Succionadores de vagina o bomba vaginal
En los sex shop podemos encontrar succionadores tanto para hombres como para mujeres, obviamente su forma de empleo varia si es para uno u otro, y el que hoy nos ocupa es el succionador de vagina o bomba vaginal.

Por lo general, las mujeres prefieren estimuladores de clítoris o vibradores con forma fálica, pero hay quienes sienten curiosidad y deciden probar este tipo de juguetes. Hay muchos modelos diferentes donde escoger, y de diferentes tamaños, ya que el succionador puede ser para toda la vulva o únicamente para el clítoris.

Con juguetes como estos una mujer puede sentir una succión de vagina difícil de emular con la boca, haciendo que ella llegue a nuevas cotas de placer, ya que aumenta, aún más si cabe, la sensibilidad de una zona ya de por si muy sensible.



Aparte de aumentar la sensibilidad, aumenta el tamaño de los labios y de la vulva en general, dando lugar a un efecto hinchado bastante curioso que resulta altamente excitante para muchos, y un mero culillo de mandril para otros.

Existen también succionadores de vagina que combinan en un sólo juguete la penetración, la succión y la vibración, tres funciones distintas para mujeres que anden buscando nuevas y extraordinarias sensaciones.

Por si nunca habías oído hablar de los succionadores de vagina, que sepas que existe un gran número de fans a lo largo y ancho del planeta, no en vano hay bastante películas pornográficas enteramente dedicadas a su uso, o donde todo gira en torno a vaginas, pechos y penes hinchados.

Y los más aficionados a la succión vaginal tienen su paraíso en Vaginal Sucker, una firma especializada en rodar pornografía donde los hombres con ayuda de los succionadores dilatan los labios y la vulva de las mujeres para luego hacer el amor con ellas.

Si nunca los has usado, debes saber que su uso es seguro siempre y cuando se sigan las instrucciones que el fabricante incluye con el producto, los excesos de vacío no son buenos, ya que podrían dar lugar a lesiones.