aca les dejo algunos mitos

SOBRE LA VISTA!

MITO: ponerse demasiado cerca del televisor es malo para los ojos.
Realidad: aunque los padres llevan afirmando esto desde que la televisión entró en nuestros hogares, no hay ninguna prueba de que el hecho de ver la televisión acercándose mucho a la pantalla sea perjudicial para los ojos. La Academia Americana de Oftalmología (AAO) afirma que, en realidad, los niños pueden enfocar de cerca sin desarrollar cansancio ocular mejor que los adultos, de ahí que a menudo adquieran el hábito de colocarse cerca del televisor o de sostener lo que están leyendo cerca de los ojos. De todos modos, el hecho de que una persona se ponga muy cerca del televisor puede indicar que es miope.
muchos mitos y realidades sobre : la vista, terremotos, etc

MITO: si una persona se pone bizca, los ojos se le quedarán así para siempre.
Realidad: contrariamente a lo que afirma este viejo dicho, una persona no se quedara permanentemente estrábica por el hecho de ponerse bizca. Si su hijo se pone bizco o se le desvía un ojo constantemente, pida hora de consulta con un oftalmólogo.

Mito: comer zanahorias mejora la vista.
Realidad: aunque es verdad que las zanahorias son ricas en vitamina A, que es fundamental para la vista, hay muchos otros alimentos que son ricos en esta vitamina (por ejemplo, los espárragos, los albaricoques, las nectarinas y la leche). Por lo tanto, según la AAO, una dieta equilibrada puede proporcionar la vitamina A necesaria para tener buena vista.
terremotos

Mito: el uso del ordenador es perjudicial para los ojos.
Realidad: según la AAO, el uso del ordenador no es perjudicial para los ojos. De todos modos, cuando utilizamos el ordenador durante largos períodos de tiempo, los ojos parpadean menos de lo normal (como cuando leemos o realizamos otra actividad que implica trabajar de cerca). Esto puede resecar los ojos, lo que puede provocar una sensación de fatiga o de cansancio ocular. De modo que anime a su hijo a hacer frecuentes descansos cuando consulte Internet o juegue a videojuegos con el ordenador.

Mito: dos padres de ojos azules no pueden tener un hijo de ojos marrones.
Realidad: dos padres de ojos azules pueden tener un hijo de ojos marrones, aunque se trata de algo muy poco frecuente. Del mismo modo, dos padres de ojos marrones pueden tener un hijo de ojos azules, aunque también es algo muy poco habitual.

Mito: el hecho de llevar demasiado las gafas hace a los ojos "dependientes" de ellas.
Realidad: los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) van cambiando a medida que los niños se hacen mayores. Hay muchas variables implicadas en este proceso, pero gran parte del cambio probablemente obedece a factores genéticos y prosigue a pesar de que se lleven gafas antes o después, o durante más o menos tiempo. Llevar gafas correctamente graduadas no es perjudicial para los ojos.mitos

]SOBRE LOS TERREMOTOS

MITO :Es muy poco probable que me toque vivir un gran terremoto en California
REALIDAD: California está sobre una de las fallas más famosas del mundo – la falla de San Andrés.
Según estudios científicos recientes, es muy probable que ocurra un terremoto grande en el sur de California en los próximos años.
¿QUÉ HACER?
Sé consciente de tu riesgo

MITO 2: "No hay nada que hacer en un terremoto – ¡Si te toca, te toca!"
– ¡Prepárate!
REALIDAD: Los terremotos son inevitables, pero los daños que causan se pueden limitar si tomas los pasos adecuados antes, durante y después de que ocurran.

¿QUÉ HACER?
Planea con tu familia lo que cada quien hará antes, durante y después de un terremoto.
Prepara equipos de provisiones para emergencias.
Sujeta los objetos en donde vives, estudias y trabajassobre

MITO 3: "Lo más peligroso en un terremoto es el riesgo de derrumbes"
REALIDAD: La mayoría de los daños en un terremoto son causados por objetos que se rompen o caen sobre personas, lastimándolas.
¿QUÉ HACER?
Sigue estos pasos para asegurar los objetos y muebles del lugar donde vives, trabajas y estudias. En caso de un terremoto, esto podría ahorrarte dinero y, lo más importante, reducir tu riesgo de heridas o muerte.
EMPIEZA AHORA sujetando cualquier cosa que sea: a) lo suficientemente pesada para herirte si te cae encima, y b) lo suficientemente frágil o costosa que signifique una gran pérdida si se rompe.

biotecnologia

En la cocina – Asegura las puertas de los estantes para prevenir que la cristalería y los platos se caigan.
Vista
Aparatos eléctricos – Asegura los televisores, estéreos, computadoras y otros aparatos con tiras flexibles de nylon y hebillas.
Objetos en repisas abiertas – Coloca los artículos pesados y frágiles en las repisas inferiores. Utiliza broches o adhesivos no dañinos para mantener los objetos frágiles en su lugar.
Objetos colgantes – Cuelga los espejos y las pinturas o fotografías con marcos con ganchos cerrados para que no reboten contra las paredes. No los cuelgues sobre camas o sofás.
Muebles – Asegura la parte superior de los muebles pesados, como los libreros y archiveros, a una pared.
Calentador de agua – Cerciórate de que tu calentador de agua esté fijo para que no se caiga.
Garaje – Los artículos almacenados en el garaje se pueden caer, causando lesiones y derrames peligrosos. También pueden obstruir el acceso a vehículos y salidas. Coloca los materiales inflamables o peligrosos en estantes inferiores o en el piso.

MITO 4: "En un terremoto, lo mejor es pararse en el marco de una puerta o salir del edificio"
REALIDAD: En las casas modernas, los marcos de las puertas no son más fuertes que el resto de la casa. Es más seguro meterse debajo de una mesa apartada de las ventanas.
¡Agáchate, cubréte y sujétate firmemente!y
¿QUÉ HACER?
Si no estás cerca de una mesa o escritorio, agáchate junto a una pared interior y protege tu cabeza y cuello con tus brazos.
Evita las paredes exteriores, ventanas, objetos colgantes, espejos, muebles altos, aparatos grandes y alacenas con objetos pesados o de vidrio.
¡No salgas! Los cables eléctricos y otros escombros podrían caerte encima.

SOBRE LA BIOTECNOLOGIA
la

MITO:“La aplicación de la biotecnología para
producir alimentos modificados genéticamente (MG)
es diferente a los sistemas convencionales de
producción de cultivos”

REALIDAD:La biotecnología es una evolución de los métodos
agrícolas tradicionales. Durante los últimos 10.000 años, la
humanidad ha empleado rutinariamente su conocimiento
sobre las plantas para mejorar la producción de alimentos.
La biotecnología es el último desarrollo en la evolución de
los métodos agrícolas. Los agricultores han empleado las
prácticas de mejoramiento de plantas para agregar o eliminar
características genéticas específicas en una planta con el fin
de obtener mejores resultados para el beneficio de los consumidores. Aunque ha sido necesario esperar varias estaciones de cultivo para producir plantas que expresen el rasgo
deseado, los agricultores han sido capaces de producir cultivos resistentes a la sequía, a las pestes de insectos o a las
enfermedades, así como también con altos rendimientos en
la producción.
En los últimos años, técnicas como la irradiación y la mutación de semillas han permitido generar cambios en la configuración genética de los organismos y seleccionar los rasgos
deseables. De igual manera, mediante técnicas especializadas, los cruces entre especies distantes han sido practicados
con éxito y seguridad en millares de variedades de cosechas
sin la experimentación y el escrutinio que se vienen aplicando
a los productos de la biotecnología.
Actualmente, la modificación genética es la ruta más eficiente
y precisa para lograr los beneficios del mejoramiento de cultivos. Al utilizar las técnicas biotecnológicas, los científicos son
capaces de identificar genes específicos, responsables de un
rasgo en par ticular, extraerlos y transferirlos a una planta
objetivo.
La biotecnología es –con respecto a las técnicas tradicionales– una herramienta más segura y eficiente para el mejoramiento de especies al eliminar gran par te del azar presente
en el mejoramiento tradicional

MITO: “Los alimentos producidos
con biotecnología son nuevos”

REALIDAD:Los alimentos producidos al emplear técnicas de
biotecnología moderna han estado disponibles a par tir de 1990.
Sin embargo, esta tecnología se encuentra relacionada con los
procesos que panaderos, cer veceros, vinicultores y productores
de quesos han utilizado durante siglos al aplicar la biología para
modificar los genes de los organismos involucrados en los procesos mencionados.

MITO:“Los alimentos producidos con biotecnología
no han sido declarados seguros y no están
regulados de manera adecuada”

REALIDAD:No existe evidencia de que los alimentos producidos a
partir de cultivos modificados genéticamente sean menos seguros o más que los tradicionales. Sin embargo, los alimentos
modificados genéticamente son sometidos a una serie de rigurosos análisis y estudios que determinan su seguridad y que son
la base para permitir su comercialización. Esta situación contrasta con lo que sucede con los alimentos producidos tradicionalmente, incluidos los producidos por radiación y mutación, los
cuales no necesitan someterse a experimentos de esta manera.
La Organización para la Agricultura y la Alimentación
de las Naciones Unidas (FAO) y la Organización
Mundial de la Salud (OMS) han establecido procedimientos para determinar la seguridad de los productos biotecnológicos, los cuales son tenidos en
cuenta por los diferentes sistemas regulatorios
alrededor del mundo.
Países como Estados Unidos, Japón, Canadá, Australia, Argentina, Corea y Rusia, entre otros, tienen
un sistema regulatorio que les permite determinar
la seguridad de los productos elaborados con técnicas de biotecnología. En Colombia se cuenta con
satisfactorios procedimientos de bioseguridad para
la introducción, producción, liberación, comercialización, de
organismos modificados genéticamente de uso agrícola y producción pecuaria.

MITO:“La biotecnología no puede aliviar
el hambre en el mundo”

REALIDAD:En los próximos 50 años se estima que la población
global será duplicada, alcanzando la cifra de 8.000 millones de
habitantes para el 2050. Con una población en crecimiento, una
mayor demanda de alimentos de calidad y con la necesidad de
mejoras nutricionales se requerirá un aumento de 250 por ciento del actual suministro mundial de alimentos. Sin embargo, la
cantidad de tierra actualmente comprometida para la producción
de alimentos no podrá producir los volúmenes de alimentos
necesarios y, aunque las áreas de bosques pueden ser empleadas para obtener la cantidad de acres necesarios, una mejor
alternativa sería aumentar los rendimientos de los cultivos en
las áreas actualmente empleadas para la agricultura.
La biotecnología puede incrementar la cantidad de las cosechas al atacar los diferentes factores que tradicionalmente
afectan a los cultivos, entre ellos, las pestes, malezas y sequías, entre otros factores e incidiendo directamente sobre la
calidad de los productos.
Los cultivos modificados genéticamente no son la panacea que
va a alimentar al mundo, pero representan una gran ayuda dado
que son par te integral de una continua búsqueda de mejoras
genéticas en los cultivos. Entre los beneficios que la
biotecnología puede generar se encuentra la posibilidad de cultivar alimentos en ambientes extremos o en aquellos que no pueden sostener una mayor carga de producción.
La biotecnología puede y debe jugar un rol impor tante en el desar rollo de nuevos productos agrícolas –pero otros factores, incluyendo las tecnologías tradicionales de reproducción y el mejoramiento
de las infraestructuras agrícolas y ganaderas y la distribución adecuada de los alimentos– no son menos importantes.

MITO:“La aplicación de la biotecnología sólo
beneficia a agricultores y no a los consumidores”

REALIDAD:La biotecnología ofrece una amplia variedad de herramientas y productos que ayudan a los agricultores a incrementar la productividad y mejorar sus ingresos. Sin embargo, muchos de estos
beneficios también representan ventajas a los consumidores.
Los productos obtenidos mediante procesos biotecnológicos proveen y proveerán una calidad alimenticia mejorada. Algunos de los
alimentos mejorados por la biotecnología pueden ayudar a prevenir
problemas cardíacos y algunos tipos de cáncer gracias al mayor
suministro de vitaminas en los alimentos básicos. Hasta ahora, se
han logrado grandes avances en el desarrollo del arroz dorado
(golden rice) el cual podría contribuir a las carencias de vitamina A
y hierro, asociadas a la ceguera en los niños y niñas, y anemia en
las mujeres embarazadas de las naciones en vías de desarrollo.
La biotecnología podrá mejorar la nutrición en otros sentidos como,
por ejemplo, mediante la producción de variedades de soya, arroz o
maní hipoalergénicos. Así mismo, los consumidores se beneficiarán
de la biotecnología a través de las herramientas de diagnóstico que
permiten asegurar que los alimentos estén libres de enfermedades,
pesticidas o residuos de drogas, y del desarrollo de cultivos que
puedan suministrar vacunas. Un ejemplo puede ser la vacuna contra
la hepatitis B y otras enfermedades mor tales como el cólera.

MITO:“Los alimentos transgénicos
crean resistencia a los antibióticos”

REALIDAD:En la producción de algunas plantas transgénicas se han
utilizado genes que confieren resistencia a antibióticos –como la
kanamicina– para seleccionar las células vegetales y las plantas
que han incorporado el transgén. El posible uso de estas plantas
resistentes a antibióticos en la alimentación ha planteado dudas
sobre si el gen de resistencia puede ser transferido a las poblaciones de bacterias que conviven con los seres humanos en el sistema digestivo. No obstante, la probabilidad de que esto ocurra es
infinitamente pequeña debido a que es necesario que tengan lugar
en el estómago e intestino, una serie de sucesos altamente improbables, como por ejemplo, que el gen de resistencia no se degrade
junto con el resto de la comida consumida y para que se incorpore
en una bacteria que lo pueda expresar correctamente.
De todas formas, conviene saber que los genes de resistencia a
antibióticos están ampliamente distribuidos en la naturaleza y así,
por ejemplo, se ha calculado que un individuo sano en un ambiente sano ingiere diariamente 1’200.000 bacterias silvestres resistentes a kanamicina. Por ello, sería mucho más probable que los
genes de resistencia de estas bacterias silvestres pasaran a las
bacterias del sistema digestivo humano o a otras del medio ambiente a que lo hagan los genes de la planta transgénica.
Por otro lado, la FDA (Food and Drugs Administration) de Estados
Unidos, ha determinado que no hay evidencia de un incremento en
el riesgo de resistencia a antibióticos en humanos, producto de
los alimentos que se encuentran actualmente en el comercio y que
han sido desarrollados utilizando la biotecnología. A pesar de ello
es impor tante aclarar que los genes de resistencia a antibióticos
empleados para estos propósitos son los correspondientes a los
antibióticos que no se utilizan actualmente en tratamientos médicos humanos o veterinarios o los relacionados con ellos.
Aunque, como se ha indicado, no existe ningún motivo fundado
para sospechar que el uso de genes de resistencia a antibióticos
en las plantas transgénicas sea un riesgo sanitario, en la actualidad existen múltiples métodos de selección alternativos que están
relegando el uso de los genes de resistencia a antibióticos.

MITO“Los alimentos transgénicos
causan alergia”

REALIDAD:Los alimentos transgénicos
no deben causar más alergia que la
que puede producir la planta original
de la que procede. La introducción de
un nuevo gen o genes en una planta,
mediante hibridación o mediante ingeniería genética, no supone necesariamente que la nueva planta tenga que producir alergia. De hecho,
una planta transgénica generada mediante ingeniería genética
tiene menos posibilidades de producir alergia que una nueva
planta producida por métodos convencionales de hibridación.
Esto se debe a que el número de proteínas nuevas producidas
como consecuencia de esta modificación genética es mucho menor; de hecho en algunos casos se introduce una sola proteína.
Si el consumidor no es alérgico a los productos derivados de
una planta no transgénica es altamente improbable que sea
alérgico a los productos o derivados de la misma planta, pero
que ha sido modificada genéticamente. Por otro lado, hay que
insistir en que la modificación genética implica la adición o modificación de un reducido número de genes que están per fectamente identificados y caracterizados y sus efectos alergénicos
pueden ser evaluados y pre-establecidos por los comités nacionales de bioseguridad. Hay más garantías en el consumo de una
nueva planta transgénica que en el uso de cualquier otra planta
nueva no transgénica que se pueda consumir por primera vez.

MITO: “No se conocen los efectos a largo plazo de
los alimentos producidos mediante biotecnología”

Durante años de investigación se han reconocido los
enormes beneficios que la biotecnología ofrece, sin que se haya
identificado ningún riesgo adicional. El consenso científico señala que los riesgos de los productos alimenticios biotecnológicos
son fundamentalmente los mismos que los de los convencionales, o incluso menores. Actualmente, la ciencia demuestra que
los productos obtenidos al emplear la biotecnología son seguros
tanto para el consumo como para el ambiente. Por esta razón,
las agencias regulatorias han determinado que estos alimentos
pueden ser incluidos dentro de la dieta alimenticia. A pesar de
esto, y teniendo en cuenta que “no hay riesgo cero para ningún
alimento”, los alimentos biotecnológicos deben cumplir con unos
estándares de bioseguridad establecidos por los gobiernos relacionados con toxicidad, alergenicidad y contenido nutricional,
entre otros, que garantizan su seguridad. Años de investigación y
de ausencia de evidencias de daño indican que los beneficios de
la biotecnología agrícola compensan los posibles riesgos.

MITO:“Los cultivos producidos mediante
biotecnología afectarán el ambiente”

REALIDAD:La gran mayoría de los riesgos para el
ambiente atribuidos al uso de los cultivos
biotecnológicos están presentes en el uso de
los cultivos convencionales. Más aún, muchas
veces son situaciones que ocurren en forma
natural entre los seres vivos, como es el caso
de la transferencia de genes, y es precisamente a par tir de estos hechos naturales y al avance en el conocimiento científico de donde han
surgido las técnicas o herramientas empleadas
en los procesos de mejoramiento.
La biotecnología es un elemento clave para el
desarrollo de la agricultura sostenible. Los
beneficios incluyen reducción del uso de pesticidas, conser vación de suelo y agua, y mayor
seguridad para trabajadores y el ecosistema.
Muchos cultivos –incluyendo tomates, maíz y
algodón– ahora tienen la habilidad interna de
repeler insectos; consecuentemente son requeridas pocas aplicaciones de pesticidas. Entre
tanto, un tipo de maíz empleado para alimentar
cerdos reducirá el ácido fítico en los desechos
animales que causan el crecimiento de algas
en las fuentes de agua; y, finalmente, mejores
rendimientos de los cultivos biotecnológicos
reducirán la presión sobre las áreas forestales,
entre otros beneficios.

MITO:“La producción de cultivos transgénicos
genera nuevas plagas resistentes a los métodos
de control de pestes y malezas”

Ningún estudio científico ha sugerido que este tipo de
escenario pueda ocurrir como resultado del cultivo de plantas
transgénicas. Sin embargo, muchos sistemas han sido implementados como medidas de precaución para ayudar a prevenir
estos sucesos, incluyendo rotación de cultivos, rotación de
híbridos y manejo integrado de pestes.
De esta forma, el uso de plantas transgénicas no supone, en sí
mismo, ningún riesgo de generación de nuevos patógenos o plagas. El uso de plantas resistentes a patógenos o a plagas (sean
transgénicas o no), así como el uso de cualquier producto fitosanitario (insecticidas químicos o productos naturales, antibió-
ticos, y fungicidas, entre otros) puede favorecer la selección de
variantes patogénicas o de plagas que sean capaces de superar
la barrera de resistencia o el efecto del tratamiento. De este
modo, la resistencia introducida en la planta puede volverse
ineficaz al cabo del tiempo. Por otro par te, la aparición de nuevos patógenos o plagas más resistentes no implica necesariamente que estos nuevos organismos sean más peligrosos que
los anteriores; la diferencia estará en el deber de utilizar diferentes métodos o plantas con nuevas resistencias para combatirlos.
Los ingenieros agrónomos que desarrollan nuevas variedades y
tratamientos saben que las resistencias y las medidas fitosanitarias, independientemente de si proceden de una planta
transgénica o no, no son de uso indefinido. Constantemente se
están investigando nuevas fuentes de resistencia y desarrollando
nuevos métodos y tratamientos que permitan reducir al mínimo la
generación de resistencia por par te de los organismos patógenos
y plagas y los cruces entre los cultivares comerciales y las especies silvestres.

MITO:“El maíz transgénico
REALIDAD:mata a las mariposas monarca”

Esta afirmación hace referencia al
estudio publicado en la revista Nature en mayo
de 1999 por investigadores de la Universidad
de Cornell. Sin embargo, un repor te de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), posterior a la
publicación, indica que el maíz modificado
genéticamente o transgénico, presenta pocos
riesgos para las mariposas monarca: El peso de
la evidencia, a par tir de la información que se
ha revisado, indica que no existe un peligro
razonable para las mariposas monarca o para otro
tipo de vida silvestre. La
investigación sugiere además, que incluso la peque-
ña cantidad de orugas que
se ven afectadas por el
polen del maíz Bt madurarán en adultos
saludables.

SOBRE EL AZUCAR

Mito 1: El azúcar engorda
Realidad: El azúcar por si sola no engorda. Lo que provoca el aumento de peso es ingerir más calorías de la que nuestro cuerpo puede utilizar. Estas calorías no sólo van a provenir del azúcar o de otros carbohidratos sino también del exceso de proteínas y del exceso de grasas.etc

Mito 2: El azúcar provoca caries
Realidad: Sí, pero no más que las pastas o el pan. Lo que provoca las caries son los ácidos producidos por las bacterias que viven en nuestra boca cuando entran en contacto con cualquier tipo de carbohidrato. Esta acción se da en los 20-30 minutos después de comer, de manera que para prevenir las caries el mejor consejo es cepillarse los dientes después de cada comida.Realidades=muchos mitos y realidades sobre : la vista, terremotos, etc

Mito 3: El azúcar causa diabetes
Realidad: Nuevamente la respuesta es no. En las personas que padecen diabetes, el cuerpo no puede utilizar el azúcar normalmente y por eso deben moderar su consumo. Las causas son complejas y aún no se conocen en su totalidad; se sabe que influye la genética y algunas condiciones como la obesidad y el envejecimiento.

Mito 4: El azúcar morena es mejor que el azúcar blanca
Realidad: El azúcar morena y el azúcar blanca refinada contienen las mismas cantidades de calorías por gramos de carbohidratos. Ninguna de las dos contiene vitaminas, minerales o fibra. El azúcar morena no es más que el azúcar parcialmente refinada (por lo cual se forman cristales) con algún contenido de melasa.terremotos

LAS RAICES DE ISRAEL

MITO:«Los judíos no tienen ningún derecho legal
a la tierra qu e llaman Israel»

REALIDAD:Un error común es creer que todos los judíos fueron empujados a la Diáspora
por los romanos, después de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén
en el año 70 de la E.C., y luego, 1,800 años después, regresaron súbitamente
a Palestina exigiendo que les devolvieran su país. En realidad, el pueblo judío
ha conservado nexos con su patria histórica por más de 3.700 años.
El pueblo judío funda su derecho a la tierra de Israel en al menos cuatro
premisas: 1) el pueblo judío colonizó y desarrolló la tierra, 2) la comunidad
internacional le concedió al pueblo judío soberanía política en Palestina, 3)
el territorio fue tomado en guerras defensivas y 4) Dios prometió la tierra al
patriarca Abraham.
Aun después de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén y del
comienzo del exilio, la vida judía en la tierra de Israel prosiguió y, con frecuencia, prosperó. Para el siglo IX se habían restablecido grandes comunidades en Jerusalén y Tiberias. En el siglo XI, había comunidades judías
en Rafa, Gaza, Ascalón, Jafa y Cesarea

MITO:«Palestina siempre fue un país árabe».
REALIDAD: El término «Palestina» se cree que se deriva de los filisteos (o pilistinos), un
pueblo del Egeo que, en el siglo XII A.E.C.*, se estableció a lo largo de la planicie costera mediterránea de lo que ahora es Israel y la Franja de Gaza. En
el siglo II de la E.C., luego de aplastar la última revuelta judía, los romanos
le aplicaron por primera vez el nombre de Palestina a Judea (la porción sur
de lo que ahora se llama Cisjordania), en un intento de disminuir la identificación judía con la tierra de Israel. La palabra árabe «filastin» se deriva de
este nombre latino.3
Los hebreos entraron en la tierra de Israel alrededor del 1300 A.E.C., y vivieron
bajo una confederación tribal hasta que se unieron bajo el primer monarca,
el rey Saúl. El segundo rey, David, estableció Jerusalén como capital alrededor
del año 1000 A.E.C., y el hijo de David, Salomón, construyó el templo poco
después y consolidó las funciones militares, administrativas y religiosas del
reino. La nación se dividió durante el reinado del hijo de Salomón, en el reino
del norte (Israel), que duró hasta el 722 A.E.C., cuando los asirios lo
destruyeron, y el reino del sur (Judá), que sobrevivió hasta la conquista babilónica en el 586 A.E.C. El pueblo judío disfrutó posteriormente de breves
períodos de soberanía, antes de que la mayoría de los judíos fueran finalmente expulsados de su patria en el 135 E.C.
La independencia judía en la tierra de Israel duró más de 400 años. Éste es
un período mucho mayor del que los norteamericanos han disfrutado de
independencia en lo que se conoce como Estados Unidos.4
En efecto, si no
hubiera sido por los conquistadores extranjeros, Israel tendría 3.000 años de
existencia hoy día.

MITO:«Los palestinos son descendientes de los cananeos y
estaban en Palestina desde mucho antes que los judíos».

REALIDAD:La pretensión de los palestinos de estar emparentados con los cananeos
es un fenómeno reciente y contrario a la evidencia histórica. Los cananeos
desaparecieron de la faz de la tierra hace tres milenios, y nadie sabe si
algunos de sus descendientes sobrevivieron o, de hacerlo, quiénes serían.


MITO:«La Declaración de Balfour no les dio a los judíos
derecho a un hogar en Palestina».

REALIDAD:En 1917, Gran Bretaña promulgó la Declaración de Balfour:
El gobierno de Su Majestad mira con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y
prestará sus mejores empeños para facilitar el logro de este objetivo, sobrentendiéndose claramente que nada debe hacerse que
pueda menoscabar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estado político disfrutado por los judíos en cualquier otro país

MITO:«La “posición tradicional” de los árabes en Palestina
fue puesta en peligro por el asentamiento judío».

REALIDADurante muchos siglos, Palestina fue un territorio —escasamente poblado,
pobremente cultivado y en extremo abandonado— de colinas erosionadas,
desiertos arenosos y ciénagas infectadas de malaria. Hasta en 1880, el cónsul norteamericano en Jerusalén informaba que la zona mantenía su decadencia histórica. «La población y riqueza de Palestina no han aumentado
durante los últimos cuarenta años», afirmaba.

MITO:«El sionismo es racismo».
REALIDAD: En 1975, la Asamblea General de NU adoptó una resolución en que difamaba al sionismo al igualarlo con el racismo. En su inspirada respuesta a
la resolución, el embajador de Israel ante las NU, Chaim Herzog, hacía
notar la ironía de la ocasión, la votación se producía exactamente 37 años
después de la Kristallnacht.