¿Cómo actúa la marihuana en nuestro cerebro?

Taringueros sigo aportando más aunque el tema sea genere controversia. Todo lo que está escrito a continuación está basado en los estudios que he realizado. CUALQUIER COMENTARIO OFENSIVO O QUE GENERE FOROBARDO SERÁ ELIMINADO


¿Cómo actúa la marihuana en nuestro cerebro?


Como todos sabemos, todas las drogas en el sistema nerviosos actúan alterando la comunicación del cerebro. El buen funcionamiento del cerebro se basa en diálogo incesante entre nuestras cien mil millones de células nerviosas, conocidas como neuronas. Para hacer que dicha información circule las neuronas envían mensajeros químicos a los que llamamos neurotransmisores, ya sea dolor, placer o el ritmo de los intercambios de información, los neurotransmisores regulan un equilibrio sutil y complejo del que depende el conjunto de funciones de nuestro organismo.

Entre cada neurona hay un pequeño espacio donde se desarrolla una intensa actividad, es aquí en la sinapsis donde actúa los neurotransmisores que se ajustan en los receptores que le corresponden para hacer que circule información de una neurona a otra. Hacia a principios de los años 90, algunos investigadores se percataron que la cannabis se ajusta a algunos de estos receptores, esto quiere decir que nuestro cerebro fabrica moléculas semejantes a la cannabis, estas moléculas y sus receptores el conocido sistema cannabinoide endógeno, nombre dado por el especialista farmacólogo Rafael Maldonado. Todo esto quiere decir que nuestro organismo está preparado para recibir los cannabinoides, hay que saber que si nuestro organismo tiene receptores de proteínas específicas para fijar los cannabinoides no es para sentir los efectos de la marihuana o el hachís, sino porque tenemos un sistema cannabinoide endógeno. Y para tener una idea de la importancia de este sistema primero debemos remarcar que la cantidad de receptores cannabinoides es mucho más importante que la cantidad de receptores de cualquier otro neurotransmisor clásico. En algunas zonas del cerebro, esta cantidad es mayor 5 veces y hasta 12 veces mayor a la de los receptores para los neurotransmisores fundamentales como la dopamina.

En el cerebro el sistema cannabinoide actúa sobretodo en el cerebelo, que se encarga la coordinación de movimientos; el tallo cerebral, que regula las funciones vitales; el cuerpo estriado, el hipocampo y la amígdala, encargados de los movimientos reflejos de la memoria y la ansiedad. Una vez ubicados estos receptores, los científicos emprendieron una investigación de estas moléculas semejante a la cannabis que produce nuestro organismo.

En 1992, lograron hallar la primera molécula cannabinoide, la anandamida, su nombre proviene de la palabra ananda que significa felicidad en sánscrito; cuatro años después, los científicos piensan que tal vez se puedan hallar diez en total. Estas investigaciones resultaron tarde todo porque los científicos no tenía una imagen clara, ya que sólo buscaban neurotransmisores clásicos, a los que los cannabinoides no se parecen en absoluto. Como ejemplo veamos la dopamina, un neurotransmisor que espera que le pidan que actúe en la primera neurona, entonces es liberado en la sinapsis y se fijará en los receptores de la neurona siguiente. Los cannabinoides no existen como tales, cuando el cerebro los necesita estos se auto-fabrican utilizando las grasas de las neuronas. Luego, se pasean en la sinapsis y pueden estimular sus receptores en cualquier neurona.

Hace mucho tiempo, se viene estudiando el efecto activo de la molécula de la cannabis, el delta 9 tetrahidrocannabinol (THC), y según farmacólogos franceses, el cerebro fabrica moléculas que son vecinas de las drogas, y la diferencia que podemos hallar entre la droga externa e interna, es la cantidad del producto que se toma con el tetrahidrocannabinol o el opio, no tiene ninguna medida en común con el que se libera en el cerebro. La segunda diferencia es la ubicación, es decir, en el cerebro la molécula se libera en un lugar muy preciso al nivel de la sinapsis y al nivel de una zona que tiene una dimensión pequeña; así que cuando se consume el producto, el efecto surge en todas las zonas del cerebro de forma estimulante. El único efecto de la marihuana en el cerebro es que induce a la activación del sistema cannabinoide endógeno, de modo de que todas las respuestas que este sistema controla serán activadas.

Por eso que al momento de que es consumida la marihuana, algunas personas se tornan eufóricas, algunos dolores y angustias se disipan, la sensibilidad a los colores y a los sonidos se agudiza, la memoria de los acontecimientos recientes se aminora, los movimientos se tornan lentos y el apetito se estimula, efectos cuya intensidad no se compara con los de la cocaína o el de la heroína, y que le concede el calificativo a la cannabis de droga suave. Con el cannabis no hay un efecto físico grave, lo que hace que muchos digan que no es tan grave. Existe un efecto psicotrópico que tampoco es dramático, así que puede haber defensores y atacantes de la cannabis.

La marihuana posee algo en común con las demás drogas, provoca en el cerebro la elevación de la dopamina, un neurotransmisor que está involucrado con la sensación del placer. Al parecer, la perspectiva de tomar drogas cannabinoides estimula las células que secretan dopamina, las terminales que llegan al núcleo accumbens ocasiona que se libere la dopamina. Esto es importante, ya que el núcleo accumbens es una región del cerebro que participa en la canalización de nuestro deseo de comer o de consumir drogas. La estimulación de dopamina en esa área, la activación de los receptores de dopamina podría estimular el deseo a la droga.

El farmacólogo Rafael Maldonado, en sus laboratorio probó las propiedades de refuerzo en los ratones, y con esto claramente se puede saber si a estos roedores le gusta la cannabis y si puede crear dependencia. El estudio fue hecho en cuatro ratones separados uno del otro, y se basa en un compartimiento que consta de dos zonas, una negra y una blanca, en el primer día dejan que los ratones exploren toda la zona y se nota que no tienen preferencia por alguno de los dos. Si la droga a sido reforzante, el ratón pasará mayor tiempo en la zona negra; cuando les inyectan el cannabis a los roedores, estos pasan mayor tiempo en el compartimiento negro, esto quiere decir que les gusta. Pero para medir el nivel de dependencia en los humanos, los médicos e investigadores se remiten al manual de dependencia para diagnosticar los problemas mentales, el DSM-IV. El sistema de DSM-IV, permitirá definir criterios para saber si la persona tiene un proceso de ansiedad de depresión, de esquizofrenia, o de alguna dependencia. Si estos criterios se usan de una manera estricta, se puede decir que el cannabis sí tiene los criterios para inducir a la dependencia, pero si podemos analizar si la cannabis crea una dependencia física está claro que el consumo induce a una dependencia física en el sentido en el que dejar de consumirla no conlleva un problema físico importante, por lo tanto no crea dependencia física; pero sí puede a inducir a un consumo abusivo y a una pérdida de control de consumo.

Sólo los fumadores crónicos poseen de problemas síquicos cuando dejan de fumar cannabis, estas señales se deben a las modificaciones de los receptores cannabinoides, modificaciones que son reversibles. Si una persona a fumado marihuana en dosis grandes durante varios años y deja de consumirla de a golpe, durante varias semanas y meses de haberla dejado, esta persona sufrirá de depresión, ansiedad, falta de apetito e irritabilidad. Un estudio demuestra que si a estas personas se le da un poco de THC, sólo un poco del principio activo, no de la droga, se elimina casi todos los síntomas. Esto indica que el cuerpo se ha adaptado a este alto nivel de marihuana al restringir su propio sistema y ahora necesita mantenerse en ese nivel.

Los adolescentes tienden a parecer adultos en muchos sentidos. Tienen la estatura de un adulto, con frecuencia se dejan barba, tienen un compartimiento sexual, tienen todo lo que tiene un adulto pero hay una cosa que los adultos pierden que es la enorme curiosidad, la gran apertura a las cosas, el interés por todo. La razón de esto es que los sistemas cerebrales, como el sistema de dopamina, involucrados en el sistema de búsqueda de comportamiento investigativo de la curiosidad, se desarrollan alrededor de esa edad. De modo que si se activan esos sistemas de una forma poco adecuada cuando están en desarrollo el tipo de problemas que genera más adelante es considerable.

Evidentemente, quienes consumen cannabis en principio son los jóvenes que están en una situación de adolescentes y que por lo tanto se presentan ante una modificación de definir su personalidad en función de su medio y la cannabis, cuando la fuman, les permitirá el tiempo que actúe tomar cierta distancia en relación a esa molestia que consiste en adaptarse a un medio y a definir su personalidad. Puede ser una ventaja si el consumo es moderado, ya que permite “descansar”, pero si se consume de manera regular esta confrontación obligatoria para convertirse en adulto es ahuyentada, incluso deformada por el cannabis.

Hay un momento en el que los jóvenes toman decisiones que forjarán su futuro. Quienes se vuelven dependiente de la marihuana, dependen de un escape que hace que lo irreal parezca hermoso y la realidad innecesaria. El límite para un adolescente, sería a partir del momento que el joven empieza a fumar en la mañana, ya que es un momento donde la persona se va a enfrentar a diversos acontecimientos. A partir de ese momento, se puede decir que hay un peligro y habría que colocar atención. La mejor forma es hablándoles a los hijos, pero si le dice que la marihuana lo convertirá en dependiente y que esto le llevará a consumir heroína u otra droga, esto es totalmente falso. Y si establecemos con el público en general para convencerlos de no fumar no sólo lo dejarán de hacer sino que tendrá un efecto paradójico.

En altas dosis la cannabis puede causar una dependencia sicológica mas no una dependencia física, entonces ¿cómo hacer prevención de una droga cuyos efectos no son graves según los científicos?, está bien que se consuma el cannabis, sin embargo, hay que realizarlo con prudencia y que hay que tomar en cuenta que hay un 50% de adolescentes que la toman mas no hay una 50% de adolescentes que tengan grandes problemas con la cannabis. La mejor manera es no mentirle al sujeto al cual nos dirigimos, y no creer en las políticas públicas, ni mucho menos explotar hechos científicos falsos.

Al decir que sólo los adolescentes son los únicos que fuman, se exagera. A pesar de todo, es la realidad epidemiológica, es decir, hay un consumo que aumenta para algunos a los 13 o 14 años, que aumentará hasta los 18, 19 y 20 años, pero después de los 20 años hay una baja más rápida del consumo de cannabis. Es una prueba de que el cannabis en sí no es un producto muy adictivo porque vemos que se puede dejar sin dificultad alguna. Con frecuencia, a partir del momento en el que los adultos entran en una vida laboral relativamente regular dejan de consumir, o consumen de forma recreativa y sin importancia.

Sin embargo, se ha acusado a esta droga suave de ser capaz de desatar un gran problema psiquiátrico, la esquizofrenia. Esta enfermedad se presenta justamente al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta, se traduce en una pérdida del contacto con la realidad, una desintegración de la personalidad y alucinaciones. Sin embargo, en sujetos con cuadro de esquizofrenia y dependencia de la cannabis cuando estudian su historia cronológica, los médicos se dan cuenta que antes de la cannabis ya había algunos elementos que eran señales precoces que los psiquiatras han aprendido a reconocer, problemas psicóticos en la evolución del sujeto. La cannabis tiene un papel de amplificación de un fenómenos preexistente.

Al parecer tomaron el papel al revés de la esquizofrenia y la cannabis, en efecto, los esquizofrénicos están expuestos a la toxicomanía, además de las dificultades con el alcohol y el tabaco, muchos consumen cannabis. Muchos de los esquizofrénicos consumen cannabis por razones bien estudiadas, como el hecho de que le permite reencontrar un sentimiento no de euforia sino de placer, ya que uno de los síntomas de la esquizofrenia es la pérdida de la capacidad de sentir placer, la cannabis le permite farmacológicamente; y como segunda instancia, en el proceso de buscar el producto de una sociabilización, ya que el aislamiento de el esquizofrénico es uno de los síntomas de la enfermedad. De modo de que una manera demasiada esquemática podemos imaginar que el uso de la cannabis en un esquizofrénico tiene efectos benéficos que lucha contra su enfermedad. Los esquizofrénicos de algún modo realizan una consumo terapéutico.

Hay que darse cuenta de que existen sustancias que a muchas personas inducen a un consumo abusivo, pero por ejemplo hay sustancias aplicadas que pueden traer beneficios como los opioides, que pueden ser peligrosos en el uso recreativo pero desde el punto de vista médico podemos reconocer la utilidad de la morfina para tratar el dolor en ciertas condiciones, lo mismo sucede con los cannabinoides.

El problema de la cannabis es que invade todo el cerebro y estimula todos los receptores sin ninguna discriminación, por lo tanto, no es la cannabis como tal lo que le interesa a los investigadores, ya que también existen receptores cannabinoides fuera del cerebro, en el sistema digestivo, en los órganos genitales, en los músculos pero también en las fibras nerviosas que regulan el dolor. Los investigadores buscan atacar directamente y de una manera muy enfocada a estos receptores e intervienen en el índice de endocannabinoides, por ejemplo, la anandamida.

Daniele Piomelli desarrolló un medicamento contra el dolor que actúa en estos receptores a nivel local. Para probar su eficacia tuvo que ligar el nervio ciático de ratas de laboratorio, dicha rata sin recibir algún tratamiento y paralizada por el dolor casi no puede moverse. La rata tratada se comporta como si tuviese una salud perfecta, este tipo de cremas podría tratar diversos tipos de dolores que ningún medicamento lograr calmar en la actualidad.

Otras de las condiciones importantes que se podría tratar con los cannabinoides es la ansiedad y la depresión. El trabajo en animales ha demostrado que si se bloquea la desactivación de la anandamida, el conducto que produce la anandamida sea destruida por las neuronas, y se aumentan los niveles de anandamida en vez de tener los mismos efectos cuando se activan los receptores cannabinoides, sólo se dan efectos muy selectos como un efecto profundo contra la ansiedad de los animales.

Cuando la anandamida ha logrado su misión en la sinapsis vuelve a la neurona, entonces es eliminada por otras moléculas; si un medicamento impidiera esta destrucción, la anandamida podría actuar por mucho más tiempo. Esto no significa que se dé en los humanos de la misma manera, pero a partir de esta se pueden desarrollar nuevos compuestos que eviten la ansiedad en los humanos, aunque la creación de antidepresivos o ansiolíticos con base en el sistema cannabinoide sea fácil de realizarlo.

Lo más sorprendente es el descubrimiento que algunas enfermedades que surgen en el humano podrían deberse a desordenes del sistema cannabinoide; en el cerebro, el hipotálamo participa en la regulación del apetito, los científicos han demostrado que los endocannabinoides podrían actuar en esta región, esta propiedad puede servir para curar la obesidad.

Deformado durante mucho tiempo por argumentos puramente políticos, el debate sobre la cannabis no puede ocultar los hechos científicos. El trabajo de los laboratorios que es poco conocido por la mayoría de personas, podía cambiar nuestra visión sobre la cannabis. Los científicos realizan progresos sobre la comprensión de los efectos de la cannabis, su descripción de nuestra mecánica cerebral, abre nuevas perspectivas sobre futuros tratamientos.

Fuentes de Información - ¿Cómo actúa la marihuana en nuestro cerebro?

Dar puntos
60 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 3.842 Visitas
  • 8 Favoritos

Comentarios Destacados

@chox1109 Hace más de 3 años +7
muy buena la yerba , muy buena te hayuda a acer mejores post

19 comentarios - ¿Cómo actúa la marihuana en nuestro cerebro?

@francoises3 Hace más de 3 años -4
huuuuuuaaaaaaaauuuuu no puedo leer ni a palossss toooodddoo estooo, estoooyyy reeee iiiiiiidddoooooooooo
@Jen_Luc Hace más de 3 años -1
Me lo explicas con una imagen?, borra los putos coments de los spamers
@FranLeo17 Hace más de 3 años -7
Tags:
efectos - cerebro - cannabinoides - matihuana - tetrahidrocannabinoide efectos
@chox1109 Hace más de 3 años +7
muy buena la yerba , muy buena te hayuda a acer mejores post
@Merulia Hace más de 3 años +1
muy buenooo
@witus Hace más de 3 años
JhoonCL dijo:
chox1109 dijo:muy buena la yerba , muy buena te hayuda a acer mejores post

En parte influye, influye en el ánimos y las ganas.



Hacer por favor no seamos brutos!!
@witus Hace más de 3 años +1
witus dijo:
JhoonCL dijo:
chox1109 dijo:muy buena la yerba , muy buena te hayuda a acer mejores post

En parte influye, influye en el ánimos y las ganas.



Hacer por favor no seamos brutos!!


ayuda va sin H
@kenny900 Hace más de 3 años +1
Naaa seee .... buena infoo .. iguall sigoo fumandoo jaja
@efffe Hace más de 3 años +1
Te dejo los 5 puntos que me quedan!
@arbustopatagonico Hace más de 3 años +1
witus dijo:
witus dijo:
JhoonCL dijo:
chox1109 dijo:muy buena la yerba , muy buena te hayuda a acer mejores post

En parte influye, influye en el ánimos y las ganas.



Hacer por favor no seamos brutos!!


ayuda va sin H


estan todos locos!!!!!!
@quinovaldo Hace más de 3 años +1
A favoritos gracias
@juankeltriunfo Hace más de 3 años
quinovaldo dijo:A favoritos gracias
@karentranqui Hace más de 3 años +1
Ahí te dí los 10 qe te faltaban