Osteoporosis causas  y tratamiento

Osteoporosis Las causas que debilitan los huesos

huesos



prevencion

tratamiento

La Osteoporosis (Término que proviene del latín que significa “huesos porosos”)
es una enfermedad sistémica que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos, lo que supone un aumento de la fragilidad de los huesos y del riesgo de sufrir fracturas. Esta patología es asintomática y puede pasar desapercibida durante muchos años hasta que finalmente se manifiesta con una fractura.

Causas

El origen de la osteoporosis debe buscarse en los factores que influyen en el desarrollo y la calidad del hueso. El riesgo de padecer osteoporosis vendrá determinado por el nivel máximo de masa ósea que se obtenga en la edad adulta y el descenso producido por la vejez. Además del envejecimiento, en su aparición intervienen factores genéticos y hereditarios. Las hijas de madres que tienen osteoporosis, por ejemplo, adquieren un volumen de masa ósea inferior que el de hijas de madres con huesos normales, y lo mismo sucede con gemelos univitelinos.

La desnutrición, la mala alimentación, el escaso ejercicio físico y la administración de algunos fármacos también pueden favorecer la aparición de la osteoporosis. Sin embargo, la menopausia es uno de los factores que más influye en su desarrollo en las mujeres, ya que la desaparición de la función ovárica provoca un aumento de la resorción ósea.

Tipos de Osteoporosis

Existen distintos tipos de osteoporosis:

-osteoporosis posmenopáusica: la causa principal es la falta de estrógenos. En general, los síntomas aparecen en mujeres de 51 a 75 años de edad, aunque pueden empezar antes o después de esas edades.

-osteoporosis senil: resultado de una deficiencia de calcio relacionada con la edad y de un desequilibrio entre la velocidad de degradación y de regeneración ósea. Afecta, por lo general, a mayores de 70 años y es dos veces más frecuente en las mujeres que en los varones.

osteoporosis secundaria: Puede ser consecuencia de ciertas enfermedades, como la insuficiencia renal crónica y ciertos trastornos hormonales, o de la administración de ciertos fármacos, como corticosteroides, barbitúricos, anticonvulsivantes y cantidades excesivas de hormona tiroidea.

Cómo se hace el diagnóstico de la osteoporosis

En general, se sufre una enfermedad cuando se siente una molestia o dolor. Sin embargo, éste no es el caso de al osteoporosis ya que es una enfermedad asintomática, es decir que no se siente nada: ni dolor ni molestias. «Tiene que quedar claro que si se siente dolor lo más probable es que no sea osteoporosis», aseguran los facultativos. Al ser una enfermedad que no tiene síntomas específicos es muy complicado diagnosticarla, pero existen algunos signos que pueden suponer una osteoporosis. Estos son:

• Sufrir fractura, que es la forma mas evidente.

• Tener un dolor en la zona lumbar o dorsal baja que aumenta con el ejercicio y cede con el reposo.

• Bajar de talla: las mujeres que se dan cuenta que su altura disminuyó unos centímetros.
Ante cualquiera de estos signos se debe consultar con el médico de cabecera o de confianza para que el determine si su problema puede estar relacionado con la osteoporosis.

Los métodos de diagnóstico más utilizados son:

• La radiografía: aporta poco, pero sirve para determinar si existe, por ejemplo, una fractura de una vértebra.

• La densitometría ósea: es la que permite estudiar la cantidad de tejido óseo calcificado que se encuentra en el interior del hueso. Es un método no invasivo, útil para conocer la capacidad del hueso para responder a presiones externas.

El médico puede, de este modo, evaluar los riesgos de fracturas y establecer el tipo de tratamiento más adecuado para su paciente.

• El ultrasonido: esta técnica permite conocer la arquitectura del hueso, además de su densidad. Lo más probable es que, en el futuro, estas tecnologías se sumen a la ya experimentada densitometría, lo que nos dará la posibilidad de efectuar un diagnostico mas completo.

• Los marcadores bioquímicos: hay diversos marcadores que se pueden medir a través de la sangre y la orina. Estos reflejan la velocidad con que se destruye y se regenera el hueso. Estos marcadores son sustancia provenientes de la degradación del hueso, las que se eliminan por orina. Los estudios están orientados al conocimiento de la velocidad del metabolismo óseo. Cuando hay osteoporosis la fase de destrucción del hueso es mayor que la deformación.


Tratamientos

Los fármacos que se emplean en la actualidad para combatir la osteoporosis consiguen detener la reabsorción ósea y evitar la pérdida del mineral. Son los llamados inhibidores de la reabsorción entre los que se encuentran, los estrógenos, las calcitoninas, los bifosfonatos (etidronato, alendronato y risedronato), los moduladores selectivos de los receptores estrogénicos (raloxifeno) e incluso las estatinas, unos fármacos que inicialmente se empleaban para combatir el colesterol. Completan este tratamiento, la vitamina D y el calcio, bien procedente de la alimentación natural (leche y sus derivados) o de suplementos.

Todas estas estrategias terapéuticas revierten el proceso de pérdida de hueso, pero no generan nuevo. De ahí la innovación que supone la reciente aprobación en la Unión Europea de un fármaco que consigue formar tejido óseo. Se trata de la molécula teriparatida, una parathormona recombinante humana que actúa incrementando el número y la actividad de las células que forman hueso, los osteoblastos y así añaden hueso nuevo al que está deteriorado por la osteoporosis.


Hasta hace unos años se medicaba a una persona y recién al año se podía saber cual fue el resultado; hoy en día, con los métodos de análisis que existen se puede saber a los 3 ó 4 meses si la medicación está actuando en la forma que se espera. Además, si por alguna razón una persona deja de responder a una mediación, se la puede cambiar para que el hueso se siga recuperando. Según los especialistas, un buen tratamiento puede llegar a recuperar por año entre un 4 y un 6 % del hueso.

El criterio de la terapia es medicar al hueso hasta que esté dentro de los valores normales, pero cuando se está frente a un caso de una gran pérdida de masa ósea y deformación de la arquitectura corporal, la finalidad del tratamiento es reducir la probabilidad de fracturas y de mayor deterioro óseo.
Los tratamientos para las mujeres con osteoporosis varían según su condición personal, pero se puede decir que el gran problema del sexo femenino comienza con la menopausia y los criterios para la terapia son los siguientes:

• Mientras la mujer menstrúe y no tenga una enfermedad en el hueso, su probabilidad de tener osteoporosis es mínima, si la tiene, lo que hay que tratar es la enfermedad que la está provocando.

• Si una mujer posmenopáusica tiene un hueso sano, pero los análisis muestran que su hueso cambia rápidamente, es necesaria la prevención, que consta de una terapia con estrógeno acompañado de prostageno, en el caso de rechazarlo, se le puede recetar fosfonato o calcitonina.

• Si una mujer posmenopáusica ya tiene osteoporosis; además de incrementar la ingesta de calcio y la actividad física, y la exposición al sol, necesita medicamentos que recuperen el calcio de los huesos.
Hay dos tipos de tratamiento farmacológico:
Hormonal: con hormonas sexuales.

No hormonal: con medicamentos que actúen disminuyendo la pérdida del hueso y aumentando su formación.
Factores de riesgo individuales

* Sexo femenino : Entre un 20 y 25 por ciento de las mujeres sufren esta enfermedad tras la menopausia debido a la pérdida de estrógenos.
* Envejecimiento .
* Raza blanca u oriental .
* Constitución delgada , escasa masa muscular y escoliosis (desviación lateral de la columna).
* Menopausia precoz : Desaparición de la menstruación antes de los 45 años, bien de forma natural o quirúrgica, y episodios prolongados de amenorrea.
* Fracturas anteriores.
* Antecedentes familiares de la enfermedad.
* Enfermedades : Anorexia nerviosa, síndrome de Cushings, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, enfermedades hepáticas crónicas, hipertiroidismo, hiperparatiroidismo y diabetes.
* Insufiencia ovárica .

Factores relacionados con el estilo de vida


* Déficit de calcio : La masa ósea que se alcanza en la edad adulta está condicionada por la ingesta de calcio, especialmente durante el desarrollo de los huesos.

* Fumar más de 20 cigarrillos diarios.

* Abuso de alcohol y café : Perjudican la remodelación ósea.

* Sedentarismo : Las personas que realizan una actividad física moderada tienen un menor riesgo de padecer osteoporosis.

natural

* Clima : Esta enfermedad es más frecuente en las zonas geográficas donde falta sol, ya que éste es necesario para activar la vitamina D, que mejora la absorción intestinal del calcio. En los países nórdicos, por ejemplo, es más alta la incidencia de la fractura de fémur.


* Nivel socioeconómico : Un bajo nivel socioeconómico se asocia con una dieta insuficiente y una mayor morbilidad osteoporótica. Este factor cobra mayor importancia en las zonas urbanas que en las rurales.

* Uso prolongado de algunos medicamentos , como glucocorticoides, hormonas tiroideas y medicamentos anticonvulsivos.

Fracturas más comunes

Las fracturas más frecuentes asociadas a la osteoporosis afectan a las vértebras, la muñeca y la cadera.

* Vértebras : Esta fractura se caracteriza por el aplastamiento de las vértebras, en especial las de la zona dorso-lumbar. Cuando las fracturas son múltiples se produce la desviación de la columna (cifosis) ocasionando una curvatura anormal de la columna. Como consecuencia, se reduce la capacidad de la caja torácica y la función respiratoria. Para cuando la osteoporosis vertebral es detectada por las radiografías, normalmente ya se ha perdido en torno al 25 por ciento de la masa ósea. Es habitual a partir de los 65 años.

* Muñeca : Afecta a la parte distal del radio (fractura de Colles). Es más frecuente en las mujeres a partir de los 55 años.

* Cadera: Consiste en la fractura del fémur proximal y es una de las principales causas de incapacidad en la vejez. Entre el 12 y el 20 por ciento de los enfermos que han sufrido una fractura de cadera fallecen en menos de un año.

Aumenta a partir de los 75 años. El déficit de estrógenos producido por la menopausia es el principal factor de riesgo que favorece el desarrollo de osteoporosis.

Si bien no todas las mujeres en esta situación desarrollan la enfermedad, se estima que aumenta el riesgo de sufrir una fractura en un 30 por ciento, sobre todo a partir de los 65 años. En los primeros cinco años tras la menopausia se puede llegar a perder hasta el cinco por ciento de la masa ósea, y en los años posteriores se pierde entre el 1 ó 2 por ciento anual.

Hasta el momento la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS), que consiste en la administración de estrógenos y progestágeno, es el tratamiento de elección en la osteoporosis postmenopáusica, ya que previene la pérdida de masa ósea y las posibles fracturas sin modificar la composición y la resistencia de los huesos. Su eficacia puede prolongarse hasta 15 o 20 años después de la menopausia. Los estrógenos mantienen o aumentan la masa ósea con un incremento que oscila del 2 al 8 por ciento en la columna y la cadera. Sin embargo, su uso prolongado puede tener importantes efectos secundarios.

Remedios Naturales :

osteoporosis

Remedio para la osteoporosis #1: Poner un huevo en un vaso que contenga zumo de limón. Dejarlo reposar durane 24 horas. Una vez pasado ese tiempo, retirar el huevo, colar el líquido y beber a diario.

Remedio para la osteoporosis #2: Tomar un desayuno rico en calcio compuesto por 2 comprimidos de cola de caballo, 2 cucharadas de copos de avena, 4 almendras sin tostar, 1 yogur natural y 1 cucharada de miel.

Para su preparación, se reduce los comprimidos de cola de caballo a polvo y se mezclan con los copos de avena. Luego, se muelen las almendras y se añaden. Por último, se agrega el yogur y la cucharada de miel

Remedio para la osteoporosis #3 Preparar, con un extractor o licuadora, jugos de toronja o apio lo cual se aconseja sean ingerirlos una o dos veces al día.

Remedio para la osteoporosis #4: Comer ajo y cebollas, ya que contienen sulfuro lo cual es necesario para tener huesos saludables.

Remedio para la osteoporosis #5: Preparar un jugo antiosteoporosis con una taza de brócoli, tres hojas de lechuga, 4 zanahorias y el jugo de 1/2 manzana picada. Para ello, se debe extraer el jugo de los vegetales y luego mezclarlo con el de la manzana. Beber un vaso al día por la mañana.

Remedio para la osteoporosis #6: Lavar varios cuatro higos y luego licuarlos, con su cáscara, en leche. Endulzar con un poco de miel. Tomar esta preparación dos veces a la semana para prevenir la osteoporosis.

Remedio para la osteoporosis #7: Mezclar 2 cucharadas de albahaca, 2 de mejorana, 2 de tomillo y 1 de genciana. Hervir en medio litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego y dejar reposar. Beber esta preparación a lo largo del día por un mes. Luego descansar dos meses y después iniciar de nuevo el proceso durante un mes y así sucesivamente. Este remedio facilita la asimilación del calcio en el organismo combatiendo así la osteoporosis.

debiles

Recomendaciones

Las personas que sufren de osteoporosis se les recomienda lo siguiente:

Consultar con un médico sobre la necesidad de efectuar una densitometría con el fin de detectar la presencia de la osteoporosis.

Ejercitarse regularmente. Es necesario que las personas, no importa su edad, realicen ejercicio, ya que puede ayudar a disminuir la pérdida de hueso además de otros beneficios para la salud.



Se recomienda un programa de ejercicio moderado (tres o cuatro veces a la semana) que puede incluir caminar, correr, marchar, subir escaleras, bailar y levantar pesas.



Evitar las caídas El 50 por ciento de las fracturas son causadas por las caídas. Por ello, aún se tenga osteoporosis se puede prevenir fracturas si se evita las caídas.



En este sentido, se aconseja que siempre al levantarse, la persona con osteoporosis se debe apoyar en los muebles y al sentarse, debe conservar las rodillas más altas que su cadera. Si esto no es posible, se debe inclinar hacia adelante y sostener la espalda de forma tal que descanse los brazos sobre un escritorio o mesa.


Igualmente, se recomienda usar calzado acojinado para lograr protección extra y utilizar un bastón o andaderas para caminar si siente inseguridad



Además,no se debe caminar sobre pisos mojados o con tapetes y es beneficioso utilizar luces (linternas) nocturnas de modo que las idas al baño no se hagan en total oscuridad.

Verificar el consumo de medicamentos como los corticoides, de manera prolongada, inmunosupresores y anticoagulados, ya que facilitan la pérdida de densidad ósea.

Alimentación Si no puede tomar lácteos, puede adquirir calcio de otras fuentes. Los alimentos que contienen este mineral, además de los lácteos, son los siguientes:

Osteoporosis causas  y tratamiento

* Algas y verduras especialmente de hoja verde como el brécol, repollo, apio.


*Cereales integrales como avena, arroz, cebada, trigo, etc.

*Cola de caballo la cual se toma en infusión y contribuye a conservar la masa ósea.

*Frutos secos como la almendras, avellanas, castañas, higos, pasas y cacahuetes.

* Leches vegetales como las leches de arroz, avena, almendras, avellanas, sésamo o chufas.
las cuales se pueden comprar ya preparadas, pero se puede elaborarla de forma casera

*Legumbres cocidas como los garbanzos, judías blancas y pintas, habas, soja, lentejas.

*Pescados azules como el bacalao, caballa, salmón, sardinas, angulas, langostinos y arenques frescos.

*Semillas como el sésamo, girasol y calabaza


Evitar el consumo de los siguientes alimentos:

* Espárragos, espinacas, arvejas y aquellos altos en ácido oxálico, lo cual inhibe la absorción de calcio.

* Bebidas que contengan fosfato

* Alimentos que contenga proteínas animales (carnes rojas)
*La ingesta de sal.

* Consumo del café, ya que se ha demostrado que quienes toman más de 2 tazas de café regular
o sodas cafeinadas