Peugeot 207 Compact vs Chevrolet Agile


Este auto tiene un diseño frontal que no se condice con la parte trasera. Tiene un motor 1.4 que, a pesar de ser una novedad, tiene muchos elementos de autos de los años ’90. Estamos hablando del Chevrolet Agile… ¿o será del Peugeot 207 Compact?

La presentación sirve para los dos. Además, ellos tienen más cosas en común: son el escalón de entrada al segmento de los autos chicos, para quienes quieren dejar atrás el segmento de los citycars y de modelos más veteranos.

En Peugeot, el 207 Compact casi mató al 206 Generation, mientras que en General Motors el Agile viene acaparando el mercado del Corsa II, que será discontinuado el año que viene.

La razón para este recambio en el mercado radica en Brasil, el motor de la industria automotriz del Mercosur. Los autos con motores 1.4 le vienen quitando cada vez más mercado a los hasta ahora populares 1.0. En 2002, el 65% de los autos vendidos en Brasil eran 1.0. El año pasado, su participación cayó por debajo del 50%.

Precio y diseño son las razones que definen la compra en el segmento de los autos chicos, tal como revelan las investigaciones de mercado de los fabricantes. Y aquí les daremos un voto de confianza.

Con cinco puertas, el Peugeot 207 Compact 1.4 arranca en 57.200 pesos, aunque tiene una versión económica con tres puertas por 55.100 pesos. El Agile sólo se ofrece con carrocería de cinco puertas y su precio arranca en 51.600 pesos.

En cuanto al diseño, están bastante parejos, aunque no estamos hablando de las líneas, sino de la polémica que generan. En el 2008 Peugeot fue indiscutiblemente el campeón de las críticas, pero en el 2009 el gran crucificado fue el hatchback de Chevrolet.

Por los menos es lo que demuestran los mails y comentarios enviados por los lectores de AutoEsporte y Argentina Auto Blog. Y hay que admitir que los lectores tienen razón.

Reparen bien en las imágenes de esta dupla y vean cómo hay una falta de armonía en el diseño entre la parte delantera y la trasera. En el 207, la tentativa de los diseñadores de darle al 206 la cara del 207 europeo quedó sólo en eso: una tentativa.

En el Agile, el primer producto desarrollado en el nuevo Centro Tecnológico de GM en Brasil, el error estuvo en darle proporciones exageradas a los faros y a la parrilla delantera. “Es la moda”, explicó la gente de Chevrolet. Puede ser, pero en este caso la camisa no combina con el pantalón.

Al ingresar a los habitáculos, las semejanzas comienzan a desaparecer. Es innegable que el Agile es más agradable a los ojos, piernas y manos. Aunque fue desarrollado sobre la plataforma derivada de la primera generación del Corsa, de 1994, el Agile creció para todos los costados y para arriba en relación a su viejo hermano.

Cuatro pasajeros de estatura mediana viajan con comodiad. ¿Cinco? Bueno, es probable que alguno de ellos se sienta incómodo. Aprovechamos para avisar a quienes están en el grupo de atrás que tengan cuidado al entrar y salir del auto. Debido a la caída acentuada del techo a partir de la columna central (exigencia de los diseñadores para darle un aire de coupé al hatch), las chances de golpear la cabeza contra el techo son altas. Lo digo por experiencia propia.

En el habitáculo del Peugeot, la sensación es la de haber retrocedido diez años. El 207 Compact recibió reformas en el panel de instrumentos para parecerse al modelo europeo. Pese a ello, una vez más, la acción no pasó de ser una tentativa.

Todo me recuerda al antiguo 206, lanzado en 1998. O sea, el espacio es reducido, faltan posavasos (OK, hay dos, aunque inútiles, en la guantera) y los apoyacabezas en las butacas quedan muy lejos de la nuca de los pasajeros.

La edad expone también descuidos ergonómicos, como la posición de los botones de los levantavidrios eléctricos, en la consola central, al lado de la palanca del freno de mano. Si estás buscando el ajuste de los espejos retrovisores externos, lo vas a encontrar en la misma zona.

Sin embargo, no piensen que en el Agile la situación es mucho mejor. El equipo de audio, en la parte baja de la consola, obliga a desviar la atención del camino y a sacar mucho tiempo una mano del volante para operarlo. Tiene una inclinación muy parecida a la que existe en el Suzuki Fun.

En cuanto a las terminaciones, aconsejo que el potencial cliente pase la mano por los tejidos que recubren las butacas y los plásticos que recubren el instrumental y las puertas.

Se podrá sentir, con cierta facilidad, que los materiales utilizados en el Agile son de mejor calidad. Pero tampoco es para tanto. No esperen un gran esmero en los encajes y en las superficies lisas.

En las versiones más básicas, el hatchback de GM tiene detalles de terminación en acrílico oscuro y las butacas, a pesar del buen tapizado, pierden los diseños en bajo relieve que lleva en opción el tope de gama. El “test del tacto” en el 207 Compact revela un auto bueno, pero para la década pasada. Tapizados, plásticos y otros revestimientos están desfasados.

Es hora de acelerar. Ustedes ya habrán nota que, en las fotos, el 207 siempre está por delante del Agile. ¿Cierto? Fue a propósito: el conductor del Agile estaba cansado de ver siempre al Peugeot en su espejo retrovisor.

Con 92 caballos de potencia y 120 Nm de torque, el Agile es capaz de movilizar sus 1.075 kilos de peso de 0 a 100 km/h en 13,1 segundos.

El Peugeot es 46 kilos más liviano, pero sus 75 caballos y 120 Nm de torque sólo le permiten alcanzar los 100 km/h en 15,4 segundos.

En las recuperaciones y en velocidad máxima, el Agile también gana. En consumo, el 207 contraataca. La media de consumo fue de hasta un kilómetro más de recorrido por cada litro de combustible. La autonomía del Chevrolet es un poco mejor, gracias a su tanque de 54 litros, contra los 50 que carga el Peugeot.

Si el motor del Agile tiene fuerza, también hay que decir que está exhibiendo fallas en algunas unidades. El modelo que estuvo 40 días a prueba en la redacción de AutoEsporte presentó problemas en la bobina (leer más acá).

También hubo problemas con la falta de aislante térmico del escape, que transmite calor al baúl y recalienta el equipaje. Ya que hablamos del baúl, el del Agile es el más grande de su categoría, con 337 litros, contra 222 del Peugeot. Es diferencia suficiente para que quepa una valija grande más.

La disputa, que comenzó siendo peleada, terminó inclinándose a favor del Agile a medida que la comparación avanzaba. Es cierto que el Chevrolet está lejos de ser un auto refinado y exhibe descuidos impensables para su fraja de precio, pero tiene soluciones modernas como un gran espacio interior y mejores prestaciones.

El pequeño Peugeot, que a fines de los años ’90 era la referencia del segmento, envejeció a pesar del reciente maquillaje. Perdió el ritmo de la historia y eso también afectó sus ventas regionales. Por eso la marca del león ya trabaja en el 208, que ofrecerá una evolución completa.

peugeot

Chevrolet

agile

1.4

207


FUENTE

Peugeot 207 Compact vs Chevrolet Agile

MIS OTROS POST