Presentan Diccionario de uruguayismos

AFP

Botona, pajuato, yeguo o escracho son algunos de los más de 10.000 vocablos y expresiones usados en Uruguay y que no forman parte del español estándar, incluidos en una compilación elaborada durante más de 25 años por la Academia Nacional de Letras y que será lanzada el viernes.

«El Diccionario del español del Uruguay trae voces que vienen de la cancha, del parlamento, del café, del salón de clase y de la calle; de campo afuera, de poblados y de ciudades, de orillas, de barrios y centros urbanos. Fueron tomadas de discursos y de chamuyos, piropos y puetadas, requiebros y desaires», afirma el prólogo del volumen de casi 600 páginas.

La recopilación de más de 9.000 palabras y 1.000 dichos y expresiones «es un material exhaustivo que trata de hacer una reunión lo más vasta posible del habla de los uruguayos desde distintos ángulos», explicó a la AFP Juan Justino da Rosa, subdirector del Departamento de Lengua y Literatura de la Academia.

«Hay palabras de uso estándar, de uso coloquial, de uso esmerado, de uso oculto, que fueron recogidas durante más de 25 años de trabajo», indicó. Así, conviven palabras como gargantillo, con la que se denomina a un pájaro de monte, con el uso de «huevo», para manifestar que algo es difícil, o la expresión «¿a papá mono con bananas verdes? », con la que alguien da entender que conoce mucho del tema que se le pretende explicar.

Budín, marcista, jailaife, calientasillas, camello, bagre, pastenaca, loba o grullo, no hagas biógrafo... cada palabra incluye, además de la definición, información sobre la gramática, su uso, su intención o valoración social, indicó Da Rosa.

También se aclara si es de uso rural o solamente metropolitano, si es usada por jóvenes o en determinadas jergas especializadas, si es eufemística o vulgar, añadió.

El trabajo para completar la exhaustiva obra comenzó en la década de 1980, convocando a maestros y profesores de todo el país para que compilaran palabras que se usaran en su zona y que no fueran del español estándar.

Eso se sumó a una revisión de los trabajos anteriores sobre uruguayismos y palabra a palabra fue naciendo la nueva obra, en la cual participaron más de 200 personas, desde los colaboradores en todo el país hasta los miembros de la Comisión de Lexicografía de la Academia.

Con el diccionario a punto de ser lanzado, Da Rosa admite que la tarea no ha terminado.

«Ahora empezamos de nuevo, ningún diccionario queda terminado», aseguró. «Apenas salió para la imprenta ya estaba en corrección y en aumento para la proxima edición. Esta es una tarea absolutamente interminable, porque nunca es posible incorporar todas las palabras que tiene el habla de una comunidad, por su crecimiento y por la incapacidad de hacer un inventario absolutamente exhaustivo».

Y a mediano plazo, el objetivo de la Academia es incorporarlo a la red internet, para lo cual deberán esperar un tiempo debido al acuerdo con la editorial.