Al igual que todos los que tenemos un Tablet hemos tenido que responder alguna vez a esta pregunta, estoy seguro que casi todos los que no lo tenéis os lo habéis preguntado alguna vez. Álvaro Franco se estrena en Smartphonezine respondiendola. Empieza la lección un poco más abajo.


¿Para qué sirve un Tablet?


Os voy a poner en situación: Estáis en el trabajo o entre amigos, de repente alguien decide sacar su flamante Tablet, llámese Motorola, Asus o Samsung. Justo en ese momento, se produce el siguiente diálogo

- Uy, ¿Eso qué es?

- Un Tablet

- Pero, ¿eso para qué sirve?...

Bien, da igual en que posición del diálogo te encuentres, después de esta explicación, esta situación no volverá a repetirse y, de hacerlo, tendrás argumentos de sobra para responder. Lo primero que te pregunta alguien cuando hablas sobre un tablet, es para que sirve “eso”. Si ya estás enamorado de uno de estos gadgets, hasta te ofenderá, pero es una buena pregunta, y es la primera que nos tenemos que hacer a la hora de analizar su posible compra. Quizá deberíamos replantear la pregunta a un ¿para qué me sirve un tablet a mí?

Creo que deberíamos analizarla por partes, según sus funcionalidades, y teniendo en cuenta, que NO es ni un portátil/notebook... ni un móvil/smartphone. Partimos de la base de que para cada persona, las preferencias son unas y cada caso es un mundo, así que intentad aplicarlo personalmente.
MULTIMEDIA:

Uno de los aspectos a tener más en cuenta, es la reproducción y visualización de vídeos, fotografías y música.


Que


Vídeos: Cada tablet es capaz de reproducir unos formatos concretos, pero ese tema avanza tan rápido, que las tablets de gama alta, reproducen casi cualquier formato habitual. Donde encontraremos más problemas es en la reproducción de Full HD (1080p) ya que los resultados no son siempre buenos. Pero hasta ahora no he tenido ningún problema para reproducir a 720p, más que suficiente para la Tablet o conexión a la TV. Como siempre, los productos de Apple utilizan sus formatos y hay que pasar por el aro y convertirlos, o adquirir una de las aplicaciones que previo pago, sí reproducen otros formatos. Además, es muy útil el poder conectarla a nuestra TV, y algo a tener en cuenta.

Fotografías: Con la llegada de las cámaras digitales tiramos (literalmente) cientos de fotografías, que no solemos parar a ver por la incomodidad que supone hacerlo generalmente en un PC. Con la ayuda de un sofá y una tablet, esto se soluciona en cierta manera, aunque siempre tendremos que borrar un gran porcentaje de ellas si queremos un álbum “potable” de nuestros recuerdos.

Música: Si eres fan del iPod, y adquieres la tablet de la manzana, estarás encantado, y si te decides por una de las de Google, tendrás múltiples aplicaciones destinadas a la reproducción musical, habiendo entre ellas, verdaderas joyas. Cabe destacar la “perfecta” comunión que alcanza Google Music con el reproductor para Android, que nos permite la reproducción en streaming de toda nuestra biblioteca personal. Con una buena base a las que conectarlas, nuestras tablets serán el reproductor perfecto para casa.

DOCUMENTOS:

La visualización y gestión de documentos puede ser tan importante o más que el aspecto multimedia de una tablet, y dependerá de las preferencias del usuario, o lo que es lo mismo, para qué queremos la tablet.

Visualización: No hay ningún problema para ver la gran mayoría de documentos, y disponemos de numerosas soluciones gratuitas y válidas para ello.

Edición: Aquí ya nos encontramos con el “problema” de que la mayoría de aplicaciones para trabajar con documentos, son de pago, y quitando la creación de notas, o trabajar con Google Docs, veremos que nos costará más trabajo encontrar una solución gratuita, aunque los paquetes ofimáticos, se pueden obtener por unos 10€ y habrá mucha gente a la que le compense su adquisición. Tener también en cuenta que nunca será lo mismo que escribir con un teclado físico, aunque existen accesorios para ello.

E-books: Aquí hay que hacer extensible el comentario previo de que no es un PC…y evidentemente, NO es un E-reader, aunque como en los anteriores casos, puede cumplir esa función. El mayor problema que tendremos será, que nuestra pantalla es retro-iluminada y no de tinta electrónica, lo que supone un desgaste de la vista. Si nuestra idea es solo o mayoritariamente leer libros, nos equivocamos de gadget, pero si es un añadido más, leer en una tablet es cómodo y fácil.


para


JUEGOS:

Si eres un jugón, sabrás que las características de hardware de una tablet, están lejos aún de acercarse a las necesarias para los grandes títulos, si bien una tablet puede aportar horas de entretenimiento con este fin, ya que existen miles de títulos para todos los gustos y con la llegada del doble núcleo, verdaderas maravillas en gráficos 3D, como bien pueden ser algunos verdaderos prodigios como Galaxy On Fire 2 o Nova2 HD. No quiero ni pensar hasta donde llegarán con los procesadores que están por venir, aunque no creo que se hayan exprimido ni mucho menos los actuales.
INTERNET:

Quizá esta sea su mayor baza, ya que la comodidad que supone la navegación por la web con una tablet, es difícilmente equiparable, si bien le queda aún camino por recorrer respecto a la compatibilidad total con algunas webs pese al camino allanado por los dos modelos iPad. Si utilizamos un lector de noticias bien configurado (Pulse News puede ser una gran opción, disponible tanto para Ipad como para Honeycomb) será un pacer estar al día de los blogs, periódicos y páginas que sigamos habitualmente.

GPS:

Aunque ni siquiera nos lo hubiéremos planteado, tenemos un excelente navegador con una pantalla digna del mejor Mercedes, y con un poco de maña (o accesorios), veremos que cumple muy bien con esa función y es más cómodo que un Smartphone.


Tablet

sirve


Como cualquier gadget con estas capacidades de Hardware, estas son solo unas pocas de las posibilidades que ofrece, ya que el gran mundo de las aplicaciones, hace que quizá la función que menos se pensó en un inicio para ese aparato, sea la de mayor utilidad para nosotros.

Tened muy en cuenta, que las llamadas tablets low-cost, tienen esos precios porque carecen de muchas cosas, así que no le pidáis a una tablet de 150 € con Android 2.2 hacer lo mismo que a un iPad o un Motorola XOOM, ya que valen mucho más por algo. Sabiendo lo que se quiere y para qué se quiere, haremos una buena compra, aunque ya se sabe:

“El menos común de los sentidos, es el sentido común”

Os invito a comentar y criticar todo lo que queráis este artículo, que por supuesto da para muchos más. ¿Para qué utilizáis o utilizaríais una tablet?


Fuente: