Testimonio 65" de Juan Carlos Castagnino Pintor Argenti


"Testimonio 65" de Juan Carlos Castagnino
(pintor argentino, 1908-1972)


La obra

Esta obra recuerda el ambiente de conflicto social que en varias ocasiones padeció el pueblo argentino, como los sucesos de la Semana Trágica (1919) o el levantamiento de los peones de las estancias del sur conocido como "Patagonia Rebelde" (1921)... y anticipa, como presagio trágico, los tiempos de los "desaparecidos" en la última dictadura militar. El peón, el obrero, el "subversivo"... queda desnudo y vendado, de espalda al que mira, en una mancha roja de sangre y de vida. En frente a él el Crucificado abre sus brazos sobre un fondo oscuro y lanza su último grito, ya reclinando su cabeza coronada de espinas.


carlos


castagnino


pintor argentino


De juan


testimonio 65


Testimonio 65" de Juan Carlos Castagnino Pintor Argenti


La Casa de Castagnino
carlos


El autor

Juan Carlos Castagnino nace en Mar del Plata el 19 de noviembre de 1908. Hijo de un artesano forjador de herrajes, desde muy pequeño realizaba moldes de tropillas de caballos. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes, siendo sus maestros Torcelli y Ripamonte. En 1932 concurre a los talleres de Spilimbergo, a quien siempre consideraría su maestro. Un año después, dirigido por el artista mexicano David Alvaro Siqueiros, y junto a los argentinos Spilimbergo y Antonio Berni, entre otros, realiza los murales de la quinta de Natalio Botana, el director del diario "Crítica". En 1939 recorre Europa perfeccionando su arte junto a Braque, Léger y Picasso, entre otros.

En 1948 gana el Premio Nacional de Pintura. En 1952 viaja a Extremo Oriente, donde, en 1961 gana el Premio Especial en la Bienal de Saigón. En 1958 gana la medalla de oro en el Premio Internacional de Pintura de Bruselas. En 1963 es nombrado miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes y en ese mismo año la Editorial Universitaria de Buenos Aires publica una edición de lujo del Martín Fierro ilustrada con dibujos de Castagnino. Entre 1964 y 1966 se radica en Roma desde donde recorre Europa realizando diversas muestras de su obra. Fallece en Buenos Aires el 21 de abril de 1972.

La técnica y el color
Marcado por la pintura muralista y por su gran habilidad y expresión en el dibujo, Castagnino carga todas sus obras de un movimiento espacial, resaltado por los colores que parece haber aprendido de la tierra: barrancos rojizos junto con los agrestes penachos de unas verdes matas; coloridos caballos criollos que sueltan las crines en ocres praderas y osamenta vacuna, blanqueada por el sol y el viento. Sus pinceladas libres parecen sobrepasar la mera descripción de la realidad para dar espacio a la conciencia del artista que quiere expresarse. "La conciencia artística -dice Castagnino- es un juego dialéctico entre las acciones determinadas de la realidad y las reacciones de la conciencia que tienden a liberarse...". Aún las obras que representan estos "testimonios" trágicos, se tiñen de los mismos colores de la tierra, para expresar la dolorosa y muda protesta del pueblo aplastado, al que el artista ha sabido acercarse con solidario fervor.

El mensaje
En esta obra, Castagnino centra su pintura en el ser humano, presente en carne y hueso, frente al espectador. Es como dice el título un "Testimonio", testimonio trágico y silencioso que sin embargo nos interpela. El Cristo crucificado es como el espejo y la voz del hombre amordazado. También este artista ideológicamente distante de la doctrina cristiana, recurre a la imagen del "hombre de los dolores", "el siervo sufriente", el Mesías inmolado, para trascender la cruda descripción del dolor humano. El pintor- escribía Castagnino-, "no puede negarse a la idea de la pintura como puro y simple instrumento para trascender la realidad".
La realidad oscura del dolor y de la muerte queda resumida e interpre-tada por el grito silencioso de Jesús en la cruz. Y para los cristianos esta interpretación ya es una respuesta llena de esperanza.


castagnino

pintor argentino