Crítica: Renault Clio Mío
El 29 de junio del 2011, los principales directivos de Renault Argentina visitaron la Casa Rosada para anunciar la fabricación de un misterioso “nuevo auto económico” (ver nota). También confirmaron una inversión de 400 millones de pesos para adaptar la planta de Santa Isabel al nuevo proyecto.

Un año y medio después, el “nuevo auto económico” fue presentado en el Salón de San Pablo con el nombre Renault Clio Mío. Y la verdad es que no se trata de un modelo completamente nuevo, sino de otro restyling del Clio II que se produce en Córdoba desde marzo del 2000 (ver historial).

Autoblog manejó durante una semana un Clio Mío de tres puertas, con equipamiento Expression Pack I. La crítica completa se reproduce a continuación.

Por fuera

La estructura básica del Clio II cambió poco, pero las novedades estéticas son las más importantes en los doce años de historia de este modelo. En la trompa estrena capot, parrilla, ópticas y paragolpes para asemejarlo al Clio IV que ya se vende en Europa, del cual llegarán algunas versiones tope de gama este año a la Argentina (leer más).

Detrás también estrena ópticas, pero el cambio más importante se aprecia en la luneta. Desapareció el característico vidrio curvado, que fue reemplazado por uno más plano, pequeño y económico. El tramo faltante, en la parte superior, fue reemplazado por un deflector.

Más allá de esos detalles, los lectores habrán notado que la unidad de las fotos se encuentra altamente tuneada con stickers y llantas de aleación de 13 pulgadas. Se trata del llamado Kit Mío, que tiene un precio de 6.500 pesos y que se paga aparte de los 64.800 pesos que cuesta esta unidad.

Renault preparó otros paquetes de personalización como el Kit Ladies (con cambios de colores para el interior, 3.700 pesos), el Kit Street (un poco más discreto que el Kit Mío, por 5.200 pesos) y el Kit Sport (con cambios hasta en el paragolpes delantero, por 7.500 pesos). Pero también dejó librado al gusto del cliente la posibilidad de combinar los kits, con casi dos mil variantes diferentes.

Estos accesorios no vienen de fábrica. Se instalan en el concesionario, al igual que otros elementos, como la alarma antirrobo con cierre centralizado.

Por dentro

¿Se acuerdan del lema “Renault Clío, grande por dentro”? Fue una gran pegada publicitaria, pero se reflejaba poco en la realidad. Y lo hace menos aún en nuestros días. Los autos del segmento chico crecieron bastante en la última década y eso se reflejó mucho en el aprovechamiento del espacio interior.

El Clio Mío está homologado para cinco pasajeros, pero las plazas traseras –de acceso bastante complicado, en esta versión de tres puertas- sólo tienen lugar para que viajen dos adultos, con escaso confort.

La posición de manejo es anticuada, con el volante muy horizontal y sin posibilidad de regular la columna de dirección en ningún sentido. La visibilidad hacia atrás es bastante escasa. La nueva luneta limita la visibilidad en la parte superior y revela que el vidrio con burbuja del Clio II original tenía un diseño funcional, más allá de lo estético.

En el interior hay pocos cambios estéticos, pero se advierte la presencia de materiales más baratos y rústicos. Las terminaciones son más sencillas y se nota la ausencia de materiales aislantes. También son llamativas las huellas dejadas por elementos que el auto sí tenía antes. Y ahora ya no. Por ejemplo, los cinturones de seguridad delanteros tienen anclajes fijos, pero conservan los rieles para desplazarlos en altura. De los parlantes traseros sólo quedaron las rejillas para que salga el sonido. Y en la parte inferior del volante quedó la ranura para su ajuste en altura.

Renault asegura que el peso del Clio se redujo en 70 kilos. La marca no informó dónde se logró esa economía. En un auto deportivo esto sería una excelente noticia, pero en un modelo anunciado como low-cost es una clara señal de ahorro de costos.

La unidad probada (Expression Pack I, 64.800 pesos) venía equipada con aire acondicionado, dirección asistida y equipo de audio con CD/MP3/SD/USB/Bluetooth. La versión de entrada a gama viene realmente pelada. Es la Authentique Pack, que cuesta 60.900 pesos, y viene con paragolpes negros y llantas de acero sin tazas. No tiene radio, ni lavaluneta, ni desempañador trasero, ni dirección asistida.

Seguridad

Como ya se mencionó, los cinturones de seguridad delanteros son inerciales y no se regulan en altura. Los dos de los extremos traseros son fijos, de tres puntos, y el central es de sólo dos puntos.

El Clio Mío no se puede equipar con frenos ABS ni doble airbag. En ninguna de sus versiones. Estos elementos de seguridad no se ofrecen ni siquiera como opción.

Y no es que no se puedan instalar en estos modelos. De hecho, los primeros Clio II tenían hace trece años varias versiones con doble airbag y ABS.

Se trata de un nuevo ejemplo de los ahorros de costos que se aplicaron sobre este restyling. El presidente de Renault Argentina, Thierry Koskas, le confirmó a Autoblog que el Clio Mío tendrá doble airbag y ABS de serie recién a fines del 2013 (ver nota). Esto es porque, a partir del 1 de enero del 2014, estos dispositivos serán obligatorios para todos los autos 0KM que se vendan en la Argentina.

Motor y transmisión

Acá no hay novedades. Sigue con el conocido motor 1.2 naftero, con 16 válvulas y 75 caballos de potencia a 5.500 rpm. El torque de 107 Nm está disponible a partir de las 3.500 rpm.

El ex presidente de Renault Argentina, Dominique Maciet, informó el año pasado que se harían cambios en el motor para mejorar la respuesta. Estos cambios no fueron confirmados al momento del lanzamiento del Clio Mío y tampoco se notan variaciones en su manejo.

La caja sigue siendo manual, de cinco velocidades, con un inconveniente que ya se venía notando en los últimos Clio: la quinta marcha está ubicada muy cerca de la tercera, casi pegadas, lo cual puede provocar errores.

Comportamiento

El Clio Mío es un auto pensado básicamente para la ciudad. Tiene una suspensión blanda, que digiere con facilidad las calles en mal estado. A eso también ayuda el buen despeje del suelo. El tren delantero se siente bastante robusto. Es un auto de concepción anticuada, pero sólido, en la misma senda del Volkswagen Gol Power y el Chevrolet Celta.

El motor es la principal virtud del Clio. Trepa de vueltas con rapidez, es silencioso y no transmite vibraciones molestas.

Acelera de 0 a 100 km/h en 13,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 159 km/h. El consumo es moderado, con una media de 7,1 litros cada 100 kilómetros.

En ruta, la suspensión blanda juega en contra. En línea recta es noble, pero resulta muy sensible a los vientos laterales y las oscilaciones del camino. Puede llegar a ser un auto inestable en esas condiciones. Y los frenos, con clara tendencia al bloqueo, no ayudan en ningún sentido.

En viajes largos, la falta de aislación acústica y el motor que trabaja muy enroscado, pueden llegar a ser molestos. A 120 km/h, en quinta velocidad, opera a 3.900 rpm.

La dirección no es muy precisa y puede resultar algo pesada en las maniobras de estacionamiento, incluso a pesar de que esta unidad tenía asistencia.

Conclusión

Primero, la seguridad. El Clio Mío, en todas sus versiones, integra la lista de 101 autos que Autoblog no recomienda comprar en este momento. Está confirmado que a fin de año recibirá doble airbag y frenos ABS de serie. Por eso, comprar hoy un Clio Mío sin estos dispositivos no sólo va a en contra de la seguridad de los pasajeros: también afectará el valor de reventa a futuro, debido a su obsolescencia confirmada a corto plazo.

Con precios a partir de 60.900, lo valores bajaron un 6,5% con respecto al anterior Clio, aunque sigue un escalón por encima de los verdaderos low-cost del mercado: Fiat Uno Fire (55.600 pesos), Chevrolet Classic (53.000 pesos), Chevrolet Celta (57.400 pesos) y Ford Ka (59.000 pesos), por citar sólo a los más vendidos de nuestro mercado.

En un segmento donde el precio lo es todo -y donde el cliente puede cambiar de opinión por el margen de diferencia más pequeño- el Clio Mío tendrá una competencia fuerte.

En ese sentido, cuesta imaginarse que alguien vaya a pagar un sobreprecio del 10% o 15% para tunearlo con stickers. La misma política de personalización la ofreció Fiat con el lanzamiento del nuevo Uno en 2010. Y fueron muy pocos los clientes que pagaron por esos paquetes de accesorios.

A su favor, el Clio Mío cuenta con una garantía de tres años o 100 mil kilómetros, inédita en su segmento. Y Renault promete una agresiva política de planes de financiación en el transcurso de este año.

El Clio Mío está lejos de ser el auto popular y novedoso que se anunció hace un año medio, junto con una inversión millonaria para su producción. Se presenta como un auto pensado para el público joven. Pero, en la práctica, no es más que un lifting para mantener en producción un vehículo de concepción largamente superada.

critica
La unidad tenía el nivel de terminación Expression Pack I (64.800 pesos) y estaba personalizado con el Kit Mío (6.500 pesos extra).
mio
El Clio Mío tiene una suspensión blanda y un buen despeje del suelo. Se agradece en la ciudad y en caminos de tierra. En ruta puede ser inestable.
dfds
El Kit Mío consiste en stickers para capot, techo y baúl. Pintura blanca para baguetas y retrovisores. Faros antiniebla y llantas de aleación de 13 pulgadas.
renault.clio
La luneta trasera ya no tiene la curvatura superior, como en el Clio II original. La nueva es más barata, más chica y perdió visibilidad.
Crítica: Renault Clio Mío
La posición de manejo es anticuada. El volante queda muy horizontal y no se regula.
critica
La calidad de terminación es rústica.
mio
El tablero es de nuevo diseño. Tiene bastante información.
dfds
Plazas traseras homologadas para tres personas, aunque caben sólo dos. Los cinturones posteriores ya no son inerciales.
renault.clio
“Grande por dentro”, pero eso fue hace más de una década. El baúl de 255 litros es chico.
Crítica: Renault Clio Mío
La economía de costos se nota en varios puntos del Clio Mío.
critica
FICHA TECNICA
Modelo probado: Clio Mío 3 Puertas Expression Pack I
Precio: 64.800 pesos con Kit Mío de 6.500 pesos, total: 71.300 pesos (versiones más económicas, desde 60.900 pesos).
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Renault Argentina (www.renault.com.ar)

MOTOR
Tipo: delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas e inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 1.149 cc
Potencia: 75 cv a 5.500 rpm
Torque: 107 Nm a 3.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera
Caja: manual, de cinco velocidades

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales.
Suspensión trasera: eje flexible semi-independiente, con amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales.
Frenos delanteros: a disco
Frenos traseros: a tambor
Dirección: de cremallera, con asistencia
Neumáticos: Fate Sentiva 175/70R13, con llantas de aleación (auxilio de la misma medida, con llanta de chapa)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 159 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,1 segundos
Consumo urbano: 7,5 l/100km
Consumo extraurbano: 6,5 l/100km
Consumo medio: 7,1 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 3.811 mm / 1.640 mm / 1.417 mm
Distancia entre ejes: 2.472 mm
Peso en orden de marcha: 906 kg
Capacidad de baúl: 255 litros
Capacidad de combustible: 50 litros

EQUIPAMIENTO
Tercera luz de freno
Aire acondicionado de 4 velocidades, con función recirculación
Alfombra interior textil
Asientos delanteros tipo butaca con respaldo reclinable a posición cama
Calefactor / desempañador de 4 velocidades
Computadora de a bordo
Indicador de temperatura del agua
Limpialavaluneta
Limpiaparabrisas de dos velocidades
Luneta térmica
Luz delantera en consola de techo, comandada por puerta del conductor
Odómetro parcial y total
Radio AM / FM, reproductor de CD, lector de MP3, USB, SD, entrada auxiliar Jack y Bluetooth
Tacómetro
Testigo de presión del aceite
Visera parasol para el conductor, con portadocumentos
Apoyacabezas delanteros regulables en altura
Dos apoyacabezas traseros
Cinturones de seguridad delanteros inerciales con limitador de esfuerzo
Cinturones de seguridad traseros laterales de tres puntos y central ventral
Dirección asistida
Dispositivo antiarranque comandado por transponder
Tapa del tanque de combustible con llave
mio