El terrible accidente del Gran Premio de Alemania, en 1976, marco su vida. Veinticinco años después, las cicatrices de las quemaduras afean su rostro; Niki Lauda no quiso recurrir a la cirugía estética. El es un luchador, un hombre que, por encima de todo, cree en si mismo, y que, en buena parte, creo su carrera deportiva partiendo de cero. Frió e implacable, posee los nervios de acero de un jugador que cambio la mesa de póquer por los circuitos, primero, y por los grandes negocios, después.

Niki Lauda, Historia


Lauda fue siempre un piloto y un hombre fuera de lo común. Se permitió el lujo de abandonar la competición a finales de 1979, porque ya no le divertía, y volver tres años después para conquistar el titulo de nuevo.

F1


En sus inicios, sin embargo, nada hacia suponer que iba a llegar tan lejos. Hijo de una familia acomodada de Viena, su carrera fue subiendo escalones, que no progresando, a golpe del crédito conseguido gracias a su apellido. Cargado de deudas, en 1973 decidió aportar la oferta de BRM. Debía pagar 400.000 francos a cambio del volante. Niki, sin recursos financieros, acepto, pero consiguió repartir la cantidad en varios pagos. La quiebra estaba esperándole, cuando, en el Gran Premio de Monaco, en un increíble demostración de pilotaje, coloco su BRM en tercer lugar antes de abandonar por avería. Al llegar a los stands, Louis Stanley, patrón de BRM le ofreció un nuevo contrato: no solo dejaba de pagar, sino que iba a cobrar.

historia


Enzo Ferrari se fijo en el y decidió ficharlo. Lauda se dio cuenta de que bajo la gran pasión de Ferrari se escondía una falta total de método. La capacidad de trabajo y de síntesis del piloto austriaco (en Ferrari le llamaron la computadora) agrego método y orden a la Scuderia. En 1974 conquisto sus dos primeras victorias para Ferrari y, en 1975, con cinco triunfos, su primer titulo. En 1976 sufrió su terrible accidente, en Nürburgring, a pesar del cual fue subcampeon del mundo.
El matrimonio Lauda-Ferrari debía ser para siempre pero, en Fuji, la magia se quebró. Ferrari ficho a Reutemann y convirtió a Lauda en segundo piloto. Este no perdono. En 1977 volvió a ser campeón, para abandonar Ferrari por la puerta grande, y fichó por Brabham, entonces propiedad de Bernie Ecclestone.

autos


Lauda había cambiado. Profundamente enamorado de Marlene, su mujer, y deseoso de estar con sus dos hijos, abandono la Formula 1 de forma inesperada y por la puerta falsa. Dejo el buzo y el casco en boxes, llamo a Ecclestone y le dijo que iba sin despedirse de nadie. La pasión por la aviación había llamado a su puerta.

Niki


Dos años después, fue invitado al Gran Premio de Austria. Niki descubrió que el gusanillo no había muerto, y decidió aceptar la oferta de McLaren. Allí conquisto, en 1984, su tercer titulo, derrotando a su compañero Alain Prost. A finales de 1985 abandono definitivamente el pilotaje, pero todavía se le puede ver en la mayor parte de los circuitos. Mientras, su compañía aérea, Lauda Air, se convertía en una de las más acreditadas en el mundo de los tour opertors.

lauda


Niki Lauda iba lanzado hacia su segundo titulo consecutivo cuando sufrió el terrible accidente en Nürburgring. Al piloto no le gustaba este circuito, que consideraba obsoleto, y menos todavía correr en el bajo de la lluvia. El accidente fue espectacular. La Ferrari de Lauda comenzó a arder, solo la valentía de Arturo Merzario, otro piloto de Formula 1, consiguió rescatarlo de las llamas. Se debatió entre la vida y la muerte, pero, cinco semanas después, con el rostro desfigurado, volvió a tomar el volante para acabar cuarto en Monza.