cajas para subwoofer


Y es que el recinto acústico afecta y mucho al rendimiento del subwoofer, y condiciona el tipo de subgrave obtenido. No todo el mundo tiene las mismas preferencias en cuanto a los graves, y tampoco todos los tipos de recintos en los que podemos encerrar un subwoofer producen el mismo tipo de subgrave.

El objetivo de este artículo no es hacer un estudio exhaustivo de todos los parámetros que intervienen para la elección de uno u otro recinto acústico, pero sí queremos dejar claro cuales son los tipos de recintos o cajones, junto con sus ventajas y desventajas, para que todo el mundo pueda tener un poco más de conocimiento y criterio sobre uno de los aspectos más controvertidos en el mundillo del car audio.

El Cajón Cerrado

Es sin duda el tipo de recinto acústico más sencillo de construir y estudiar, y además el que menos espacio ocupará, pues la caja requiere generalmente pocos litros de aire, en comparación con el resto de recintos. Este tipo de cajones ofrecen un subgrave “plano”, nítido y fuerte, pero el rendimiento que obtenemos es menor que el que se consigue con el resto de cajones.

Los fabricantes suelen indicar en las especificaciones, los litros de aire que necesita cada modelo de subwoofer para obtener el mejor rendimiento en este tipo de cajones, por lo que su construcción no es demasiado complicada. Además del perfecto sellado de las paredes del cajón, es importante que la cara trasera del recinto no sea paralela a la delantera, o que por lo menos, este forrada de materiales absorbentes que puedan suprimir la onda emitida detrás de la membrana.
cajas para subwoofer


El Cajón Bass Reflex

En este caso, el cajón no es cerrado, sino que presenta una abertura al exterior por medio de un cilindro, llamado respiradero. Básicamente el objetivo de este tipo de recintos, es recuperar parte de la energía producida en la parte posterior de la membrana del subwoofer, expulsándola por el cilindro, aumentado así el rendimiento del conjunto. Un problema de este tipo de recintos, es que si la velocidad de salida de aire es muy elevada, como puede ocurrir a volúmenes muy altos, el cilindro puede producir un sonido característico, que restará calidad a la reproducción.

tunning


Con un recinto de este tipo conseguiremos con el mismo subwoofer y a igual potencia, más rendimiento que con un cajón cerrado, pero son recintos mucho más difíciles de diseñar, en los que el tamaño del respiradero debe de ir en consonancia con los litros y la forma del cajón. Este tipo de cajones nos ocuparán más espacio que los cerrados, pues necesitan más litros de aire en su interior, y requieren además una gran precisión de construcción, tanto si lo hacemos siguiendo los planos que algunos fabricantes suministran, como si utilizamos programa simulador para diseñar nuestro propio recinto.


Los recintos Paso Banda

Básicamente consta de dos secciones: un recinto sellado donde iría el subwoofer, y un recinto del tipo Bass Reflex (ventilado) que es el que realmente transmite los graves al exterior. Con este tipo de recintos se pueden conseguir rendimientos similares a los de los sistemas Bass Reflex, pero con una calidad mayor gracias a las capacidades de filtrado sonoro intrínsecas de este tipo de diseño.

subwoofer


Dependiendo del diseño de las dos secciones de que consta, se pueden conseguir recintos que produzcan un grave de gran calidad y rendimiento, y que además actúen como filtro, eliminando frecuencias no deseadas. También se pueden encontrar diseños Paso Banda en los que se prime la eficiencia por encima de la calidad, por ejemplo para ser utilizados en las populares pruebas de SPL.

La dificultad de diseño y construcción de este tipo de recintos los hace recomendables solo para expertos, si bien contamos en el mercado con gran cantidad de cajones ya construidos, algunos con subwoofer incluido y generalmente de estética muy llamativa, en los que se utilizan recintos de tipo Paso Banda completamente estudiados, con los que podremos obtener

Fuente: www.autocity.com