cuentos reflexivos (te harán mejorar)

TODO SURGE POR ALGO


QUISIERA QUE REFLEXIONEN CON ESTAS LECTURAS QUE LES DEJO





LA COMPRENSIÓN


cuentos reflexivos (te harán mejorar)

Se cuenta por ahí que había un maestro muy exaltado, pero tenía una debilidad por el vino, lo cual hacia que fuese criticado por muchos.
Un día , uno de sus [/align]discípulos se reunía a conversar con otros monjes de otros lugares, y se dio el siguiente diálogo:
Mi maestro, dijo el primero, es muy sabio. Nos da de comer solo frutos, bebemos mucha agua, y hemos aprendido a cazar y a pescar.
El mío, dijo el segundo, es un hombre muy santo. Ora todos los días, y nos invita a ayunar y a orar cuanta vez es posible.
Yo en cambio, dijo el tercero, tengo un maestro muy alegre: Le encanta mucho cantar y danzar.
El discípulo cuyo maestro bebía mucho, guardaba silencio, escuchando las bondades que de sus maestros contaba cada uno. Al observar todos que él callaba, le interrogaron: Pero, qué acaso no tienes nada que contarnos?
Bueno, les respondió muy serio. Mi maestro es un gran sabio, muy amoroso, y dado a la oración. Pero tiene problemas para dejar la tristeza de que su esposa e hijas murieron hace mucho tiempo.
Todos guardaron silencio.
Y en eso , apareciendo Buda les dijo: Ved con cuanto amor, un hijo perdona a un padre aunque esté equivocado. Así debéis ver vosotros a vuestros hermanos cuando no os den el mensaje anhelado.


cuentos


DOCTRINA


mejorar



A un visitante que aseguraba no tener necesidad de buscar la Verdad, porque ya la tenía en las creencias de su religión, le dijo el Maestro:
Había una vez un estudiante que nunca llegó a convertirse en un matemático, porque creía ciegamente en las respuestas que aparecían en las últimas páginas de su texto de matemáticas;... y aunque parezca paradójico, las respuestas eran las correctas.


para


EL AFORTUNADO


reflexivos


Cuentan que...
Un día bajó el Señor a la tierra en forma de mendigo y se acercó a casa del zapatero y le dijo: "Hermano, hace tiempo que no como y me siento muy cansado, aunque no tengo ni una sólo moneda quisiera pedirte que me arreglaras mis sandalias para poder seguir caminando".
El zapatero le respondió: "¡Yo soy muy pobre y ya estoy cansado que todo el mundo viene a pedir y nadie viene a dar!".
El Señor le contestó: "Yo puedo darte lo que tú quieras".
El zapatero le preguntó: "¿Dinero inclusive?".
El Señor le respondió: "Yo puedo darte 10 millones de dólares, pero a cambio de tus piernas" "¿Para qué quiero yo 10 millones de dólares si no voy a poder caminar, bailar, moverme libremente?", dijo el zapatero.
Entonces el Señor replicó: "Está bien, te podría dar 100 millones de dólares, a cambio de tus brazos".
El zapatero le contestó: "¿Para qué quiero yo 100 millones de dólares si no voy a poder comer solo, trabajar, jugar con mis hijos, etc.?
Entonces el Señor le dijo: "En ese caso, yo te puedo dar 1000 millones de dólares a cambio de tus ojos".
El zapatero respondió asustado: "¿Para qué me sirven 1000 millones de dólares si no voy a poder ver el amanecer, ni a mi familia y mis amigos, ni todas las cosas que me rodean?".
Entonces el Señor le dijo: "Ah hermano mío, ya ves que fortuna tienes y no te das cuenta".


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


EL ALPINISTA


cuentos


Cuentan que un alpinista...
Desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación, pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros.
Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo, decidido a llegar a la cima, le obscureció. La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada, todo era negro, cero visibilidades, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las nubes.
Subiendo por un acantilado, a sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires... caía a una velocidad vertiginosa, sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo... y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, él pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos... Sí, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.
En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar: "Ayúdame Dios mío..." De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó: "¿Qué quieres que haga?" "Sálvame Dios mío " "¿Realmente crees que te pueda salvar?” "Por supuesto Señor " "Entonces, suelta la cuerda que te sostiene..."
Hubo un momento de silencio y quietud.
El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó...
Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos a una cuerda... A dos metros del suelo... ¿Y tú? ¿Qué tan confiado estás de tu cuerda? ¿Por qué no la sueltas?


mejorar



EL AQUI Y AHORA


para


¿Dónde debo buscar la iluminación?
Aquí.
¿Y cuándo tendrá lugar?
Está teniendo lugar ahora mismo.
Entonces, ¿por qué no la siento?
Porque no miras.
¿Y en que debo fijarme?
En nada. Simplemente mira.
Mirar ¿qué?
Cualquier cosa en la que se posen tus ojos.
¿Y debo mirar de alguna manera especial?
No. Bastará con que mires normalmente.
Pero ¿es que no miro siempre normalmente?
No.
¿Por qué demonios...?
Porque para mirar tienes que estar aquí, y casi siempre no lo estás.

reflexivos



EL GUSANO


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


Cuentan que...
Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol.
Muy cerca del camino se encontraba un chapulín. -¿Hacía dónde te diriges?, le preguntó.
Sin dejar de caminar, la oruga contestó: -Tuve un sueño, anoche soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.
Sorprendido, el chapulín dijo mientras su amigo se alejaba: -Debes estar loco!, ¿Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? -Tú, una simple oruga! Una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.
Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.
De pronto se oyó la voz de un escarabajo: -Hacía dónde te diriges con tanto empeño?
Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante: -Tuve un sueño y deseo realizarlo, subiré a esa montaña y desde ahí contemplaré todo nuestro mundo.
El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo: -Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa.
El se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.
Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir. No lo lograrás jamás! -le dijeron-, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.
Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. -Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.
Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable.
Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos.
De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta.
Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arcoíris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: Una mariposa.
No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría. Se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño, el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habían equivocado.
Dios nos ha creado para realizar un objetivo, vivamos por él, intentemos alcanzarlo, pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizá necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar por sí mismos, un cambio radical en nuestras vidas y entonces, con otro aspecto y mirando la vida de otros ángulos, lo lográremos.
El éxito de la vida no se mide por lo que has logrado, sino por las circunstancias que has tenido que enfrentar y transformar.

cuentos



EL PAQUETE


mejorar


En la plaza mayor de la ciudad habían abierto una tienda nueva.
El rótulo decía Regalos de Dios.
Entré. Un ángel atendía a los clientes.
¿Qué es lo que vendes, ángel del Señor? -Vendo cualquier don de Dios.
¿Cobras muy caro? -No los dones de Dios los damos gratis.
Miré los grandes estantes, estaban llenos de ánforas de amor, frascos de fe, bultos de esperanza, cajas de salvación y muchas cosas más.
Yo tenía gran necesidad de todas aquellas cosas.
Cobré valor y le dije al ángel: Dame por favor bastante amor de Dios, dame perdón de Dios, un bulto de esperanza, un frasco de fe y una caja de salvación.
Mucho me sorprendí cuando vi que el ángel de todo lo que yo le había pedido, me había hecho un sólo paquete y el paquete estaba ahí en el mostrador, un paquete tan pequeño como el tamaño de mi corazón.
¿Será posible? -pregunté- ¿Esto es todo?
El ángel me explicó: Es todo, Dios nunca da frutos maduros. Él sólo da pequeñas semillas que cada quien debe cultivar.

para



ENTREVISTA CON DIOS


reflexivos


Hace algún tiempo...
Con mi título de periodista recién obtenido, decidí realizar una gran entrevista...
Pasa... (Me dijo Dios) ¿Así que quieres entrevistarme? -Bueno, si tienes tiempo (le contesté) Se sonrió por entre la barba y me dijo: Mi tiempo se llama eternidad y alcanza para todo; ¿qué preguntas quieres hacerme? -Ninguna nueva ni difícil para ti, ¿qué es lo que más te sorprende de los hombres? y dijo:
Que se aburren de ser niños, apurados por crecer, y luego suspiran por regresar a ser niños.
Que primero pierden la salud para tener dinero y enseguida pierden el dinero para recuperar la salud.
Que por pensar ansiosamente en el futuro, descuidan su hora actual, con lo que ni viven el presente ni el futuro.
Que viven como si no fueran a morirse, y se mueren como si no hubieran vivido, y pensar que yo...
Con los ojos llenos de lágrimas y la voz entrecortada Dios dejó de hablar y nos quedamos en silencio. Después de un rato le dije: ¿Me dejas hacerte otra pregunta? No me respondió con palabras sino con su tierna mirada.
Como padre, ¿Qué es lo que le pedirías a tus hijos? y dijo:
Que aprendan, que no pueden hacer que alguien los ame, lo que si pueden es dejarse amar.
Que aprendan, que toma años construir la confianza, y sólo segundos para destruirla.
Que aprendan, que lo más valioso no es lo que tienen en sus vidas, sino a quien tienen en sus vidas.
Que aprendan, que no es bueno compararse con los demás, pues siempre habrá alguien mejor o peor que ellos.
Que aprendan, que "rico" no es el que más tiene, sino el que menos necesita.
Que aprendan, que deben controlar sus actitudes, o sus actitudes los controlarán.
Que aprendan, que bastan unos pocos segundos para producir heridas profundas en las personas que amamos, y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.
Que aprendan, que a perdonar se aprende practicando.
Que aprendan, que hay gente que los quiere mucho, pero que simplemente no sabe como demostrarlo.
Que aprendan, que el dinero lo compra todo menos la felicidad.
Que aprendan, que a veces cuando están molestos tienen derecho a estarlo, pero eso no les da derecho a molestar a los que los rodean.
Que aprendan, que los grandes sueños no requieren de grandes alas, sino de un tren de aterrizaje para lograrlos.
Que aprendan, que amigos de verdad son escasos quien ha encontrado uno, ha encontrado un verdadero tesoro.
Que aprendan, que no siempre es suficiente ser perdonado por otros, algunas veces deben perdonarse a sí mismos.
Que aprendan, que son dueños de lo que callan y esclavos de lo que dicen.
Que aprendan, que de lo que siembran, cosechan, si siembran chismes cosecharán intrigas, si siembran amor cosecharán felicidad.
Que aprendan, que la verdadera felicidad no es lograr sus metas sino aprender a ser feliz con lo que tienen.
Que aprendan, que la felicidad no es cuestión de suerte sino producto de sus decisiones. Ellos deciden ser feliz con lo que son y tienen, o morir de envidia y celos por lo que les falta y carecen.
Que aprendan, que dos personas pueden mirar una misma cosa y ver algo totalmente diferente.
Que aprendan, que sin importar las consecuencias, aquellos que son honestos consigo mismos llegan lejos en la vida.
Que aprendan, que a pesar de que piensen que no tienen nada más que dar, cuando un amigo llora con ellos encuentren la fortaleza para vencer sus dolores.
Que aprendan, que retener a la fuerza a las personas que aman, la aleja más rápidamente de ellos y el dejarlas ir las deja para siempre al lado de ellos.
Que aprendan, que a pesar de que la palabra "amor" pueda tener muchos significados distintos, pierde valor cuando es usada en exceso.
Que aprendan, que amar y querer no son sinónimos sino antónimos, el querer lo exige todo, el amar lo entrega todo.
Que aprendan, que nunca harán nada tan grande para que Dios los ame más, ni nada tan malo para que los ame menos. Simplemente los amo, a pesar de sus conductas.
Que aprendan, que la distancia más lejos que puede estar de mí es la distancia de una simple oración.
Y así, en un encuentro profundo, continuamos en silencio.


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


IGNORANCIA


cuentos


El joven discípulo era tan prodigioso que acudían a solicitar su consejo intelectuales de todas partes, los cuales quedaban maravillados de su erudición.
Cuando el Gobernador andaba buscando un consejero, fue a ver al Maestro y le dijo: Dime, ¿es verdad que ese joven sabe tanto como dicen?

A decir verdad, replicó el Maestro con ironía, el tipo lee tanto que yo no sé cómo puede encontrar tiempo para saber algo.


mejorar


ARMONÍA


para


A pesar de su tradicional proceder, el Maestro no sentía un excesivo respeto por las normas y las tradiciones.

En cierta ocasión surgió una disputa entre un discípulo y su hija, porque aquél insistía en que ésta se ajustara a las normas de su religión para elegir a su futuro marido.
El maestro se puso inequívocamente del lado de la muchacha.

Cuando el discípulo le manifestó la sorpresa que le producía el que un santo actuara de aquella manera, el Maestro le dijo:

Debes comprender que, al igual que la música, la vida está hecha de sentimiento y de instinto, más que de normas.


reflexivos


CARISMA


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


El discípulo era judío. ¿Qué es lo que debo hacer para ser aceptable a Dios?, preguntó.


¿Y cómo voy a saberlo yo? Respondió el Maestro. Tú Biblia dice que Abraham practicaba la hospitalidad y que Dios estaba con él. Que a Elías le encantaba orar y que Dios estaba con él. Que David gobernaba un reino y que Dios también estaba con él.

¿Y tengo yo alguna forma de saber cuál es la tarea que se me ha asignado?
Sí. Trata de averiguar cuál es la más profunda inclinación de tu corazón, y síguela.

cuentos


LA CEGUERA


mejorar


¿Puedo ser tu discípulo?


Tan sólo eres discípulo porque tus ojos están cerrados. El día que las abras verás que no hay nada que puedas aprender de mí ni de ningún otro.

Entonces, ¿para qué necesito un Maestro?


Para hacerte ver la inutilidad de tenerlo.

para



LA FELICIDAD


reflexivos


En cierta ocasión...
Se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y la mujer; planearon hacerlo a su imagen y semejanza, entonces uno de ellos dijo: Esperen, si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra, debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de no ser así, estaríamos creando nuevos dioses.
Debemos quitarles algo, pero, qué les quitamos?
Después de mucho pensar uno de ellos dijo! Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la encuentren jamás.
Propuso el primero: Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo; a lo que inmediatamente repuso otro: No, recuerda que les dimos fuerza, alguna vez alguien subirá, y la encontrará, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está.
Luego propuso otro: Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar, y otro contestó: No, recuerda que les dimos inteligencia, alguna vez alguien construirá un túnel por el que pueda entrar y bajar, y entonces la encontrará.
Uno mas dijo: Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra, y le dijeron: ¡No!, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la descubrirá, y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a nosotros.
El último de ellos, era un dios que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás dioses, analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo: Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren, todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: Dónde?
La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.
Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo...


cuentos reflexivos (te harán mejorar)



LA HUMILDAD


cuentos



A un visitante que a sí mismo se definía como "buscador de la Verdad" le dijo el Maestro: Si lo que buscas es la Verdad, hay algo que es preciso que tengas por encima de todo.

Ya lo sé: una irresistible pasión por ella.


No. Una incesante disposición a reconocer que puedes estar equivocado.

mejorar




LA JOYA


para



Cuentan que...


Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega.
Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más.
El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días.
Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó:
"Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí."

reflexivos


LA LLEGADA


cuentos reflexivos (te harán mejorar)

¿Es difícil o fácil el camino hacia la iluminación?


Ni difícil ni fácil.

¿Cómo es eso?


No existe tal camino.


Entonces, ¿cómo se va hacia la meta?


No se va. Se trata de un viaje sin distancia. Deja de viajar y habrás llegado.


cuentos


LA VACA


mejorar



Hace algún tiempo...

Dos ángeles que viajaban pararon a pasar la noche en el hogar de una familia rica. La familia era grosera y rechazó la estancia de los ángeles en el cuarto de huéspedes de la mansión. En su lugar, los ángeles fueron hospedados en un espacio frío del sótano. Hicieron su cama en el suelo duro, entonces, el ángel más viejo vio un agujero en la pared y lo reparó.
Cuando el ángel más joven le preguntó por qué lo hizo, el ángel viejo le contestó que "las cosas no son siempre lo que parecen".
La noche siguiente, los ángeles se hospedaron en un hogar muy pobre, pero el granjero y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir el poco alimento que tenían, los esposos dejaron dormir a los ángeles en la cama de ellos para que estuviera cómoda el resto de la noche.
Cuando el sol salió a la mañana siguiente los ángeles encontraron al granjero y a su esposa hechos pedazos: su única vaca, de la cual obtenían dinero por su leche, posaba muerta en el campo.
El ángel joven se molestó y le preguntó al ángel viejo por qué dejó que esto sucediera. El primer hombre tenía todo y le ayudaste, la segunda familia tenía muy poco y estaban dispuestos a compartir todo y dejaste morir a su única vaca. "Las cosas no siempre son lo que aparentan" le contestó el viejo ángel.
Cuando permanecíamos en el sótano de la mansión, noté que había oro en ese agujero de la pared. Puesto que el propietario era tan obsesionado, avaro y poco dispuesto a compartir su buena fortuna, sellé la pared para que el jamás lo encuentre. Entonces, ayer en la noche cuando nos dormimos en la cama de los granjeros, el ángel de la muerte vino por su esposa. Le di la vaca en lugar de ella.


para




LAS CREENCIAS


reflexivos



El Maestro había citado a Aristóteles: En la búsqueda de la verdad, parece mejor, y hasta necesario, renunciar a lo que nos es más querido. El Maestro sustituyó la palabra "verdad" por la palabra "Dios".

Más tarde le dijo un discípulo: En mí búsqueda de Dios estoy dispuesto a renunciar a todo: A la riqueza, a los amigos, a la familia, a mi país y hasta a mi propia vida. ¿Puede una persona renunciar a algo más?

El Maestro respondió con toda calma: Sí. A sus creencias sobre Dios.
El discípulo se marchó entristecido, porque estaba muy apegado a sus convicciones.
Tenía más miedo a la "ignorancia" que a la muerte.

cuentos reflexivos (te harán mejorar)


LOS CLAVOS


cuentos


Te voy a contar la historia de...
Un niño que tenía muy mal carácter.
Un día su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma debería clavar un clavo en la cerca de atrás de la casa.
El primer día el niño clavó 37 clavos en la cerca... Pero poco a poco fue calmándose porque descubrió que era mucho más fácil controlar su carácter que clavar los clavos en la cerca.
Finalmente llegó el día cuando el muchacho no perdió la calma para nada y se lo dijo a su padre y entonces el papá le sugirió que por cada día que controlara su carácter debería sacar un clavo de la cerca.
Los días pasaron y el joven pudo finalmente decirle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca... entonces el papá llevó de la mano a su hijo a la cerca de atrás... Mira hijo, has hecho bien... pero fíjate en todos los agujeros que quedaron en la cerca... Ya la cerca nunca será la misma de antes... cuando dices o haces cosas con coraje, dejas una cicatriz como este agujero en la cerca... Es como meterle un cuchillo a alguien, aunque lo vuelvas a sacar la herida ya quedó hecha... No importa cuántas veces pidas disculpas, la herida está ahí...
De Una herida física pueda llegar a desaparecer la cicatriz.
Pero la herida psicológica que provoca una palabra mal ubicada ya no la podemos curar.


mejorar


MANOS HERMOSAS


para

Una leyenda cuenta que...
Hace mucho tiempo vivían en un palacio real tres hermosas damas.
Una mañana, mientras paseaban por el maravilloso jardín con sus fuentes y rosales, empezaron a preguntarse cuál de las tres tenía las manos más hermosas.
Elena, que se había teñido los dedos mientras sacaba las deliciosas fresas, pensaba que las suyas eran las más hermosas.
Antonieta había estado entre las rosas fragantes y sus manos habían quedado impregnadas de perfume. Para ella las suyas eran las más hermosas.
Juana había metido los dedos en el claro arroyo y las gotas de agua daban resplandores como si fueran diamantes. Ella pensaba que sus manos eran las más hermosas.
En esos momentos, llegó una muchacha menesterosa que pidió que le dieran una limosna, pero las damas reales apartaron de ella sus vestiduras reales y se alejaron.
La mendiga, pasó a una cabaña que se hallaba cerca de allí y una mujer tostada por el sol y con las manos manchadas por el trabajo, le dio pan.
La mendiga, continúa diciendo la leyenda, se transformó en un ángel que apareció en la puerta del jardín y dijo:
Las manos más hermosas son aquellas que están dispuestas a bendecir y ayudar a sus semejantes.
Ojalá todos tuviéramos manos tan hermosas como éstas.


reflexivos


MILAGROS


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


Un hombre recorrió medio mundo para comprobar por sí mismo la extraordinaria fama de que gozaba el Maestro.
"¿Qué milagros ha realizado tu Maestro?", le preguntó a un discípulo.
"Bueno, verás..., hay milagros y milagros. En tu país se considera un milagro el que Dios haga la voluntad de alguien. Entre nosotros se considera un milagro el que alguien haga la voluntad de Dios".


cuentos


SENSIBILIDAD



¿Cómo puedo yo experimentar mi unidad con la creación?


Escuchando, respondió el Maestro.

¿Y cómo he de escuchar?


Siendo un oído que presta atención a la cosa más mínima que el universo nunca deja de decir.


En el momento que oigas algo que tú mismo estás diciendo, detente.

mejorar




EL OSO Y EL ATEO


para



Un ateo estaba caminando por el bosque "¡Qué árboles más majestuosos! ¡Qué ríos más poderosos! ¡Qué animales tan bellos!", se decía para sí.
Mientras caminaba a lo largo de la orilla del río, escuchó un ruido que venía de los arbustos detrás de él. Cuando se volteó para mirar, vio un oso de tremendas dimensiones que venía hacia él.
Él corrió lo más rápido que pudo hacia arriba de la senda. Miró sobre su hombro y vio que el oso se estaba acercando cada vez más. Su corazón comenzó a latir rápidamente y trató de correr más rápido. Se tropezó con una piedra y cayó a tierra.
Rodó para poder incorporarse, pero vio que ya el oso estaba encima de él lo agarró con su pata izquierda mientras levantaba la derecha para desgarrarlo.
En ese instante el ateo gritó: "! Oh, Dios mío!"...!
El tiempo se detuvo. El oso se heló. El bosque estaba silencioso.
Una luz brilló alrededor del hombre, y una voz se escuchó desde los cielos:
"Tú has negado mi existencia por todos estos años, has enseñado a otros que yo no existo, y hasta le has acreditado la creación de todo a un accidente cósmico. ¿Y ahora esperas que yo te ayude a salir de esta situación? ¿Te debo contar entre los creyentes ahora?"
El ateo miró directamente hacia la luz brillante y dijo:
"Es verdad, sería hipócrita de mi parte pretender que de súbito tú me trates como un cristiano, pero ¿podrías hacer que el oso se haga cristiano?"
"Muy bien", dijo la voz. La luz dejó de brillar, los sonidos del bosque se reanudaron, el oso cayó de rodillas, levantó sus dos patas y las puso juntas, bajó la cabeza y habló:
"Señor, bendice este alimento que voy a recibir y por lo cual estoy verdaderamente agradecido..."


reflexivos


EL PERDON


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


Había una vez un hombre que calumnió a un amigo suyo, todo por la envidia que tuvo al ver el éxito que este había alcanzado en su vida.

Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a un hombre muy sabio a quien le dijo:
- "Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?",
A lo que el hombre respondió:
- "Toma un saco lleno de plumas ligeras y pequeñas y suelta de a una en una por donde vayas".

El hombre muy contento por aquello tan fácil tomó el saco lleno de plumas y al cabo de un día ya las había soltado a todas. Volvió donde el sabio y le dijo:
- "Ya he terminado"
A lo que el sabio contestó:
- "Esa es la parte más fácil. Ahora debes volver a llenar el saco con las mismas plumas que soltaste.... Sal a la calle y búscalas".

El hombre se sintió muy triste, pues sabía lo que eso significaba y no podría juntar casi ninguna. Al volver, el hombre sabio le dijo:

- "Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho. Lo único que puedes hacer es pedirle perdón a tu amigo, pues no hay forma de revertir lo que hiciste".


cuentos


EL SABIO


mejorar


Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad
de El Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un famoso sabio.

El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros.

Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco.

- ¿Dónde están sus muebles?

preguntó el turista.

Y el sabio, rápidamente, también preguntó:

- ¿Y dónde están los suyos.?


- ¿Los míos?, se sorprendió el turista.

¡Pero si yo estoy aquí
solamente de paso!

- Yo también, concluyó el sabio.

- La vida en la tierra es solamente temporal.

Sin embargo, algunos viven como si fueran a quedarse aquí eternamente y se olvidan de ser felices.



para


EL CAMINO MAS CORTO


reflexivos


Nasrudín subió a un árbol para aserrar una rama. Alguien que pasaba, al ver cómo lo estaba haciendo, le avisó:
-¡Cuidado! Está mal sentado en la punta de la rama... Se irá abajo con ella cuando la corte.
-¿Piensa que soy un necio que deba creerlo? ¿O es usted un vidente que pueda predecir el futuro? -preguntó Nasrudín.
Sin embargo, poco después, como siguiera aserrando, la rama cedió y Nasrudín terminó en el suelo. Entonces corrió tras el otro hombre hasta alcanzarlo:
-¡Su predicción se ha cumplido! Ahora dígame: ¿Cómo moriré?
Por más que el hombre insistió, no pudo disuadir a Nasrudín de que no era un vidente. Por fin, ya exasperado le gritó:
-¡Por mí podrías morirte ahora mismo!
Apenas oyó estas palabras, Nasrudín cayó al suelo y se quedó inmóvil. Cuando lo encontraron sus vecinos lo depositaron en un féretro. Mientras marchaban hacia el cementerio, empezaron a discutir acerca de cuál era el camino más corto. Nasrudín perdió la paciencia y, asomando su cabeza fuera del ataúd, dijo:
-Cuando estaba vivo solía tomar por la izquierda; es el camino más rápido.


cuentos reflexivos (te harán mejorar)



EL CIELO



cuentos

Había un gorrión minúsculo que, cuando retumbaba el trueno de la tormenta, se tumbaba en el suelo y levantaba sus patitas hacia el cielo.
-¿Por qué haces eso? -le preguntó un zorro.
-¡Para proteger a la tierra, que contiene muchos seres vivos! -contestó el gorrión-. Si por desgracia el cielo cayese de repente, ¿te das cuenta de lo que ocurriría? Por eso levanto mis patas para sostenerlo
-¿Con tus enclenques patitas quieres sostener el inmenso cielo? -preguntó el zorro.
-Aquí abajo cada uno tiene su cielo -dijo el gorrión-. Vete... tú no lo puedes comprender...


mejorar



EL DESEO


para

Un emperador estaba saliendo de su palacio para dar un paseo matutino cuando se encontró con un mendigo.
Le preguntó:
-¿Qué quieres?
El mendigo se rió y dijo:
-¿Me preguntas como si pudieras satisfacer mi deseo?
El rey se rió y dijo:
-Por supuesto que puedo satisfacer tu deseo. ¿Qué es? Simplemente dímelo.
Y el mendigo dijo:
-Piénsalo dos veces antes de prometer.
El mendigo no era una mendigo cualquiera. Había sido el maestro del emperador en una vida pasada. Y en esta vida le había prometido: "Vendré y trataré de despertarte en tu próxima vida. En esta vida no lo has logrado, pero volveré..."
Insistió:
-Te daré cualquier cosa que pidas. Soy un emperador muy poderoso. ¿Qué puedes desear que yo no pueda darte?
El mendigo le dijo:
-Es un deseo muy simple. ¿Ves aquella escudilla? ¿Puedes llenarla con algo?
Por supuesto -dijo el emperador.
Llamó a uno de sus servidores y le dijo:
-Llena de dinero la escudilla de este hombre.
El servidor lo hizo... y el dinero desapareció. Echó más y más y apenas lo echaba desaparecía. La escuadrilla del mendigo siempre estaba vacía.
Todo el palacio se reunió. El rumor se corrió por toda la ciudad y una gran multitud se reunió allí. El prestigio del emperador estaba en juego. Les dijo a sus servidores
-Estoy dispuesto a perder mi reino entero, pero este mendigo no debe derrotarme.
Diamantes, perlas, esmeraldas... los tesoros iban vaciando. La escudillareflexivos parecía no tener fondo. Todo lo que se colocaba en ella desaparecía inmediatamente. Era el atardecer y la gente estaba reunida en silencio. El rey se tiró a los pies del mendigo y admitió su derrota.
Le dijo:
-Has ganado, pero antes de que te vayas, satisface mi curiosidad. ¿De qué está hecha tu escudilla?
El mendigo se rió y dijo:
-Está hecha del mismo material que la mente humana. No hay ningún secreto... simplemente está hecha de deseos humanos.


cuentos reflexivos (te harán mejorar)


EL TEMOR AL CAMBIO


Tajar era alcantarillero y, dada su profesión, pasaba gran parte de su tiempo en medio de olores de excrementos y putrefacción. Sin embargo, se había acostumbrado y tales hedores le resultaban familiares y en absoluto desagradables. Formaban parte de su trabajo diario.
Sin embargo, un buen día, abrieron una nueva perfumería en su barrio, y al pasar por delante del establecimiento, Tajar sintió curiosidad al oler unos aromas tan distintos a los que habitualmente percibía. Una vez dentro, asombrado ante todas las desconocidas fragancias, aspiró profundamente para captarlas mejor, pero en ese momento su cuerpo se puso rígido y Tajar perdió el conocimiento por completo, cayendo al suelo desmayado.
Los comerciantes de la perfumería avisaron a los vecinos y muy pronto se presentó en la tienda el hermano de Tajar, provisto, para la sorpresa de todos, de una cajita con excrementos. Una vez ante Tajar abrió la caja y se la acercó a la nariz. Unos segundos después, Tajar se despertó admirado de encontrarse en el suelo y rodeado de sus compungidos vecinos y familiares.

Esto se compara con la vida del dogmático que nunca se abre a lo nuevo. Las circunstancias nos colocan en el lugar donde debemos estar, pero lo más común es que nos agrade el mismo corral.


cuentos



OLVIDA LO QUE TE MOLESTA





Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.
El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:
"Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro".
Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:
"Hoy mi mejor amigo me salvó la vida".
Intrigado, el amigo preguntó:
-¿Por qué, después que te lastimé, escribiste en la arena, y ahora escribes en una piedra?
Sonriendo, el otro amigo respondió:
-Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.


mejorar


UN PREGUNTÓN


para


Cuenta la tradición que un día preguntaron a un sufí:
“La gente acude a ti en busca de compañía,
Discursos y enseñanza.
Pero tú los sumerges en actividades.
¿A qué se debe esto?”
-“Aunque ellos y tu puedan creer que vienen buscando ilustración, lo que desean principalmente,
Es dedicarse a algo –respondió- .
Yo les doy ocupaciones
Para que puedan darse cuenta de las limitaciones
De la ocupación como medio de aprendizaje.
Los que se entregan a la ocupación de lleno
Son los que no buscaban nada más que eso
Y ocupados de un modo tan vano,
No podían beneficiarse
Con la observación de sí mismos.
Por lo tanto,
No son los devotos de la actividad quienes se iluminan.
-¿Quién es entonces, el que termina por iluminarse?
-“Iluminados son los que cumplen sus deberes adecuadamente, comprendiendo que hay algo más allá” –dijo el sufí-.
-Pero ¿cómo se alcanza ese “algo más allá” que dices?
-“Lo alcanzan siempre quienes se empeñan adecuadamente.
Ellos no necesitan más instrucción.
Si estuvieses cumpliendo tu deber adecuadamente,
Sin negligencia ni adhesión fanática a ese deber
No me habrías tenido que hacer esa pregunta.



ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO

RECUERDEN LOS PUNTOS Y COMENTAR

4 comentarios - cuentos reflexivos (te harán mejorar)

@jomare
muy hermoso mis gatos