El casco, mitos y realidades que todos debemos conocer

El casco, mitos y realidades

Por suerte en España llevamos bastante tiempo avanzando en el tema de la obligatoriedad del uso de casco en la moto. Aunque todavía nos queda trecho por recorrer para que este uso sea del 100%. Pero hay países en el resto del mundo, donde lo de llevar casco es algo que todavía está sujeto a ciertos mitos y malas costumbres que cuestan mucho de erradicar. Por eso leo en Bike Advice, un blog escrito en India, este interesante articulo en el que se presentan una serie de mitos y realidades que no está mal que recordemos incluso en nuestro “avanzado” país.

Por suerte hay muchas marcas, modelos y decoraciones entre las que elegir un casco, pero parece que todavía queda gente a la que no acaba de convencerles eso de ponerse el casco hasta para ir a la esquina. Un accidente no respeta los cortos recorridos, ni las demostraciones a los amigotes, ni siquiera al más veterano y precavido de los conductores.
Anunciate aquí

Cinco hechos demostrados sobre el uso del casco

mitos

* 1.- Las heridas en la cabeza son el principal factor de muerte por accidente de moto
* 2.- Los cascos evitan en un 30%, o más, estas heridas en la cabeza
* 3.- Los conductores de moto que no utilizan casco tienen un 40% más de probabilidades de morir en caso de que sufran un accidente
* 4.- Un conductor de moto tiene 32 veces más probabilidades de morir en un accidente que un conductor de coche

* 5.- Los costos médicos de un accidentado sin casco son entre 3 y 4 veces mayores que si utilizaras un casco

Creo que no hace falta que comentemos mucho más estos datos, que leídos así nos pueden parecer incluso alarmantes, pero se trata de hechos que no admiten mucha más discusión. En el articulo de referencia, comentan que en India solo utilizan el casco el 20% de los que van en moto. Si eso lo extrapolamos a la cantidad de gente que hay en India el resultado es espeluznante.

Cinco mitos desmentidos sobre el uso del casco
.

Casco

* Mito 1, el casco reduce la visión; FALSO, un casco puede que reduzca la visión hacia abajo y no puedas ver el tablero de instrumentos, sobre todo un integral. Pero esto no es tan vital, porque tu visión debe centrarse en la carretera y en lo que pasa en ella, y ahí cualquier casco ofrece un campo de visión de casi 210º, con lo que no interfiere en la conducción.

* Mito 2, el casco no me deja oír el tráfico; FALSO, un casco reduce el sonido ambiental, pero no lo elimina por completo, con lo que cualquier sonido sigue estando ahí. Y para acabar de desmontar este mito el oído no es uno de los principales sentidos a la hora de conducir, de esta manera la merma producida por un casco es insignificante. Además los cascos te protegen del ruido del viento. Conducir a más de 100 km/h sin la protección de un casco puede dañar los oídos.

* Mito 3, el casco me recalienta la cabeza; FALSO, si llevas una protección de espuma de poliestireno aislante que precisamente evita cualquier transmisión de calor entre la carcasa externa y el interior. Lo que pasa es que muchos asocian la situación vivida en un atasco en la que pasas calor, respiras humos y el sol te pega durante un buen rato sin ventilación, pero ahí hasta circulando en un coche lo puedes pasar mal, y no recuerdo a nadie que haya dicho que un coche sea peligroso en esa circunstancia y haya que dejar de utilizarlo.

* Mito 4, no necesito casco para moverme por la ciudad o en trayectos cortos; FALSO, existe mucho más riesgo circulando por la ciudad que en carretera abierta. Hay muchísimos más objetos contra los que puedes chocar. Además existen muchos más conductores que te rodean, por lo que la incertidumbre de que ellos también respeten las normas y puedan acabar chocando contra ti son mucho más altas. Así que ya sabes, siempre tienes que llevar el casco puesto.

* Mito 5, los conductores con casco tienen más accidentes; FALSO, precisamente las estadísticas dicen que los conductores que llevan casco tienen menos accidentes porque se preocupan más por su seguridad. Esa misma estadística dice que los cascos de colores brillantes o muy visibles como el blanco o el rojo sufren menos accidentes.

Ahora ya tenemos unas cuantas más razones para rebatir a esos inconscientes que todavía se ríen cuando te ven ponerte el casco para ir hasta la esquina o te preguntan por qué llevas ese casco tan chulo si la moto que tienes no corre o es muy vieja.