TABAQUISMO!! ES BUENO ESTAR INFORMADO!
Tabaquismo

El tabaquismo es un fenómeno social de primera magnitud que se ha convertido en la principal causa de muerte y discapacidad en los países desarrollados. La elevada capacidad adictiva de la nicotina hace que el tabaquismo pueda considerarse como una autentica drogadicción y también como una enfermedad crónica.
El tabaquismo es una de las principales patologías, que provoca muertes de manera prematura. Cada año, son cientos de miles, los fumadores que mueren. Asimismo son miles las personas que aspiran, de manera pasiva, el humo que emana de los cigarrillos.


Historia del Tabaquismo


El hábito de fumar apareció, entre los indígenas americanos y los colonizadores europeos que pudieron verlos aspirar el humo de hojas encendidas, pertenecientes a una planta llamada cohíba.
Denominaban tabaco a un tubito utilizado para inhalar el polvo de las hojas de cohíba. En Francia, llamaron rapé a éste polvo que fue introducido en ese país por Jean Nicot en 1559. Y se denomino nicotina a un alcaloide venenoso que en baja proporción, entra la elaboración del tabaco comercial. Por su parte, el corsario Francis Drake llevó a Inglaterra la costumbre de fumar en pipa, que había aprendido de los pieles rojas de Virginia. Los europeos adoptaron rápidamente este vacío, que según sus declaraciones ya no podría abandonar, y con el tiempo daría base a una industria gigantesca que producía altos a costa de la salud de la población.


Componentes del Cigarrillo



Cada cigarrillo contiene entre 7 y 20mg de alquitrán y produce 80cm3 de monóxido de carbono, que reduce en 10% la capacidad de transporte de oxígeno sanguíneo.
Entre las 4000 sustancias químicas que se encuentran en los cigarrillos de hoy, más de 40 producen cáncer.
Los filtros de los cigarrillos (las colillas) están hechos de acetato y No son biodegradables, es decir, permanecieron durante en el ambiente antes de degradarse.
En el humo del cigarrillo se pueden encontrar sustancias tóxicas como la nicotina, monóxido de carbono, acetona, amonio, tolueno, ácido acético, Ddt, metano, formaldehído; como también se encuentran las sustancias cancerígenas como el benzopireno, el arsénico, el níquel, 1 – naftilamina, 4 – aminodifenil, polonio – 210, clorato de vinil huertano, cadmio, anilina.

Nicotina
Veneno potentísimo que actúa directamente sobre el sistema cardiovascular a nivel de las arterias pequeñas y de los capilares que producen una vasoconstricción, es decir, disminuye el diámetro de las arterias y en consecuencias dificulta y reduce la cantidad de sangre circulante. Esto va a provocar un esfuerzo al corazón que se ve obligado a latir más veces por minuto (taquicardia) para llevar la misma cantidad de sangre a los tejidos. Por otra parte, actúa sobre el sistema nervioso central. Produciendo una excitación seguida de depresión.

Monóxido de carbono
Es uno de los gases del humo del cigarrillo. Atraviesa con facilidad las paredes de los alvéolos pulmonares e impide que la sangre recoja en ellos la cantidad normal del oxígeno. Por eso, el corazón se ve obligado a bombear con mayor fuerza y a trabar más.

Acetona
La acetona se usa en la fabricación de plásticos de plásticos, fibras, medicamentos y otros productos químicos. También se usa para disolver otras.

Amoníaco
El amoníaco es un gas incoloro con un olor característico. Se usa en muchos productos de limpieza domésticos e industriales, y en productos para limpiar vidrios. El amoníaco se aplica directamente al suelo en terrenos agrícolas, y se usa para fabricar abono para cosechas agrícolas y plantas.

Tolueno
El tolueno se usa en la fabricación de pinturas, de diluyentes de pinturas, barniz para las uñas, lacas, adhesivos y gomas, en ciertos procesos de imprenta y cultivo de cuero

Ddt
Es un insecticida liposoluble, que sólo se disuelve en sustancias grasas, no se elimina en la orina y se acumula en los tejidos grasos. Hace tiempo que se dejo de usar por su persistencia en el medioambiente.

Metanol
Es el alcohol más sencillo. Es un líquido ligero, volátil, incoloro, inflamable y tóxico que se emplea como anticongelante, disolvente y combustible.

Benzopireno
El benzopireno es un hidrocarburo poli cíclico aromático. El a-benzopireno es uno de los derivados de mayor factor de riesgo, tras largos periodos de consumo, puede desencadenar desórdenes celulares produciendo cáncer.

Arsénico
Los compuestos inorgánicos de arsénico se usan principalmente para preservar madera. Los compuestos orgánicos de arsénico se usan como pesticidas. El arsénico no puede ser destruido en el medio ambiente. Como compuesto, el arsénico puede ser tóxico, es por eso que es aplicado comúnmente en el veneno de ratas.

Polonio 210
El Polonio-210 viene de los fertilizantes fosfatados que se utilizan en las plantaciones de tabaco y que es absorbido por las raíces y acumulado en las hojas; persiste en el proceso de secado e industrialización y al fumar queda atrapado en la mucosa bronquial. Un fumador de paquete y medio de cigarrillos por día recibe en los bronquios 400 rads de radiaciones alfa por año, lo que equivale a 300 radiografías de tórax, es decir, casi una por día.

Cadmio
El cadmio es una sustancia natural en la corteza terrestre. Generalmente se encuentra como mineral combinado con otras sustancias tales como oxígeno, cloro, o azufre. Tiene muchos usos incluyendo baterías, pigmentos, revestimientos para metales, y plásticos. El cadmio y sus compuestos son carcinogénicos.

Anilina
La anilina es un líquido entre incoloro y ligeramente amarillo de olor característico. Es usada para fabricar la espuma de poliuretano, productos químicos agrícolas, tinturas sintéticas, antioxidantes, estabilizadores para la industria del caucho, herbicidas y barnices y explosivos. La EPA ha determinado que la anilina probablemente es carcinogénica en seres humanos.

Cigarrillos “Light o suaves”
Fumar este tipo de cigarrillos NO es más sano. El contenido de nicotina y alquitrán que llega a los pulmones depende de muchas cosas, principalmente de cómo se fuma (el número de cigarrillos, si son fuertes o no, si aspiras el humo, etc.) y no del tipo de cigarrillo.

¿Por qué se empieza a fumar?
Fumar es una conducta socialmente aprendida con diferencias individuales, familiares, económicas, culturales y sociales. Dentro de los factores que influyen en la iniciación al tabaquismo están:
• La curiosidad natural propia de la edad (pubertad y adolescente).
• La necesidad de ser aceptado en un grupo.
• El deseo de resaltar feminidad o masculinidad.
• La imitación de la conducta de padres, hermanos, amigos y familiares.
• La disponibilidad de cigarrillos
• La rebeldía contra las prohibiciones.
• El deseo de sentirse grande.
Algunos factores favorecen el inicio del consumo de cigarrillos:
Factores Personales:
• Curiosidad: En los adolescentes la imitación es un comportamiento común, aunque depende de factores individuales y sociales. El adolescente, por naturaleza, explora, experimenta, se identifica y se influye con los hábitos de sus modelos. Estas razones explican por qué la edad de inicio de fumar es comúnmente antes o durante la adolescencia. Como padres, se debe alertar a los menores sobre las “curiosidades”, sabiendo que las consecuencias del fumar NUNCA serán positivas.
• Baja autoestima: La autoestima, es decir la forma como una persona se valora a sí misma con sus cualidades y defectos, tiene gran influencia en el consumo de drogas. ¿Cómo? La autoestima está vinculada a la auto eficacia, sentimiento de ser competente y capaz. Entonces, es más probable que aquella persona que no se sienta bien consigo misma o capaz de resolver sus problemas caiga en drogas o en cualquier sustancia que lo deprime o estimule.
• Baja asertividad: Una persona asertiva es capaz de expresar sus sentimientos y opiniones en forma clara y sincera. ¿Qué se logra siendo asertivo? Comportarse de acuerdo a sus propias ideas, sin dejarse dominar por los demás. Hacer respetar los derechos sin herir a otros. Si un individuo no es capaz de ser asertivo, es decir, si no puede mantener sus propias opiniones y no actúa con buen criterio, es probable que tenga dificultad para rechazar una oferta de cigarrillos u otras drogas.
• Dificultad para tomar decisiones: La toma de decisiones es la elección de una posibilidad de acción ante una situación con varias opciones. Si para un adulto es difícil elegir una buena alternativa, más lo es para un adolescente que está en pleno proceso de aprendizaje, donde las equivocaciones y pruebas son frecuentes en su desarrollo hacia la adultez. Como padres, es importante guiar la toma de decisiones, nunca imponerlas. El reto es lograr que ellos mismos lleguen a las elecciones más adecuadas.

Factores Familiares:
• Patrones de comunicación: Es un proceso de intercambio de hechos, ideas, opiniones, emociones, sentimientos que comprenden su transmisión y su recepción, es decir hablar y escuchar. ¿Cómo se relaciona con las drogas? A veces, los menores quieren preguntar sobre la información que les llega por los amigos. Por tal motivo, es indispensable que existan medios adecuados de comunicación entre padres e hijos para prevenir el consumo de cigarrillos y otras adicciones.
• Vínculo entre padres e hijos: El vínculo afectivo es una relación activa, recíproca y fuerte entre personas. La existencia de lazos afectuosos sólidos y una comunicación fluida entre los miembros de la familia son importantes para la estabilidad emocional. Por el contrario, un clima familiar conflictivo o falto de cariño favorece la posibilidad de entrar al consumo de drogas y otras adicciones. Algunas edades de los hijos e hijas hace más complicado mantener la comunicación, pero el vínculo es más que la comunicación. El buen vínculo se establece desde pequeños y asegura, a pesar de la independencia que buscan los hijos, que consideren a sus padres como referentes adecuados y de confianza.
• Contradicción en las normas: El conjunto de límites establecidos al interior de la familia permite una convivencia armónica. Las reglas probablemente no sean las mismas, pero tanto padres como hijos deben cumplir con lo que a cada uno le corresponde.
• Consumo de cigarrillos en la familia: Cuando un miembro de la familia consume cigarrillos existen dos efectos sobre los menores que no consumen: tienen un modelo cercano de consumo que no toma conciencia de las consecuencias de fumar, y se vuelven tolerantes al olor del cigarrillo, teniendo una mayor tendencia hacia el consumo.Diferentes estudios sostienen que el hábito de fumar de los padres se relaciona con el de sus hijos de un modo directo. La mayoría de fumadores proceden de familias donde ambos padres fuman y la mayoría de no fumadores provienen de familias donde ambos padres no fuman.
Factores Sociales:
• Consumo de cigarrillos en el grupo: Si el grupo de referencia consume cigarrillos, es muy probable que un adolescente termine fumando también. ¿Debe prohibirse juntarse con estas personas? Quizá con una prohibición solo se consiga juntarlos más y alejarlos de los padres. Es más recomendable fortalecer sus opiniones para que tomen sus propias decisiones y aprendan a decir NO.
• Acceso al tabaco: El medio social juega un rol definitivo en el uso de tabaco. Un factor que promueve su consumo entre los adolescentes es la fácil disponibilidad de la sustancia en nuestro medio (bajo costo y mínimas restricciones para la compra).
• Medios de comunicación: La influencia de los modelos tiene gran importancia en nuestra sociedad debido a que los medios de comunicación transmiten mensajes que van delimitando los modelos deseables o no a seguir. En ese sentido la publicidad y la presión social al consumo facilita conocer al producto, identificarse con lo que rodea al mismo y crear conciencia de que fumar es normal.


Los Jóvenes Piensan
Beneficios y Perjuicios
Beneficios: Sentir que el fumar lo relaja. El acto de fumar le gusta socialmente y ocupa tiempo. Creen que obtienen relax, a través de el. Reduce aburrimiento y da energía para algunos.
Perjuicios: Mucha gente sabe que es una adición y puede desencadenar enfermedades como el cáncer, enfermedades coronarias, enfisema, etc.
La gente comienza a fumar y piensa. “A mi ni me va a pasar nada”
Muchos creen que es inmune a la toxicidad del tabaco y los adolescentes son especialmente adictos a este pensamiento.

Cinco pasos Para Ser Usuarios Del Tabaco

Primer Nivel Preparatorio: Se forman los pensamientos acerca de lo que se puede obtener con el cigarrillo.
Durante este estadio el chico establece en su mente un pensamiento sobre el tabaco pueden verlo como algo positivo especialmente para socializar y divertirse ò pueden verlo
Como algo negativo como gastar plata inútilmente y algo loco que no le interesa, ò bien una combinación de ambos.
La primera defensa contra el cigarrillo es enfatizar en la salud como algo muy importante en su vida y que entiendan el peligro del fumar.

Segundo Estadio: lo prueban 2 o 3 veces. A algunos no les interesa, a otros si.

Tercer Estadio: Experimental, sedan fumadas repetidamente pero no de manera regular. Por ejemplo en una fiesta o en lo de un amigo que fuma.

Cuarto Estadio: el uso es continuado por lo menos 2 veces por semana ya no es ocasional.
El tiempo transcurrido entre el primer estadio y el cuarto es alrededor de 2 o 3años.
Hay 2 factores importantes que inciden para que el chico continúe:
1ª. La influencia de sus pares, los padres tendrán que enseñarles como afrontar influencias negativas de sus pares.
2ª Descubren que el tabaco satisface necesidades sociales y emocionales. Acá habría que enseñar a el chico como satisfacer sus necesidades sin tabaco; Ej. Como relajarse, como calmarse, como manejar su bronca como relacionarse bien con sus pares.

Quinto Estadio: se establece el uso del tabaco y el joven se hace dependiente a la nicotina que se caracteriza por su necesidad fisiológica. Es un adicto.
El adicto a veces necesita aumentar el consumo para obtener el efecto deseado. Para ellos ya es demasiado tarde para hacer prevención. Muchos quieren dejarlo pero se dan cuenta que no pueden, cuesta mucho.


Problemas de salud que causa el tabaquismo

En fumador Activo
El consumo de cigarrillos en jóvenes produce adicción a la nicotina y varios problemas de salud, entre ellos: enfermedad pulmonar, enfermedad del corazón y las arterias, caries y mal aliento, arrugas, fracturas, mayor probabilidad de consumo de otras drogas e impotencia.
La mitad de los fumadores morirán de una enfermedad relacionada con el consumo de cigarrillos, y tienen más posibilidad de tener ataque al corazón, embolia cerebral y cáncer. El cáncer de pulmón fue la primera enfermedad que se asoció al cigarrillo. Nueve de cada diez casos de cáncer de pulmón están relacionados con fumar. El cáncer de pulmón es muy maligno y sólo un pequeño porcentaje sobreviven más de cinco años.

Dependencia
El tabaco desarrolla una dependencia psicológica que se encuentra fundamentalmente asociada al ritual del acto de fumar. Se desarrolla tolerancia a la nicotina que hace incrementar la cantidad consumida al doble o triple, aunque desciende rápidamente con la interrupción del uso del tabaco, por eso hace más efecto el cigarrillo de la mañana. Cada cigarrillo contiene de 0.8 a 3mg de nicotina que es un alcaloide causal de adicción.
La falta de nicotina produce en pocas horas síntomas de abstinencia como nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, frustración, dificultad para concentrarse aumento de apetito y deseos incontrolables de fumar.
Algunas personas se hacen más adictas a la nicotina ya que hay factores genéticos que determinan la adicción. Los jóvenes fumadores tienen mucho más riesgo de consumir y adquirir adicciones al alcohol, marihuana, anfetaminas, cocaína y otras drogas.

Problemas respiratorios
Los fumadores tienen tos con moco que se hace crónica. Esto sucede porque el humo del cigarrillo irrita las células de los bronquios y estimula la producción de moco que paraliza y destruye las vellosidades encargadas de limpiar las impurezas del aire y proteger las vías respiratorias de las infecciones.
El cigarrillo agrava el asma, aumenta el número de crisis y la gravedad de las mismas, no sólo en los fumadores sino también en las personas asmáticas que no fuman pero que pasan mucho tiempo con ellos.
El humo del cigarrillo tiene monóxido de carbono (CO) que le quita el lugar al O2 en la sangre y por eso llega mucho menos oxígeno a todos los tejidos. Este proceso dura casi seis horas, por eso incluso entre cada cigarrillo, la sangre de los fumadores lleva menos oxígeno a todos los tejidos que la de los no fumadores. Una de las consecuencias de esto es que los adolescentes fumadores tienen un menor rendimiento deportivo que el que tendrían si no fumaran.
El cigarrillo produce enfisema y bronquitis crónica, favorece infecciones reiteradas y/o graves del aparato respiratorio. También induce y agrava el asma bronquial en los niños y adultos.

Cáncer
El humo del tabaco contiene más de 40 sustancias conocidas capaces de generar cáncer; los fumadores activos y pasivos están expuestos diariamente a las mismas.
La incorporación de la mujer al tabaquismo ha producido un fuerte aumento en el cáncer de pulmón femenino, que en algunos países ha desplazado al cáncer de mama como primera causa maligna de muerte.
El cigarrillo también es causal de otros cánceres: de nariz, labios, boca, faringe, laringe, vejiga, riñón, cuello de útero, esófago, colorectal, piel, y otros.


-Cáncer de pulmón: El riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 5 a 20 veces mayor en los fumadores que entre quienes no fuman. De 80% a 85% de las muertes por cáncer de pulmón tienen como causa fumar cigarrillo, cifras que son muy significantes si se tiene en cuenta que el cáncer de pulmón es responsable de 25% de las muertes por cáncer en general, y de 5% de las muertes por todo tipo de causas.

-Cáncer de laringe: Existe una fuerte asociación entre el cáncer de laringe y el consumo de cigarrillo; hasta 84% de los casos en hombres se pueden atribuir al hábito de fumar.

-Cáncer de esófago: Entre 75% y 78% de los casos de cáncer de esófago se deben a fumar. Hay una clara relación entre la dosis de cigarrillo y la mortalidad relacionada con este tipo de cáncer.

- Cáncer de vejiga: La proporción de casos de cáncer de vejiga que es consecuencia de fumar varía entre 40% y 60% para hombres y 25% a 35% para mujeres.

- Otros tipos de cáncer: Se han relacionado con el hábito de fumar, aunque en menor proporción que los ya mencionados, los cánceres de boca, páncreas, estómago y cuello del útero.

Enfermedad cardiovascular
El tabaquismo es conocido como un factor principal en la producción de arteriosclerosis, que dificulta la circulación sanguínea y la nutrición de los tejidos. Puede afectar cualquier órgano o miembro.
Las enfermedades cardiovasculares provocadas por el tabaco aumentan mucho cuando coexiste con algunos (o varios) de los siguientes condiciones: diabetes, hipertensión arterial, dislipemias (aumento de colesterol o triglodúcidos), obesidad, ingestación de anticonceptivos y stress.
Los ataques cardíacos son 3 veces más comunes en fumadores. Para los que fuman más de un atado diario el riesgo es 5 veces mayor. Y el riesgo de morir precozmente por una enfermedad cardiovascular es entre 26% y 90% más alto en los fumadores.


Enfermedad coronaria
Hace referencia a la obstrucción de los vasos sanguíneos del corazón y se traduce en problemas serios como la angina de pecho o infartos del corazón. Se calcula que 30% a 40% de las muertes por enfermedad coronaria dependen de fumar cigarrillo, y así este hábito se convierte en el principal factor de riesgo modificable para esta enfermedad. Existe una franca relación entre la dosis (edad en que se empezó a fumar, número de cigarrillos al día, tiempo de exposición y profundidad de la inhalación) y el riesgo de muerte por esta enfermedad. Además, la exposición al cigarrillo aumenta los efectos nocivos que sobre la enfermedad ejercen otros factores como la diabetes y el exceso de colesterol sanguíneo.


Enfermedad cerebro – vascular
El fumador tiene el doble de posibilidades de presentar un accidente cerebro-vascular; este riesgo es mayor en el grupo de fumadores jóvenes. En las mujeres fumadoras que utilizan anticonceptivos orales la posibilidad de presentar cuadros trombo-embólicos (desprendimiento de coágulos sanguíneos hacia ciertos órganos vitales del cuerpo) y hemorragia subaracnoidea, aumenta hasta 20 veces.

Enfermedad oclusiva arterial periférica
Esta enfermedad consiste en la oclusión progresiva de un vaso sanguíneo, con mayor frecuencia en las piernas, y puede llevar a la suspensión del flujo circulatorio a esa zona y la pérdida de la extremidad. Fumar cigarrillo es el principal factor que predispone a esta dolencia. Si el paciente tiene además diabetes, la oclusión del vaso se puede presentar mucho más temprano y ser más severa.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC):
La EPOC se manifiesta en dos formas principales: La BRONQUITIS CRÓNICA que produce tos y expectoración en forma persistente, y el ENFISEMA PULMONAR, que genera destrucción del pulmón y dificultad respiratoria en forma progresiva. Se podría aseverar que en la práctica la EPOC es patrimonio de los fumadores, tanto en la forma de bronquitis crónica como en la de enfisema pulmonar. En el gran fumador la posibilidad de EPOC es 30 veces mayor que en el no fumador. Entre 80% y 90% de las muertes por EPOC se presentan por causa de fumar. Adicionalmente, fumar acelera el deterioro de la función de los pulmones, con aumento en la frecuencia de síntomas como tos, expectoración, dificultad respiratoria y sibilancias. Además, se incrementa el número de personas que presentan enfermedades respiratorias agudas.


Embarazo y lactancia
Existen en las fumadoras mayor riesgo de aborto o parto prematuro. Se ha comprobado que los hijos de mujeres fumadoras activas o pasivas pesan hasta 430gs menos. El bebé por nacer s fumador pasivo, ya que muchos de los tóxicos atraviesan la barrera placentaria.
Durante la lactancia materna en fumadoras activas y pasivas, la nicotina pasa a la leche y es ingerida por el bebé.
Los hijos de fumadores tienen más riesgo de muerte al nacer, muerte súbita y enfermedades respiratorias.
Retardo del crecimiento intrauterino, aborto espontáneo, prematurez, muerte fetal y neonatal, alteraciones en el desarrollo físico y mental del infante y muerte súbita en la infancia. Además, hay una relación entre la cantidad de cigarrillo fumado y la posibilidad de la presencia de desprendimiento de la placenta y ruptura prematura prolongada de membranas.


Caries
El cigarrillo está relacionado con la aparición de caries y enfermedad de las encías. Cuando la nicotina se une con el aire se oxida y forma una sustancia color marrón que se deposita y mancha de amarillo los dientes de los fumadores. El cigarrillo también es causa de mal aliento. Muchos adolescentes dicen que darle un beso a un fumador es como "chupar un cenicero". En algunos casos la enfermedad de las encías se asocia con caída de algún diente. A largo plazo, el consumo de tabaco se asocia con cáncer de la cavidad bucal, un cáncer muy maligno.

Arrugas
La nicotina contrae las arterias y disminuye el flujo sanguíneo a los pequeños vasos de la piel acelerando el envejecimiento facial y promoviendo las arrugas. Esto se nota más en las mujeres. Las mujeres fumadoras especialmente envejecen más pronto que las no fumadoras.

Impotencia e infertilidad
La erección en el hombre depende de que la sangre pueda llegar normalmente al pene. En los fumadores, el flujo de sangre en las arterias que llevan la sangre al pene está disminuido por el cigarrillo y puede causar impotencia. Los fumadores tienen 1.5 veces más probabilidades de sufrir impotencia que los no fumadores. Esto es más grave en aquellos hombres que aparte de fumar tienen alta presión arterial. El cigarrillo provoca disminución de la densidad y la velocidad del esperma (disminuye la movilidad en un 50%) por lo que puede causar infertilidad.

Cataratas:
Se considera que el tabaco causa o agrava varias afecciones de los ojos. Las cataratas (opacidad del cristalino) es un 40% mayor en los fumadores y sucede por dos mecanismos; por la irritación directa en los ojos y por la liberación en los pulmones de sustancias químicas que llegan al los ojos a través de la sangre.

Perdida del oído:
el tabaco hace que se formen placas en las paredes de los vasos sanguíneos, con la consiguiente reducción del riesgo del oído interno. Por ello, los fumadores pueden perder el oído a edades más tempranas que los no fumadores y son más vulnerables a esa complicación en caso de infección del oído o exposición a ruidos intensos.

Enfisema:
Además del cáncer de pulmón, el tabaco causa enfisema y reduce la capacidad pulmonar de captar oxigeno y expulsar dióxido de carbono. En casos extremos, el paciente no puede respirar sin la ayuda de un respirador.

Ulcera gástrica:
El consumo de tabaco altera el comportamiento de las bacterias que causan las ulceras del estomago y reduce la capacidad de este para neutralizar el acido después de las comidas.

Dedos:
El alquitrán que contiene el humo del tabaco se acumula en los dedos y en las uñas y los tiñe de un color pardo amarillento.

Espermatozoides:
El tabaco puede alterar la morfología de los espermatozoides dañar su ADN, lo que aumenta el aborto espontáneo y riesgos congénitos. Según algunos estudios, los hombres fumadores tienen más probabilidades de engendrar un niño que padezca de cáncer. El tabaco también reduce el número de espermatozoides y dificulta el riesgo sanguíneo del pene, lo que puede provocar impotencia. La esterilidad es mas frecuente en los fumadores.

El tabaquismo también provoca: caída de cabello, trastornos en el sentido del gusto, faringitis, laringitis, infecciones de senos paransales (sinusitis), infecciones en el oído (otitis), trastornos de la visión, úlcera gastroduodenal, osteoporosis, disminución de la fertilidad en la mujer, climaterio (menopausia) precoz en la mujer.






En fumadores Pasivos
Los efectos perjudiciales del uso del tabaco no sólo afectan a los fumadores, también inciden sobre los no fumadores o fumadores pasivos, grupo que comprende a todas las personas que rodean al fumador y se ven obligadas a inhalar parte del humo que proviene de las corrientes secundarias y terciarias, que equivale a fumar 1 a 10 cigarrillos por día.
El humo del cigarrillo irrita los ojos, las mucosas nasales y faringe del fumador pasivo y puede ser el origen de una rinitis o de una faringitis. Tanto la proporción de monóxido de carbono en la sangre como la presión y el pulso arterial registran un aumento cuando el no fumador permanece más de media hora en un ambiente donde se fuma. La orina de un fumador pasivo que permanezca una hora en un ambiente contaminado con humo de tabaco, contiene productos de degradación de tabaco similares a los que se presentaría si hubiera fumado 3 cigarrillos.
El HAT (humo ambiental de tabaco) está compuesto por la mezcla del humo que exhala el fumador (humo primario) y el humo que emana el cigarrillo encendido (humo secundario.)
El HAT contiene más de 4000 productos químicos que son irritantes y 50 sustancias que producen cáncer. En 1992 se clasificó al HAT como un cancerígeno de clase A. Este tipo de sustancias que producen cáncer son las más dañinas ya que no tienen un nivel mínimo de exposición que sea seguro para la salud.
La exposición involuntaria al HAT se asocia con complicaciones respiratorias; distintos tipos de cáncer, principalmente de pulmón y enfermedad cardiovascular. El HAT aumenta un 20-30% el riesgo de cáncer de pulmón y en enfermedades coronarias en no fumadores, hombres y mujeres por igual.
El humo del cigarrillo es una amenaza para la salud de los niños ya que se asocia con un mayor riesgo de bajo peso al nacer, disminución de la función pulmonar, infecciones respiratorias, tos y silbidos, empeoramientos del asma, infecciones en los oídos y síndrome de muerte súbita del lactante.
Los hijos de padres fumadores tienen mayor probabilidad de adicción a la nicotina en la adolescencia, mayor frecuencia de caries, alergia a los alimentos, problemas en la piel y mayor frecuencia de cáncer en la adultez. También presenta problemas de conducta, síndrome hiperactividad, déficit de atención y menor rendimiento escolar.



Tabaquismo en la adolescencia

Edad de inicio
Los jóvenes en todo el mundo son los que “reemplazan” a los fumadores adultos que dejan de fumar o que mueren a causa del cigarrillo. Es decir que son los nuevos clientes de la industria del tabaco. Por esto, se invierten millones de dólares todos los años para promocionar los cigarrillos y hacerlos “deseables” para jóvenes. Si bien muchos jóvenes consumen cigarrillos, la mayoría de ellos NO fuma.
En 1997, una encuesta en 3573 estudiantes secundarios de escuelas públicas y privadas de Bs. As. Mostró que el 20% en los adolescentes de 12-13 años y de 40% de los adolescentes de 16-17 años eran fumadores. El consumo era levemente mayor en mujeres (32% vs. 29%) y 3 de cada 10 adolescentes habían probado el cigarrillo antes de los 11 años. Por otra parte, alrededor del 70% de los alumnos vivía en un hogar donde al menos un conviviente fumaba.
En el año 2000 se realizó en Buenos Aires la Encuesta Mundial de Consumo de Tabaco en Jóvenes. Esta mostró que el 30.2% de los adolescentes de 13-15 años fumaba. En el año 2002, el Ministerio de Salud de la Nación realizó una encuesta en los cinco grandes centros urbanos de nuestro país (Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza y Tucumán) en 11.681 escolares de 12 a 18 años. En el grupo de 12 a 14 años, fumaban 2 de cada 10 chicos, y en el de 15-18 años fumaban 4 de cada 10. Este ultimo dato evidencia un consumo aun más alto que el promedio de la población adulta. La publicidad de cigarrillos en televisión, en la calle, en diarios y/o revistas había sido observada por casi todos los encuestados.
La encuesta se repitió en el año 2003 y se observó una leve disminución (27.5%). En ambas encuestas, el consumo era mayor en mujeres que en varones. En el 2003 también se incluyó la provincia de Buenos Aires donde la prevalencia fue de 32%.
El promedio de edad de inicio en el consumo esta entre los 12 y los 13 años.



Marketing y publicidad, su responsabilidad en la iniciación al tabaquismo

La publicidad crea la impresión de que la mayoría de las personas fuman y que fumar es una norma socialmente aceptada. Promueve la imagen de que fumar es posible y deseable.
Se realizaron estudios donde que los niños pequeños piensan que son más las personas que fuman que las que no lo hacen, lo cual se explica por los mensajes de la publicidad y porque realmente como les llama la atención que las personas manipulen un objeto entre sus dedos y lo lleven a la boca y además porque les molesta el humo, amplifican la percepción de la presencia de fumadores con relación al total.
La publicidad en general y particularmente la del cigarrillo, maneja más que el valor de uso y valor de cambio del producto, su valor de signo. La decisión de compra del cigarrillo se desplaza, cada vez más, hacia el valor de signo. Se vende precisamente popularidad, porque la mayoría lo hace, aceptación grupal y social, se vende éxito individual, con la pareja y el dinero, se vende incluso un status social asociado a la marca como tal o a las marcas de otros productos a que se asocia. Se venden signos y valores que se van formando en los niños y definitivamente se apropian los adolescentes. Los signos se encuentran impregnados en el medio social en que se desarrolla el individuo, está presente en los valores culturales que se transmiten de generación en generación y se refuerzan, de manera indirecta, en los medios de comunicación social, cuando los personajes de los programas televisivos fuman para llamar la atención, atraer al sexo opuesto, aliviar la tensión o calmar los nervios.
Además, la publicidad no transita sola por el escenario del niño y el adolescente, sino que va unido al precio y las forma de comercialización que facilitan el acceso, como estrategias de marketing para garantizar sus mercados y lamentablemente, son reforzadas por conductas de los adultos, que sin pensar en la
Connotación y trascendencia, piden a los niños que les alcancen los cigarrillos, los vayan a comprar cuando es permisible y en ocasiones, hasta que se los enciendan, cuando ya son adolescentes.
Es conocido que los niños y adolescentes reflejan las actitudes, valores y normas de la sociedad en que viven, por tanto, consideran que el tabaquismo es una conducta social normal si se encuentran que no existen limitaciones para exhibirla de lugares y momentos y tampoco se regula su venta y comercialización.
La globalización también tiene su impacto en el tabaquismo en los niños y adolescentes del conurbano bonaerense, pues el patrón cultural trasciende las fronteras con mayor facilitan y en la misma medida que son receptores, también son difusores para otros niños y adolescentes de otras latitudes.


La prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio por la industria tabacalera es un factor clave en la prevención del consumo en los jóvenes.

El CMCT requiere que todas las partes prohíban en forma completa la publicidad, la promoción y el patrocinio de tabaco dentro de un plazo de cinco años a partir de la entrada en vigor del tratado (Artículo 13).

A la fecha, son muy pocas las provincias que tienen legislación al respecto (Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Santa Cruz y Río Negro). Salvo estas provincias, son frecuentes las pantallas en la vía pública con mensajes dirigidos a los jóvenes (Ej.: “Hay códigos”), los concursos y los grandes eventos de música electrónica patrocinados por las tabacaleras “exclusivos para fumadores”. Aunque se hace referencia a los mayores de 18 años, la industria no desconoce que este es el modelo a imitar por los más jóvenes y agregan en sus envases la leyenda: “Sólo para adultos”. También la industria del tabaco conoce que la elección de marca se produce en la adolescencia y que esta elección suele mantenerse en la vida. La promoción por correo es otra de las medidas recientes de la industria tabacalera que contribuye a mantener la fidelidad de marca y acercarse a los hermanos menores. Esto se acompaña por publicidad encubierta en el cine y la TV, donde la percepción de famosos fumando tiene un altísimo impacto en la iniciación.

La industria promueve autorregulaciones y restricciones parciales de la publicidad para evitar la prohibición, pero estas medidas son completamente ineficaces. La prohibición TOTAL de la publicidad, promoción y patrocinio es la única medida que ha demostrado ser efectiva en disminuir el consumo (alrededor del 16%). La prohibición debe incluir todos los medios de comunicación: TV, radio, Internet, revistas, carteles en la calle, afiches, mailing, cupones, concursos, esponsoreo de espectáculos y la distribución de productos promociónales como gorros, mochilas o remeras con los logos de las marcas de cigarrillos.

Otro factor determinante del consumo en ese grupo etareo es el precio de los cigarrillos. Experiencias internacionales muestran que el consumo disminuye en función del aumento del precio y que los jóvenes son muy sensibles al precio. Lamentablemente Argentina es uno de los países donde los cigarrillos son más baratos con respecto a otros bienes (alimentos, entradas de cines, etc.). La industria ha lanzado recientemente marcas de muy bajo precio y envases de pocas unidades para captar estos segmentos de población, así como los sectores de menores ingresos, en los cuales el porcentaje de fumadores es más alto que en los de ingresos altos. Por otra parte está muy difundida la venta de cigarrillos sueltos que facilita el acceso para los jóvenes.

Los ambientes 100% libres de humo de tabaco, que incluyen comercios, oficinas, bares, restaurantes, discotecas, etc. constituyen una estrategia fundamental no sólo para proteger al fumador pasivo sino también para la prevención del consumo. Esto se debe a que el consumo de cigarrillos deja de verse como un acto atractivo para pasar a destacarse la adicción como problema. El consenso internacional, expresado en una directriz ratificada por más de 140 países en la Conferencia de las Partes de 2007, apoya los ambientes 100% libres de humo, sin sectorizaciones ni excepciones.

En nuestro país, no todos los adolescentes están protegidos de la misma manera y dado que la legislación de control de tabaco no es nacional, se observa una clara diferencia entre las provincias. Los jóvenes de algunas provincias y/o municipios (como ser Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Bahía Blanca, Ciudad de Corrientes) corren en “ventaja” frente a sus congéneres de provincias donde no existe una legislación de ambientes libres de humo.
Otro factor de valor para la prevención es la colocación de advertencias sanitarias fuertes, con imágenes, en ambas caras de los paquetes de cigarrillos. Ello debilita el valor del envase en el marketing del producto, que es explotado por la publicidad como recurso de seducción. La experiencia internacional es cada vez más amplia, aunque Argentina todavía no sancionó una ley que obligue a colocarlas.

El CMCT establece que dentro de un plazo de 3 años de su entrada en vigor, las advertencias sanitarias deben cubrir, idealmente, el 50% o más de las áreas principales (anterior y posterior) de exhibición de cada paquete y como mínimo el 30% de las mismas (Artículo 11). Deben llevar mensajes rotativos y pueden incluir fotografías o imágenes. Además se deben prohibir términos engañosos y falsos en los paquetes tales como “ligero”, “suave”, “con bajo contenido en alquitrán”, etc.

El Programa Nacional de Control del Tabaco tiene varias líneas de acción destinadas a la prevención, la protección del fumador pasivo y la cesación o apoyo para dejar de fumar. En lo referido a prevenir el consumo en los jóvenes, realizaron las siguientes acciones:

Legislación nacional, provincial y municipal: Proyecto de Ley presentado por el poder ejecutivo que prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio de productos del tabaco. El proyecto incluye también ambientes públicos y laborales 100% libres de humo. Apoyo para la sanción de normas en provincias y municipios. En el ámbito provincial y municipal, varias jurisdicciones impulsaron medidas similares que se concretaron en leyes hoy vigentes y de muy alto acatamiento. De esta forma se ha logrado que 14 millones de personas estén hoy protegidas del humo ambiental de tabaco en los ambientes públicos. Restan otras provincias y municipios que están discutiendo proyectos similares.
Campañas de comunicación para jóvenes en canales televisivos de música por cable. En el año 2005 se pusieron al aire dos spots de TV especialmente diseñados para los jóvenes: con el slogan “elegí por vos, elegí no fumar”.
Jornadas de jóvenes libres de tabaco: Jornadas nacionales y regionales organizadas conjuntamente con la Secretaria de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, en distintas regiones de nuestro país. Se han venido implementando unos talleres para jóvenes universitarios para educarlos e involucrarlos en el control del tabaquismo. Se capacitaron más de 300 jóvenes.
Convenios con asociaciones deportivas: Se firmaron convenios declarando libres de tabaco las actividades de la Federación Argentina de Voleibol, la Confederación Argentina de Hockey, la Asociación de Clubes de Básquetbol de Argentina, la Asociación Argentina de Jugadores de Básquetbol y con la Asociación del Fútbol Argentino.
Concursos Nacionales: de afiches en escuelas, organizado conjuntamente con el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación. Participaron más de 2000 alumnos de todo el país.
Manual “Tabaquismo en los Jóvenes”: material didáctico para docentes que se distribuyo en todo el país.
Universidades y Escuelas libres de humo: La primera iniciativa se organizó con la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, a través del Programa Bienestar Universitario, y permitió capacitar recursos humanos de unas 40 Universidades Nacionales y privadas, muchas de las cuales ya están implementando proyectos. A través del FESP se promueve la certificación de escuelas libres de humo en todas las provincias.
Hogares libres de humo: Esta iniciativa se lanzó en el año 2006 para el día internacional del aire puro. En subsiguientes campañas, el Ministerio viene promoviendo los hogares libres de humo de tabaco, principalmente cuando en estos viven menores de edad.


Cifras del tabaquismo en el Mundo


Se estima que para el año 2020 el tabaco será la mayor causa de muerte y discapacidad, y matará a más de diez millones de personas por año, causando más muertes que el SIDA, accidentes de tránsito, homicidios y suicidios, alcoholismo y drogas ilícitas todos combinados.
• Existen en el mundo 1.100 millones de fumadores (un tercio de la población mundial) y se prevé que en el año 2.025 habrá más de 1.600 millones de fumadores.
• En el año 2000 el tabaco causó 3.500.000 muertes en el mundo, lo cual es decir 10.000 muertes diarias. En el 2004 fallecieron por esta causa 5 millones de personas (unas 13698 muertes diarias) y se estima que siguiendo la tendencia actual los fallecimientos llegarán a 10.000.000 por año entre el 2020 y el 2030 y que 70 % de las muertes ocurrirán en países pobres.
• Unas 500.000.000 de personas que viven actualmente en el mundo morirán por causa del tabaco. De estas muertes, 250.000.000 serán a una edad prematura, es decir, antes de tiempo, y ocurrirán en la edad adulta. Esto es debido a que los fumadores de largo plazo tienen 50 % de probabilidades de morir como consecuencia de una enfermedad relacionada con el tabaco. Y de estas defunciones cerca de la mitad ocurrirá a una edad media entre 40 y 60 años, con una pérdida de unos 10 - 20 años de esperanza de vida normal.
• Para el 2025, el 20% de los hombres y el 20% de las mujeres (532 millones de mujeres) serán fumadores.
• Cada día, 100 mil jóvenes (de los cuales 80% viven en países en desarrollo) comienzan a fumar.
• El consumo de tabaco es la principal causa evitable de muerte en las Américas, con aproximadamente 625.000 muertes por año (430.000 en los Estados Unidos, 150.000 en América Latina y el Caribe y 45.000 en Canadá).
• En el mundo fuma el 47 % de los hombres y el 12 % de las mujeres.
• En los países desarrollados fuma el 42 % de los hombres y el 24 % de las mujeres.
• En países en desarrollo fuma el 48 % de los hombres y el 7 % de las mujeres.
• En Suiza, uno de los principales países importadores de tabaco, los costos sociales del tabaquismo representan entre el 2 y el 3 % de la producción total de Suiza. Anualmente mueren entre 8 y 9 mil suizos por causas relacionadas con el tabaquismo, es decir 1 de cada 4 hombres y 1 de cada 10 mujeres. Si esto se mide en términos de años perdidos por muerte prematura equivale a 50.000 años.
• China es el primer país productor de tabaco con el 31 % de la producción mundial. Otros grandes productores son Estados Unidos, Brasil, India y Turquía.
• Se calcula que el costo del tratamiento de los enfermos con dolencias asociadas al consumo de tabaco duplica los ingresos gubernamentales generados por este producto.
• Desde 1950 hasta el 2000 el tabaco provocó la muerte de 60.000.000 de personas sólo en los países desarrollados, un campo de muerte mayor que el que produjo la Segunda Guerra Mundial.
• Los incendios causados por el tabaquismo producen 25.000 muertes por año en Estados Unidos.
• Cada año aproximadamente 3000 personas no fumadoras mueren en Estados Unidos por cáncer de pulmón, como resultado de respirar el humo de los demás.



Cifras del tabaquismo en Argentina

Argentina tiene una de las mayores tasas de consumo de tabaco del continente. Sin embargo, en los últimos 5 años se ha logrado disminuir la prevalencia.

El 39% de la población adulta argentina fuma tabaco, adicción responsable de 85% de los casos de cáncer de pulmón y causante de enfermedades vasculares, según un informe de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC). De estos 9.000.000 de argentinos, un tercio fuma más de 20 cigarrillos por día y unos 6.000.000 entre 1 y 25 cigarrillos. La tendencia es de aumento de las mujeres fumadoras, estimado en un 28 %, disminuyendo en los hombres al 40 %. En el personal de salud el consumo es mayor, superando el 50 %.

El hecho de tener un padre fumador equivale a que un niño se fume 30 cigarrillos anuales, cantidad que aumenta a 50 si quien fuma es la madre o a 80 si ambos padres comparten el hábito.

* Ahora en la Argentina hay 9 millones de fumadores.

* Por día mueren 100 fumadores.

* Cada día empiezan a fumar unos 500 jóvenes.

* Cada día se gastan 13 millones de pesos en la atención a enfermos por el tabaco.

* En la Argentina mueren todos los años unas 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco, lo que representa el 15,7% del total de decesos de personas mayores de 34 años.

* El 60 % de los no fumadores está expuesto al humo del cigarrillos en sus hogares

* El 69% de los niños argentinos son fumadores pasivos.


* En Argentina 40.000 vidas se pierden por año debido al consumo de tabaco, de las cuales alrededor de 6.000 son fumadores pasivos. Es decir que mueren más de 100 personas por día a causa del tabaquismo, 15 de las cuales son fumadores pasivos.


* La Argentina ocupa el segundo lugar en el mundo en cuanto a la exposición al humo de tabaco en el ámbito hogareño: 69 por ciento de los niños respira humo de tabaco en sus hogares, según la Organización Mundial de la Salud.


* Argentina produce una media anual de 37.000 millones de cigarrillos, lo que representa aproximadamente el 1,7 % del total mundial.


* Cada cigarrillo está envuelto en 16 cm2 de papel o cual es decir que en Argentina se gasta en 592.000.000.000 cm2 de papel para cigarrillos al año. Esta cantidad equivale a 949.174.280 hojas de papel se tamaño A4, lo cual quiere decir que en Argentina los fumadores consumen el equivalente de 1.898.000 resmas de 500 hojas tamaño A4, quemadas por año.


El dinero que mueve el tabaco


El gasto por el tabaco en el mundo se estimó en 200.000.000.000 (Doscientos billones) de dólares por año, pero actualmente se considera que es más alto todavía debido a que se subestima el costo de los servicios de salud, la muerte de los adultos que sustentan a la familia, las pérdidas por incendios y deforestaciones, y otros factores. El informe del Cirujano General de EEUU estima que el costo de los cuidados médicos para los fumadores comparados con los no fumadores exceden en 501 billones de dólares por año.

La industria tabaquera gana por año más de 268.000 millones de dólares, más que el presupuesto de 180 de los 204 países del mundo.
Se calcula que el costo del tratamiento de los enfermos con dolencias asociadas al consumo de tabaco duplica los ingresos gubernamentales generados por este producto.


Cultivo de tabaco


El cultivo de tabaco también ha contribuido a una crisis ambiental en varios países. En los países en desarrollo se utiliza generalmente la madera como combustible para curar las hojas de tabaco y para construir los graneros donde se cura. Para esto, se talan anualmente unas 200.000 hectáreas de bosques y de áreas boscosas, de las cuales unas 37.000 se hallan en América Latina.


El tabaco como basura tóxica en el Mundo

En 1995, la industria tabacalera mundial produjo unos 2,3 mil millones de kg. De desechos resultantes de sus procesos de fabricación y 209 millones de kg. De desechos químicos. Esto no incluye la cantidad enorme de basura causada por las colillas de cigarrillos, las cuales no son biodegradables. De acuerdo a algunos cálculos, en 1998 se fabricaron 954 millones de kilogramos de filtros y muchos de ellos terminaron en las calles, los cursos de aguas y los parques de todos los países. Esta cifra no incluye tampoco el material para empacar los cigarrillos, los encendedores, los fósforos y otros subproductos de desecho resultantes del consumo de tabaco.


Clasificación de los fumadores
Fumador leve: Es el que consume menos de 5 cigarrillos en promedio por día. Tiene hasta 15 veces mayor probabilidad de padecer cáncer de pulmón que la población no fumadora.
Fumador moderado: Es el que fuma entre 6 y 15 cigarrillos promedio por día. Aumenta hasta 40 veces las probabilidades de cáncer de pulmón.
Fumador severo: Fuma más de 16 cigarrillos por día en promedio. Incrementa hasta 60 veces la probabilidad de cáncer de pulmón.



Humo y cigarrillos

Se puede calcular el humo que un fumador aspira en su vida: Una persona que fume 20 cigarrillos al día toma 200 aspiraciones de humo diariamente, 6.000 al mes, 72.000 al año y más de 2.000.000 en su vida, en el caso que tuviera un promedio de edad de 45 años y hubiera comenzado a fumar en la adolescencia.
• Se puede calcular el alquitrán que un fumador aspira en su vida. Una etiqueta diaria de cigarrillos produce 840 mililitros de alquitrán de tabaco en un año, es decir tres cuartos de litro. Entre otros irritantes contiene benzopirenos, que lesionan el material genético de las células y produce cáncer de los órganos con las cuales se pone en contacto, que no es solamente el pulmón pues desde este se absorbe poco a poco a todo el organismo. En el caso de un fumador con un promedio de edad de 45 años y que hubiera comenzado a fumar en la adolescencia el alquitrán recibido sería de 25 litros.
• Comparados con los no fumadores, los fumadores de cigarros que inhalan el humo tienen 27 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de la boca, 15 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de esófago y 53 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de laringe.
• La nicotina es un alcaloide del tabaco que produce adicción y se encuentra en un porcentaje de 1 a 2 % en los cigarrillos, de manera que un cigarrillo normal de 1 gramo contiene 10 a 20 miligramos. El 10 % de esta nicotina entrará a los pulmones con el humo del cigarrillo, es decir 1 a 2 miligramos.
• La nicotina es una sustancia que se absorbe fundamentalmente a través de los pulmones (de un 79 a un 90 %) y en menor medida a través de la mucosa bucal y plexos sublinguales (4 a 40 %) y de la piel, siendo en este caso la absorción variable y dependiente de varios factores. Se absorbe en los pulmones y pasa a la sangre llegando en 7 segundos al cerebro donde están los receptores, y entre 7 y 10 minutos de haber sido inhalada a todo el organismo. Esta relación casi inmediata entre la inhalación del humo y su efecto a nivel cerebral es uno de los factores que contribuye al alto poder adictivo de la nicotina.
• Los cigarrillos contienen más de 4.000 compuestos químicos, incluyendo 43 que causan cáncer, y muchos otros que son tóxicos, venenosos o dañan los genes.
• El tabaco también posee una intensa radiactividad producida por las radiaciones alfa emitidas por los isótopos Polonio-210 y Plomo-210, que es encuentran en las hojas y en el humo. El Polonio-210 viene de los fertilizantes fosfatados que se utilizan en las plantaciones de tabaco y que es absorbido por las raíces y acumulado en las hojas; persiste en el proceso de secado e industrialización y al fumar queda atrapado en la mucosa bronquial. Un fumador de paquete y medio de cigarrillos por día recibe en los bronquios 400 rads de radiaciones alfa por año, lo que equivale a 300 radiografías de tórax, es decir, casi una por día.


¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

Lo que provoca que la nicotina sea adictiva, es que aumenta la cantidad de dopamina en nuestro organismo, lo que produce una sensación de placer o bienestar, con lo cual, el ser humano tendera a repetir el ejercicio de fumar, para poder volver a sentir lo mismo.
Es así, como a las 48 horas siguientes del ultimo cigarrillo, se desarrollara una sensación de ansiedad, vacío, problemas para dormir e irritabilidad. Es por lo mismo, que las personas vuelven tan rápido a este hábito, luego de intentar dejarlo. Es por ello, que es tan difícil dejar de fumar.



¿Por qué el cigarrillo parece servir para todo?

La explicación es sencilla: fumar parece servir para todo porque en realidad no sirve para nada, apenas calma la angustia que produce su ausencia. Si al terminar de fumar un cigarrillo te preguntas: “¿qué sensación he tenido?”, la respuesta, probablemente, será: “¡nada!” Ahora pregunto yo: - ¿Y por qué te lo fumaste? Quizá me respondas: - Porque lo necesitaba. Si al final del día tratas de recordar dónde y cuándo fumaste cada cigarrillo, te acordarás de muy pocos. La mayoría no deja ningún rastro en tu conciencia. No los recuerdas porque, sencillamente, fumar no produce ninguna sensación en especial. Al apagar un cigarrillo comenzamos a sufrir una ansiedad creciente que se incrementa con cada minuto que pasamos sin fumar, esto nos dificulta comenzar cualquier tarea. Fumar un cigarrillo elimina esa angustia y nos permite ponernos en acción.

La adicción nos impide descubrir este sencillo mecanismo. Preferimos imaginar que fumar nos ayuda a trabajar, a divertirnos y también a dormir. Gradualmente le vamos asignando al cigarrillo múltiples, y frecuentemente contradictorias, funciones. Al dejar de fumar, estas situaciones en que suponemos que un cigarrillo nos sirve traerán el recuerdo, y los deseos, de fumar. Estos sucesos aislados se denominan “situaciones gatillo”, su conjunto constituye la dependencia psicosocial.
Desde el momento en que pensamos que fumar nos ayuda a vivir, nos convertimos en aliados de la adicción. Ahora no solo la dependencia química nos obliga a fumar. Cada efecto ventajoso que le asignamos al cigarrillo es un eslabón más de la cadena que nos somete. Descubrir la falsedad de esta colección de ilusiones es un requisito indispensable para lograr dejar de fumar para siempre.




Datos Interesantes, ¿Sabias Que?

-El tabaco se ha usado como insecticida por sus altos contenidos en sustancias mortalmente tóxicas.
-En el 2000, el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) gastó más de 70.000 millones de pesos en rehabilitaciones para fumadores.
-El tabaco es el causante de más de 25 grupos de enfermedades reconocidas por los médicos como crónicas.
-El tabaco es la droga que causa más dependencia después de la heroína.
-El tabaco deja rastros en un fumador, dientes y dedos manchados de amarillo, mal aliento, enfermedades respiratorias cada vez con más frecuencia, dolores abdominales y posibilidad de contraer cáncer pulmonar y muchas más enfermedades crónicas.



¿Cómo se hace para dejar de fumar?

Si se tiene en cuenta la gran dificultad del fumador para alcanzar y mantener la abstinencia, se han desarrollado una serie de estrategias para dejar de fumar que varían según se apliquen a la comunidad en general o a la persona en particular e incluyen:

.- Campañas educativas: Informan al fumador de los riesgos a los que está sometido y a través de mensajes lo estimulan para que tome acciones. Por ejemplo: Las campañas de los medios de comunicación.

.- Autocontrol: Métodos que ayudan al fumador para dejar de fumar (manuales, cursos, videos, etc.). En lo posible deben incluir información acerca de las consecuencias de fumar y suministrar estrategias y ejercicios específicos para lograr la abstinencia, el mantenimiento y la prevención de las recaídas.

.- Clínicas y grupos de apoyo: Reúnen grupos de personas fumadoras a fin de suministrar información y métodos para el manejo de los síntomas de supresión, el control del estrés y el cambio de actitud.

.- Reemplazo de nicotina: Suministra la nicotina (parches, gomas masticables) para que el fumador se enfrente únicamente a la dependencia psicológica.

.- Métodos comportamentales: Buscan modificar la conducta del fumador por medio de estrategias como la terapia aversiva y el reforzamiento positivo.

.- Consulta médica: La advertencia y el consejo que los médicos ofrezcan al fumador pueden ser los impulsos necesarios para que logre abandonar el hábito. Su importancia radica en que puede hacer que el fumador comprenda que los peligros de fumar le atañen personalmente.

Fases de abandono del tabaco

1. Precontemplación. Tienes intención de dejar de fumar en el futuro.
2. Contemplación. Piensas dejar de fumar en los próximos seis meses, aunque dudas de tu capacidad para conseguirlo.
3. Preparación. Has pensado un plan de acción para dejar el tabaco el próximo mes. De hecho, ya estás intentando fumar menos.
4. Acción. Has dejado de fumar totalmente en los últimos seis meses.
5. Mantenimiento. Ya no tienes que realizar tantos esfuerzos para evitar la recaída. Este periodo abarca entre los seis meses y los cinco años desde el abandono del consumo.
6. Recaída. La mayoría de los ex fumadores ha recaído alguna vez. ¡Recaer no implica fracasar! El mayor peligro es no intentarlo nunca.
7. Finalización. Desaparece el deseo de fumar y no temes una recaída.

Estrategias para dejar de fumar


* Fija una fecha para dejarlo en los próximos 15 días.
* Redacta una lista de motivos para abandonar el tabaco.
* Enumera los cigarrillos que fumas por inercia al cabo del día.
* Deshazte de cajetillas, encendedores y ceniceros en tu casa, el coche y el trabajo.
* Practica pequeños ensayos de abstinencia.
* Busca aliados entre tus familiares y amigos.
* Recuerda que los síntomas (inquietud, ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño, falta de concentración, aumento del apetito, deseo imperioso de fumar…), por intensos que parezcan, siempre son pasajeros.
* Cuando llegue el día elegido, la supresión del tabaco será total. Evita las situaciones que solían traer implícito un cigarrillo, come abundante fruta, haz más ejercicio, ten a mano caramelos sin azúcar, rodéate de personas que te pueden ayudar…

¿Cuál es el método más efectivo?
El fumador puede lograr la abstinencia mediante una o varias de las estrategias mencionadas. Para lograr éxito es fundamental identificar el estadío en el que se encuentra el fumador en relación con su hábito. Luego se debe planear una estrategia adecuada, por ejemplo un modelo escalonado donde, con intentos sucesivos para dejar de fumar, el fumador progresa de una estrategia menos intensiva (autocontrol) a las más intensivas (medicación más intervención psicológica). Una vez lograda la abstinencia se deben emplear medidas para lograr el mantenimiento y prevenir la recaída.

¿Por qué dejar de fumar?

* Mejora la respiración y te cansas menos.
* Disminuye la predisposición a toser y contraer infecciones.
* La piel y el rostro se recuperan del envejecimiento prematuro.
* Recupera el sentido de gusto y olfato.
* El deterioro de la función pulmonar se ralentiza.
* Reduce la tasa de preinfarto y muerte súbita en un 20-50 por ciento.
* Tres años después de haber dejado el tabaco, el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebro vascular del ex fumador es el mismo que de quien no haya fumado nunca.

¿Por qué debo dejar de fumar si no soy adicto?

Mucha gente no se da cuenta que son adictos al cigarro. Ellos piensan que fácilmente pueden dejarlo y en el momento que quieran. Pero cuando lo intentan, olvidan que es extremadamente difícil. Desafortunadamente, es muy fácil hacerse adicto. Los cigarros son tan adictivos como la cocaína o la heroína. Aún y si solamente fumas uno o dos cigarros al día y aún si nunca has comprado tú mismo un paquete de cigarros, estás en riesgo. Las situaciones de stress o salir con amigos que fuman puede hacer que aumente el número de cigarros que fumas y volverte adicto. Trata de no fumar nada en toda una semana. Si esto lo encuentras difícil, probablemente eres adicto a los cigarros.

¿Si dejo de fumar, puedo ganar peso?

Mucha gente tiene miedo de dejar de fumar porque piensan que van a ganar peso. En realidad, muchos pueden ganar un poco de peso pero no lo suficiente como para que cambie su apariencia. La gente no gana peso porque deja de fumar. Ellos ganan peso porque comienzan a comer más. Usualmente, la gente confunde la sensación de necesidad de nicotina con hambre y comen para tratar de que se vaya este sentimiento incómodo. Los fumadores están acostumbrados a tener algo en sus manos y su boca, por lo que probablemente pueden usar la comida para reemplazar el sostener un cigarro. Para evitar ganar peso, intenta las siguientes cosas:
Bebe sorbos de agua en lugar de comer cuando tengas esa sensación desagradable.
Come zanahorias o apio u otra comida saludable y baja en calorías.
Haz ejercicio. Esto también te ayudará a mantener tu mente alejada del cigarro, y además te hará más saludable.
Mantente ocupado. Es menos probable que comas si realmente no estás hambriento, si estás haciendo otras cosas.