El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Doce leyendas urbanas sobre salud

hola amigos taringueros aqui les dejo informacion acerca de algunos mitos que exiten sobre la salud espero les gusten


1. No deberías quitarle la corteza al pan, porque es rica en vitaminas.El por qué del mito: En un estudio realizado en Alemania en 2002 se constató que el proceso de horneado del pan hacía aparecer una nueva sustancia antioxidante, que podía proteger contra determinados tumores, y que estaba presente en una cantidad ocho veces mayor en la corteza que en la miga.


La realidad: Si bien lo dicho anteriormente es cierto, es mucho más importante consumir pan hecho con harina de trigo 100%, mucho más rica en fibra, y múltiples nutrientes. Hemos de pensar que la dieta rica en fibra se ha demostrado muy eficaz en la prevención de determinados tipos de cáncer, además de aumentar el tránsito intestinal en personas con estreñimiento

Doce leyendas urbanas sobre salud

2. Ir con el pelo mojado aumenta las posibilidades de coger un resfriado…


La realidad: La Unidad de Investigación en Resfriado Común de Salisbury (Inglaterra) realizó un estudio curioso: Se inoculó el virus del resfriado común a un grupo de voluntarios. La mitad de ellos permaneció en una sala caliente, y la otra mitad fue sometida a un baño, y permaneció mojada durante media hora. Tras esto, ambos grupos se vistieron, pero permanecieron con los calcetines mojados unas horas más. ¿Hubo diferencias en cuanto a cantidad de resfriados entre ambos grupos? Lo cierto es que no.


Verdad

3. Si cruzas frecuentemente los ojos, pueden quedarte cruzados de forma permanente…


Realidad Vamos por partes: Lo cierto es que, tal y como indica el Dr W. Walter Motley de la escuela de Medicina de la Universidad de Cincinnati, cruzar frecuentemente los ojos, no daña el sistema visual. Ahora bien, si un niño pequeño mantiene cruzados los ojos de forma permanente, hemos de asegurarnos que este cruce no se deba a otros problemas oftalmológicos, como por ejemplo una disminución de la capacidad (o agudeza) visual.

Estos problemas suelen poderse revertir completamente si son diagnosticados durante los primeros momentos de su aparición.

salud


4. Durante una gripe, has de comer y evitar la fiebre…


Lo más importante, durante un proceso que haga aumentar la temperatura de nuestro cuerpo, es beber líquidos, por encima de comer abundantemente. ¿Bebidas isotónicas? Salvo importante deshidratación, o diarrea mantenida, no es necesario este tipo de bebidas.

Agua, mucha agua, y sólo agua


Mito

5. Los chicles que te tragas, permanecen en la barriga durante siete años…


El veredicto lo da el Dr David Pollack, del Hospital Infantil de Philadelphia: “Falso. Como cualquier elemento no nutritivo, el cuerpo, ayudado por la motilidad del intestino, y los diferentes fluidos digestivos, acaba expulsando el chicle lo más rápido posible. Y si se quedase en el abdomen, tampoco daría más problemas.”


Leyenda

6. Dice el refranero anglosajón: “An apple a day keeps the doctor Away”(Una manzana al día mantiene alejado al médico)


La realidad: Mejor que una manzana, un puñado de arándanos, ricos en antioxidantes y fibra. Lo que sí es cierto es que comer una dieta rica en fruta y verdura es muy eficaz a la hora de prevenir enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes, que podrían derivar en una enfermedad cardiovascular a medio plazo.


realidad

7. El 75% del calor de tu cuerpo se pierde por la cabeza…


Lo cierto, según el Dr Pollack, es que perdemos calor por todas las partes de nuestro cuerpo, a razón de tantas calorías por centímetro cuadrado de superficie estimada. Es decir, que a igualdad de superficie corporal, igual pérdida de calor en situaciones de frío ambiental. Por tanto, si bien ponerse un sombrero es importante ante el frío, igual de importante es llevar unos calcetines o unos guantes



Doce leyendas urbanas sobre salud

8. Para eliminar el hipo, hágase asustar por alguien…


Realidad no son eficaces métodos como aguantar la respiración, asustarse por alguien, o beber un vaso de agua al revés. Sorprendentemente, al menos para mi, que desconocía el dato, sí que existe una maniobra eficaz: Tomar una cucharadita de azúcar blanco granulado.


Verdad

9. Comer pescado desarrolla la inteligencia…


Hasta los 3-4 años, quizás sí. El motivo es que el pescado contiene aceites omega 3, compuestos de ácido docoxahexaenoico, implicado en la maduración y formación del sistema nervioso central, relacionado con el desarrollo de la cognición y de la agudeza visual. Un estudio, publicado en 2008 en la revista Clinical Pediatrics, descubrió un mayor vocabulario a los cuatro años de edad en aquellos niños que habían recibido ácidos omega 3 en los primeros dos años de vida. ¿Y si el infante no quiere pescado? Una alternativa para conseguir los omega 3 son los aguacates, nueces y aceite de colza


salud

10. No debes meterte en el agua hasta una hora después de comer (o mientras haces la digestión)…


¿Os acordáis de cuando éramos pequeños, íbamos a la playa, y nuestra madre nos decía que no nos bañásemos hasta haber hecho la digestión?

El origen de la leyenda urbana: La sangre, tras comer, va mayoritariamente a la zona digestiva, para realizar la función encomendada. Por tanto, va en menor medida a los músculos. Se creía, tradicionalmente, que esto podía dar lugar a la aparición de calambres musculares, que podían poner en peligro al nadador.

La realidad: Alguien que acaba de comer, tendrá menos capacidad para realizar ejercicio físico, por el motivo arriba reseñado. Pero nada más


Mito

11. Todos los niños necesitan, diariamente, un complejo multivitamínico…


La realidad: Sólo aquéllos que se nutren únicamente de lactancia materna durante el primer año deberían tomar algún suplemento de Vitamina D. Más allá de esta situación, ningún infante necesita vitaminas. Aunque parezca que se alimenta del aire…


Leyenda

12. La leche caliente ayuda a conciliar el sueño…


La leche contiene cantidades mínimas de triptófano, que en teoría ayudaría a conciliar el sueño… El problema es que, para conseguir ese efecto, necesitaríamos litros y litros de leche… Algo que no es factible.


realidad

1 comentario - Doce leyendas urbanas sobre salud

@commanderx
buenos consejos colega gracias