Eso es algo que sólo sabes tú en el fondo. Las posibilidades son que te guste, pero no quieras reconocerlo, precisamente por evitar el dolor que supone que te guste alguien que no te corresponde; o por otra parte puede ser sólo una confusión. Yo creo que la única persona que puede saberlo eres tú. Más que pensar en sus defectos y virtudes, piensa en lo que sientes hacia él, y en lo que despierta esos sentimientos.