, pero la
cazaron y todos le agarraron un dedo, porque era vigorosa corno si en ella radicase junta toda la fuerza
de un hombre fuerte.
¿Qué hacer con ella? ¿Qué luz iba a arrojar sobre el suceso? ¿Cómo sentenciarla? ¿De quién era
aquella mano?
Después de una larga pausa, al juez se le ocurrió darle la pluma para que declarase por escrito. La
mano entonces escribió: «Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y
destrozado con ensañamiento en la sala de disección. He hecho justicia».
-Ramón Gómez de la Serna

Carta del enamorado
Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas
vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez.
-Juan José Millás

La muerte en Samarra
El criado llega aterrorizado a casa de su amo.
-Señor -dice- he visto a la Muerte en el mercado y me ha hecho una señal de amenaza.
El amo le da un caballo y dinero, y le dice:
-Huye a Samarra.
El criado huye. Esa tarde, temprano, el señor se encuentra la Muerte en el mercado.
-Esta mañana le hiciste a mi criado una señal de amenaza -dice.
-No era de amenaza -responde la Muerte- sino de sorpresa. Porque lo veía ahí, tan lejos de Samarra, y
esta misma tarde tengo que recogerlo allá.
-Gabriel García Márquez (Adaptación)

relatos


La manzana
La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto
de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo
de la serpie nte. Es así como nunca llega a formularse la ley de gravedad.
-Ana María Shua

El emperador de la China
Cuando el emperador Wu Ti murió en su vasto lecho, en lo más profundo del palacio imperial, nadie se
dio cuenta. Todos estaban demasiado ocupados en obedecer sus órdenes. El único que lo supo fue
Wang Mang, el primer ministro, hombre ambicioso que aspiraba al trono. No dijo nada y ocultó el
cadáver. Transcurrió un año de increíble prosperidad para el imperio. Hasta que, por fin, Wang Mang
mostró al pueblo el esqueleto pelado, del difunto emperador. ¿Veis? -dijo - Durante un año un muerto se
sentó en el trono. Y quien realmente gobernó fui yo. Merezco ser el emperador.
El pueblo, complacido, lo sentó en el trono y luego lo mató, para que fuese tan perfecto como su
predecesor y la prosperidad del imperio continuase.
-Marco Denevi

Calidad y cantidad
No se enamoró de ella, sino de su sombra. La iba a visitar al alba, cuando su amada era más larga.
-Alejandro Jodorowsky

Padre nuestro que estás en el cielo
Mientras el sargento interrogaba a su madre y su hermana, el capitán se llevó al niño, de una mano, a la
otra pieza...
- ¿Dónde está tu padre? - preguntó
- Está en el cielo - susurró él.
- ¿Cómo? ¿Ha muerto? - preguntó asombrado el capitán.
- No - dijo el niño -. Todas las noches baja del cielo a comer con nosotros. El capitán alzó la vista y
descubrió la puertecilla que daba al entretecho.
-José Leandro Urbina

Amenazas
-Te devoraré -dijo la pantera.
-Peor para ti -dijo la espada.
-William Ospina

Este tipo es una mina
No sabemos si fue a causa de su corazón de oro, de su salud de hierro, de su temple de acero o de sus
cabellos de plata. El hecho es que finalmente lo expropió el gobierno y lo está explotando. Como a
todos nosotros.
-Luisa Valenzuela

microrrelato


La verdad sobre Sancho Panza
Sancho Panza, que por lo demás nunca se jactó de ello, logró, con el correr de los años, mediante la
composición de una cantidad de novelas de caballería y de bandoleros, en horas del atardecer y de la
noche, apartar a tal punto de sí a su demonio, al que luego dio el nombre de Don Quijote, que éste se
lanzó irrefrenablemente a las más locas aventuras, las cuales empero, por falta de un objeto
predeterminado, y que precisamente hubiese debido ser Sancho Panza, no hicieron daño a nadie.
Sancho Panza, hombre libre, siguió impasible, quizás en razón de un cierto sentido de la
responsabilidad, a Don Quijote en sus andanzas, alcanzando con ello un grande y útil esparcimiento
hasta su fin.
-Kafka

(Sin título)
Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.
-Gabriel Jiménez Eman

Fuente: http://chicago.cervantes.es/imagenes/File/BIBLIOTECA/concurso_2009.pdf


Hace mucho tiempo leí éste relato pero no me acuerdo de quien es, creo que es anónimo, si algún taringuero se acuerda, me confirma…

“Era el último hombre de la tierra y alguien tocó a su puerta” - Anónimo


Otros

Minificcion


Imagen

“Miré el reloj y el reloj me dijo: “No sos vos, soy yo el que habla”. Incrédulo, miré el sillón y el sillón me dijo: “No te asustes, pero soy yo el que habla”. Luego mi mirada se reflejó en el espejo, y mi imagen, con una sonrisa, me dijo: “No sos vos, soy yo el que piensa.”

microficcion


Vecindad

Una noche oscura, el monstruo emergió del pantano. Luego de cien años de dormir y soñar, estaba hambriento y dispuesto a aterrorizar a sus presas. Saltó un alambrado, se arrastro por el canal atravesando la carretera y gruñendo y babeando, se acerco hasta una casa cercana. Desde el interior se escuchaba un ruido insoportable, risas y música que lo aturdían. Fue hasta la puerta y golpeó tres veces. TOC, TOC, TOC.
La música se detuvo y desde el interior le dijeron:

- “Si es el vecino, trate de no molestar o saldremos todos a darle una golpiza.” - Las risas fueron unánimes. Volvió la música y el estruendo que le daba dolor de cabeza.

Contrariado, fue hasta la casa de al lado, pensando en tener mejor suerte. TOC, TOC, TOC

- “Si es el bullicioso de mi vecino, ya llamé a la policía. Tengo la escopeta preparada por si está buscando problemas” - y desde el interior escuchó, chac-chac de una recortada de buen calibre.

Asustado se alejó rápidamente del lugar, cruzó la carretera, saltó nuevamente el alambrado, y cabizbajo se adentró lentamente en el pantano para dormir y soñar monstruosidades, otros cien años más.
-Osvaldo De Menza

Esto es todo amigos, espero que les guste y si tienen ganas comenten

Mis otros posts:

Seigmen, el post que se merece (rock noruego)
Hoy recomiendo: Pontypool (terror - suspenso) - 01/03/2010
Poesias Propias
Hoy recomiendo: The Shipping News (Atando Cabos) Drama
Si hubiera podido, me robaba un plasma - El Loco Bielsa
Scons para el mate (Receta propia)
Gente que no le gusta el mundial (Herejes: documental info)


link: http://www.99counters.com/counters.swf?id=298140&ln=es

4 comentarios - Microficción, Microrrelato, Minificción

morrisonghost
Muy bueno tu post y la selección que hiciste. ¡Gracias por compartir!!!
morrisonghost
El autor de ese microcuento es Fredric Brown y se titula "Llamada". A mí también me gusta este:
El final
El profesor Jones había trabajado en la teoría del tiempo a lo largo de muchos años.
-Y he encontrado la ecuación clave –dijo un buen día a su hija-. El tiempo es un campo. La máquina que he fabricado puede manipular, e incluso invertir, dicho campo.
Apretando un botón mientras hablaba, dijo:
-Esto hará retroceder el tiempo el retroceder hará esto –dijo, hablamos mientras botón un apretando.
-Campo dicho, invertir incluso e, manipular puede fabricado he que máquina la. Campo un es tiempo el. –Hija su a día buen un dijo-. Clave ecuación la encontrado he y.
Años muchos de largo lo a tiempo del teoría la en trabajado había Jones profesor el.
Final el
Fredric Brown

¡¡Saludos!!