el crecimiento y desarrollo
El Crecimiento y Desarrollo



Crecimiento y Desarrollo.

El concepto de crecimiento y desarrollo es parte fundamental en el proceso vital del ser humano.
Se define crecimiento como el aumento de tamaño del organismo.

Desarrollo, en cambio, es la aparición de nuevas características o la adquisición de nuevas habilidades. Estos procesos están íntimamente unidos en la realidad y su separación se hace más bien con fines didácticos. Por una parte entonces, se estudia el aumento en tamaño del organismo (medición de peso y talla básicamente o antropometría) y por otra la aparición sucesiva de nuevas habilidades (motoras, sociales, afectivas, de lenguaje)

Hay que tener presente que si bien el ritmo de crecimiento y desarrollo es propio de cada niño existe un orden de él que permite evaluarlo. Hay etapas de crecimiento y desarrollo que se van produciendo en sucesión ordenada, si bien con alguna variación temporal. Por lo tanto más importante que comparar entre niños con respecto cuanto pesan o miden, o si se sientan solos o caminan es apreciar en el niño individual cual ha sido su curva de crecimiento y desarrollo y su armonía con respecto a hitos generales.

Por otra parte si bien este proceso existe durante toda la vida del individuo no cabe duda que es precisamente en el período comprendido entre la concepción y el primer año de vida cuando se produce una verdadera explosión de crecimiento y desarrollo. En ninguna otra etapa de la vida se volverá a crecer con un ritmo tan acelerado.

Del mismo modo estos meses serán fundamentales para definir el resultado final del individuo con el logro de todas sus potencialidades tanto de crecimiento físico como habilidades de todo orden.

Conviene señalar además que este período de crecimiento rápido hace al organismo más vulnerable y las alteraciones que pudieran aparecer, si no son detectadas y corregidas, pueden provocar trastornos que se mantienen y acentúan en el tiempo. Esto explica la importancia de los controles regulares, tanto durante el embarazo como después del niño, especialmente durante su primer año de vida.


EL CRECIMIENTO.
El crecimiento del ser humano a partir de la unión de dos células reproductivas adquiere durante el embarazo su máxima expresión.
Al nacer el niño al final de la gestación normal, o sea alrededor de 40 semanas de embarazo, la mayoría de ellos, sean varones o niñas, pesarán entre 3 y 3,5 Kg. y medirán alrededor de 50 cm. con un perímetro cefálico de 35 cm.

En los primeros días de vida bajará alrededor de un 10 % del peso de nacimiento. Esta baja está dada por una redistribución del agua corporal y es un proceso fisiológico inevitable y conveniente. Hacia el 5º día de vida el peso se estabiliza y comienza luego un ascenso para volver al peso de nacimiento entre los 10 a 15 días.

Durante el primer año triplicará su peso de nacimiento y aumentará su estatura en un 50 %. Su cerebro se desarrollará alcanzando el 70 % del tamaño definitivo. Como decíamos antes la supervisión de este proceso es fundamental y será motivo de visitas mensuales al pediatra los primeros meses de vida.
Existen estudios de crecimiento en niños que se han hecho mediante seguimiento a grupos de ellos en muchos lugares del mundo. Estos estudios permitieron la confección de gráficos antropométricos lo que facilita la evaluación del niño durante su crecimiento.

Debe tenerse en cuenta, eso sí, que más importante que la situación de peso, talla y perímetro craneano a una edad cualquiera es apreciar el ritmo de dicho crecimiento en el tiempo y que se mantenga en forma armónica dentro de su canal de crecimiento.
Aunque existen muchas curvas de crecimiento infantil en nuestro medio se usan preferentemente las desarrolladas por el Centro de Estadísticas en Salud de USA (NCHS por su sigla en inglés).

El crecimiento es la síntesis de protoplasma nuevo, que se demuestra en el hecho de que el tamaño de las formas adultas es mayor que el del huevo fecundado. En los organismos multicelulares, el tamaño celular se mantiene dentro de límites estrictos, de modo que el aumento de protoplasma está acompañado de divisiones celulares sucesivas. En las bacterias y organismos unicelulares similares, la división celular es la forma de reproducción; las dos células hijas inician una nueva existencia.

En los organismos multicelulares, las células divididas se mantienen unidas y se organizan de distintas formas. En animales como los vertebrados, primero se divide la célula huevo y después las células se multiplican mediante síntesis continua de protoplasma y divisiones repetidas para formar las células de todos los tejidos corporales. Con las plantas ocurre lo mismo, con una diferencia importante: las células vegetales están contenidas en paredes duras, y por ello las estructuras que se originan como resultado del crecimiento son rígidas, como los troncos, ramas u hojas.

Debido a esta pared celular, su crecimiento está reducido a ciertas zonas más blandas denominadas meristemos, que consisten en células tisulares indiferenciadas que continúan formando las diferentes partes de la planta. La localización característica de estos tejidos embrionarios se halla en los extremos de los brotes, nudos, y en una capa celular (cambium) en los troncos y raíces.

Los movimientos formativos celulares pueden tener lugar con o sin crecimiento. Cuando las células se mueven y crecen a la vez, el proceso se denomina morfogénesis. Las variaciones morfogenéticas son la regla en los animales multicelulares, y en general no existen en las plantas debido a la rigidez de su pared celular. En el desarrollo de un vertebrado, el primer movimiento morfogenético importante es la gastrulación, un desplazamiento celular que puede producirse de distintas maneras pero que conduce invariablemente a un embrión con dos capas celulares que proceden de una. Los movimientos morfogenéticos posteriores son numerosos, como la reunión de células para formar los esbozos de las extremidades o la migración de las células germinales (sexuales) primordiales a la región gonadal (testículos y ovarios)
.
Todos los seres vivos cumplen un ciclo; nacen, crecen, se reproducen y mueren. La segunda etapa de este ciclo, el crecimiento, consiste en el aumento de tamaño de un organismo o de alguna de sus partes, ya sea por el incremento del número de células o por engrosamiento de ellas, el aumento de tamaño determina un incremento de talla.

El crecimiento de las plantas y los animales está regulado por la acción de sustancias llamadas hormonas .y por la nutrición. Las hormonas son moléculas orgánicas derivadas de aminoácidos, proteínas, ácidos grasos y esteroides; la función de estas sustancias consiste en coordinar y regular diversos procesos celulares, como el metabolismo y el crecimiento.

En los vegetales el crecimiento, la reproducción, la floración, el desarrollo, la caída de frutos y flores y la formación de semillas dependen de varios tipos de hormonas

Las hormonas vegetales son producidas por células agrupadas en los meristemos apicales; es decir, los tejidos de crecimiento de raíces y tallos. Hasta el momento se conocen cinco hormonas vegetales: auxinas, giberelinas, citocininas, etileno y ácido abscísico.

Las auxinas se producen principalmente en los ápices de los tallos; determinan el alargamiento de las células y, en consecuencia, el crecimiento longitudinal del vegetal, favorecen el crecimiento del fruto e inhiben el desarrollo de las yemas laterales.

Las giberelinas estimulan el alargamiento del tallo, promueven la floración y fructificación. Estas hormonas pueden inducir la germinación de las semillas.

Las citocininas se encuentran en tejidos donde la división celular es activa, como las semillas en germinación, las raíces y los frutos. Estas hormonas incrementan el ritmo de crecimiento celular e, incluso, determinan la transformación de un tipo de célula vegetal en otro.

El etileno es un gas incoloro y de olor agradable que produce muchas plantas en la membrana de las células frutales para acelerar el proceso de maduración. Este compuesto regula la caída de las hojas.

El ácido abscísico induce, en períodos desfavorables para la planta, el estado de letargo o latencia, durante el cual disminuye la actividad celular de los vegetales.


GLÁNDULAS Y HORMONAS
desarrolloLas glándulas son órganos animales, formados por tejido epitelial, especializados en la secreción de varias sustancias, como hormonas, enzimas, sales disueltas en agua, grasas, moco... Hay tres tipos de glándulas: exocrinas, en¬docrinas y mixtas.

Las glándulas exocrinas poseen conductos excretores por donde vierten las sustancias que producen hacia el exterior del organismo. Las glándulas de esta clase son las sudoríparas, salivales, lagrimales, sebáceas y las de la mucosa nasal.

Las glándulas endocrinas carecen de conductos excretores, por lo que vuelcan sus secreciones en los espacios extracelulares; de ahí, las secreciones pasan por difusión hacia el sistema circulatorio, para ser transportadas hasta un órgano específico. El conjunto de estas glándulas también forma parte del sistema endocrino.

Las glándulas mixtas producen varios tipos de secreciones, vierten unas en el interior del organismo, y otras, hacia el exterior. El páncreas, los ovarios y los testículos son glándulas mixtas y forman parte del sistema endocrino.

El sistema endocrino, integrado por las glándulas endocrinas y mixtas, se halla en estrecha relación con el sistema nervioso. El sistema endocrino de los vertebrados está más desarrollado que el de los invertebrados, aunque es muy similar en casi todos los grupos.

Las glándulas endocrinas de este sistema están formadas por células que poseen la capacidad de producir y liberar hormonas. La secreción se produce cuando las glándulas reciben impulsos nerviosos que provocan la secreción de hormonas en pequeñas cantidades. Estas glándulas están unidas a una red de vasos capilares, donde vierten las hormonas para que éstas se trasladen por la sangre hasta un órgano en particular.

Las principales glándulas endocrinas del ser humano son la hipófisis, las suprarrenales, el páncreas, la tiroides, las paratiroides y las gónadas.

La hipófisis es la glándula más importante debido a que controla el funcionamiento de otras glándulas endocrina. Las hormonas que secreta la hipófisis se denominan hipofisarias. La secreción de estas hormonas está regulada por el hipotálamo, una región del encéfalo que se localiza debajo de los hemisferios cerebrales. En el siguiente cuadro se describen las funciones principales de las hormonas secretadas por la hipófisis.

crecimiento
Las glándulas suprarrenales se encuentran encima de los riñones y secretan varias hormonas. Las más importantes de éstas son la cortisona, la aldosterona, la adrenalina y la no adrenalina.

El páncreas, además de producir enzimas digestivas, secreta la insulina y el glucagón, que regulan el nivel de azúcar en la sangre.

La tiroides está situada en el cuello, por debajo de la laringe. Secreta dos hormonas, la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), que regulan el metabolismo e intervienen en el crecimiento y la producción de calor.

Las paratiroides son cuatro glándulas situadas detrás de las tiroides; secretan la parathormona cuya misión consiste en controlar el metabolismo del calcio, la concentración de éste en los huesos y su excreción por los riñones.

hormonas


Las gónadas son los ovarios y los testículos. Los ovarios producen los estrógenos, que desarrollan las características femeninas y controlan los cambios que se presentan en dichos órganos, y la progesterona, hormona que prepara el útero para la gestación. Los testículos secretan la testosterona, hormona que desarrolla las características masculinas y controla algunos procesos fisiológicos relacionados con la reproducción masculina.

LAS ETAPAS DE CRECIMIENTO DE LOS SERES VIVOS

Todos los organismos pasan por uno o varios períodos en que aumentan de tamaño; cada cambio es el principio de una nueva etapa de crecimiento. Al finalizar estos períodos, el organismo habrá alcanzado su tamaño definitivo; posteriormente no habrá variaciones considerables. Los organismos presentan tres etapas de crecimiento: embrionaria, juvenil y adulta.

citoplasmas

La etapa embrionaria de los vegetales se realiza en la semilla, que posee tres estructuras: radícula, talluelo y gémula. La radícula crece hasta convertirse en la raíz definitiva.

El talluelo está formado por el meristemo apical, que forma las yemas y las hojas. La gémula es el contenido del embrión; éste se desarrolla hasta que la radícula y el talluelo comienzan a formar una nueva planta, la cual crece hasta llegar al estado juvenil.

En el estado juvenil, los órganos de las plantas maduran y éstas adquieren la capacidad de reproducirse. Los vegetales se reproducen cuando llegan a la etapa adulta y pueden formar frutos. En esta etapa se detiene el crecimiento de algunas plantas; otras continúan creciendo hasta su muerte.

En los animales, la etapa embrionaria comienza con la unión de las células sexuales de los progenitores. Esta etapa se efectúa en una cavidad, en un huevo o en el útero materno, y termina con el nacimiento; se caracteriza por el aumento de las células y la formación del organismo.

La etapa juvenil ocurre desde el nacimiento del individuo hasta la adquisición de sus características definitivas; durante ella, los animales aumentan de talla, debido a que se incrementa el número de células que los forman, y alcanzan la madurez sexual. La etapa adulta transcurre desde la juventud hasta la muerte, y se distingue porque en ella los animales dejan de crecer.

El ser humano presenta las siguientes etapas:
1.Fecundación. Ocurre en el momento en que el gameto masculino espermatozoide penetra al gameto femenino u óvulo.
2.Concepción. Ocurre en el momento en que el pronúcleo masculino del espermatozoide se une con el pronúcleo femenino del óvulo. Es donde técnicamente se inicia la vida.
3. Embrionaria. Ocurre desde la unión de la concepción hasta el tercer mes de vida intrauterina; se caracteriza por el constante incremento celular.
4. Fetal. Empieza en el tercer mes de la gestación y termina con el nacimiento; hay acelerado crecimiento del organismo y formación de órganos y sistemas.
5. Infancia. Va del nacimiento hasta los 10 – 11 años, aproximadamente; hay un marcado crecimiento de las células que forman los huesos y los músculos; el cerebro se desarrolla y, por lo mismo, mejora la coordinación del individuo.
6. Adolescencia. Abarca de los 11 a los 19 años; es la etapa en que las hormonas influyen más en el desarrollo del organismo. Esta etapa se presenta a su vez en: Prepubertad que se inicia entre 10 – 11 años a los 13 – 14- años, en ella comienzan a madurar los sistemas reproductores. Pubertad, que representa propiamente dicho a la adolescencia, ocurre entre los 13 - 14 años a los 16 – 17 años, y la Postpubertad que ocurre entre los 16 – 17- años a los 19 – 20 años.
7. Juventud. Ocurre entre los 19 - 20 a los 28 años. En ésta se detiene el crecimiento del organismo y la maduración de los sistemas reproductores.
8. Adultez. Etapa de estabilidad relativa y de vigor físico. Ocurre de los 28 – 30 años a los 60 años. Generalmente, se puede decir que la edad adulta supone la presunción legal de que existe capacidad plena en el individuo para decidir y actuar en consecuencia. Por lo tanto, supone el incremento de sus posibilidades de actuación sin ayuda de sus padres o tutores o para realizar actos que antes tenía prohibidos por razón de su minoría de edad (por ejemplo, conducir vehículos automóviles o, en algunos países, trabajar).
9. Vejez. Ocurre de los 60 años a los 75 años. De esta etapa en adelantes se le llama de la Tercera Edad. Hace referencia a la población de personas mayores. En esta etapa el cuerpo se va deteriorando y, por consiguiente, es sinónimo de ancianidad .
10. Senectud. Abarca de los 76 años en adelante. Llamada también adulto mayor; se trata de un grupo de población que está pensionada o jubilada. Las condiciones de vida para estas personas son especialmente difíciles, pues pierden rápidamente oportunidades de trabajo, actividad social y capacidad de socialización, y en muchos casos se sienten postergados y excluidos. En países desarrollados, en su mayoría gozan de mejor nivel de vida, son subsidiados por el Estado y tienen acceso a pensiones, garantías de salud y otros beneficios.
11. Muerte. Es, en esencia, un proceso terminal que consiste en la extinción del proceso homeostático de un ser vivo y, por ende, concluye con el fin de la vida. El proceso de fallecimiento -aunque está totalmente definido en algunas de sus fases desde un punto de vista neurofisiológico, bioquímico y médico-, aún no es del todo comprendido en su conjunto desde el punto de vista termodinámico y neurológico y existen discrepancias científicas al respecto. Adicionalmente no se ha definido científicamente en qué parte del proceso está el umbral en que se pasa de la vida a la muerte.


CAMBIOS DE TALLA.

El crecimiento de los organismos se realiza de diversas formas y tiene como consecuencia un aumento de tamaño o talla. Los cambios de la talla dependen del tipo de organismo y del proceso por el cual se producen. En general, existen cuatro procesos:

mucho desmadre
Por aumento de materiales en las estructuras ya existentes. Por ejemplo, el incremento de células en la corteza de los árboles o en las conchas de los moluscos. En los vertebrados, aumentan la masa muscular, ósea y piel.

En general, existe una gran constancia en cuanto al tamaño de las cé¬lulas; de modo que desde los minúsculos gusanos hasta las grandes ballenas tienen células de tamaño similar aproximadamente 10 mm (micrómetros). Si las células de los diversos organismos son del mismo tamaño, entonces los más grandes simplemente poseen mayor número de células que los más pequeños.

Por adicción de partes nuevas. Por ejemplo, el incremento del número de hojas en el caso de las plantas o del número de placas en el de los erizos.

Por mudas. La muda es el proceso por el cual algunos animales renuevan total o parcialmente el tejido que los recubre. Este tipo de crecimiento permite cambios de forma y tamaño.

Durante la muda, los artrópodos, crustáceos y otros invertebrados pueden renovar su exoesqueleto; los vertebrados cambian de piel, como los reptiles, o de plumas, como las aves. Esto permite grandes variaciones de tamaño y forma de una fase a otra. Por modificación de estructuras anteriores. Este tipo de crecimiento se realiza por la sustitución de los materiales que forman la estructura de los seres vivos. Por ejemplo, los huesos de los vertebrados están sujetos a un constante cambio, pues las células llamadas osteoclastos destruyen hueso, y los osteoblastos lo forman; ello permite varios cambios de tamaño.


DESARROLLO

Desarrollo, rama de la biología que se preocupa del estudio de la descripción y comprensión del proceso mediante el que un huevo fecundado, una espora o una yema se convierten en un organismo adulto. Este término es más amplio que el de embriología y abarca también fenómenos como la regeneración de miembros en muchos animales y la propagación vegetativa de muchas plantas superiores. Además, los biólogos están interesados en la relación entre los procesos de desarrollo y los de envejecimiento.

La reproducción sexual requiere un estadio unicelular. Si el organismo adquiere un gran tamaño multicelular que representa ventajas adaptativas, entonces el ciclo vital debe incluir necesariamente un periodo de desarrollo que abarca desde la célula única hasta la forma madura. Este proceso tiene tres componentes: crecimiento (aumento de tamaño), movimiento morfogenético (construcción de modelos y formas) y diferenciación (transformación de estructuras indiferenciadas a especializadas).

El propósito de comprender los mecanismos de desarrollo es objeto de una investigación intensa, tanto por el propio interés que suscita como por su importancia para el problema del crecimiento anómalo o cáncer.

El punto de inicio de la biología moderna del desarrollo es el estudio de la función de los genes, es decir, de la base molecular de la síntesis de los componentes químicos más importantes de las células, las proteínas.

Una masa indiferenciada de células embrionarias también puede dividirse, y crecer un embrión de cada porción independiente.

Este proceso se llama regulación o desarrollo regulado. A finales del siglo XIX, en un famoso experimento, el embriólogo alemán Hans Driesch seccionó longitudinalmente un embrión muy temprano de erizo de mar, y de cada parte del embrión se desarrolló una larva normal pero enana.
Aproximadamente al mismo tiempo, dos embriólogos estadounidenses, Edmund Beecher Wilson de la Universidad de Columbia y Edwin Grant Conklin de la Universidad de Princeton observaban que en los moluscos, gusanos y ascidias esta intervención daba lugar a dos medio embriones anómalos.

A este desarrollo lo llamaron mosaico, y lo contrastaron con el desarrollo regulativo de Driesch. El proceso de diferenciación parece que se inicia más pronto en los huevos mosaicos que en los regulativos, y se dice que los primeros están determinados antes.

Una manera adecuada de considerar cómo se alcanza el control del desarrollo es considerarlo como un proceso que consiste en la síntesis de una sustancia determinada en un momento y lugar específicos. A la síntesis y la localización, que ya han sido comentados, se debe ahora sumar el fenómeno del ritmo.
La cadencia de algunos aspectos del desarrollo implica una secuencia rígida: el suceso B no puede producirse antes que el A, ni el C puede ocurrir antes que el B, y así sucesivamente.

La idea proviene de Aristóteles y con frecuencia se denomina epigénesis. El desarrollo se produce debido a una secuencia de sucesos en los que cada uno es la causa directa del siguiente. A principios de la historia de la embriología, esta idea fue apoyada por William Harvey, famoso por descubrir la circulación de la sangre, y rechazada por Charles Bonnet, un notable biólogo suizo que pensaba que todas las formas de vida eran estáticas, o estaban predeterminadas. Esta primera polémica sobre la predeterminación frente a la epigénesis parece actualmente una discusión terminológica tras la que se oculta la ignorancia, ya que el desarrollo participa de elementos de ambas ideas.

Otro aspecto del ritmo del desarrollo es el tiempo relativo de aparición de las estructuras principales en el organismo en curso. Ciertos acontecimientos pueden acelerarse o retardarse, y el tiempo de aparición de una estructura en relación a la aparición de otras puede estar alterado. Por ejemplo, algunos anfibios, cuando aún conservan su aspecto físico de larvas, pueden producir gametos maduros.
Esta alteración en la cadencia de los sucesos en el desarrollo de los órganos sexuales, en relación con el resto de las estructuras corporales se denomina neotenia y se piensa que es fundamental en algunos de los principales cambios evolutivos, como en el desarrollo del cerebro en el hombre.

el crecimiento y desarrollo

Desarrollo en el ser humano.

La adquisición de nuevas habilidades si bien está íntimamente ligada al proceso de crecimiento, también se estudia dividiéndolo en distintas áreas para facilitar su apreciación.

Área motora:
A su vez se divide en la motricidad gruesa originada en desarrollo de mejor control y aumento de fuerza en sentido céfalo caudal y de proximal a distal. Esto significa que aparece primero el control de músculos del cuello, luego tronco y finalmente piernas. Lo mismo en cuanto a que tendrá movimientos de brazos y piernas, luego de la mano y finalmente dedos. Esto se aprecia en el hecho que lo primero que aparece es el sostén de la cabeza, luego gira sobre su cuerpo, controla el tronco, se sienta, gatea y finalmente a fines del primer año da sus primeros pasos.

La motricidad fina o control de las manos también tiene una secuencia bien definida. Al nacer mantiene sus manitos preferentemente empuñadas y existe una prensión refleja. Luego comienza a abrirlas liberando el pulgar. Enseguida comienza a tener prensión voluntaria inicialmente con todos los dedos y luego desarrollando la pinza con el pulgar. En este desarrollo es muy importante una adecuada visión (coordinación ojo-mano) y estimulación que lo aliente a agarrar objetos).

Área social:
El niño que al nacer depende absolutamente de los adultos que lo rodean, especialmente sus padres, aprenderá a confiar y querer de acuerdo a como ellos responden a sus necesidades.

Ya desde el mismo nacimiento va a manifestar preferencia por su madre y no deja de maravillar el observar como si dejamos al recién nacido luego del parto en contacto íntimo con la madre se tranquiliza.

Hacia el segundo mes de vida desarrolla una sonrisa social. Cada vez que alguien se acerca lo mira con interés y sonríe. Por supuesto que esto se acentúa si se trata de sus padres, lo que se hace más notorio desde el tercer mes.

Alrededor del octavo mes en cambio ya desconoce a los extraños y llora ante una situación nueva o molesta.

Al año se interesa por juegos y comienza a desarrollar una mayor interacción social.

La lactancia materna se ha visto como un elemento facilitador de un adecuado desarrollo social y emocional al favorecer el vínculo madre-hijo.

Área cognitiva-lingüística:
Al nacer el niño tiene capacidad visual y tiene preferencia por el rostro humano, logrando mejor visión a 30 cm. Pueden imitar gestos como abrir la boca. Un niño de un mes debe seguir con la mirada si se encuentra en estado de alerta tranquila. A los 6 meses ya tienen una visión muy desarrollada.

Tienen buena audición al nacer y reaccionará ante sonidos y especialmente la voz de su madre. El lenguaje comienza por pequeñas vocalizaciones al mes (a-a). A los tres meses se agregan consonantes (agú). Alrededor de los seis meses aparecen bisílabos (ta-ta). Al año dice dos o tres palabras.

Una vez más conviene señalar que existe amplia variación en la adquisición del lenguaje y la estimulación adecuada podrá adelantarlo. Se recomienda cantar y hablarles mucho a los niños pequeños.


Bueno pues espero y les sirva la información...suerte con las tareas
se que los va a aburrir pero ayuda ...si me asen el favor de compartirlo o pues ya si les queda un puntillo hehe


desarrollo