Deriva Continetal (Megapost)

Bienvenidos a mi post



Deriva Continetal (Megapost)

Hola. Seguro que viste el tema de la deriva contienetal que empezo por Pangea y que luego, a traves de las eras geologicas, se fue separando hasta ver los continentes que vemos hoy en dia. En realidad, hubo supercontinentes anteriores a Pangea que dieron origenes a regiones que vemos hoy en dia en el planeta Tierra. Antes de empezar, veamos quien fue el autor de la Teoria de la deriva continental.

continentes

Alfred Wegener


pangea


Alfred Lothar Wegener (Berlín, 1 de noviembre de 1880 - Clarinetania, Groenlandia, 2 de noviembre de 1930) fue un científico, geofísico y meteorólogo interdisciplinario alemán, que desarrolló la teoría de la deriva continental. Se doctoró en astronomía por la Universidad de Berlín, pero centró su campo de estudio en la geofísica y la meteorología. En 1906 realizó su primera expedición a Groenlandia, con el objetivo de estudiar la circulación del aire en las zonas polares. Realizó nuevas expediciones entre 1912 y 1913, pero abandonó su actividad científica cuando fue reclutado por el ejército alemán en 1914 para combatir en la Primera Guerra Mundial, pero su contribución bélica duró poco tiempo, ya que fue herido en combate. En 1924 aceptó la cátedra de meteorología de la Universidad de Graz, Austria.

Wegener descubrió que las placas tectónicas de la Tierra se mueven, produciendo la separación de los continentes. Según Wegener, hace unos 200 millones de años los actuales continentes habrían estado unidos en una sola gran masa de tierra firme que denominó Pangea, la cual, tras resquebrajarse por razones desconocidas, habría originado otros nuevos contingentes terrestres sujetos a un movimiento de deformación y deriva que todavía perdura. También hizo diversos experimentos con globos aerostáticos en Groenlandia.

Continental

Teoria de la deriva continental


La teoría de la deriva continental fue propuesta originalmente por Alfred Wegener en 1912, quien la formula basándose, entre otras cosas, en la manera en que parecen encajar las formas de los continentes a cada lado del Océano Atlántico, como África y Sudamérica (de lo que ya se habían percatado anteriormente Benjamin Franklin y otros). También tuvo en cuenta el parecido de la fauna fósil de los continentes septentrionales y ciertas formaciones geológicas. Más en general, Wegener conjeturó que el conjunto de los continentes actuales estuvieron unidos en el pasado remoto de la Tierra, formando un supercontinente, denominado Pangea, que significa "toda la tierra". Este planteamiento fue inicialmente descartado por la mayoría de sus compañeros, ya que su teoría carecía de un mecanismo para explicar la deriva de los continentes. En su tesis original, propuso que los continentes se desplazaban sobre otra capa más densa de la Tierra que conformaba los fondos oceánicos y se prolongaba bajo ellos de la misma forma en que uno desplaza una alfombra sobre el piso de una habitación. Sin embargo, la enorme fuerza de fricción implicada, motivó el rechazo de la explicación de Wegener, y la puesta en suspenso, como hipótesis interesante pero no probada, de la idea del desplazamiento continental. En síntesis, la deriva continental es el desplazamiento lento y continuo de las masas continentales.

La teoría de la deriva continental, junto con la de la expansión del fondo oceánico, quedaron incluidas en la teoría de la tectónica de placas, nacida en los años 1960 a partir de investigaciones de Robert Dietz, Bruce Heezen, Harry Hess, Maurice Edwing, Tuzo Wilson y otros. Según esta teoría, el fenómeno del desplazamiento sucede desde hace miles de millones de años gracias a la convección global en el manto (exceptuando la parte superior rígida que forma parte de la litosfera), de la que depende que la litosfera sea reconfigurada y desplazada permanentemente.

Se trata en este caso de una explicación consistente, en términos físicos, que aunque difiere radicalmente acerca del mecanismo del desplazamiento continental, es igualmente una teoría movilista, que permitió superar las viejas interpretaciones fijistas de la orogénesis (geosinclinal y contraccionismo) y de la formación de los continentes y océanos. Por esto, Wegener es considerado, con toda justicia, su precursor y por el mismo motivo ambas teorías son erróneamente consideradas una sola con mucha frecuencia.

Pruebas de la deriva continental

El meteorólogo alemán Alfred Wegener reunió en su tesis original pruebas convincentes de que los continentes se hallaban en continuo movimiento. Las más importantes eran las siguientes.

Pruebas de la geografía

Wegener sospechó que los continentes podrían haber estado unidos en tiempos pasados al observar una gran coincidencia entre la forma de las costas de los continentes, especialmente entre Sudamérica y África. Si en el pasado estos continentes hubieran estado unidos formando solo uno (Pangea), es lógico que los fragmentos encajen. La coincidencia es aún mayor si se tienen en cuenta no las costas actuales, sino los límites de las plataformas continentales.

Pruebas de la geología

Se basaban en los descubrimientos a partir de esta ciencia. Cuando Wegener reunió todos los continentes en Pangea, descubrió que existían cordilleras con la misma edad y misma clase de rocas en distintos continentes que según él, habían estado unidos. Estos accidentes se prolongaban a una edad que se pudo saber calculando la antigüedad de los orógenos.

Pruebas de la paleontología

Wegener también descubrió otro indicio sorprendente. En distintos continentes alejados mediante océanos, encontró fósiles de las mismas especies, es decir, habitaron ambos lugares durante el periodo de su existencia. Y lo que es más, entre estos organismos se encontraban algunos terrestres, como reptiles o plantas, incapaces de haber atravesado océanos por lo que dedujo que durante el periodo de vida de estas especies Pangea había existido.

Pruebas de la paleoclimatología

Wegener encontró aquí otra prueba que respaldaba su hipótesis. En su mapa de Pangea, las regiones ecuatoriales contenían en los años 60 morrenas de carbón, consecuencia inevitable de una antigua selva. Gracias a esto, se comprobó el movimiento de estos continentes desde que Pangea fue destruído. Actualmente, estos continentes se hallan cerca de los polos.

godwana

Ciclo de Wilson


Tambien otras de las teorias que avalan la deriva continental es la del ciclo superocntinental. El ciclo supercontinental (o ciclo de Wilson), propuesto por John Tuzo Wilson, postula que cada 400-500 millones de años todas las masas de tierra emergidas se unen, formando un supercontinente.

El último de estos supercontinentes fue el llamado Pangea, que s formó alrededor del período Pérmico (hace 280-240 m.a.) y cuya desintegración continúa en nuestros días. También se cree que Pangea antes no era un continente sino grupos de islas situados por todo el océano que a causa de los movimientos del interior de la Tierra se juntaron.

Antes de Pangea, debió de haberse formado un supercontinente llamado Pannotia a finales del eón Proterozoico, durante el período Véndico (hace unos 800 millones de años). Su desintegración y los consecuentes choques obductivos entre placas se relacionan con la Orogenia Hercínica, de gran importancia en la formación de los relieves más antiguos en la Península Ibérica.

También hay evidencias que llevan a pensar que hubo otro supercontinente, Rodinia, hace aproximadamente 1.100 millones de años, que se dividió hace 750 millones. Rodinia comenzó a formarse hace alrededor de 1.300 millones de años a partir de tres o cuatro continentes preexistentes, un acontecimiento conocido como la Orogenia Grenville.

Finalmente, evidencias preliminares sugieren que el supercontinente Columbia existió entre hace 1.800 y 1.500 millones años.

placas tectonicas

Movimientos continentales segun el paso de los periodos geologicos.


Precámbrico



El término Precámbrico se utiliza para designar al extenso período que va desde la aparición de las primeras rocas (hace 3.800 millones de años) hasta la explosión de vida del Fanerozoico (hace 542 millones de años). En total unos 3.250 millones de años (más del 50% del tiempo total de la vida de este planeta). Es la primera era geológica y geológicamente se caracteriza por la abundancia de rocas ígneas y metamórficas. En esta fase comienzan los procesos de ovogénesis (plegamiento huroniano) y de erosión.

Poco antes del comienzo del Proterozoico apareció el estilo moderno de tectónica de placas, lo que se tradujo en un incremento de las colisiones y en la adición de numerosos bloques continentales alrededor de los protocontinentes arcaicos. Como consecuencia se produjo un crecimiento generalizado durante este eón.
A partir de este momento, los ciclos de formación de supercontinentes (ciclos de Wilson) característicos de esta etapa se hicieron inevitables. Por una parte, los continentes que se desplazan por una superficie esférica están condenados a colisionar entre ellos y a formar supercontinentes. Por otra, los supercontinentes son inestables, ya que, al cubrir amplias zonas del manto, impiden su refrigeración y, se forman puntos calientes que provocan el resquebrajamiento del supercontinente y la disgregación de los fragmentos. El alejamiento inicial entre estos se acaba transformando en una posterior aproximación que culmina con una colisión múltiple y con la formación de un nuevo supercontinente, en un ciclo que dura unos 500 millones de años.
Durante el Proterozoico superior (hace 1100 Ma) se formó el supercontinente de Rodinea ("nuestra tierra natal" en ruso) o Pangea I ("toda la tierra" que agrupaba a todos los bloques continentales del planeta y se mantuvo estable hasta que comenzó a fragmentarse (momento recogido en la simulación que aparece en la fotografía inferior).

deriva


laurasia


Cambrico


i a finales del Precámbrico las tierras emergidas formaban un solo continente (Rodinia o Pangea I), los movimientos de las placas hicieron que, durante el Cámbrico, este continente comienzara a fragmentarse. De la dispersión de Pangea I surgen varias masas continentales separadas por nuevas cuencas oceánicas. Unas y otras han recibido nombres fantasiosos, a veces regionales (como Báltica), otros históricos (como Armórica) o mitológicos, como Océano de Japeto, denominado así por Tuzo Wilson en honor del hijo de Urano y Gea, hermano mayor de Tetis y antepasado de todos los hombres.
La historia de la dispensión de Pangea I y la reconstrucción de Pangea II, se limita a los continentes del Norte, porque Gondwana (el resto de Pangea I que queda al Sur) no se fragmenta en este ciclo de Wilson. Por el contrario vemos como Norte América y sobretodo Euroasia se hallan atomizadas en bloques de diversos tamaños que vuelven a colisionar entre sí a lo largo del Paleozoico hasta llegar a Pangea II. Laurentia (Norte América, Florida, Groenlandia, Escocia e Irlanda) choca primeron con Ártica, luego con Báltica (Rusia, Polonia, Escandinavia, Oeste de Noruega y Nueva Inglaterra) después con Armórica (Centro Europa, Francia, Iberia y Norte de Marruecos) y por último con los bloques asiáticos.

supercontinentes


Ordovicico


En esta época los bloques continentales, que siguen su camino a través de la esferar planetaria, comenzaron a aproximarse de nuevo. En éste momento existía un gran continente llamado Gondwana (del que formaban parte África, Sudamérica, Antártida, Australia, India e Iberia) y otras masas continentales menores como Laurentia (Norteamérica), Siberia y Báltica. El océano Pantalasa ("todo el mar", en griego) cubría la mayor parte del hemisferio norte y estaba rodeado por un larguísimo cinturón de subducción.

En ésta época solo emergen en Europa los Escudos Bálticos y de las Hébridas, éste último unido por el NW al Escudo Canadiense. El Ordovícico se inicia con una transgresión general de toda Europa, ésta transgresión reduce gran parte de Europa a un extenso archipiélago que luego como consecuencia de la orogenia Caledoniana se va transformando en un único continente Nor-Atlántico, separado del continente Austral por la Mesogea.
Durante el Ordovícico tuvo lugar la orogenia Caledoniana, caracterizada principalmente en Escocia, afectando también a Inglaterra, Montañas Escandinavas, Europa central (Ardenas, Macizo Renano, Bohemia, Siberia y Groenlandia), localmente también en Norteamérica (Montañas Verdes).
Los continentes del sur estaban juntos (Gondwana), Siberia, Laurentia (Estados Unidos), China y Báltica.

superoceanos


Silurico


El Iapetus (océano entre Europa y Norte América=Laurentia) estaba a punto de cerrarse. El nivel marino generalmente era muy elevado, los sectores costeros se encontraban hundidos bajo el agua. Al fin de Ordovicio el mar retrocedió por causas tectónicas y/o climáticas.
Orogénesis Caledoniana: Entre fin de Cámbrico hasta el comienzo de Devónico. Esta formación de montañas ocurrió principalmente en el norte de Europa (Noruega, Suecia, Inglaterra) pero también se puede reconstruir esta actividad tectónica en América del Norte, Antártica y Australia. Durante estas épocas las rocas de las regiones afectadas sufrieron plegamiento, metamorfismo y un fuerte levantamiento vertical.

geologia.


Devonico


Europa chocó completamente con América de Norte y formó el continente Laurasia. El comienzo del Devónico está representado por las ultimas actividades tectónicas de la orogénesis Caledoniana. En las regiones nórdicas donde tuvo influencia la orogenia Caledoniana, el Devónico es transgresivo y discordante sobre el continente Nor-Atlántico, formado entonces por materiales Cámbrico-Silúricos, en la región mediterránea, el Devónico es concordante con el Silúrico superior, y el tránsito de uno a otro se marca más bien por un cambio gradual de la fauna fósil. Las condiciones paleogeográficas no sufren, pues, cambios notables manteniéndose el Continente Nor-Atlàntico llamado también de la arenisca roja antigua separado del continente de Godwana por el geosinclinal del Tetis mediterráneo.

Deriva Continetal (Megapost)


Carbonifero


La orogénesis hercínica (o varisca) está en su ultima etapa para terminar en el Pérmico. Las placas siguen aproximandose entre ellas hasta su próxima reunificación.

Armórica sufrió una intensa deformación interna desde el Devónico hasta el Carbonífero. La geografía de Armórica, aproximadamente lineal, se curvó para adaptarse a los entrantes y salientes de Laurasia. La deformación sería dúctil, y una de éstas zonas de cizalla correspondería a los Pirineos, probablemente una zona débil antigua en Armórica. El borde norte de Armórica se sutura contra Laurasia, que en Iberia aflora en la zona de cizalla Coimbra-Córdoba.
La colisión entre Laurasia y Gondwana causa una regresión, en la que afloran extensas marismas deltaicas cerca del orógeno recién formado; en ellas crecen los bosques que se convierten en yacimientos de carbón en Norteamérica, Europa Occidental y Central y la cuenca del Donetz en Rusia.
Al mismo tiempo que el Océano de Japeto se cierra para formar las Caledónides, el continente de Ártica, que contenía fragmentos de Alaska y otros del Norte de Asia, chocó contra Norteamérica. El resultado es el orógeno de Franklin, que aflora en el Norte de Canadá, Groenlandia y Siberia.

continentes


Permico


El Pérmico constituye una época de transición entre las dos primera eras del eón Fanerozoico: Paleozoica y Mesozoica. A final de este período se produjo la extinción masiva más importante de la historia del planeta, que provocó la desaparición de la mayoría de los invertebrados marinos, entre ellos los trilobites.
Durante el Pérmico llegan a reunirse los tres continentes existentes en el Carbonífero, formando un supercontinente llamado Pangea II. La formación de este supercontinente dio lugar a la formación de un océano universal (la Pantalasa de Wegener), que abarcaba de polo a polo y 300 grados de longitud en el Ecuador, permitió el flujo de corrientes ecuatoriales impulsadas por los alisios a lo largo de 5/6 de la circunferencia de la Tierra.
La costa de Pangea II que daba al Este, o sea, el mar de Tetis contra el que chocaba esta supercorriente, debió de ser una zona extremadamente calurosa. Antiguas corrientes del golfo deben de haber distribuido este calor hacia el Norte y el Sur de las costas del Tetis, creando una gran asimetría climática entre el Este y el Oeste de Pangea II.

pangea


Triasico


El Triásico marca el comienzo de la era Mesozoica, también llamado "la era de los reptiles" debido a la aparición de los dinosaurios y otros grandes reptiles que dominaron el planeta durante 165 millones de años.
Hace 251 millones de años, el supercontinente Pangea II, formado a finales del Paleozoico, reunía la práctica totalidad de las tierras emergidas.
Los continentes Africa y América del Sur estaban juntos, con una intensa actividad magmática al límite de los dos continentes.
En el Triásico Tardío (aproximadamente 208 millones de años) comienza a producirse el desmembramiento de Pangea II en tres partes, Eurasia-América del Norte, Africa-Sudamérica y Antártida-Australia-India. El desarrollo del océano Pacífico y mares someros permitió que corrientes ecuatoriales se desplazaran hacia los polos, produciendo un mejoramiento climático en todo el planeta, con temperaturas más cálidas y húmedas, las que favorecieron ampliamente la vida de los dinosaurios.
El continente Cimérico o archipiélago que estaba unido a Gondwana se separa de éste durante el Triásico superior- Jurásico inferior y colisiona con el sur de Asia, destruyendo el mar de Tethis y formando el neo-tethis.
Posteriormente este nuevo mar fue destruido al chocar África y la India con Europa y Asia formándose los mares Caspio, Mediterráneo y Negro.
La ausencia de orógenos nuevos y la erosión de los formados durante el Paleozoico dio lugar en las plataformas continentales a una intensa sedimentación carbonatada característica de los mares cálidos y someros.

Continental


Jurasico


En este período se abre un canal marino que llega a dividir al supercontinente Pangea II en dos subcontinentes: Laurasia al Norte y Gondwana al Sur. Este canal marino se va ensanchando hasta formar el Atlántico Norte y Central, y entonces surge el Mar Caribe.

Durante los últimos 200 Ma de años, el Tethis, entrante del océano Pantalasa en Pangea II se ha estado destruyendo y reconstruyendo continuamente, y no fue hasta 1979 cuando se propuso la existencia del continente cimérico, constituido por una banda lineal, situado al norte de África, India y Australia en Pangea II, de donde se separó para colisionar con el flanco sur de Asia desde el Triásico superior hasta el Jurásico Inferior. A medida que el antiguo mar de Tethis (Teitide) era destruido por subducción, se abría un nuevo Tethis (según Sengör), al sur del continente cimérico. A su vez el nuevo Tethis fue destruido cuando África, Arabia, India y Australia se desplazaron hacia el norte. Los mares Caspio, Mediterráneo y Negro contienen los únicos residuos actuales de los sucesivos mares de Tethis: así, el Mediterráneo oriental es Jurásico y Cretácico, mientras que el occidental (mares Tirreno, de Baleares y Alborán) no se formó hasta el Terciario (en el Mioceno, entre 20 y 10 m. a.) como un conjunto de cuencas abiertas a causa del desplazamiento de un mosaico de microplacas.

godwana


Cretacico


El Cretácico duró desde hace 145 hasta 66 millones de años. Su límite inferior se marca por una regresión marina en la zona europea seguida por una gran transgresión. El nombre Cretácico procede de la palabra latina creta, que significa tiza. Las capas de tiza y esquisto de esta época se amontonaron sobre el lecho de los mares.
La datación del final de la era es muy precisa, pues ésta se hace coincidir con la de una capa geológica con fuerte presencia de iridio, en la península del Yucatán y el golfo de México, y que se supone coincide con la caída de un enorme meteorito que pudo provocar la extinción de los dinosaurios. Este acontecimiento marca el fin de la Era Mesozoica.
En el cretácico inferior el Atlántico central y el Tethis dividían al mundo en dos amplias regiones continentales: América del Norte-Eurasia formando un único continente y Gondwana en proceso de desintegración. Sin embargo, mientras que el Atlántico Sur se iba ensanchando, el Tethis se consumía a lo largo de una zona de subducción situada en el norte de la cuenca, a lo largo de los Cáucasos, de manera que casi había desaparecido a fines del Mesozoico. Esto se debió al movimiento de Africa hacia el este a la vez que giraba en sentido antihorario. Este movimiento finalizó con el choque de la placa de Arabia contra el sur de Europa. Durante el Cretácico el Atlántico central se fue ensanchando.
América del Norte y Europa aún constituian una única placa si bien estrechos mares someros se interpusieron entre ambas, comunicando al Tethys con el mar Boreal o Protoártico.

El cretácico superior fue una época de grandes cambios, la inestabilidad tectónica se incrementó, con numerosas etapas transgresivas separadas por regresiones relativas que se suceden entre los 100 y los 75 m. , que en su máximo, casi un 40 % de los continentes quedó bajo el mar. Las Huellas de este episodio son universales. Como el mar Cretácico era muy cálido, se formaron enormes plataformas de carbonatos que la erosión posterior ha convertido en espectaculares acantilados calcáreos. Allí se produjeron enormes depósitos de creta, con espesores de varios cientos de metros. Representa un ambiente de deposición excepcional ya que se trata de sedimentos con características pelágicas (75% de sus componentes son planctónicos) aunque originado en un mar somero, con temperaturas templadas.

El mundo cretácico fue escenario de un importante diastrofismo que influyó notoriamente en las relaciones tierra-mar y que frecuentemente estuvo vinculado con el desplazamiento de las placas. En el ámbito del Tethis, el desplazamiento de África hacia el este acompañado por un giro en sentido antihorario fue cerrando paulatinamente esa vía de comunicación la que terminó por desaparecer en el Cenozoico.

A lo largo del borde pacífico americano predominó un ambiente de subducción que generó una gran inestabilidad tectónica. En América del Sur se intensificó el diastrofismo iniciado durante el Jurásico principalmente en su margen occidental, con importante actividad volcánica. La parte principal de dicho proceso coincidió con la iniciación de la Orogenia Andina.
Aproximadamente en estos tiempos tuvo lugar la separación definitiva entre América del Sur y Africa formándose la cuenca del Atlántico Sur y el continente sudamericano comenzó una deriva hacia el oeste avanzando sobre la zona de subducción adyacente con importantes fenómenos compresivos. A diferencia de lo acontecido en la costa pacífica, en el lado oriental prevalecieron las acciones distensivas producidas en relación con la extensión de la ruptura atlántica, las que motivaron la formación de cuencas de rift y el surgimiento de grandes volúmenes de lavas.

Se comienzan a levantar las cordilleras Alpinas ( Pirineos, Alpes, Cárpatos, Himalaya) como resultado del empuje de los continentes meridionales; África y la India sobre Eurasia. En America del Norte y del Sur se forman las Montañas Rocosas y los Andes, son consecuencia de la deriva de esos continentes hacia el Oeste y los empujes de las placas Pacífica Cocos y de Nazca hacia el Este. Con los continentes separados, la vida animal y vegetal, empezó a desarrollarse de forma diferente en distintos lugares.
Hace unos 65 millones de años, los continentes ya están aproximadamente configurados como en la actualidad. En la India, se produjeron extensas erupciones volcánicas que ensombrecieron la atmósfera con cenizas volcánicas. Al mismo tiempo, en la península de Yucatán y en el Golfo de México habría impactado un cometa o un enorme meteorito con consecuencias devastadoras a nivel planetario. Se produjeron tormentas, tsunamis (olas gigantes) e incendios globales de selvas y bosques. El polvo cósmico y volcánico, sumado a las humaredas, dejaron a la Tierra en tinieblas, lo que habría ocasionado la extinción de los dinosaurios, así como varias formas de vida como los ammonites.

placas tectonicas


Paleoceno


Con el Paleoceno comienza la era Cenozoica, considerada como un etapa de cambio radical en nuestro planeta, de evolución desde la catástrofe, manifestándose en el desarrollo de los grupos de especies dominantes actualmente y en la recesión de aquellas que predominaron durante la era Mesozoica.

Los movimientos de la tectónica de placas separaron finalmente la Antártida de Australia ; en el hemisferio norte, la expansión del Atlántico norte da lugar a :

La separación de Canadá y Groenlandia.
La separación de Groenlandia y Escandinavia, formándose entre ambos el Mar de Noruega y produciéndose la comunicación del Atlántico con el Ártico y la unión de Asia con Norteamérica por el Estrecho de Bering, permitiendo las migraciones entre Eurasia y Norteamérica.

El nivel del mar seguía estando aún por encima del actual (en el Cretácico medio, hace 100 millones de años, había alcanzado su nivel más alto) e inundaba con aguas someras gran parte de los continentes actuales. El amplio y abierto Mar de Tethis (precursor del Mediterráneo) anegaba vastas extensiones de Europa y del norte de Africa. Europa era un archipiélago de islas, en cuyos mares poco profundos se formaron típicos depósitos de rocas calizas y coralinas.

deriva


Oglioceno


Las colisiones entre las placas de la corteza terrestre continuaron sin pausa desde el Eoceno.
En el hemisferio oriental, los restos del anterior supercontinente de Gondwana chocaron con Eurasia al norte, cerrando el extremo oriental del mar de Tetis y dejando en su lugar un residuo muy mermado, el Mediterráneo.
Las fuerzas de compresión generadas por la colisión de las placas en el periodo comprendido entre el Oligoceno y el Mioceno elevó un extenso sistema de cadenas de montañas, desde el Átlas y los Alpes en el Oeste hasta el Himalaya en el Este, coincidiendo con la fase paroxismal de la orogenia alpina.

Mientras tanto, australiana chocaba contra la indonesia, y la norteamericana había empezado a solaparse sobre la del Pacífico.

laurasia


Holoceno


Durante el Holoceno, que comenzó hace unos 10.000 años, el deshielo hizo subir treinta o más metros el nivel del mar, inundando grandes superficies de tierra y ensanchando la plataforma continental del oeste de Europa y el este de Norteamérica. En general, es una época de clima cálido, en el que se asientan las actuales distribuciones geográficas de la fauna y la flora.

Los seres humanos empezaron a organizarse en grupos sociales que se concentraban en "ciudades" (de ahí proviene la palabra "civilización". Paulatinamente empezaron a compaginar la caza y la pesca con la agricultura y la ganadería, lo que provocó el asentamiento en lugares estables y el abandono de la vida nómada.

supercontinentes


superoceanos

El resumen


Aca les dejo un video que resumen el desplazamiento de los continentes hace 600 millones de años.



geologia.

Los continentes


Vaalbara


Vaalbará es el nombre del primer e hipotético supercontinente que existió sobre la Tierra. A pesar de que nuestro planeta tiene una antigüedad de 4.540 millones de años, no se han hallado rocas tan antiguas. Su existencia se justifica en estudios geocronológicos y paleomagnéticos entre los dos cratones arcaicos (protocontinentes) Kaapvaal (denominado así por la provincia sudafricana de Kaapvaal) y el Pilbara (de la región de Pilbara, de Australia Occidental). Según los datos radiométricos de los cratones que formaron parte de Vaalbará, se cree que existía hace por lo menos 3.300 millones de años y posiblemente también hace unos 3.600 millones de años.
Una prueba adicional es la secuencia de similitudes estructurales de los cinturones supracorticales y gneis de estos dos cratones. Estos mismos cinturones supracorticales están ahora diseminadas por los márgenes del cratón Superior de Canadá y también por todos los cratones de los antiguos continentes Gondwana y Laurasia. La posterior deriva seguida por los cratones Kaapvaal y Pilbara después de 2.800 millones es una prueba más de que antigüamente estaban conectados. Se desconoce cuando el supercontinente Vaalbará se empezó a fragmentar, pero datos geocronológicos y palaeomagnéticos muestran que los dos cratones habrían tenido una separación rotacional de 30 grados de latitud, lo que implica que ya no eran contiguos después de hace 2.800 millones de años.

Ur


Ur fue uno de los primeros continentes, que probablemente se formó hace unos 3.000 millones de años en el Eón Arcaico.1 En el período inicial de su existencia, Ur fue ´´´probablemente´´´ el único continente en la Tierra, y es considerado por algunos como un supercontinente, a pesar de que probablemente fuera menor que la actual Australia. Hace alrededor de 1.000 millones de años Ur se unió a los continentes Nena y Atlántica para formar el supercontinente Rodinia. Ur sobrevivió durante mucho tiempo, hasta que fue desgarrado cuando el supercontinente Pangea se rompió hace cerca de 208 millones de años en Laurasia y Gondwana. En la actualidad fragmentos de este antiguo continente forman parte de África, Australia, India y Madagascar.

Kenorland


Kenorland fue uno de los supercontinentes más tempranos sobre la Tierra. Se cree que se formó durante la Eon Arqueano hace unos 2.700 millones de años por el acrecentamiento de los cratones neoarqueozoicos y la formación de una nueva corteza continental.
Kenorland abarcaba lo que luego se convertiría en Laurencia (el corazón de las actuales Norteamérica y Groenlandia), Báltica (los actuales Escandinavia y países bálticos), Australia occidental y el Kalahari. Enjambres de zanjas volcánicas y su orientación paleomagnética así como la existencia de similares secuencias estatigráficas permiten su reconstrucción. El corazón de Kenorland, el Escudo Báltico/Fenoscandio, traza su origen hace más de 3.100 millones de años.
El cratón Yilgarn (actual Australia occidental) contiene cristales de zircón en su corteza que datan de hace 4.400 millones de años.

Nena


Nena fue un supercontinente que surgió hace aproximadamente 1.800 millones de años y que comprendía Siberia, Báltica, Groenlandia y Norteamérica.1 Nena se unió a Atlántica y Ur (que ya era más extenso) para luego formar Rodinia. El término Nena es un acrónimo que deriva de "Norte de Europa y Norte de América".

Atlantica


Atlántica es un supercontinente que surgió hace aproximadamente 1.800 millones de años.1 Alrededor de 200 millones de años más tarde, se convirtió en parte del supercontinente Columbia y 300 millones de años más tarde, se separa de Columbia. Hace 1.100 millones de años (o 400 millones de años después de la desintegración de Columbia), se une a Nena y Ur pasa a formar parte del supercontinente Rodinia. Después de que Rodinia se dividiera y los fragmentos se volvieran a reunir hace 600 millones de años, pasa a formar parte del supercontinente Pannotia. En el Cámbrico, Pannotia se desintegró, dejando Atlántica en el supercontinente Gondwana. Gondwana luego pasa a formar parte del supercontinente Pangea en el Pérmico, y luego se fragmentó en el Jurásico. En la actualidad, restos de Atlántica se encuentran en África y Sudamérica.

Columbia


Columbia (también conocido como Nuna y, más recientemente, Hudsonlandia o Hudsonia) es el nombre de uno de los supercontinentes postulados de la Tierra. Existió hace aproximadamente de 1800 a 1500 millones años en el Paleoproterozoico, siendo el supercontinente más antiguo.1 Consistió en un proto-cratón que integraban los ex-continentes de Laurentia, Báltica, Ucrania, Amazonia, Australia, y posiblemente Siberia, norte de China y Kalahari. La existencia de Columbia se basa en datos paleomagnéticos.2
Se estima que Columbia tendría cerca de 12.900 kilómetros de norte a sur, y cerca de 4.800 kilómetros en su parte más ancha. La costa del este de la India estaba unida a Norteamérica occidental, con Australia meridional y Canadá occidental. La mayor parte de América del Sur estaba girada de manera que el borde occidental (lo que hoy en día es Chile y Perú) se alineó con el este de América del Norte, formando un margen continental que se extendía hasta el sur de Escandinavia.3
Columbia se formó hace entre 2000 y 1800 millones de años, originándose orogenias; con casi todos los continentales de la Tierra de aquel tiempo.4 Los cratones América del Sur y África Occidental se unieron hace entre 2100 y 2000 millones de años formándose las orogenias de Transamazonía y Eburnean; los cratones de Kaapvaal y Zimbabwe en el África meridional chocaron a lo largo por la Región de Limpopo hace 2000 millones de años; los cratones que formó Laurentia se unieron hace entre 1900 y 1800 millones de años originándose las orogenias de Trans-Hudson, Penokean, Taltson–Thelon, Wopmay, Ungava, Torngat y Nagssugtoqidain; los cratones Kola, Karelia, Volgo-Uralia y Sarmatia (Ucrania) dieron lugar a Baltica (Europa oriental) hace entre 1900 y 1800 millones de años mediante las orogenias de Kola–Karelia, Svecofennian, Volhyn-Rusia central y Pachelma; los cratones Anabar y Aldan en Siberia hace entre 1900 y 1800 mediante las orogenias de Akitkan y Aldan central; Antártida oriental y un bloque continental desconocido se unieron mediante la orogenia de las Montañas transantárticas; los bloques Sur y Norte de India se fusionaron a lo largo de la Zona tectónica central de la India; y los bloques oriental y occidental del cratón Norte de la China se unieron hace unos 1850 millones de años mediante la orogenia Trans-Norte de China.
Después de su unión final hace 1800 millones de años, el supercontinente Columbia tuvo una larga vida (entre 1800 a 1300 millones de años), hubo un crecimiento en los márgenes continentales relacionado con la subducción,5 se formó entre 1800 y 1300 un gran cinturón magmático al sur de la actual Norteamérica, Groenlandia y Báltica. Incluye los cinturones Yavapai, Llanuras centrales y Makkovikian entre 1800 y 1700 millones de años, los cinturones Mazatzal y Labradorian entre 1700 y 1600 millones de años, los cinturones Francois y Spavinaw entre 1500 y 1300 millones de años y los cinturones Elzevirian entre 1300 y 1200 millones de años en Norteamérica; los cinturones Ketilidian entre 1800 y 1700 millones de años en Groenlandia; el cinturón ígneo Trans-escandinavo entre 1800 y 1700 millones de años, el cinturón Kongsberggian-Gothian entre 1700 y 1600 millones de años, el cinturón granítico del Sudoeste de Suecia entre 1500 y 1300 millones de años en Báltica. Otros bloques de cratones sufrieron también estas consecuencias marginales al mismo tiempo. En Sudamérica, entre 1800 y 1300 millones de años se produce un aumento del borde continental a lo largo del margen occidental del cratón de Amazonia, representada por los cinturones Río Negro, Juruena y Rondonian. En Australia, entre 1800 y 1500 millones de años surgieron adicionales cinturones magmáticos, incluyendo Arunta, Mt. Isa, Georgetown, Coen y Broken Hill, en en los márgenes sur y oriental del norte del cratón de Australia y el margen oriental de cratón Gawler. En China, entre 1800 y 1400 millones de años se le añade un cinturón magmático , el llamado cinturón Xiong'er (Grupo), se extiende a lo largo de la margen sur del cratón del Norte de China.
Columbia comenzó a fragmentarse hace alrededor 1600 millones de años, en relación con dislocación continental a lo largo del margen oeste de Laurentia (supergrupo cinturón Purcell), este de la India (Mahanadi y Godavari),6 el margen meridional de Báltica (supergrupo Telemark), el margen sudeste de Siberia (Riphean aulacogens), el margen noroeste de Sudáfrica (Kalahari Copper Belt), y margen norte del Bloque Norte de China (Zhaertai-Bayan Obo Belt).5 La fragmentación correspondió con la actividad magmática extensa, formándose anortosita-mangerite-charnockite-granito (AMCG) en Norteamérica, Báltica, Amazonia y Norte de China, y continuó hasta el final de la desintegración del supercontinente hace alrededor de 1300 a 1200 millones de años.

Rodinia


Rodinia (del ruso родина, ródina, patria) fue un supercontinente que existió hace 1.100 millones de años, durante la Era Neoproterozoica, reunía gran parte de la tierra emergida del planeta. Empezó a fracturarse hace 800 millones de años debido a movimientos magmáticos en la corteza terrestre, acompañados por una fuerte actividad volcánica. La existencia de Rodinia se basa en pruebas de paleomagnetismo que permite obtener la paleolatitud de los fragmentos, pero no a su longitud, que los geólogos han determinado mediante la comparación de estratos similares, actualmente muy dispersos.
Rodinia se formó y rompió durante el Neoproterozoico y probablemente existió como un único continente desde hace 1.000 millones de años hasta que comenzó a fragmentar en ocho pequeños continentes hace alrededor de 800 millones de años.1 Se cree que fue responsable en gran parte del clima frío del Neoproterozoico. Rodinia comenzó a formarse hace alrededor de 1.300 millones de años a partir de tres o cuatro continentes preexistentes, un acontecimiento conocido como la Orogenia Grenville.2 La ausencia de fósiles con concha o esqueleto y de datos paleomagnéticos fiables hacen el movimiento de los continentes en el Precámbrico inciertos. Una posible reconstrucción del anterior supercontiente es Columbia
La existencia de Rodinia se basa en datos paleomagnéticos utilizando datos de las Islas Seychelles, India y de los Montes Grenville, que se formaron durante la Orogenia Grenville y que actualmente se distribuyen en varios continentes.1 2 Aunque los detalles están en discusión por los paleogeógrafos, los cratones continentales que formaban parte de Rodinia parecen haberse agrupado en torno a Laurentia (proto-Norteamérica), que constituyen el núcleo de Rodinia.
Parece que la costa oriental de Laurentia se asentaba junto a la costa occidental de Sudamérica, mientras que Australia y Antártida (que en este momento estaban unidas) parecen haber estado situadas junto a la costa oeste de proto-Norteamérica. Un tercer cratón, que se convertiría en África centro-norte, puede haber quedado atrapado entre estas dos masas que colisionaban.3 Otros cratones como el de Kalahari (África meridional) y Congo (África oeste-central), parecen haber estado separadas del resto de Rodinia.
Rodinia probablemente se centraba al sur del ecuador.4 Puesto que la Tierra en ese momento experimentaba la glaciación del Período Criogénico y las temperaturas eran al menos tan frías como actualmente, gran parte de Rodinia pudo haber estado cubierta por glaciares o en el casquete de hielo del Polo Sur. El interior del continente, distante de los los efectos moderadores del océano, era probablemente estacionalmente muy frío (clima continental). Rodinia estaba rodeado por el superocéano que los geólogos denominan Mirovia (de Mir, la palabra rusa que significa "«paz»).
Las temperaturas frías pueden haber sido acentuadas durante las primeras etapas de la dislocación continental. Los picos de calentamiento geotérmico dislocarían la corteza y las rocas se elevarían en relación con su entorno. Esto crea zonas de mayor altitud, donde el aire es más frío y es menos probable que el hielo se funda con los cambios estacionales, y puede explicar la abundante evidencia de glaciación durante el Período Ediacárico.5 La separación final de los continentes creando nuevos océanos y expandiendo el fondo oceánico, lo que produce rocas menos densas, probablemente incrementó el nivel del mar por desplazamiento de agua del océano. El resultado fue un mayor número de océanos de aguas someras.
La evaporación del agua de los océanos puede haber aumentado las precipitaciones, que, a su vez, aumentaría la erosión de la roca expuesta. Si en los modelos de simulación por computador se introduce la relación de isótopos estables de 18O:16O, se comprueba que además de la fuerte erosión de la roca volcánica, este aumento de las precipitaciones puede hacer reducir los niveles de los gases de efecto invernadero por debajo del umbral que activaría el período de glaciación extrema conocida como la Tierra bola de nieve.6 Toda esta actividad tectónica también introduciría en el medio marino nutrientes biológicamente importantes, lo que puede haber desempeñado un papel importante en el desarrollo de los primeros animales.
En contraste con la formación de Rodinia, los movimientos de las masas continentales durante su ruptura se entienden bastante bien. Pruebas de amplios flujos de lava y de erupciones volcánicas durante el límite Precámbrico-Cámbrico, especialmente en Norteamérica, sugieren que Rodinia comenzó a fragmentrse a más tardar hace 750 millones de años.5 Otros continentes, incluyendo Báltica y Amazonia, se dislocaron de Laurentia hace 600-550 millones de años, abriendo el océano Iapetus entre ellos. La separación también llevó al nacimiento de océano Pantalassa (o Paleo-Pacífico).1 Los ocho continentes que formaban parte de Rodinia más tarde volvieron a reunirse en el supercontinente global denominado Pannotia, y después una vez más como Pangea.

Pannotia


Pannotia es un supercontinente que probablemente existió desde hace unos 600 millones de años hasta hace unos 540 millones de años, a finales del período Precámbrico. Antes de Pannotia, el anterior supercontinente fue Rodinia, y el posterior (y último hasta la fecha), Pangea. Pannotia fue descrito por primera vez por Ian W. D. Dalziel en 1997. También se conoce como Supercontinente Vendiano y Gran Gondwana. Este último término fue propuesto por Stern en 1994 y reconoce que el supercontinente Gondwana, que se formó al finales del Precámbrico, fue una vez mucho más grande.1
El anterior supercontinente Rodinia se fragmentó hace unos 750 millones de años en tres continentes: Proto-Laurasia (que a su vez se fragmentó, aunque finalmente se reensambló como Laurasia), el cratón continental del Congo y Proto-Gondwana (toda Gondwana excepto el cratón del Congo y Atlántica). Proto-Laurasia giró hacia el Polo Sur, mientras que Proto-Gondwana hizo lo propio y el cratón del Congo se situó entre ambos, hace alrededor de 600 millones de años. Esto formó Pannotia. Con tanta masa de tierra en torno al Polo Sur, probablemente fue una de las épocas de la historia geológica con más glaciares.2
Pannotia tenía forma de "V" orientada hacia al noreste. Dentro de la "V" se encontraba el Océano Panthalassa, que en el futuro se convertiría en el Océano Pacífico. Había una dorsal oceánica en el medio del Océano Panthalassa. Fuera de la "V", rodeando a Pannotia, se localizaba un gran océano antiguo, el denominado Océano Panafricano.
Pannotia tuvo una corta duración. Los movimientos que formaron Pannotia continuaron, produciendo su dislocación. Hace unos 540 millones de años, sólo unos 60 millones de años después de haberse formado, Pannotia se desintegró en cuatro continentes: Laurentia, Báltica, Siberia y Gondwana. Más tarde, estos continentes se recombinarían para formar el más reciente de los supercontinentes, Pangea.3

Laurentia


Laurentia es un antiguo continente que en la actualidad forma parte del cratón de Norteamérica. Laurentia debe su existencia a una red de cinturones orogénicos de la Era Paleoproterozoica. Pequeños microcontinentes e islas oceánicas se le unieron y juntos formaron el cratón estable que vemos hoy.

Baltica


Baltica es el nombre dado por la paleogeología a un antiguo continente que surgió aproximadamente hace 1.800 ó 1.900 millones de años durante el Paleoproterozoico y que ahora se incluye en el cratón del Europa Oriental. Formaba parte del supercontinente Rodinia. Sus dimensiones eran pequeñas en comparación con otros continentes como Laurentia o Gondwana. Antes de su formación los tres fragmentos que ahora comprenden el cratón de los países de Europa Oriental se encontraban en diferentes lugares del planeta.

Siberia


Siberia es un antiguo continente que actualmente forma el cratón situado en el corazón de la región de Siberia. Se trata de un cratón muy antiguo que formaba un continente independiente antes del Pérmico. El cratón constituye hoy la Meseta Central Siberiana.

Pangea


Pangea (Pangaea) fue el supercontinente formado por la unión de algunos continentes actuales que se cree que existió durante las eras Paleozoica y Mesozoica, antes de que los continentes que lo componían fuesen separados por el movimiento de las placas tectónicas y conformaran su configuración actual. Este nombre aparentemente fue usado por primera vez por el alemán Alfred Wegener, principal autor de la teoría de la deriva continental, en 1912. Procede del prefijo griego "pan" que significa "todo" y de la palabra en griego "gea" "suelo" o "tierra" (Γαῖα Gaĩa, Γαῖη Gaĩê o Γῆ Gễ). De este modo, quedaría una palabra cuyo significado es "toda la tierra".
Se cree que la forma original de Pangea era una masa de tierra con forma de "C" distribuida a través del Ecuador. Ya que el tamaño masivo de Pangea era muy amplio, las regiones internas de tierra debieron ser muy secas debido a la falta de precipitación. El gran supercontinente habría permitido que los animales terrestres emigraran libremente desde el Polo Sur al Polo Norte. Al extenso océano que una vez rodeó al supercontinente de Pangea se le ha denominado Pantalasa (Panthalassa).
Se estima que Pangea se formó a finales del período Pérmico (hace aproximadamente 300 millones de años) cuando los continentes, que antes estaban separados, se unieron formando un sólo supercontinente rodeado por un único mar.
Pangea habría comenzado a fragmentarse entre finales del Triásico y comienzos del Jurásico (hace aproximadamente 200 millones de años), producto de los cambios y movimientos de las placas tectónicas. El proceso de fragmentación de este supercontinente condujo primero a dos continentes, Gondwana al sur y Laurasia al norte, separados por un mar circumecuatorial (mar de Tetis) y posteriormente a los continentes que conocemos hoy. Dicho proceso geológico de desplazamiento de las masas continentales (deriva continental) se mantiene en marcha al día de hoy.
Hubo tres fases importantes en la desintegración de Pangea. La primera fase comenzó al principio-mitad del Jurásico, cuando en Pangea se creó una grieta marc que abarcaba desde el océano Thetis al este hasta el Pacífico al oeste. Esta grieta separó Norteamérica de África y produjo múltiples fallas, siendo el río Misisipi la más grande de ellas. La grieta produjo un nuevo océano, el océano Atlántico. Este océano no se abrió uniformemente, sino que el desplazamiento comenzó en el Atlántico Norte-Central; el Atlántico sur no se abriría hasta el Cretáceo. Laurasia comenzó a rotar hacia la derecha y se movió hacia el norte con Norteamérica al norte, y Eurasia al sur. El movimiento Laurasia en favor de las manecillas del reloj también condujo al cierre del océano Tetis. Mientras tanto, en el otro lado, en África, se formaron nuevas grietas a lo largo de los márgenes adyacentes de África, de Antártida y del este de Madagascar, lo que que conduciría a la formación del océano Índico, que también se abriría durante el Cretáceo.

La segunda fase importante de la desintegración de Pangea comenzó al inicio del Cretáceo (hace 150-140 millones de años), cuando el supercontinente Gondwana se dividió en cuatro continentes más pequeños (África, Sudamérica, India y Antártida/Australia). Hace cerca de 200 millones de años, el continente de Cimmeria, según lo mencionado arriba ("la formación de Pangea", chocó con Eurasia. Sin embargo, a la vez que se producía esta colisión, se formó la nueva zona de subducción que se denomina fosa de Tetis. Esta fosa produjo la subducción de la dorsal oceánica de Tetis, responsable de la expansión del océano Tetis. Esta subducción probablemente causó que África, la India y Australia se movieran hacia el norte. Al inicio del Cretáceo, Atántica, la Sudamérica de hoy, y África, finalmente se separaron de Gondwana (es decir, se separaron de la Antártida, India y Australia), causando la apertura de un "océano Índico del sur". En el Cretáceo medio, Gondwana se fragmentó para abrir el Océano Atlántico del sur mientras Sudamérica comenzó a moverse hacia el oeste alejándose de África. El Atlántico del sur no se desarrolló uniformemente, se separó de sur al norte como una cremallera. Así también al mismo tiempo, Madagascar y la India comenzaron a separarse de la Antártida y se movieron hacia el norte, abriendo el océano Índico. Madagascar y la India se separaron hace aproximadamente de 100 a 90 millones de años durante el Cretáceo tardío. La India continuó moviéndose hacia el norte con dirección a Eurasia a una velocidad de 15 centímetros por año (un record de movimiento tectónico), cerrando el océano Tetis, mientras que Madagascar se detuvo y encallo con la placa Africana. Nueva Zelanda y Nueva Caledonia comenzaron a moverse desde Australia hacia el este en dirección del Pacífico, abriendo el Mar del Coral y el Mar de Tasmania. Desde entonces, han sido islas independientes.
La tercera fase principal (y final) de la desintegración de Pangea ocurrió al inicio del Cenozoico (Paleoceno - Oligoceno). Norteamérica/Groelandia finalmente se separó de Eurasia, abriendo el mar Noruego hace cerca de 60-55 millones de años. Los océanos Índico y Atlántico continuaron expandiéndose, cerrando el océano Tetis. Mientras tanto, Australia se separó de la Antártida y se movió rápidamente hacia el norte, así como lo hizo la India hace más de 40 millones de años antes, actualmente se encuentra en curso de colisión con el este de Asia. Australia y la India se están moviendo actualmente en dirección noreste a una velocidad de 5-6 centímetros por año. La Antártida ha estado en (o muy cerca de) el polo sur desde la formación de Pangea (desde hace 280 millones de años). La India comenzó a chocar con Asia hace cerca de 35 millones de años, formando la orogenia Himalaya, finalmente cerrando con esto la vía marítima de Tetis; esta colisión aun continúa hoy. La placa africana comenzó a cambiar su dirección, del oeste al noroeste hacia Europa, mientras que Sudamérica comenzó a moverse en dirección al norte separándose de la Antártida, permitiendo por primera vez la completa circulación oceánica alrededor de Antártida, causando un rápido enfriamiento del continente y permitiendo la formación de los glaciares. Otros acontecimientos importantes ocurrieron durante el Cenozoico, incluyendo la apertura del golfo de California, el levantamiento de los Alpes, y la apertura del Mar del Japón. La desintegración de Pangea continúa hoy día, en la grieta al este de África; además, las colisiones en curso pueden indicar la creación incipiente de un nuevo supercontinente.

Deriva Continetal (Megapost)


Gondwana


Gondwana es el nombre que se le da a un antiguo bloque continental que resultó de la porción meridional de Pangea, cuando se extendió el mar de Tetis hacia el oeste. De Gondwana surgieron Sudamérica, África, Australia, el Indostán, la isla de Madagascar y la Antártida, se cree que a lo largo del Cretácico.
El nombre deriva de una región central de la India: el Gond. A esta región se le llamó gondvana, en sánscrito bosque de Gond.
En el Pérmico (hace más de 250 millones de años) todas las masas continentales estaban reunidas en un único supercontinente, al que llamamos ahora Pangea. Hace unos 200 millones de años ésta se había partido en dos supercontinentes: Laurasia, al norte y Gondwana, al sur. Los separaba entonces el mar Mesorio, que se extendía desde el sur de Asia, por la actual cuenca del Mediterráneo, hasta la actual América, separada en dos por sus aguas, pues Norteamérica estaba unida a Europa y Sudamérica a África. Anteriormente el continente de Gondwana se fue subdividiendo en grandes bloques separados por fracturas de la litosfera continental. Esos fragmentos, continentes o subcontinentes, se dispersaron en un proceso que aún continúa, complementado ahora con una convergencia general de los continentes del norte (laurásicos) contra los del sur (gondwánicos). De este modo, Gondwana habría empujado contra los continentes boreales el geosinclinal mediterráneo, plegando los álpides euroasiáticos y provocando en ellos grandes corrimientos hacia el norte. A la vez, Norteamérica y Sudamérica confluyeron dando lugar al levantamiento del istmo de Panamá.
África, que constituía algo así como el núcleo central de Gondwana, sigue fragmentándose. En un pasado relativamente reciente se separó de Arabia, que sigue alejándose hacia el noroeste al ir ensanchándose el rift del mar Rojo. Ahora, aunque muy lentamente, se está desgajando otro fragmento del continente africano, al este del llamado Gran Valle del Rift, que es una enorme fractura que parte en la desembocadura del río Zambeze y va hasta el mar Rojo, jalonada por los lagos Malawi, Tanganica, Victoria y Rodolfo.
Es importante biogeográficamente, pues explica la distribución geográfica de muchos grupos taxonómicos, que surgieron allí, y se diseminaron luego algunos a los continentes septentrionales derivados de Laurasia; o que, nacidos en Laurasia, han irrumpido luego en los continentes meridionales, como en el caso de los mamíferos placentarios que pasaron a Sudamérica y sirvió de proteccion a algunas especies como las placerias y koolasuchus, o la distribución actual de la flora antártica.

Laurasia


Laurasia es el nombre dado a una antigua masa de tierra del hemisferio norte surgida hacia el final del Jurásico de la desintegración del supercontinente Pangea, separándose de Gondwana por la apertura del mar de Tetis hace entre 200 y 180 millones de años. Laurasia se dividió enseguida en Eurasia y América del Norte.

continentes

El futuro


El futuro de los continetes es incierto, pero segun el ciclo de Wilson todo convergen dentro de 200 millones de años a un nuevo supercontinente, una nueva Pangea.





Eso es todo amigos



Gracias por tu visita!!!

4 comentarios - Deriva Continetal (Megapost)

@renzito666 +2
+10 porque estudio geología
@dlcspawn
postealo nuevamente es interesante y no lo llegaron a ver muchos en a pagina principal...