Ahora dicen que les van a agregar un dígito y cambiar el color a las patentes

El 2014 llegara con nuevas patentes para autos

patentes

El ritmo récord de patentamientos que viene registrando el mercado automotor argentino está a punto de agotar los 17 millones de combinaciones de las patentes de tres letras y tres números introducidas en 1993.
El año pasado, durante la cumbre de presidentes del Mercosur realizada en las Cataratas, se acordó unificar las patentes de toda la región a partir del 2014
Sin embargo, la Dirección Nacional de la Propiedad del Automotor reveló que planea introducir un cambio antes de esa fecha en las actuales patentes: la idea es agregar un dígito más y cambiar el fondo negro por el blanco, entre otras cosas.
A continuación, se transcribe completa la nota publicada por el diario Página /12.

Las patentes de autos sumarán un nuevo dígito. La actual conformación de las chapas permite un número de posibilidades –más precisamente, 17.576.000 combinaciones– que se agotará en el término de tres o cuatro años, dependiendo del nivel de crecimiento de las ventas de 0 km. Este año el sector automotor espera cerrar con 800 mil unidades vendidas. Por esa razón, la Dirección Nacional de la Propiedad del Automotor (Dnrpa) ya decidió ampliar el sistema. Otra opción estudiada era agregar una letra, pero eso incrementaba la posibilidad de que se formaran palabras graciosas u ofensivas, según reconoció a este diario el titular de la Dnrpa, Miguel Angel Gallardo. Se prevé que el agregado de un número comience el año que viene. El cambio no será compulsivo, con lo cual convivirán las nuevas y las viejas matrículas hasta que, en el caso de los usados, cambie la titularidad del vehículo. También está en estudio de la Dirección cambiar el color de las chapas, dado que el fondo negro actual no es el más visible. La alternativa sería pasar al fondo blanco.


"Otra opción estudiada era agregar una letra, pero eso incrementaba la posibilidad de que se formaran palabras graciosas u ofensivas"
cambio
Argentina
autos

La historia de las matrículas –o patentes– reconoce dos períodos bien definidos. Hasta 1964 funcionó de manera descentralizada. Cada municipio o provincia estaba a cargo de asignar las chapas identificatorias a los vehículos. Ese año el gobierno nacional creó la Dnrpa con el objetivo de unificar, regular y estandarizar las patentes. En ese momento se optó por el formato de una letra y seis dígitos, en blanco sobre un fondo negro. La letra identificaba a la provincia o distrito de radicación del automotor, en tanto que los números eran generados consecutivamente aunque zonalizados de acuerdo con el registro que los emitía. Con ese sistema se llegaron a patentar 7.927.800 unidades. En 1993 el gobierno menemista decretó que todos los autos vendidos desde principios de 1995 tendrían un nuevo diseño de patente, mientras que los usados vendidos entre 1993 y 1995 obtuvieron nuevas placas. Para el resto de los usados se emitieron otras combinaciones, empezando por la letra R.

Con el fuerte crecimiento de las ventas de los últimos años, las combinaciones se van agotando. Una letra de comienzo de patente que en 2005 duraba alrededor de un año y medio ahora se agota en poco más de seis meses. En mayo pasado se comenzó a usar la letra “K”. Quedan 4.732.000 patentes hasta llegar a la “R”.
De mantenerse la tendencia actual de ventas de 0 km, antes de 2015 se acabarán las combinaciones
. Anteayer las autoridades de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) confirmaron un nivel de ventas en lo que va del año 28 por ciento superior a 2010, y previeron cerrar 2011 en 800 mil unidades vendidas. Teniendo en cuenta un nivel de crecimiento del sector de 25 por ciento anual, a fines de 2014 se acaban las opciones: 800.000 en 2011, 1.000.000 en 2012, 1.250.000 en 2013 y 1.560.000 en 2014; lo que totalizaría 4.610.000 unidades.
Las alternativas para evitar el colapso del sistema eran sumar una letra, lo que eleva las combinaciones a 456.976.000, o un dígito, que amplía las posibilidades a 175.760.000. Según explicó el titular de la Dnrpa, se optó por esta última, para evitar que se formen palabras. “Nos han llamado para cambiar las patentes porque les tocaba GIL, e incluso gente religiosa porque tenían el triple seis”, comentó Gallardo, quien estima que este año se patentarán unas 800 mil unidades.

El estudio se inició hace varios meses y –según explicó el directivo– está todo listo para que en alrededor de un año empiece la entrega de las primeras patentes a los 0 km. La idea es mantener el nuevo número en cero hasta que se acaben todas las opciones y en tres o cuatro años pasar al uno y así sucesivamente. “En realidad, tendríamos que empezar ya”, expresó Gallardo. También se actualizarán las patentes en circulación, pero el funcionario aseguró que “no habrá un reempadronamiento masivo”. “Se hará de manera progresiva, con el cambio de titularidad de los vehículos”, explicó. Los propietarios mantendrán, en un principio, las chapas actuales hasta que vendan el vehículo. En ese caso, junto con la documentación, se entregará al flamante dueño la nueva chapa.
Por último, también se encuentra en estudio la posibilidad de que cambie el diseño de las patentes, aunque en ese caso la migración sería mucho más complicada, en cuanto al tiempo en que deban convivir nuevas y viejas matrículas. “Se discute si se mantendrán las placas con fondo negro, que dificultan la visibilidad de las autoridades de control. Lo óptimo sería, como existe en otras partes del mundo, las de fondo blanco. Pero de eso todavía no hay nada decidido. Trataremos de que esos cambios sean ágiles”, concluyó Gallardo.

matriculas