A pesar que un nuevo año se acaba de iniciar, me gusta hacer retrospectivas siempre, con el objeto de ver qué hay que hacer para poder avanzar, ya que permanecer en el tiempo es fácil, lo difícil es crecer en el tiempo.

Hace unas semanas mi mamá se hizo de unas revistas de la National Geographic del año 1990, la edición inglesa, que tenían de oferta en la feria local. Creo que hay que comprar más de ésas, porque están muy interesantes y tienen unas fotografías DLPM. Pero lo bueno lo vine a descubrir hace unas horas atrás, mientras leía un artículo que habla sobre la reconstrucción de las naciones Bálticas después de la caída
de la Unión Soviética.

Viendo las funestas situaciones que tienen relación con los legisladores chilenos y su ignorancia con respecto a la internets y la digitalización actual del globo, me ha hecho pensar en por qué ocurren situaciones por ésta. Pero no sólo es con respecto a tecnología que me pregunto cosas, sino también con respecto a Educación, Salud y todas esas cosas que son vitales para la gente y el país. Usualmente la resumo con la frase de los tontos será el poder, que la Biblia referencia en uno de sus libros, sin embargo no es capaz de satisfacer mi necesidad de una buena explicación.

Entonces, se preguntará usted, cómo hago yo para poder explicar esta clase de situaciones. En realidad las encuentro impresentables e inexplicables… hasta que me encontré con éste artículo mencionado en la NatGeo Magazine. Cito textualmente:

“Even the ability of students to learn has deteriorated. Today’s technology is so exact and refined that only a person who thinks freely and critically can use it well — a person who has been taught since age four that he has individual worth, who has been taught since age eight that he has rights and responsabilities.”
— Lennart Meri, The Baltic Nations, National Geographic Journal, Noviembre de 1990, p. 10

Es una frase que me caló hondo. Me hace recordar mi niñez, manejando los aparatos de la casa, tal como manifiestan muchos adultos y viejos actuales, que con suerte saben encender y cambiar de canal su televisor a control remoto, a más de 10 años de la aparición de las mismas. Mi traducción libre:

“Incluso la habilidad para aprender de los estudiantes se ha deteriorado. La tecnología de hoy es tan exacta y refinada que sólo una persona que piensa libre y críticamente puede usarla bien — una persona que desde los cuatro años se le ha enseñado que tiene un valor único, que desde los ocho años se le enseñó que tiene derechos y responsabilidades.”

Cuando la ví, pensé inmediatamente en la juventud actual, en la degradación de su educación. Dejé de lado la tecnología para darme cuenta que hay algo similar entre la juventud actual y la juventud anterior: cuándo se aprende de verdad. La realidad es que no importa qué tan avanzado seas intelectualmente, sino que tan avanzado seas para pensar analítica y críticamente, eso es lo único que te permite aprender cosas nuevas desde la nada. La autodidaxis que llaman.

Pero lo mío no va por ahí, va por el lado de las responsabilidades. Poco a poco esta sociedad de ha transformado en una sociedad de consumo donde todo es desechable y nada se conserva ni aprecia. No hay valor por la historia. No hay valores. Entonces todo lo que se crea y todo lo que se consume es desechable y se degrada con el pasar del tiempo. Se permite la degradación y se permite la desechablización de las cosas. No ponemos filtros propios y dejamos que todo entre, total se olvida después.

Esto inevitablemente me hace recordar la teoría de las memes, de las cuales internet se ha encargado de multiplicar por millones. Basta con mencionar al Star Wars Kid, el Internets o los lolcats para que se hagan una idea. Así como hay cosas necesarias también se generan cosas innecesarias. Esto ocurre porque se permite que exista.

¿A qué quiero llegar? Estamos como estamos porque permitimos que así estemos, y porque no todos crecemos de la misma forma. Agradezco la forma en que mis padres me han criado y formado, ya que puedo darme cuenta de que de verdad todos somos únicos, pero que no todos son capaces de abordar las responsabilidades como se debe, con responsabilidad. Para el resto de la gente pareceré un cuadrado, pero es lo que me hace ser lo que soy, en lo que creo que es correcto.

No puedo decir que fui criado con valores de los años 50 o menos… pero tampoco pueden decir que soy chapado a la antigua. A los mejor los valores se han degradado mucho… o yo espero mucho de la gente. Pero esta frase contesta en gran parte mi pregunta, por qué estamos tan mal y nadie hace nada para detenerlo.

Yo quiero detenerlo… pero nadie me pesca.





FUENTE: www.taringa.net