10 costumbres que acortan la vida de tu cochecoche



Si usted es de esas personas que se preocupan por su coche y deciden tomar una actitud proactiva para evitar daños en su vehículo, entonces este artículo le va a ser de interés. La mayoría de nosotros hacemos inconscientemente una serie de cosas a nuestro coche que lo afectan drásticamente y que muy probablemente lo orillen a un retiro prematuro, sin embargo, si nos conscientizamos es posible evitar estas acciones y prolongar la vida de nuestro vehículo.

Las costumbres más arraigadas que afectan la vida de nuestro coche se detallan a continuación, si usted encuentra alguna de estas costumbres dentro de sus hábitos de manejo, no se preocupe, es muy sencillo eliminarlas y su coche se lo agradecerá.


Agregar aditivos al aceite.
Los aceites de motor actuales contienen una mezcla de aditivos 100% compatibles que brindan máxima protección al motor. Si se agregan otros aditivos se pierde el equilibrio entre los componentes del aceite y se pierde efectividad en la lubricación. Además, algunos aditivos al ser sometidos a altas temperaturas se evaporan y finalmente va a dar al sistema de escape provocando daños a largo plazo.

No utilizar el freno de mano al estacionar el coche.
Cuando la palanca de velocidades se coloca en “park” (P) un pequeño perno se introduce entre los dientes de la salida de la transmisión fijándola en esta posición. Si el vehí**lo se encuentra estacionado en una superficie plana, se aplica muy poca presión a este perno y transmisión. Sin embargo, si se estaciona en una pendiente, el peso del vehí**lo genera una presión importante sobre la transmisión y el pequeño perno, ya que esto es lo único que evita que el vehí**lo se desplace. Si aplicamos el freno de mano el peso del coche caerá sobre el freno y no sobre la transmisión, aumentando así la vida de ésta.

Cambio de reversa a “drive” cuando el vehículo está en movimiento (o viceversa). En los vehículos equipados con transmisión automática, es común observar que el conductor mueve el coche hacia atrás y luego sin esperar a que el coche se detenga, mueve la palanca de velocidades a “drive”. Esto provoca que se cambie la dirección del fluido de la transmisión mientras se encuentra en movimiento, generando una presión excesiva en las válvulas. Si esperamos a que el coche se detenga totalmente antes de cambiar la palanca de velocidades de posición, entonces estaremos evitando un desgaste innecesario y prolongaremos la vida de la transmisión.

Uso inadecuado del clutch (embrague).
En los vehículos equipados con transmisión manual es común observar que el conductor no pisa totalmente el clutch al realizar cambios, o bien no lo suelta totalmente y conduce con el clutch a medio recorrido. Esta costumbre genera presiones excesivas en los discos del embrague acortando su vida. El clutch debe pisarse hasta el punto en que los cambios de velocidades se llevan a cabo de una manera suave.

Consumir el combustible hasta el fondo del tanque.
El permitir que el tanque de gasolina se consuma casi totalmente trae consecuencias importantes. Primero, al utilizar la gasolina del fondo del tanque se incrementa la probabilidad de bombear suciedad, aire o humedad que se encuentre en el tanque afectando la vida del filtro de gasolina y el desempeño del coche. Segundo, la gasolina funciona como medio de enfriamiento de la bomba de combustible, y al no tener suficiente combustible en el tanque se puede dañar la bomba por sobrecalentamiento. Es recomendable tener al menos ¼ de tanque en todo momento.

Utilizar el shampoo equivocado al lavar el coche.
Algunas personas utilizan detergente para ropa o vajilla para lavar el coche. La verdad es que este tipo de detergente elimina las manchas pero también elimina una porción de la capa protectora de la pintura. El uso continuo de detergentes hace que la pintura se vuelva opaca y susceptible a mancharse. Gastar un poco en conseguir un buen shampoo para coche vale la pena ya que éstos están diseñados para conservar la capa protectora de la pintura. Por otra parte, cada 6 meses se debe aplicar cera al vehí**lo para mantenerlo limpio. Es recomendable utilizar shampoo y cera de la misma marca puesto que los fabricantes se aseguran de que sean compatibles.

Manejar por calles muy transitadas con arranques y paradas continuas. La mayoría de los conductores están conscientes que los arranques y paradas excesivas son malos para la durabilidad del vehí**lo, sin embargo, muy pocas personas hacen algo para evitarlo. Paradas fuertes y arranques agresivos aceleran el deterioro del motor, sistema de frenos y suspensión. Es imposible evitar el desgaste de estas piezas, sin embargo, es posible minimizarlo con un manejo sin acelerones ni frenadas repentinas.

Calentamiento del motor inadecuado. Hace treinta años se tenía la costumbre de encender el motor y dejarlo calentar por 5 o 10 minutos antes de conducirlo. En la actualidad algunas personas lo siguen haciendo aunque ya no es necesario. Es decir, la idea es correcta pero esa no es la manera práctica de llevarla a cabo. Es cierto que el mayor desgaste de las piezas del motor ocurre en los primeros minutos de haber sido encendido, pero eso no implica que el coche deba estar detenido mientras se calienta. Lo más recomendable es calentar el motor en movimiento siendo especialmente precavido para evitar acelerones excesivos y altas revoluciones del motor. Una vez que el motor haya alcanzado su temperatura normal de trabajo, se puede conducir de manera ordinaria. El calentar el motor en movimiento también contribuye de manera importante a reducir la contaminación ambiental, ya que el vehí**lo permanece encendido menos tiempo.

Encendido y apagado excesivo de motor.
Cada vez que el motor es encendido, se produce desgaste en algunas de sus partes vitales. Apagar y encender el motor debe de minimizarse a lo largo del día para mantener en mejor estado el motor. Al momento de estacionarse es importante encontrar un buen lugar para evitar la necesidad de moverlo nuevamente por colocarlo en un mejor lugar o porque estamos obstruyendo el paso de alguien mas.

Mantenimiento reactivo.
Muchas personas realizan mantenimiento a su coche sólo cuando éste ha dejado de funcionar. Cuando el motor deja de funcionar es muy probable que la falla original ya haya dañado algunos otros componentes y la reparación resulte mucho más costosa y genere nuevos problemas. El mejor consejo es apegarse al programa de mantenimiento preventivo de su vehículo



ESPERO QUE LES HAYA SERVIDO DE MUCHO Y LES RECOMIENDO CAMBIAR OPORTUNAMENTE EL ACEITE SIEMPRE, ASÍ MANTENDRÁN UN CARRO ECONÓMICO Y FÁCIL A LA VENTA POR EL BUEN SONIDO DEL MOTOR.


Espero les sirva y suerte!!!




.