La historia que vas a leer a continuacion fue extraida de: www.ford.com.ar, ojala que la disfrutes tanto como yo.

HISTORIA DEL FALCON

La Segunda Guerra Mundial había dejado sus secuelas. Europa debía reconstruirse. La
economía era una necesidad impostergable y los combustibles eran parte importante del funcionamiento de un continente que quería recuperar sus costumbres y su ritmo de vida.
Los autos pequeños fueron una consecuencia lógica. Estados Unidos, si bien había participado
en la guerra, vivía la situación de un modo diferente.
Todavía se producían los vehículos con motores que ignoraban absolutamente el problema del consumo de combustible. Pero los autos europeos comenzaron a llegar.

Más pequeños, más económicos. La renovación del parque automotor norteamericano era tan necesaria como inminente. Se trataba de autos destinados a cubrir una necesidad del mercado americano. Y dentro de ese espectro nació el Falcon, al que convencionalmente se denominó "compacto".

Un auto con tamaño suficiente como para albergar a cinco o seis personas, pero con
dimensiones menos escandalosas que las de los autos de la época. La recesión de 1957-58 y la necesidad de economizar combustible apuraron el proyecto.

Con la ayuda de "Oscar" - un maniquí cuyas dimensiones están basadas en el promedio antropométrico de millones de conscriptos norteamericanos - se diseñó el interior del automóvil.
De un gran abanico de potenciales nombres, las posibilidades se redujeron a dos. El compacto
de Ford se llamaría Futura o Falcon. En octubre de 1959 salió el primer Falcon (halcón en
inglés) de la línea de montaje de la casa matriz.

1962

El Falcon seguiría el rumbo marcado por su célebre antecesor, el Ford T.
A fines de 1959 llegaron a Buenos Aires dos Ford Falcon, dos "baselines" como se los
denomina en la jerga automotriz, que servirían como modelos para concebir un auto que se
adapte a las difíciles rutas argentinas.

El comienzo no pudo ser menos alentador. Los dos modelos americanos fueron analizados y admirados hasta el cansancio en la fábrica del barrio de La Boca.
La orden era tratarlos con mucho cuidado pero la tentación fue irresistible. Los dos autos
salieron muy despacio a recorrer las calles de la ciudad. Una maniobra desafortunada provocó
el choque entre ellos. Ambos quedaron impedidos de cumplir las funciones para las que habían
sido traídos. Habría que esperar un nuevo envío.

La insobornable enemistad que existe entre el tiempo y la memoria impide asegurar que el
singular suceso atrasó la salida del Falcon en el país.

"Cuatro años que fueron treinta"

Aunque el proyecto original estimaba que la producción sólo se extendería por cuatro años, todas las previsiones afirmaban que el Falcon debería ser un éxito en el país. Por cierto que fueron acertadas.
Tras innumerables pruebas, que se sumaron a los 24 millones de kilómetros recorridos por prototipos en Estados Unidos antes de su lanzamiento, los primeros prototipos de la Argentina se fabricaron en septiembre de 1961, y el 10 de enero de 1962 se inició el montaje del Falcon, y a fines de ese mes fue presentado a la prensa en el cine Gran Rex.

El primer modelo salido de la fábrica de La Boca, en el viejo edificio de Villafañe 40, tenía un mínimo de componentes nacionales.

La industria automotriz argentina, tal como hoy se la conoce, era el sueño de unos pocos atrevidos que tuvieron en el Falcon a uno de sus principales impulsores.

De aquel modelo, sólo los neumáticos, la batería y los tapizados eran de fabricación nacional. Llevaba un motor de 144 pulg³ (los cm³ llegaron con los europeos) que resultaba un tanto pequeño para el Falcon, que había sido reforzado para soportar el estado de nuestros caminos con el consiguiente aumento de peso.

Las dificultades de producción no eran pocas. Por ejemplo, en La Boca se carecía de alienadora, por lo que los autos que de allí salían debían alinearse en la planta Pacheco, que hasta ese momento sólo se encargaba de los motores.
Aquella luneta semienvolvente cautivó a los argentinos que, rápidamente, comenzaron a desear al "compacto" de Ford.

El problema radicaba en la escasa potencia del motor 144. Así el Falcon comenzó a llevar el 170 - 2.761 cm³ que entregaba 101 HP de potencia máxima. En el primer año de fabricación se vendieron 4484 unidades, cifra nada despreciable para los volúmenes de la época.
"Convertido en el coche compacto de más venta en todo el mundo, el Falcon ha adquirido carta de ciudadanía, y ser uno de los vehículos de transporte profesional y familiar predilecto del público argentino".
"De líneas suaves y elegantes, sus características más notables residen en su relación peso-potencia, que posibilita los altos índices de performance, consumo y velocidad comprobados."
(Revista Velocidad. Marzo 1962.)

1963
Los vericuetos legales hicieron perentoria la integración de componentes nacionales en la fabricación del Falcon.
El 15 de julio de 1963 salió de la línea de montaje de Pacheco el primer Falcon construido por argentinos. Esta carrocería contenía las modificaciones ya efectuadas en Estados Unidos.

Desaparecía entonces la particular luneta curva, de vida tan efímera como la del motor 144. Las luces traseras y el panel de instrumentos sufrieron también algunas modificaciones.
"Este nuevo vehículo representa en sí una versión mejorada del modelo anterior".

Fundamentalmente su casco no sufrió cambios, notándose, empero, rediseños en su aspecto exterior.
Principalmente observamos que los parantes principales del techo fueron ensanchados en su base, otorgándole mayor rigidez estructural y un aspecto más concordante con el resto de su diseño.

La grilla también es nueva, lo mismo que las baguetas laterales. Estos adornos adquirieron más carácter y cumplen su función con sobriedad."(Revista Velocidad. Septiembre 1963.)

El Falcon comenzaba a echar raíces. Durante 1963 el mercado absorbió 4.619 unidades, pero los efectos del restyling se reflejarían recién en los volúmenes de venta del año siguiente.

1964

El relativamente bajo consumo, las performances, pero fundamentalmente la confiabilidad, hicieron que el usuario argentino se volcara al Falcon.

En 1964 se despacharon 1.966 unidades, cifra que prácticamente triplicaba la del año anterior. Ese mismo año comenzó a comercializarse una versión standard lo que hoy denominamos modelo básico, destinada especialmente para ser utilizada como taxímetro.
El Falcon comenzaba a cumplir una función protagónica como vehículo de trabajo.

El primer FUTURA sale de Pacheco

El 14 de diciembre de 1964 estaba terminada la primera unidad denominada Futura. El techo vinílico, los asientos del tipo butaca (casi un atrevimiento para la época) y la consola central eran las principales novedades del nuevo modelo.

En poco tiempo, el Falcon se había impuesto definitivamente en el gusto de los argentinos. Pero el mercado exigía más y se hacía necesario seguir los lineamientos de la estilística americana para afirmar el liderazgo. "Se trata del primer automóvil de lujo con detalles deportivos fabricado en la Argentina." (Parabrisas. Marzo 1965.)

El público acogió con singular entusiasmo el nuevo modelo. Los resultados del restyling se reflejaron en - las cifras de venta.
Se comercializaron 15.442 unidades y el Falcon alcanzó su primer galardón, ya que ese año fue el auto más vendido del país, con un ll,6 por ciento de penetración.

1965

A esta altura de los acontecimientos, el Falcon ya tenía ganada su fama de "duro".
No importaba cuan mal se lo tratase, resistía siempre. Entonces comenzó a participar en carreras de automóviles.
En la célebre "Dos Océanos", Rodolfo de Alzaga y Atilio Viale del Carril conquistaron las dos etapas más difíciles de la competencia.
La Cordillera de los Andes se había rendido ante el arrollador paso de los Falcon. Este constituyó el primer éxito parcial de un automóvil de fabricación nacional sobre los importados, que hasta ese momento dominaban la escena deportiva.
Algunos Falcon llegaron a correr con el motor VS de la Pick Up F-100 (alcanzaban velocidades aeronáuticas) pero el seis cilindros fue el propulsor verdaderamente exitoso.
Rodolfo de Alzaga corrió también con un sistema de inyección de combustible, aunque, lógicamente, algo precario.

1966

A principios de 1966 se produjo el primer restyling de importancia del Falcon. Si bien a esta altura era un éxito absoluto, comenzó a adoptarse una línea que no se abandonaría con el paso del tiempo. No importaba cuan exitoso fuera el modelo que se comercializara, había que readaptarlo constantemente a las exigencias del usuario.

La parrilla siguió una línea más moderna como también las luces traseras, que en rigor sólo tuvo una leve modificación estética (se resolvió que la estrella fuera de cuatro puntas). En cuanto a la ornamentación exterior, las nuevas baguetas hacían al Falcon más moderno.
Pero el cambio más importante fue el del motor. Aunque se fabricaba desde 1965, fue a partir de 1966 que todos los Falcon estaban equipados con los 170 y los 187. La potencia de éste era de 116 HP, caballaje más acorde con los requerimientos del Falcon.

"La presentación del Falcon de la nueva línea adquiere caracteres especiales por significar el resultado de largas e intensas experiencias técnicas realizadas en Pacheco, por ingenieros y operarios argentinos, con el propósito de ofrecer a los miles de usuarios un producto con la mejor performance mecánica y con el más avanzado estilo automotriz." (Revista Mundo Ford 469. 1966.)

1966 cerró con 16478 unidades vendidas. En el ámbito deportivo, el Falcon plasmó todo lo que había insinuado en la carrera "Dos Océanos". Conducido por Rodolfo de Alzaga, logró su primera victoria en la denominada "Vuelta del Pan de Azúcar", en la provincia de Córdoba. Fue el primer mojón de una larga serie de victorias que aún hoy se prolonga.

Falcon Rural: un diseño argentino

En 1967, la familia creció. Por primera vez salió de la línea de montaje la versión rural, un auto que por capacidad interior y confiabilidad se impuso rápidamente entre las familias numerosas.
El diseño de la rural era íntegramente argentino, ya que la versión americana tenía una mayor distancia entre ejes. Con un equipo de diseñadores y un soldador se fueron peregrinado diversas soluciones. Se armaba, se soldaba, se desarmaba, se corregía. Tras ocho meses de esfuerzos y cálculos la tarea se había terminado y la rural comenzaba a comercializarse con el mismo éxito que el de su hermano mayor.
"Sobre la sólida y ya tradicional estructura del Falcon, la rural ofrece una mayor cantidad de posibilidades de uso, tanto en la ciudad como en el campo." (Revista Velocidad. Noviembre 1967). Con la rural incluida, en 1967 se vendieron 15.109 vehículos.
Al año siguiente, y sin ninguna modificación de importancia, la cifra se eleva a 17.560.

1967

A esta altura de los acontecimientos el Falcon ya era famoso por su robustez, fama que se había ganado con los hechos.

Cierta vez llega a la fábrica de Pacheco un vehículo de ALPI (Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil).
Los propietarios se quejaban de algunas fallas en su auto, lo que, por supuesto, llama la atención de operarios e ingenieros familiarizados con la confiabilidad del Falcon.
La explicación fue rápidamente encontrada. El auto tenía 150.000 kilómetros y en ese lapso nunca había recibido un service. Sólo nafta y aceite cuando faltaban. Ni siquiera se le habían cambiado los filtros y las bujías!!
A pesar de todo, el noble Falcon llega a Pacheco andando...

En el último año de la década del '60 salieron de los concesionarios 14.607 ejemplares y comenzaron a exportarse las primeras unidades.

1970

El 2 de marzo de 1970, el público conoció un nuevo restyling.
En el aspecto exterior se destacaban los faros delanteros (dobles en las series de alta gama ), que enmarcaban una grilla modificada.

Los paragolpes, con uñas y defensas (infaltables en los autos de la época), completaban un panorama de un excelente resultado final.
Los tapizados y el panel de instrumentos renovados, ponían al Falcon un paso adelante de todos sus competidores. Pero el cambio más importante era el que no se percibía a simple vista.
Los motores 170 y 187 habían cumplido su ciclo. Así apareció una nueva familia de motores, derivada directamente de un propulsor australiano. Con sus siete bancadas, el 188 y el 221 revolucionaron el mercado automotriz.

Las performances del Falcon se incrementaron notablemente, por lo que hubo que readaptar el resto de los componentes mecá-
nicos, como frenos (los delanteros pasaron a ser a disco), dirección (más precisa y resistente) y transmisión (con todas las marchas sincronizadas).

"El Falcon no ha cambiado particularmente el diseño de 1964, pero encontró favorable eco en el mercado. Tal vez sea cierto lo del Ford T del año 2000 y su línea continúe indemne a través de los años." (Automundo. Abril 1970.)

La caja de velocidades de cuatro marchas fue otra de las grandes modificaciones que mostró el Falcon en aquel año, aunque sólo equipaba a los modelos con motor 221. La presentación fue un éxito comercial.

En 1970 se vendieron 21.193 autos, lo que constituía todo un récord, que sería batido sucesivamente año tras año.
La década del '70 fue, sin duda, la década del Falcon. ARGENTINA-CANADA EN 57 DIAS.
En 1971, el Falcon daba una prueba más de su robustez, cuando Armando Paz unió la Argentina con Canadá con un modelo 1968.
El extenso periplo se desarrolló durante 57 agotadores días, y los únicos inconvenientes fueron las pinchaduras de tres neumáticos.

1972

En 1972, Héctor Luis Gradassi conquistó el primero de los tantos títulos de Turismo Carretera que obtuvo el Falcon. "Qué‚ auto bárbaro. Está como cero kilómetro. Te juro que el día que lo quieran cambiar lo pinto de negro y amarillo y lo pongo a trabajar cien años como taxi. Seguro que aguanta."
(Héctor L. Gradassi. Revista Corsa. Abril 1972.)

Fue por ese tiempo que se ganó el mote de "El comemanzanas", ya que a su rival más directo, el Chevy, se lo promocionaba como "La Gran Tentación" con una manzana mordida como símbolo.

Las cifras de venta seguían multiplicándose y en 1971 el Falcon se convirtió por segunda vez en el auto más vendido del año, con algo más del 25 por ciento de inserción en su segmento.

Ese año se vendieron 26.135 unidades, un récord que no pudo ser superado al año siguiente (25.312), pero que no duraría mucho tiempo. De cualquier modo, en 1972 el Falcon volvió a ser el auto más vendido con el 12,8% de participación.

1973


"El 20 de octubre de 1972, estaba lista la primera unidad de lo que sería el Falcon 1973."

Los faros delanteros pasaron a ser cuadrados, y en las versiones más equipadas, dobles. Las luces traseras también fueron modificadas igual que la grilla, que adoptaba ahora barras transversales.
El panel de instrumentos llevó varios meses de diseño y final-
mente se incorporó un tablero con relojes redondos que incluían velocímetro y cuentavueltas.

A partir de aquel año se ofreció como opcional el motor SP 221 y el diferencial de deslizamiento autoblocante. "Incorporando los cambios más significativos desde su aparición en nuestro mercado, el Ford Falcon mantiene las características mecánicas que lo hicieron el auto más vendido del país, aunque ha ganado, en esta nueva versión, tanto en confort interior como en aspecto exterior." (Revista Corsa. Noviembre 1972.)

Pero además, 1973 vería un producto totalmente nuevo. El mercado conocería a la Ranchero, la Pick Up del Falcon. El desarrollo realizado por los ingenieros de Pacheco no fue sencillo.
Manteniendo la plataforma del auto se debía conseguir la mayor resistencia posible, para soportar las exigencias a las que son sometidos los utilitarios.Dicho desarrollo demandó nada menos que dos años.
Los prototipos originales se partían después de unos cuantos kilómetros. Pero la Ranchero era un Falcon, y como tal, debería durar para toda la vida.

Una vez que se determinó que estaba lo suficientemente probada como para ingresar en el circuito comercial, debió pasar la prueba de fuego. En la pista de experiencias de Pacheco, los abnegados ingenieros recorrieron 14.000 kilómetros en un terreno más apto para un tractor que para un utilitario, a un promedio de 60 km/h. Por supuesto que los conductores debían ser cambiados cada tanto por el bien de su salud... Resultado, la Ranchero aguantó a pie firme.
La confiabilidad Falcon estaba asegurada también en el nuevo producto.

SPRINT

Los éxitos deportivos exigían que Ford presentase la versión 'guerrera' del Falcon.
En mayo de 1973 apareció el Sprint, un auto que llamaba la atención por el estilo de su pintura.

"Siendo el Falcon el automóvil de mayor generación y venta de nuestro país, en este modelo Sprint se acumulan detalles de extracción eminentemente deportiva, aunque no se olvida que si bien el público gusta de tales detalles, por otra parte necesita la comodidad que ofrece un sedan de cuatro puertas para cinco pasajeros." (Revista Corsa. Junio 1973.)

"Ese es el mismo Falcon que se hiciera famoso por su dureza y robustez, caracterizado por el cambio exterior, pero fundamentalmente con un motor convenientemente preparado para erogar 166 HP." (Revista Corsa. Agosto 1973.)

1973 fue un año fructífero para la industria automotriz en general y para el Falcon en particular, ya que se vendieron 35.595 unidades.
La Ranchero comenzaba a imponer lentamente con las 1.509 unidades despachadas en aquel ejercicio.

1974/1977

Entre 1974 y 1978 el Falcon entró en un terreno de calma. La complicada situación general no era ajena al desarrollo de este vehículo. Más de quince años habían pasado y no eran pocos los agoreros que presagiaban un pronto final para el Falcon.
Se destacó en este período un importante volumen de exportaciones a Cuba. En 1974, el mercado absorbió 25.870 unidades de los diferentes modelos de Falcon (nuevamente resultó el auto más vendido), 11.525 en 1975, 8.669 en 1976 y 16.579 en 1977.

La Ranchero, por su parte, seguía la misma curva del Falcon, que se movía al ritmo de los avatares del quehacer nacional. Estos años de tranquilidad en el ámbito industrial no lo eran tanto en el aspecto deportivo, ya que en 1974, 1975 y 1976, Héctor Luis Gradassi ganó todos los campeonatos de Turismo Carretera, mientras que el entonces novel Juan María Traverso se adjudicó el certamen de 1977.

"Me gustaría hacerle una revisada a fondo"

Ganador en la categoría más importante del automovilismo nacional, el Falcon ya era tan popular y querido como el mate y el tango. Se podía ser o no propietario de un Falcon pero era parte de la vida de todos.

1978/79

Las características del diseño del Falcon permitieron "europeizarlo". Los modelos de los años en que fue concebido el Falcon generalmente contaban con puntas y bordes que hacían muy difícil un rediseño.

Las cifras de 1980 se ubicaron muy cerca de las de 1973, ya que de la línea de montaje se despacharon hacia los concesionarios 34.154 unidades, casi el doble que el año siguiente.

El 28 de abril de 1978 estaba terminado el nuevo modelo, que contaba con una grilla frontal con elementos plásticos verticales, faros rectangulares, modificaciones en las luces traseras, llantas, baguetas y manijas exteriores embutidas en las puertas.
Los paneles de puertas también se cambiaron y venían de fábrica el aire acondicionado (equipamiento con el que pocos autos nacionales contaban) y la dirección hidráulica, algo solicitado por todos los usuarios de Falcon.

En ese mismo año, Juan María Traverso obtenía su segundo título consecutivo (y séptimo del Falcon) de Turismo Carretera.
"Este nuevo Falcon, sin grandes cambios e innovaciones, está mejorando con respecto al anterior, que ya era un buen auto.
Esta quizás sea la filosofía con que el Departamento de Ingeniería encaró esta remodelación con resultados - sin dudas - positivos." (Revista Corsa. Diciembre 1979.)

El público reaccionó favorablemente a los cambios y en 1978, con 18.371 unidades vendidas, la curva comenzó a ser ascendente.
En 1979 las ventas subieron a 28.522 unidades, con lo que el Falcon por quinta vez en su historia se convertía en el auto más vendido del país. A esta altura, ya era "el clásico argentino".

1982

Con veinte años de antigüedad parecía que el Falcon estaba irremediablemente destinado a desaparecer. Los importados habían entrado en la escena y a pesar de los rediseños, el Falcon había quedado algo antiguo.

Desde 1978, en el Departamento de Diseño de Ford se estaba trabajando sobre las mesas de dibujo para "agiornar" al Falcon.
Hubo un proyecto para hacer toda la carrocería nueva sobre la plataforma original que finalmente no prosperó. Todo fue modificado, desde el frente hasta la ubicación de la rueda de auxilio, lo que creó un sinnúmero de inconvenientes, ya que una vez hecho el buche en el baúl para ubicarla, comenzaron los problemas con el venteo del tanque de nafta.
Lo cierto es que el 2 de agosto de 1982 el Falcon era admirado a la salida de la línea de montaje de Pacheco.

El resultado fue realmente bueno. La grilla, los paragolpes, las luces, las molduras laterales, el panel de instrumentos, los apoyacabezas delanteros, el volante de dirección.

En el Turismo Carretera, el Falcon volvía a los primeros puestos de la mano de Jorge Martínez Boero. "Pienso que este campeonato fue una fiesta para todo el TC, porque el nombre de Ford es mágico en la categoría." (Jorge Martínez Boero. Revista Corsa. Enero 1983.)

En 1983 se vieron los resultados salidos del hábil lápiz de Jorge Tomadoni, artífice del restyling último.
Los concesionarios entregaron 22.060 unidades para que el Falcon, a más de veinte años de su lanzamiento, volviera a convertirse en el auto más vendido del país.

En el aspecto interior, el Falcon contaba con aire acondicionado incorporado en la plancha, lo que demandó un arduo desarrollo para conseguir un mayor espacio interior.
Las mejoras del motor apuntaban al consumo. Modificaciones en los reglajes de carburación (de hecho se adoptó un nuevo carburador Holley 1946), en el encendido y en el escape fueron la conjunción ideal para poner al Falcon en niveles competitivos en un aspecto que ya no era su fuerte.

"Y la clientela del Falcon es fiel a sus virtudes. Probablemente haya quienes se sorprendan ante esa actitud, pero es innegable que para transitar por las calles de todos los días, el Falcon es el auto indicado." (Revista Parabrisas. Septiembre 1988.)

1988

En 1988 el Falcon tuvo su última modificación con la aparición del Max Econo, o Falcon Diet como cariñosamente se lo llamaba.

El consumo se redujo de manera notable, sin perder prácticamente prestaciones.
"Sin embargo, acostumbrados a los otros Falcon, la diferencia más notable está en el consumo al momento de la comparación.

Nuestra experiencia indica que en trazados mixtos (ciudad-ruta) por partes iguales, el consumo está en el orden de los 12,56 litros cada cien kilómetros. Y a 150 km/h constantes estableciendo promedios superiores a los 140 km/h, fueron suficientes 14,56 litros, un valor muy cercano al de automóviles con motores de 2.000 cm3 y mejor aerodinamia."

También en 1988, Oscar Castellano revivió las ‚pocas de gloria al adjudicarse un nuevo campeonato de Turismo Carretera.

1991

En 1962 muy pocos - tal vez nadie - hubieran pensado que el Falcon interesaría en la década del '90. Sin embargo, así fue. El Falcon llegó a los '90 con una trayectoria que ningún otro automóvil pudo trazar en el país.

En septiembre de 1991 esa trayectoria llegó a su final: el último Ford Falcon salió de la línea de montaje de General Pacheco.

Son 30 años, son medio millón de unidades producidas; para las cuales se emplearon 7.7SO toneladas de aluminio; más de 300.000 litros de pintura; 500.000 toneladas de acero; 22.000 toneladas de vidrio y el esfuerzo de tantos y tantos hombres.

El Ford Falcon ha marcado una época que la Industria Automotriz Argentina nunca podrá olvidar.
En principio, porque durante muchos años más seguiremos viendo al Falcon en las calles.
Por otra parte, el Falcon se ha metido muy adentro en el corazón de los argentinos, y en esta nota no podemos dejar de agradecer al usuario, que le brindó tanta fidelidad al Falcon como el Falcon a él.

Pero la principal razón por la cual el Ford Falcon permanecer para siempre, es que impuso un espíritu: el espíritu Ford. Un concepto de confiabilidad, fortaleza y respaldo que se mantendrá en cada vehículo que lleve el óvalo azul.

"Cada vez que usted vea un Ford, por moderno y sofisticado que sea, estará viendo un vehículo con la misma estirpe y con la misma esencia que el Falcon supo imponer".



link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=PkuWl98fOD0


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=WB28M0LY9uY&NR=1

La historia de un grande "ford falcon"

ford

el ford falcon en overhauling!!!

falcon

Fierro

Agradecer no cuesta nada!!! comentar mucho menos!!!