El Informe Kissinger (Memorándum 200)

El Informe Kissinger (Memorándum 200)


informe kissinger


Resumen del Memorandum

de Estudio de la
Seguridad Nacional No. 200
Por el Dr. Luis A. Vedoya


Este sumario del informe "NSSM 200" responde a los siguientes puntos:



1. Cuál es el origen de la "Planificación familiar" y la razón de la difusión mundial de los métodos anticonceptivos.



2. Cuáles son los pretextos invocados para la implementación del control de la población en los países en vías de desarrollo.



3. Cuáles son los verdaderos objetivos de la política demográfica actual de los EE.UU.



4. Cuál es la estrategia trazada para lograr la receptividad del control poblacional por parte de los países pobres y para encubrir sus verdaderos objetivos.



5. Qué función desempeña la educación en la estrategia trazada en el documento.



6. Por qué el cambio de las creencias populares constituye uno de los medios propuestos en las estrategias poblacionales.



7. Qué papel juegan los organismos internacionales (ONU, UNICEF, FNUAP, Banco Mundial y otros) en las políticas de población de los EE.UU.



8. Qué rol han asignado los planes de control de la población a los dirigentes políticos de los países en vías de desarrollo.



Antecedentes



El Memorandum de estudio de la seguridad nacional No. 200 (NSSM 200) original, sobre el tema "Implicaciones del Crecimiento de la población mundial para la seguridad de los EE.UU. y sus intereses de ultramar", fue publicado el 24 de abril de 1974, firmado por Henrry A. Kissinger y dirigido a los siguientes funcionarios del gobierno de los EE.UU.: Secretario de Defensa y de Agricultura; Director de la Agencia Central de Inteligencia, Secretario Delegado de Estado y Administrador de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID), con copia para la Junta de Comandantes en Jefe.



En ese memo, Kissinger expresó: " El Presidente ha ordenado un estudio sobre el impacto del crecimiento de la población mundial en la seguridad de los EE.UU. y sus intereses de ultramar". Fue requerido para examinar temas tales como "los problemas que los EE.UU. deberán afrontar como consecuencia de la competencia por los recursos " y de las posibilidades "de políticas extranjeras que afecten la estabilidad internacional". Estuvo especialmente dirigido a examinar las implicaciones internacionales, políticas y económicas, del crecimiento de la población antes que los aspectos ecológicos y sociológicos u otros", e incluye "Recomendaciones para intervenir en asuntos poblacionales en el extranjero particularmente en los países en desarrollo". El estudio fue coordinado por la Junta de Secretarios subalternos del Consejo de seguridad nacional y completado el 29 de mayo de 1974 para ser "puesto a consideración del presidente".



Una vez terminado y revisado, Kissinger envió el 16 de octubre de 1975 un memorandum confidencial a la Casa Blanca, dirigido al entonces Presidente Gerald Ford, que incluía el estudio concluído el 10 de diciembre de 1974. En ese memo se recomendaba al presidente que expidiera un Memorandum ejecutivo confirmando la necesidad de "liderazgo de los EE.UU. en los asuntos referentes a la población mundial" y aconsejando seguir la política de dicho estudio, con algunas excepciones menores. Esas recomendaciones adicionales aconsejaban reajustar los fondos destinados a la planificación familiar; poner fuerte énfasis en motivar a los dirigentes de los países clave en vías de desarrollo para que aceptaran las actividades de planeamiento familiar y obtener una serie de informes anuales y suficientes fondos para otros países además de los países claves. Este memo incluía el proyecto de memorandum ejecutivo propiciado para la firma del presidente.



El 26 de noviembre de 1975 fue expedido el Memorandum de Resolución de Seguridad Nacional (NSDM 314). El mismo contenía anexas las recomendaciones políticas del estudio y los puntos adicionales propuestos por Kissinger. Fue firmado por Brent Scowcroft y dirigido a los Secretarios de Estado, del Tesoro, de Defensa, de Agricultura y de H.E.W.; al Administrador de la Agencia para el Desarrollo Internacional, con copias para la Junta de Secretarios Subalternos del Consejo Nacional de Seguridad, los directores de la OMB, Inteligencia Central y de la Junta de Consejeros Económicos, la Junta de Comandantes en Jefe y el Consejo de Calidad Ambiental. (Nota del autor.)



Próposito y metas del Estudio NSSM 200



El estudio contenido en el NSSN 200 presenta un análisis demográfico del crecimiento de la población mundial en los países menos desarrollados (LDC's), con especial énfasis en las cuestiones perfiladas en el memorandum original, y con una serie de recomendaciones para incrementar y extender la eficacia de los esfuerzos para el control poblacional en ultramar. Adicionalmente, el estudio hace vagas referencias a las razones que fundamentan la política de los EE.UU. en relación al crecimiento de la población en el Tercer Mundo, lo cual probablemente explica el porqué el documento se mantuvo clasificado durante 15 años.



Análisis demográfico



Muchas de las afirmaciones demográficas del estudio revisten el caracter de prédicas Maltusianas sobre la falta de recursos agrícolas. Ellas son presentadas como material de fondo. En el estudio no se ha realizado ningún esfuerzo que tienda a explicar o defender la exactitud de esos argumentos; más bien estos son puestos en el contexto de los intereses de los EE.UU.



Por ejemplo, en la página cinco de la introducción se sostiene que las necesidades de las poblaciones de los países del Tercer Mundo con respecto a los recursos naturales mundiales "causarán graves problemas que podrían afectar a los EE.UU., a causa de la necesidad que le plantean de aportar mayor apoyo financiero y del esfuerzo de los países en vías de desarrollo (LDC) para obtener mayores tratados comerciales a través de precios más elevados para sus exportaciones".



En otra parte, el documento hace referencia al alto costo comparado de financiar un desarrollo positivo y "a que sería mucho más efectivo usar esos aportes para fines de control poblacional que elevar la producción a través de inversiones directas en riego, proyectos de energía e industrias".



También se incluyen comparaciones de la relación de edad de las poblaciones de los países industrializados y de los países en desarrollo (pág.6). El informe hace alusión, además, a la conexión entre recursos, desarrollo y crecimiento de la población, haciendo notar que las naciones preindustriales han experimentado históricamente un incremento de población durante los tiempos en que sus economías experimentaban transición (pág.44-45).



"La teoría económica indica que el modelo de consumo de materia prima varía según el nivel de actividades económicas. Un examen del uso-intensivo de la materia prima (cantidad suplementaria de materia prima necesaria para obtener una unidad adicional de Producto Bruto Nacional), muestra que antes de que se alcance un nivel particular de PBN, los recursos naturales comienzan a declinar.



"Muchos países desarrollados han alcanzado este punto declinante causado por el uso intensivo. Para otros países que no han alcanzado este nivel de desarrollo económico, su población usualmente atraviesa por el estado de rápido crecimiento previo a la industrialización. Esto se debe a las facilidades en la aplicación de políticas de salud perfeccionadas y a la consecuente declinación de sus tasas de mortalidad mientras las de natalidad se mantienen altas".



El estudio previene sobre el factor crecimiento político y estratégico de aquellos países donde los EE.UU. tienen particulares intereses y sobre el "creciente poder... en el escenario mundial" de las demás naciones.



Más adelante el informe aconseja "que el Presidente y el Secretario de Estado acuerden especial importancia al tema del crecimiento de la población..." (pág. 18). Además, las directivas anexas a las recomendaciones contenidas en el estudio incluyen "como objetivo mundial: modificar los niveles de fertilidad para el año 2000".( NSDM 314.)



Recomendaciones políticas



El estudio identifica a 13 países claves en los cuales EE.UU. posee un interés político y estratégico. Esas naciones, comprendidas en la lista de la pág. 15 de la introducción son: India, Blangadesh, Pakistán, Nigeria, Méjico, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia.



El tema central del estudio es la necesidad de acelerar el esfuerzo por combatir el crecimiento de la población en el mundo en desarrollo. Mientras confiesa que la asistencia bilateral a algunos de estos países puede no ser aceptable (introducción pág. 15), propone no obstante incrementar el presupuesto para el control poblacional de la USAID y efectuar un mayor aporte para la asistencia a las agencias multilaterales. Se sugiere convertir a la población del país anfitrión en protagonista de los planes de desarrollo, asegurando amplio acceso a las tecnologías contraceptivas y a la implementación de proyectos de asistencia extranjera, "ofreciendo grandes promesas de motivaciones crecientes para familias pequeñas" (introducción, pág.17).



A causa de "la mayor implicación en política exterior de la estrategia poblacional recomendada" y el "gran interés de la Agencia en este asunto" (introducción, pág. 25), el estudio recomienda que la responsabilidad de la ejecución de la política y de los controles a llevarse a cabo sobre las actividades en materia de población, sean asignadas al Comité de Secretarios Subalternos del Consejo de Seguridad Nacional. Una propuesta alternativa es que los programas de población sean puestos a cargo del Consejo de Coordinación para el Desarrollo (introducción, pág. 26). (Esto fue rechazado en el Memorandum Ejecutivo de Seguridad Nacional No. 314.)



Intereses de seguridad de los EE.UU.



Los intereses de seguridad en los países menos desarrollados (LDC's), según los sostiene el estudio, involucran dos temas.



El primero consiste en los factores comerciales y políticos relativos, incluyendo lo concerniente a un cambio potencial en el equilibrio de la influencia política y hasta en el poder militar en el mundo en desarrollo, como consecuencia del crecimiento poblacional de los (LDC's). A este respecto, el proyecto examina las proyecciones de largo plazo de los efectos de esas transiciones políticas y demográficas sobre la seguridad de los EE.UU.



El estudio señala que "Conflictos que son a primera vista políticos tienen en realidad raíces demográficas" (pág. 11 introducción), y agrega que "las acciones revolucionarias y los golpes contrarevolucionarios terminan expropiando los intereses foráneos... no son buenos para dicho interés ni para los gobiernos de los países donde ocurren". Es así que "las consecuencias políticas de los actuales factores poblacionales en los LDC's" pueden crear "problemas políticos y muchos otros para la seguridad de los EE.UU."



El informe intenta demostrar que la pérdida de mercados para los productos de los EE.UU. debida a la disminución de población allende los mares, sería compensada por la continua ventaja de que disfrutarán los EE.UU al mantener una apariencia de control sobre el orden mundial.



"Desde el punto de vista de los intereses de los EE.UU, la reducción de las necesidades alimentarias de los LDC's sería claramente ventajosa. Estos no reducirán los mercados comerciales americanos para alimentos, desde que la reducción de los requerimientos en los LDC's derivada de un crecimiento más lento de la población, solo afectaría a las solicitudes privilegiadas y a las subvenciones de ayuda alimenticia, pero no a las ventas comerciales. ...(Esto) podría mejorar las posibilidades de un desarrollo a largo plazo y de integración en un orden mundial pacífico" (pág. 31).



El documento incluye una breve discusión sobre el rol de la población en sus aspiraciones sociales, conflictos y cambios políticos. Algunos factores, como los raciales, étnicos, culturales y las diferencias religiosas - particularmente cuando existen "diferentes proporciones de crecimiento poblacional entre estos grupos" - son examinados como causas subyacentes de los cambios políticos, o del poder. Esas diferencias en el crecimiento de las tasas de natalidad de las poblaciones pueden jugar un rol fundamental en el acaecimiento de cambios políticos y conflictos donde sea; "la densidad poblacional, la sobrepoblación, es mucho menos importante que lo que generalmente se cree en este aspecto" (pág. 47).



Otra consideración es la juventud relativa - la alta proporción de gente joven - en las naciones con alta fertilidad, a diferencia de lo que ocurre en las sociedades de baja fertilidad. La gente joven que prevalece en las poblaciones de alta fertilidad, dice el estudio, pueden ser convencidas más fácilmente para atacar objetivos como las corporaciones multinacionales y otras influencias foráneas (Ej. "imperialismo", pág. 69).



Los sentimientos y opiniones anti-oeste se demuestran en un informe de la embajada de EE.UU. en Dacca, Bangladesh (Dacca, 19 de Junio de 1974), relacionado en detalle en las páginas 79 y 80 del estudio.



"Bangladesh es justamente ahora un sólido soporte de las posiciones del Tercer Mundo, que aboga por una mejor distribución de la riqueza mundial y por la extensión de concesiones comerciales para las naciones pobres. Como el problema de Bangladesh crece y su habilidad de obtener ayuda para mantener la paz fracasa, su posición internacional probablemente se radicalizará en inevitable oposición a los intereses de los EE.UU. en obtener mejores resultados, mientras busca alinearse con otros países con el objeto de forzar una ayuda adecuada" (pág. 80).



No aparace en el informe otra evaluación detallada de las políticas de los otros "trece países clave", pero se llega a la conclusión de que, a pesar de la estrategia de control de población, "el crecimiento de ésta en Africa ha aumentado considerablemente antes de comenzar a declinar" (pág. 20). El crecimiento poblacional tendrá distintos efectos en diferentes partes del continente, agrega, pero aquellos países ricos en recursos naturales estarán más capacitados "para concretar su expansión poblacional" (pág. 21).



"Nigeria entra en esta categoría. Hoy, es el país más poblado del continente, con una cantidad de 55 millones de personas en 1970. La población de Nigeria al final de este siglo está calculada en alrededor de 135 millones de personas. Esto sugiere un crecimiento político y estratégico para Nigeria, al menos en Africa al sur del Sahara" (pág. 21).



La población de Egipto también se incrementará significativamente, afirma el estudio. "El grande y creciente tamaño de la población egipcia, constituye y lo será por muchos años una importante consideración en la formulación de muchas políticas extranjeras y domésticas, no sólo de Egipto sino también de sus países vecinos" (pág. 22). Según el documento, Brasil, como Nigeria, "claramente domina demográficamente el continente (Latinoamérica) (pág. 22); su población probablemente llegará a igualar la de EE.UU. a fines de siglo. Así, el informe advierte sobre un "crecimiento del poder de Brasil en Latinoamérica y en el mundo durante los próximos 25 años" (pág. 22).



El informe también reconoce que los EE.UU. con su 6% de la población mundial, consume un tercio de sus productos.



La segunda cuestión relacionada con la seguridad de los EE.UU. se refiere a sus posibilidades de acceso a los minerales necesarios para usos militares e industriales y de cuya importación depende los EE.UU. En los lugares donde estos "materiales críticos y estratégicos" se encuentren, por consiguiente, los intereses económicos de los EE.UU. coincidiráan con las consideraciones militares.



"La ubicación de las reservas conocidas de minerales de alta pureza favorece la creciente dependencia de todas las regiones industrializadas de la importacion de aquellos desde los países menos desarrollados. Los problemas reales del abastecimiénto de minerales residen, no en la insuficiencia física de ellos, sino en las posibilidades político-económicas de acceso a los mismos, de los acuerdos de exploración y explotación, y de la distribución de los beneficios entre los productores, consumidores y los gobiernos de los países anfritriones" (pág. 37).



El informe advierte en sus páginas 37 y 38 sobre la ausencia de estabilidad política (o de políticas confiables pro-EE.UU.) ...en los LDC's.



"... las concesiones a compañías extranjeras pueden ser expropiadas o estar sujetas a intervenciones arbitrarias. Donde por una acción del gobierno, por conflictos laborales, sabotaje o disturbios cíviles, se ocasione el lento fluir de materias primas, el flujo debe ser acelerado. Aunque la presión poblacional no es obviamente el único factor involucrado, ese tipo de inconveniente es mucho menos probable bajo condiciones de bajo crecimiento, o crecimiento cero de la población".



Así, continua el estudio (pág. 43), el control de las poblaciones extranjeras se convierte en un tema para la seguridad industrial y militar de los EE.UU.



"Cualquier cosa debe ser llevada a cabo para resguardar la interrupción de suministros ...La economía de los EE.UU. va a requerir mayores y crecientes cantidades de minerales de otros países, especialmente de los menos desarrollados. Este hecho realza el interés de los EE.UU. en la estabilidad económica y social de los países abastecedores. Cuando quiera que se produzca una declinación en las presiones poblacionales exteriorizadas en índices de natalidad reducidos, allí pueden aumentar las perspectivas de dicha estabilidad. La política poblacional llega a ser así de gran importancia en cuanto al suministro de recursos y a los intereses económicos de los EE.UU."



Estrategias políticas para el control de población



Las sugerencias para la implementación de una política estratégica mundial incluyen un componente de "política de desarrollo" tendiente a que los dirigentes de los LDS's sean "persuadidos" para que ayuden a conseguir reducciones en los índices de natalidad favorables a los objetivos mundiales de los EE.UU. El problema de vencer la resistencia a dichos programas se presentó en ocasión de la discusión del Plan de Acción para la Población Mundial en agosto de 1974 y a la cual los EE.UU. contribuyeron en muchos puntos sustantivos (pág. 86).



"Hubo una consternación general, por lo tanto, cuando al comienzo de la conferencia el plan fue sometido a un ataque fulminante que se prolongó por cinco horas, encabezado por Argelia, con el apoyo de varios países africanos; Argentina, apoyada por Uruguay, Brasil, Perú, y, en forma más limitada, por otros países de Latinoamérica; el grupo de países del Este Europeo (menos Rumania); el PRC y la Santa Sede" (págs. 8687).



Esas objeciones hechas a la WPPA se fundaron en demandas de un "nuevo orden económico internacional", como base para un desarrollo económico social respetuoso de la soberanía nacional de los LDC's (pág. 87). Como semejantes ideologías no coinciden con la política deseada por los EE.UU. de mantener un reparto no igualitario del poder y la salud mundial, el documento acentúa la necesidad de aplicar, de un modo sutil y efectivo, presión sobre los países extranjeros y sus dirigentes con el propósito de desgastar estas opiniones. "Las creencias, ideologías y errores expuestos por muchas naciones en Bucarest indican más fuertemente que nunca la necesidad de una educación más extensa de los dirigentes de muchos gobiernos, especialmente de Africa y algunos de Latinoamérica. Deben ser propuestos acercamientos para dirigentes de países determinados, tomando en cuenta sus ideas actuales y para atender sus inquietudes particulares" (pág.96).



Los esfuerzos tendientes a manipular las decisiones de la política doméstica referente a proyectos de población comprenden, ante todo, sofisticados intentos de propaganda acerca de los "beneficios" de la reducción de la población.



"Es fundamental para cualquier estrategia efectiva llegar a un compromiso mundial político y popular para la estabilización de la población. Esto requiere el apoyo de los "países clave" y será posible únicamente si ellos ven con claridad el impacto negativo del crecimiento irrestricto de la población y creen que es posible resolver ese asunto mediante una acción del gobierno. Los EE.UU. deberán alentar a los dirigentes de los LDC's a avanzar en la planificación familiar" (introducción, pág. 18).



Semejantes esfuerzos, por supuesto, llevan tiempo, pero el estudio informa que el control de los EE.UU. sobre el crecimiento de la población extranjera, en el cual es crucial una planificación de largo plazo: "La estrategia propuesta llama a concretar un acercamiento coordinado para responder al importante interés de la política exterior de los EE.UU. en controlar la influencia del crecimiento de la población sobre los sistemas políticos, económicos y ecológicos del mundo. Lo que es inusual en el tema de la población es que este interés político externo debe tener un horizonte temporal mucho más lejano que el de otros objetivos" (pág. 100).



El mismo estudio previene que "debemos tener cuidado de que la apariencia de nuestras actividades no se ofrezca a los ojos de los LDC's como una política de un país industrializado dirigida contra un LDC (introducción, pág. 2122), y más adelante sugiere que los esfuerzos para el manejo de la población de los LDC's ayuden a los "dirigentes de los LDC's a integrar los factores poblacionales en planes nacionales, particularmente en lo relacionado a los servicios de salud, educación, recursos agrícolas y desarrollo ..." y "relacionar las políticas de población y planeamiento familiar con los mayores sectores de desarrollo: salud, nutrición, agricultura, educación, servicios sociales, labores organizadas, actividades femeninas y desarrollo de la comunidad" (introducción, pág. 21). Más adelante, el estudio sugiere que el concepto de integrar el planeamiento familiar con los servicios de salud de la población constituye una forma de eliminar cualquier sospecha por parte del oficialismo y del público del país huesped.



"Finalmente, proveyendo la planificación familiar integral y los servicios de salud sobre una ancha base ayudará a los EE.UU. a rebatir la acusación ideológica de que están más interesados en frenar el número de gente en los LDC's que en su futuro y su bienestar. Mientras ello pueda ser argüido, y argüido con efectividad, esas limitaciones de números pueden ser uno de los factores críticos para intensificar el desarrollo potencial y aumentar las probabilidades de bienenestar, debemos reconocer que los que argumentan sobre lineas ideológicas, han hecho mucho para que naufrague la contribución de los EE.UU. para los programas de desarrollo y de salud, mientras crecen constantemente los aportes para programas poblacionales. Aún cuando puedan darse muchas explicaciones para estas tendencias, el hecho es que han sido estorbo ideológico para los EE.UU. en el avance crucial del desarrollo de las relaciones con los LDC's (pág. 177).



La persuación, la propaganda y el control de los prejuicios constituyen consideraciones esenciales en las recomendaciones del estudio, pero la coerción está extensamente insinuada con respecto a los proyectos de la AID. La página 20 de la Introducción sugiere que los métodos "para reforzar el planeamiento poblacional en el plan de desarrollo nacional ... (debiera incluir) consideraciones sobre factores poblacionales y políticas poblacionales en todos los Documentos de Asistencia a los Países Estratégicos ( C.A.S.P.) y documentos de múltiples años del Programa de Asistencia al Desarrollo (D.A.P.).



El mecanismo de alimento como arma sale a la luz en la pág. 106 del estudio.



"También hay un precedente establecido para tener en cuenta en la ejecución de necesidades asistenciales por el AID y los grupos consultivos. Ya que el crecimiento de la población es un factor determinante en el aumento de la demanda de alimentos, al distribuirse los escasos recursos PL 480 debiera tenerse en cuenta qué medidas estó tomando cada país, tanto en el control poblacional como en la producción de alimentos. En estas delicadas relaciones es importante evitar en estilo y esencia, de cualquier forma, toda apariencia de coerción" (pág. 106107).



De acuerdo con el estudio, los esfuerzos para motivar a los dirigentes serán suplementados con otro esfuerzo para sostener la ayuda en dichas actividades dentro de la rama legislativa. "Así, existe la necesidad de reforzar las actitudes positivas de aquellos que en el Congreso apoyan la actividad de los EE.UU. en el terreno de la población y conseguir su ayuda para persuadir a otros"(pág. 117).



El uso de otras agencias y ramas del gobierno, así como también de las instituciones multilaterales jugarán un importante papel en lograr que los países huéspedes sean más receptivos de la iniciativa de los EE.UU. en el campo de control poblacional; sobre todo y particularmente en países donde haya resistencia a proyectos de población.



El estudio anota, por ejemplo, que algunos de los 13 países prioritarios ya son "receptivos de la asistencia" para actividades poblacionales, aunque en otros países de alta prioridad "la asistencia de EE.UU. es limitada por la naturaleza de las relaciones políticas y diplomáticas" ... India y Egipto, por ejemplo ...; " o por falta de un mayor interés del gobierno en programa de reducción de la población" (por ej. Nigeria, Etiopia, Méjico, y Brasil). En algunos casos, la asistencia técnica y financiera externa, si es deseada por los países, deberá venir de otros aportantes yo de organizaciones privadas e internacionales (muchas de las cuales reciben contribuciones de la AID) (pág. 127-128).



Otra directiva del estudio requiere que los EE.UU. "dispongan programas de familiarización en el Cuartel Maestre de la ONU en Nueva York, para ministros de los gobiernos, funcionarios de alto nivel político y dirigentes influyentes en la vida privada" (introducción pág. 20-21).



Las embajadas podrían también utilizar potencialmente su capacidad de inteligencia para aprovechar toda oportunidad para promover las actividades poblacionales en los NDC's que no cooperan en ellas.



"El USG ( el gobierno de los EE.UU.) tendría que interesarse (por ej. a través de sus embajadas), en los problemas y los programas de población (si los hay) de algunos países para reducir la tasa de natalidad. Además, en aquellos países de gran prioridad, en los que la asistencia a la población es ahora limitada por una u otra razón, debemos estar dispuestos a expandir nuestros esfuerzos para demostrar a sus dirigentes las consecuencias de un crecimiento demográfico rápido y los beneficios de las acciones para reducir la fertilidad" (pág. 128).



El estudio también destaca las posibilidades de usar las comunicaciones vía satélites para la propaganda.



"Más allá de la búsqueda de cómo llegar e influenciar a los dirigentes, las mejoras de aportes en el mundo dirigidas o relacionadas a los problemas poblacionales, deberían ser encaradas a través de un creciente énfasis sobre programas de educación y motivación para la población, los medios de comunicación y la restante, por la ONU, la USIA y la USAID. Debemos dar mayor prioridad a nuestros programas mundiales de información relacionados con esta área y considerar la expansión de arreglos colaborativos con instituciones multiraterales en programas de educación" (pág. 117).



Pero el documento previene acerca de que el uso de la USIAUOA de comunicaciones puede aparejar contratiempos.



"La AID tiene mucha más experiencia en los numerosos problemas encontrados en el uso de las comunicaciones modernas para la educación de poblaciones rurales. En primer lugar, existe un sentimiento difundido en los LDC's respecto de las comunicaciones vía satélite, expresado vigorosamente en el Comité de Espacio Exterior de la ONU. Muchos países no quieren que las emisoras de países vecinos sean oídas en sus territorios y temen a la propaganda no deseada y a la subversión por parte de emisoras hostiles. La experiencia de la NASA sugiere que los EE.UU. debe tratar muy delicadamente este tema cuando se trata de asistencia en el contenido del programa" (pág. 191).



Sin embargo, el informe es favorable a estos manejos de las comunicaciones a partir de la página 198. "Como la mayor parte de la política informativa de los EE.UU., los mejorados pero aun limitados programas de la USIA para comunicar información sobre cuestiones de población deberían ser reforzados hasta el nivel adecuado a la importancia del tema".



Liderazgo de los EE.UU.



Una importante propuesta de este estudio sobre política de población es el control por parte de los EE.UU. de las empresas multilaterales, en las palabras del informe (págs. 113114), para "alentar una acción futura de los gobiernos de los LDC's y otras instituciones ..." Para este fin, los EE.UU. deben trabajar conjuntamente con otros países desarrollados... "...en un esfuerzo internacional colaborativo en la investigación sobre la reproducción y el control de la fertilidad humana abarcando la biomedicina y los factores socio-económicos".



"Los EE.UU., más adelante se ofrecen a colaborar con otros países donantes interesados y organizaciones (por ej. WHO,FNUAP, Banco Mundial, UNICEF)" en otras actividades que pudieran incluir la planificación familiar. (págs. 113114).



Resulta interesante que el documento confiese que "El Departamento de Estado de los EE.UU. y la AID jugaron un papel importante al establecer el Fondo de las Naciones Unidas para las Actividades de Población (FNUAP), el cual actuará como una punta de lanza en un esfuerzo multirateral en los asuntos de población, como un complemento de las acciones bilaterales de la AID y de los demás países contribuyentes" (pág. 121).



Esto sirvió, anota el estudio, para brindar la apariencia de diversificar las fuentes (y ocultar los propósitos) de los programas de control de la población dirigidos a los países menos desarrollados (pág. 106). "También existe el peligro de que alguno de los dirigentes de los LDC's vean desarrollarse presiones dentro de sus países a causa de la planificación familiar, como una forma de imperialismo económico y racial, lo cual podría generar un serio contragolpe".



Por lo tanto, el uso de las multilaterales para conseguir los objetivos de los EE.UU. sobre el tema poblacional requerirá que los EE.UU. prevean las cantidades adicionales de dinero para esas instituciones a medida que la asistencia a la población sea aceptada por los dirigentes de los LDC's. Pero el "lavado" de las inversiones para el control poblacional de los EE.UU. a trravés de la multilaterales sirve a otro propósito adicional, al que los autores del estudio asignan importancia.



"Es vital que los esfuerzos por desarrollar y fortalecer un compromiso con los dirigentes de los LDC's no sean vistos por ellos como la política de un país desarrollado para inutilizar sus esfuerzos o para reservar sus recursos para ser usados por los países ricos. Cualquier sospecha sobre esto podría causar un serio paso hacia atrás adverso a la causa de la estabilidad poblacional" (pág. 114).



"Los EE.UU. pueden ayudar a minimizar los cargos de una motivación imperialista escondida detrás de su apoyo a las actividades en materia poblacional afirmando reiteradamente que tal ayuda deriva de la preocupación sobre: a) el derecho del individuo de determinar libre y responsablemente el espaciamiento de sus hijos ... y b) el desarrollo fundamental socio-económico de los países pobres..." (pág. 115).



La discusión sobre el papel que juega el Banco Mundial aparece también en el estudio, pese a que, cuando el mismo fue escrito, el Banco no era tan activo como ahora en cuestiones de población (pág. 148). "El compromiso del Banco en ésta área abrirá posibilidades de colaboración" y en la pág. 149, "Con un mayor compromiso de los recursos del Banco y consultas más a fondo con la AID y el FNUAP se podría llegar a resolver más a fondo el conjunto del problema".



Cortando los ídices de natalidad



El estudio puntualiza cuales son las tres causas mayores para los altos índices de natalidad. Primero, algunas personas carecen de conocimiento o acceso al control de natalidad. Segundo, puede existir lo que el estudio llama "motivación inadecuada" para limitar la fertilidad. Y, tercero, ha habido "lentitud en el cambio de las preferencias familiares" aún cuando estén implementados programas para motivar (introducción, págs. 67).



La primera causa puede ser resuelta suministrando, acercando y proveyendo contraceptivos a aquellos que los pidan libremente por sus propias motivaciones personales. La respuesta al segundo y tercer factor exige cambiar las actitudes y creencias de los sectores populares. Para acompañar esto, advierte el estudio, "en el programa de ayuda general debería darse prioridad a políticas de desarrollo selectivo para sectores, ofreciendo grandes promesas de motivación creciente para las familias pequeñas" (introducción pág. 17). El estudio lo pone de esta forma:



"Está claro que la disponibilidad de servicios contraceptivos e información no es una respuesta completa al problema de la población. En vista de la importancia de los factores socio-económicos en determinar el tamaño de familia deseada, la asistencia estratégica debe incrementar su concentracion en políticas selectivas que contribuyan a la declinación de la población, como también a otros objetivos" (pág. 108).



Como indica lo expresado precedente, los proyectos de acercamiento de los EE.UU. a los gobiernos de los LDC's para que adopten el control de planeamiento poblacional implican invocar el derecho del individuo de determinar libremente el número y espaciamiento de los hijos y las necesidades fundamentales del desarrollo socio-económico de los países pobres. Pero ese razonamiento, tal como está articulado en el informe, se encuentra clara y específicamente es instrumento para "ayudar a minimizar los cargos de una motivación imperialista oculta detrás ... de las actividades sobre población (pág. 115). El propósito del control de población no es brindar un "servicio", sino alcanzar objetivos demográficos claramente definidos.



El estudio examina asimismo la educación como un modo de alcanzar índices de natalidad más bajos y no como un derecho cultural de la población. Una estrategia de largo plazo para asegurar la aceptación y el uso de los programas de planeamiento familiar en los países anfitriones incluye proveer "niveles mínimos de educación, especialmente para las mujeres" y adoctrinamento para la generación que crece en cuanto al atractivo de formar familias pequeñas (pág. 111).



Además de enfatizar la conveniencia del uso del dinero de asistencia extranjera para crear condiciones que conduzcan el control poblacional, el documento incluye un punto de vista "alternativo", el cual sostiene que "pueden necesitarse programas obligatorios y debiéramos estar considerando estas posibilidades ahora" (pág. 118). Las preguntas relacionadas con esta propuesta comprenden:



"¿Serán los alimentos considerados como un instrumento de poder nacional? ¿Seremos forzados a elegir a quién ayudar razonablemente y, si así sucede, serán los esfuerzos para el control poblacional el criterio para esa asistencia?"



"Están los EE.UU. preparados para aceptar un racionamiento alimenticio para ayudar a la gente que no puede o no quiere controlar su crecimiento poblacional?"



"En caso de que las recomendaciones y opciones no sean las adecuadas para solucionar este problema, ¿se consideraría un estudio en el futuro y una acción adicional en este campo, como se expresa arriba?" (pág. 119120).



El informe cita la posibilidad de efectuar pagos directos a los que acepten la planificación familiar (pág. 118), e informa sobre controvertidos pero importantes éxitos en la India, donde los incentivos financieros junto a otras motivaciones hicieron que gran cantidad de hombres aceptacen la vasectomía.



Actividades



Vastos y crecientes desembolsos son recomendados en el estudio (pág. 171), así como el desarrollo y uso de drogas contraceptivas inyectables de larga duración y la esterilización permanente (págs. 172173). El tema del aborto es tratado con una larga nota al pie de las páginas 1182184 del estudio. Dice allí que la Ley Federal prohíbe que los fondos de asistencia extranjera sean usados para abortos. Sin embargo, hace notar que en muchos países los estatutos o leyes sobre el aborto no son estrictamente cumplidos y que "en algunos países con leyes muy restrictivas los abortos pueden ser llevados a cabo por médicos, abiertamente y sin ninguna interferencia de las autoridades (págs. 182183).



Conclusiones y resumen



Los aspectos más importantes del estudio pueden ser resumidos de la siguiente manera:



El informe reconoce que el crecimiento de la población constituye un fenómeno natural en las sociedades pre-industriales. Las poblaciones en crecimiento, particularmente en los países grandes, aumentan la capacidad nacional para plantear demandas en el mercado internacional, así como también su influencia política ...al menos regionalmente y, enventualmente, alrededor del mundo. De allí que se pueda sostener que la mayor motivación de la política poblacional radica en la preocupación de que las tasas de crecimiento de la raza humana en los LDC's puedan desequilibrar la balanza del poder en perjuicio de los países industrializados del hemisferio norte y en beneficio de las emergentes naciones del sur. La preocupación por la "inestabilidad" política incluye, en gran parte, proyecciones del incremento de la ideología anti EE.UU. y anti-imperialista entre las naciones potencialmente poderosas y el efecto que esto produciría sobre una vasta extensión de los intereses de los EE.UU.



Las recomendaciones del estudio, revelan más adelante un esfuerzo bien organizado por el gobierno de los EE.UU. para "colaborar" con, o ejercer el poder sobre instituciones multilaterales, tales como el Banco Mundial y varias agencias dentro de las Naciones Unidas para conseguir los objetivos políticos de los EE.UU., particularmente (en este estudio) hasta el punto en que esos objetivos se encuentran relacionados con el control poblacional. Igualmente importante es el enfoque del estudio sobre el uso de la asistencia bilateral para el desarrollo, como un arma para inducir a personas y gobiernos de los LDC's a cooperar con los esfuerzos de los EE.UU. en el control poblacional y los niveles de crecimiento.



La confianza de los dirigentes de los LDC's es esencial en la implementación del control de la población en los trece "países claves", así como en el resto del mundo en desarrollo, y enfatiza la necesidad de implementar ideologías y estrategias con el propósito de convencer a las cabezas de gobierno a adoptar la política de control de la natalidad patrocinadas por los EE.UU.



El Dr. Luis A. Vedoya es abogado y líder provida en la Argentina. Este resumen fue preparado por el Dr. Vedoya y publicado por Vida Humana Internacional en 1999. Vida Humana Internacional tiene disponible la traducción completa del original de este Memorandum (106 páginas), solicítela enviando un donativo de $5 (dólares). Enlace al Memorandum de Resolución de Seguridad Nacional (NSDM 314, en inglés).

0 comentarios - El Informe Kissinger (Memorándum 200)

Los comentarios se encuentran cerrados