ACTIVIDAD MINERA

La minería es el conjunto de actividades que tiene por finalidad la búsqueda y la extracción de minerales.
La minería es en sí misma una actividad no sustentable, ya que se basa en la extracción de recursos no renovables.
Es una actividad que con frecuencia produce deforestación y/o degradación de los bosques, deterioro de los suelos o contaminación de napas freáticas y/o vertientes de agua dulce.
Hoy, la minería opera a gran escala, dinamitando montañas enteras y utilizando sustancias tóxicas.
Demanda grande cantidades de agua y energía, lo que hace que algunas explotaciones compitan por estos recursos. Una empresa minera en la Argentina requiere tanta o más energía que toda una provincia. Es lógico que hayan surgido movimientos sociales en contra de esta actividad.

LOS RECURSOS MINEROS


Latinoamérica y el Caribe se caracterizan por poseer una gran variedad y cantidad de recursos mineros. Muchos países de la región los explotan desde hace varios siglos constituyendo, según el país y la legislación imperante en cada momento histórico, una fuente de ingresos importante para la economía regional.
La explotación minera se realiza a partir de grandes inversiones (generalmente de empresas multinacionales, a veces con participación del Estado) e involucra a las comunidades de los lugares en los que se materializan los proyectos mineros.
Es sumamente importante disponer de agua y recursos energéticos para desarrollar la minería. El yacimiento, es decir, la concentración natural de un determinado mineral o grupo de minerales que pueden ser explotados necesitan infraestructura y muchas veces son las empresas las que deben hacer caminos y tender redes eléctricas para la mina.
Como toda actividad productiva, la explotación minera genera un impacto social, económico y ecológico, por lo que los países de nuestra región deben definir políticas y legislaciones tendientes a controlar las condiciones de explotación, en beneficio de las comunidades y de la preservación del ambiente que afecta. En el pasado la explotación minera no se realizó en condiciones de sostenibilidad, muchas son las comunidades y los ambientes afectados (pasivos ambientales). Hoy los nuevos emprendimientos deben considerar dentro de su inversión, la remediación ambiental, es decir que tanto durante, como después del cierre de mina deben mitigarse los impactos realizados durante la explotación Nuevamente son los gobiernos quienes deben velar para que eso se cumpla.
La inversión en proyectos de explotación minera en América Latina es la mayor del mundo: América Latina 32%, Oceanía 20%, África 16%, Asia 13%, Norteamérica 12% y Europa 7%. A su vez, Chile, Brasil y Perú son los países que invierten más dinero en la exploración y explotación de recursos mineros de nuestra región.
En Argentina hasta el año 1997, las rocas de aplicación lideraban el ranking de las explotaciones mineras y fueron desplazadas por los minerales metalíferos a partir del ciclo productivo 1998, como consecuencia de haberse ajustado y regularizado la actividad de los grandes proyectos como en Bajo de la Alumbrera (cobre y oro) y en el Salar del Hombre Muerto (litio) en Catamarca. Esto también sucedió el año 2004 y el siguiente en Cerro Vanguardia (oro y plata) y en Santa Cruz el año 2005 con la explotación del yacimiento de oro Veladero, en San Juan. En el 2006, existían más de 275 proyectos de inversión minera tanto metalíferos como no metalíferos y rocas de aplicación con una inversión total de 3.900 millones de dólares. Argentina exporta boratos (LINK Para saber más, en este mismo capítulo), cloruro de litio (4° y 5° productor mundial, respectivamente), concentrados de cobre y oro, además de caliza, bentonita, cloruro de sodio, entre otros. La legislación argentina favorece fuertemente a las empresas mineras, por lo que cada vez se generan e implementan más proyectos de explotación.
Bolivia, es un país minero por excelencia. La explotación es de larga data en este país que explota plata y estaño, además de plomo, zinc, antimonio, cadmio y oro. Actualmente en Bolivia se está realizando el proyecto de explotación de plata más grande del mundo: el yacimiento San Cristóbal, en las cercanías de Potosí. La empresa Andean Silver, subsidiaria de Apex Silver participa en el 65% de la inversión que permitió desarrollar el proyecto. La instalación del yacimiento requiere una inversión de 520 millones de dólares. La etapa de prospección predice que se podrán extraer 360 mil toneladas de plata por año e igual cantidad de plomo y zinc. La explotación se prevé que será a tajo abierto y que se podrán extraer metales por 200 millones de dólares por año, de los cuales 39 millones quedarían en el país a modo de impuestos. También se prevé que se generarán 2.000 puestos de trabajo.
Brasil es un país líder en la producción de minerales. La explotación se concentra principalmente en el Estado de Minas Gerais, responsable del 44% de producción minera, seguido del estado de Pará (22%) y Goiás (7,6%). Las exportaciones mineras alcanzaron el 2006 la cifra récord de 29.400 millones de dólares, siendo los minerales de mayor exportación el hierro (64%), el aluminio -bauxita- (11%), las rocas ornamentales (3%) y el cobre (3%). A nivel mundial, Brasil es el principal productor de niobio con 71.000 toneladas (95,2%), y segundo en hierro, con 317 millones de toneladas (18,8%). Después de China es el segundo productor de bauxita; el tercero de grafito, después de China e India; y el tercer productor mundial de manganeso después de Sudáfrica y Australia. Además produce oro, cobre, níquel, piedras preciosas (topacios, aguamarinas, esmeraldas), fosfatos, rocas carbonáticas para cemento, entre otras. Chile es considerado un país minero a nivel mundial, ya que es el primer productor de cobre. Es un país principalmente dedicado a la minería metalífera, como el oro, plata, hierro, plomo, zinc, molibdeno y manganeso. Dentro de los minerales industriales, los más importantes son los nitratos, los boratos, la sal común y las sales de litio y potasio. También existen yacimientos de arcilla, caliza, yeso, cuarzo, feldespatos, carbonatos, entre otros.
Colombia cuenta con yacimientos de oro y plata, es el segundo productor mundial de níquel después de Japón y es el único productor de platino en Latinoamérica. Son conocidos sus yacimientos de esmeraldas. Como minerales industriales se mencionan las calizas, utilizadas principalmente para construcción y sales.
Cuba tiene una larga tradición minera, sin embargo, gran parte de las minas están inactivas. Entre los minerales en producción se encuentran la cromita, los óxidos de hierro, el cuarzo, la caliza, las arcillas y, también en pequeña proporción, el oro, el cobre y el magnesio. La reserva de níquel y cobalto es una de las mayores del mundo (26% de las reservas mundiales).
Ecuador cuenta con importantes depósitos de oro y plata actualmente en exploración y con yacimientos de otros minerales, como azufre, piedra pómez y grafito, según datos de la Cámara de Minería.
México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la producción de bismuto, el tercer lugar en la producción de plata, el quinto en plomo, así como el sexto en molibdeno y zinc. En cuanto a las reservas no metalífera, es el tercer productor mundial de celestina (mineral de estroncio) y cuenta además con fluorita, baritina, grafito, yeso, fosfatos y azufre.
Perú, en el año 2005 era el líder en Latinoamérica en la producción de oro, zinc, plata, estaño y teluros, además de secundar a Chile en la producción de cobre y molibdeno y a México en bismuto. Dentro de los no metalíferos produce arcillas, carbonatos, fosfatos y rocas ornamentales.
Uruguay no posee una tradición minera destacada: La principal actividad en esta área se centra en las canteras de arena y arcilla y posee además reservas de granitos de colores variados y requeridos, como el granito rojo.
Venezuela es el octavo productor mundial de bauxita y tercero en Latinoamérica después de Brasil y Jamaica. También tiene una importante producción de roca fosfática.
Panamá explota oro y cobre.