Última dictadura militar en Argentina


Los derechos humanos
La última Dictadura Militar Argentina (1976-1983)



LOS DERECHOS HUMANOS: DICTADURA MILITAR EN ARGENTINA
Decidí tratar este tema ya que me pareció interesante por su contenido, por ser un gran exterminio y genocidio. Un plan cuyo objetivo era la reorganización nacional, era un plan en donde se decidió la tortura, desaparición, robo de bebes y bienes a los habitantes de nuetro pais por simples motivos ideologicos, por pensar diferente a los demás o por tener ideas revolucionarias. A la vez, me pareció un tema que afecta a toda la sociedad ya que en nuestra familia o personas cercanas , perdieron familiares en el mismo o incluso siguen buscando su identidad por culpa de esta dictadura. También me pareció el tema mas importante a tratar ya que , en mi opinion , fue la mayor violacion a los derechos humanos en nuestro país. Durante la Dictadura Militar Argentina existió una terrible censura en los medios de comunicación.
Con respecto a los diarios, no se podían usar despachos de agencias extranjeras, tampoco los de las privadas argentinas, ni hacer cobertura propia de noticias. Lo único que se podía comunicar, era lo que venía de la Agencia Oficial Telám(agencia de noticias de la República Argentina, fundada en 1945. Provee información periodística a unos 2800 abonados, entre los que se incluyen medios de prensa nacionales e internacionales y oficinas gubernamentales nacionales, provinciales y municipales).
Cualquiera que divulgara imágenes o comunicados, con el propósito de perjudicar las actividades de las Fuerzas Armadas, podía ser reprimido con reclusión de hasta diez años.En el cine también existió censura, todas las películas que no presentaban interés como diversión y que atentaban a los sentimientos nacionales eran prohibidas parcial o totalmente.Y en la televisión reclamaban que los títulos incluyeran un mensaje positivo en lo moral, lo ético y lo estético.
Qué es una dictadura militar?
Una dictadura militar es una forma de gobierno autoritario en la cual, en mayor o menor grado, las instituciones ejecutivas legislativas y jurídicas son controladas por las fuerzas armadas que impiden cualquier forma de control democrático. Suelen originarce como consecuencia de la supresión del sistema de gobierno existente hasta entonces tras un pronunciamiento militar o golpe de estado.
La Dictadura Militar:
Desde el año 1976 al 1983, Argentina “no tenía leyes”, o mejor dicho, no se hacían cumplir. La última dictadura militar fue la más sanguinaria de todas. El terrorismo de Estado significó el asesinato de miles de ciudadanos. La violación sistemática de los derechos humanos dejó heridas imborrables en la sociedad, que desde 1930 había acompañado, con mayor o menor entusiasmo, todas las aventuras militares.
El régimen violó la Constitución y afectó toda la estructura jurídica del Estado. El poder militar fue totalitario y anárquico a la vez.
La última dictadura militar (hubo otras antes) comenzó el 24 de marzo de 1976 con el derrocamiento de Isabel Martínez de Perón , la que había asumido siendo vicepresidente, por la muerte de J D Perón en 1974. Esta junta militar que había derrocado a Isabel estaba integrada por lo comandantes de las tres armas, el Gral. Jorge Rafael Videla, el Almirante Emilio Eduardo Massera, y el Brigadier Orlando Ramón Agosti.El nuevo PTE fue Videla, comandante de ejercito. Comenzaba de este modo la mas violenta de la dictaduras militares instauradas en el país, que se prolongó por 8 años y cuya gestión incluyó desde la desaparición de miles de personas hasta la entrada de la Argentina en una guerra intencional.Mientras, el gobierno actúa erráticamente, cambiando ministros y haciendo declaraciones que nadie cree. La policía obtiene un importante éxito con la detención de Roberto Quieto, uno de los máximos dirigentes de Montoneros(una organización guerrillera argentina que se identificaba con la izquierda peronista y que desarrolló la lucha armada entre 1970 y 1979, aunque su período de máximo poder se extendió hasta 1976.), que delata a muchos de sus compañeros, permitiendo arrestos y allanamientos de locales clandestinos de la organización.En seguida, el nuevo gobierno toma las medidas previsibles: disolución del congreso y de los partidos políticos, destitución de la corte suprema de justicia, intervención de la CGT y de la Confederación Federal Económica.
El golpe de 1976 fue, como lo definió el propio Videla en mayo de ese año, una “respuesta institucional”. Esta caracterización no impidió que en las fuerzas armadas siguieran existieran divisiones internas a causa de rivalidades entre las tres armas o de intereses prácticos. Por el contrario, desde 1976, durante los años de vigencia de la dictadura, una de las características de la acción de gobierno fue la fragmentación del poder en dos aspectos. En primer lugar, existió durante el proceso un estado que se regia según las normas que el mismo gobierno había fijado y otro ilegal o clandestino, cuya única ley era la voluntad de los jefes militares. Por otra parte, el ejercito, la marina y la aeronáutica se habían repartido los cargos importantes de a administración publica y las tensiones entre las tres armas fueron frecuentes.
A pesar de las diferencias internas en el mando militar, hubo una acción que involucro el conjunto de las Fuerzas Armadas cuando ejercieron el poder: la represión.La misma, incluyo una serie de medidas públicas, como la ocupación militar de grandes fabricas y empresas estatales; la prohibición de partidos políticos y sindicatos, los despidos de activistas políticos de sus puestos de trabajo; la prisión de dirigentes, algunos conocidos e importantes; la censura de intelectuales y argentinistas que pasaron a integrar las llamadas “listas negras”. Al mismo tiempo se llevo adelante una intensa represión semiclandestina e ilegal, planeada en detalle por los mandos militares incluso desde antes de la toma del poder. Esa represión, que se desarrollo con mayor intensidad entre 1976 y fines de 1978, tuvo como resultado la desaparición forzada de entre 9.000 a 30.000 personas. Las acciones eran llevadas a cabo por los llamados “grupos de tarea”, y consistían en el secuestro de personas, el traslado a algún centro clandestino de detención, la tortura y, en la mayoría de los casos, la ejecución. Todas estas acciones se realizaban al margen de cualquier norma legal, incluidas las que la propia dictadura había establecido.
El gobierno militar también suprimió los derechos civiles y las libertades publicas, anulo las garantías constitucionales y creo nuevos instrumentos jurídicos.
Un hechos que tuvo graves consecuencias fue la suspensión de la vigencia de la ultima parte del Art.23 de la constitución nacional. Este Art. Establece en que condiciones el Gob. Puede declarar el estado de sitio, una medida excepcional autorizada en casos de conmoción interna o de ataque exterior que incluye la suspensión de las garantías constitucionales durante su vigencia.
La suspensión de esta garantía individual se vio agravada porque el poder ejecutivo, en virtud de las facultades que emanan del estado de sitio, decidió poner a su disposición una numerosa cantidad de detenidos. El uso de esta facultad significo, la imposición de severas condenas sin formulación de cargos ni juicio previo, violando sistemáticamente el derecho a justa defensa.
El gobierno militar suspendió las actividades de los partidos políticos y de los sindicatos. Disolvió la CGT y la CGE e intervino sindicatos y fundaciones obreras. También suspendió los derechos y las garantías constitucionales de los trabajadores, como el derecho de huelga. La desarticulación de las organizaciones obreras fue considerada un requisito necesario para la aplicación de un plan económico inspirado en los principios de libre mercado.
El gobierno militar también estableció un duro control sobre los medios de comunicación y la vigilancia de todas las manifestaciones artísticas. La acción coactiva del estado terrorista silencio cualquier tipo de opinión o información considerada como peligrosa para el gobierno.
Por otra parte,para el movimiento obrero argentino, el 24 de marzo de 1976 significó el inicio de la mas cruenta persecución a sus organizaciones y militantes. El gobierno militar dictó una inédita cantidad de leyes prohibitivas contra las organizaciones sindicales: suspendió la actividad gremial y prohibió el derecho de huelga; ilegalizó la CGT y las 62 organizaciones e intervino centenares de sindicatos. Estableció una ley de prescindibilidad que permitió dar de baja a cualquier empleo de la administración publica sin necesidad de fundamentación.
La mayoría de los dirigentes sindicales fueron duramente perseguidos y miles de dirigentes intermedios y militantes fueron secuestrados y asesinados. Los dirigentes del sindicalismo combativo del peronismo de izquierda y de los sectores clasistas fueron secuestrados y asesinados masivamente. En cambio, la mayoría de los dirigentes vandoristas fue acusada de corrupción y enviada a prisión, como e l dirigente metalúrgico Lorenzo Miguel. Con estos encarcelamientos, el gobierno militar advertía y marcaba los limites políticos al sindicalismo.Este plan represivo busco quebrar las bases de las organizaciones obreras, atomizando sus organizaciones y buscando entre la dirigencia sindical colaboradores con los cuales organizar un gremialismo dócil y adicto al régimen.
Así aparecieron las organizaciones Guerrilleras y algunas agrupaciones de izquierda, que coincidieron en la interpretación de que la intervención militar potenciaría los conflictos que atravesaban a la sociedad Argentina. El origen peronista del gobierno de Isabel, dificultaban la comprensión del pueblo peronista respecto de cual era el rumbo correcto que debía seguir. Los montoneros sostenían que con el golpe de 1976 se abría “una ofensiva generalizada sobre el campo popular apoyada por los oligarquía, los monopolios imperialistas y la alta burguesía nacional”. Frente al gobierno de la dictadura militar, plantearon la estrategia de la defensa activa, destinada a evitar su consolidación y a preparar el terreno político para una contraofensiva popular.
El sector de la izquierda peronista realizó una gran cantidad de acciones armadas con el propósito de demostrar la debilidad del Estado. La mayoría de esas acciones no recibió el respaldo de la población y, tuvieron como consecuencia el alejamiento de algunos sectores.Al mismo tiempo, buscaron el apoyo de los trabajadores, ya que sólo los obreros eran capaces de ofrecer una verdadera resistencia a los militares.En agosto de 1976, Montoneros trató de integrarse en las luchas obreras a través de otra vía y creó una Confederación General del Trabajo de la Resistencia ( CGTR). Sin embargo, pese a las actitudes de colaboración con las luchas obreras este sector no demostró adhesión a los guerrilleros.A partir de 1977, la represión sobre la guerrilla fue en aumento. La guerrilla rural había perdido fuerza como consecuencia de la perfección y muerte de sus principales dirigentes. Los mas importantes dirigentes de ERP había sido asesinados.Las organizaciones guerrilleras funcionaron aisladas del resto de la población y actuaron en una lucha desigual contra las Fuerzas Armadas. El objetivo de terminar con sus acciones permitió a los militares una represión indiscriminada contra el resto de los sectores populares.
Otras defensoras de los Derechos Humanos un grupo de 14 mujeres que se reunió en la Plaza de Mayo con el propósito de solicitar una audiencia al Gral. Videla. Querían saber cual era la situación de sus hijos, que habían sido detenidos ilegalmente y de los que no habían tenido ninguna noticia desde ese momento. Videla no recibió las madres de los desaparecidos, pero este encuentro fue el punto de partida de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que comenzó a nuclear a quienes reclamaban por la “ aparición con vida de los detenidos- desaparecidos”.
La irrupción de la Madres fue la 1era Rta pública que surgió de la sociedad civil frente a la represión de la dictadura militar. En eso momentos, en los que la actividad de los grupos de tareas era fuerte y sistemática, el reclamo de las madres fue realizado casi en total soledad, por mucho tiempo no fue conocido por la mayoría de la sociedad Argentina, tanto porque los medios de comunicación no informaban de su existencia como porque bastos sectores de la población preferían no enterarse de la matanza que se desarrollaba a su alrededor. La presencia de algunos medios de prensa de exterior, que recogieron su testimonio, brindó a las Madres cierta protección para encontrarse en la Plaza. También contaron con la ayuda de algunos sacerdotes que le permitieron reunirse en sus Iglesias.
De este modo, el movimiento que iniciaron las Madres fue incluyendo a otros sectores de la sociedad civil. Su denuncias tuvieron una gran repercusión en el exterior, en particular en los países que habían recibido exiliados argentinos, como México y algunos países europeos. También en los Estados Unidos, cuyo presidente James Carter, del Partido Demócrata, había adoptado una política internacional de defensa de los derechos humanos.
Además un grupo de madres de desaparecidos se movilizó y formó el organismo conocido como “madres de plaza de mayo”; difundieron las características de la represión en todo el mundo, buscando apoyo internacional y encontrándolo en asociaciones civiles y en la prensa extranjera.
En su transcurso se transgredieron las normas básicas que hacen a la humanidad de las personas, y se pervirtieron los más elementales principios morales, que hacen a la dignidad y a la vida.El terrorismo de estado significó volcar todo el poder del estado al aniquilamiento de opositores sin control alguno mediante la descentralización de la represión a cargo de “grupos de tareas” independientes. Nunca hubo antes en la Argentina una matanza sistemática de hombres, mujeres y niños, solo porque diferían en ideas, se agrupaban en empresas solidarias, o simplemente porque eran jóvenes y por lo tanto peligrosos. Nunca antes bebés fueron robados para asegurar que no existiera continuidad de las convicciones de las madres asesinadas. Nunca antes se asesinaron madres para asegurar el futuro de la patria y pensar que todo esto ocurrió porque individuos y organizaciones hicieron uso del asesinato, el sometimiento y el odio, como herramientas para la construcción de una Argentina "acorde a sus ideales".
NUNCA MÁS SE REPETIRÁ LA HISTORIA
Dia nacional de la memoria por la verdad y la justicia
El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia es el día en el que se conmemora en Argentina a las muertes de civiles producidas por la últimadictadura militar que gobernó el país, autoproclamada Proceso de Reorganización Nacional, anualmente el 24 de marzo en recuerdo del mismo día de 1976, fecha en la que se produjo el golpe de Estado que depuso al gobierno constitucional deMaría Estela Martínez de Perón, dando inicio a la dictadura militar.
El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia es el día en el que se conmemora en Argentina a las muertes de civiles producidas por la última dictadura militar que gobernó el país, autoproclamada Proceso de Reorganización Nacional, anualmente el 24 de marzo en recuerdo del mismo día de 1976, fecha en la que se produjo el golpe de Estado que depuso al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, dando inicio a la dictadura militar más sangrienta de la historia argentina.


Aunque hayan pasado años, estamos tan cerca y afectados por las repercuciones de este Golpe de Estado como antes. En conmemoración al padre de un conocido: Paco Urondo.
Francisco Urondo, (Santa Fe, 10 de enero de 1930 - Mendoza, 17 de junio de 1976) escritor, periodista, guerrillero y militante político argentino.
Se casó con la actriz Zulema Katz luego de que, en 1964, ella se separara de David Stivel.Fue autor en colaboración de los guiones cinematográficos de las películas Pajarito Gómez y Noche terrible, y ha adaptado para la televisión Madame Bovary de Flaubert, Rojo y Negro de Stendhal y Los Maïas de Eça de Queiroz.
En 1968 fue nombrado Director General de Cultura de la Provincia de Santa Fe, y en 1973, Director del Departamento de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
En 1972 estuvo en pareja con Lili Mazzaferro, con quien militó en FAR. Ya en dictadura, su última pareja fue Alicia Raboy.

Testimonio:


“Cuando lo mataron a Paco en Guaymallén, después de un proceso kafkiano, grotesco para entregarles el cadáver, el ejército les dice a los familiares que lo tienen que enterrar inmediatamente, pero como NN. O sea, se apropian de su nombre, le quitan la identidad, no puede ser registrado en el cementerio como Francisco Urondo y la familia tiene que aceptar enterrarlo en su propia bóveda como NN. Esa es una metáfora clarísima de lo que ocurrió en la Argentina. Imaginen, era fines de junio del ´76, plena época de la represión, mataban por día quince, dieciocho, veinte personas. Y en ese momento del atardecer, cuando la familia, aterrorizada, estaba haciendo una ceremonia privada, apareció un micro en el cementerio de Merlo del que bajó un grupo de compañeros de Paco jugándose la vida para hacerle un homenaje. Ponen al costado de la entrada de la bóveda una placa que dice Compañero Paco Urondo y se van. Al otro día el ejército arrancó la placa. Yo filmé el blanco de la placa que fue arrancada y así está en la película. El nombre recién se lo restituyeron administrativamente en 1987, cuatro años después de la democracia. Pero la identidad de Paco sigue siendo una identidad apropiada”.
Daniel Desaloms, director de Paco Urondo, “la palabra justa”



Bibliografía:
www.monografìas.com
www.wikipedia.com
www.yahoo.com.ar
Constitución Nacional
“La Enciclopedia” EL PAIS.
Historia de la Argentina contemporánea editorial Santillana

4 comentarios - Última dictadura militar en Argentina

@NicSoler92FS +3
reinaldo71 dijo:No lei un carajo en 3,2,1

media pila pibe, desaparecieron 30000 personas.