El primer ministro ruso, Vladimir Putin, critica a varios ministros por falta de previsión ante la ola de frío; en Europa Occidental, el país más afectado es Rumania, mientras Italia se prepara para recibir "un núcleo de aire ártico".

Nueva ola de frío polar siberiano llega a la Rusia europea


El Servicio Meteorológico de Rusia informó hoy de que una nueva ola de frío polar procedente de Siberia y Asia Central con temperaturas de más de 30 grados bajo cero sacudirá durante varios días la parte europea de Rusia.

Este fin de semana las temperaturas nocturnas llegarán hasta los 29 grados centígrados bajo cero en la capital rusa y hasta los 33 grados bajo cero en la región de Moscú. "El ciclón provocará nubosidad, vientos más fuertes y nevadas esporádicas, lo que sumado a las bajas temperaturas incrementará la sensación de frío. Se prevé que éste sea el fin de semana más frío de toda el invierno", señaló Vadim Zavódchenkov, experto del Centro Meteorológico Fobos, a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

La ola de frío permanecerá sobre la capital y las zonas centrales rusas al menos hasta el próximo lunes. A pesar del intenso frío que sufren las regiones centrales y del norte de Rusia, es en el sur del país, en particular, en el Cáucaso, donde las bajas temperaturas que se registran en los últimos días no son nada habituales para estas fechas.

En la región central de Volgogrado, antigua Stalingrado, se espera que las temperaturas bajen el fin de semana hasta los 35 grados bajo cero. El jefe del gobierno ruso, Vladímir Putin, criticó hoy duramente a varios de sus ministros por falta de previsión ante la ola de frío que ha sacudido con especial virulencia a la parte europea de Rusia.

"¿Por qué dice que no ha habido fallos graves? Si más de dos mil personas se quedan sin calefacción, ¿cómo se puede decir que no ha habido fallos? Entonces, es que sí los hay", dijo Putin durante una conversación con el ministro de Desarrollo Regional, Víctor Basarguin.

Putin también tuvo críticas para el titular de Defensa, Anatoli Serdiukov, al que aseguró que "los preparativos para el invierno habían sido insatisfactorios", según las agencias rusas.

El líder ruso recordó a Serdiukov que dos instalaciones del Ministerio de Defensa se quedaron sin calefacción en la región septentrional de Murmansk, con temperaturas de más de 20 grados bajo cero. "Los ministros y gobernadores deben trabajar sobre el terreno. Según los pronósticos, en los próximos días no se espera que el frío ceda", subrayó.

MIentras, en Europa occidental, todavía se sienten los efectos de la primera ola de frío siberiano. Italia se prepara para recibir "un núcleo de aire ártico" con un reforzamiento de la intervención del Ejército, toneladas de sal y quitanieves después de que la pasada ola de frío causara importantes daños y, al menos, 40 víctimas.

Según el último parte meteorológico de la Protección Civil italiana se prevé "el empeoramiento de las condiciones en gran parte del país, con sus primeros efectos en el norte y la extensión durante la jornada al centro sur".

La previsión de hielo y nevadas de hasta ocho centímetros mantiene en alerta a la mayoría de las regiones del Reino Unido, que sufre una inusitada ola de frío que ha causado la muerte de tres personas esta semana. Más de 60 accidentes de tráfico se han registrado en el norte de Inglaterra debido a la capa de hielo que cubre las carreteras, algunas de las cuales han sido cerradas, informó la Policía del condado de Cumbria.

En Francia, un total de 52 departamentos del interior están en alerta por el frío tras otra noche gélida en la que se alcanzó un nuevo récord de consumo eléctrico y se registraron hasta 20 grados bajo cero en el noreste.

Alemania ha registrado nuevas nevadas durante la noche y se prepara para otro fin de semana de temperaturas gélidas extremas, mientras la navegación fluvial se mantiene en suspenso ante la congelación de canales, ríos y lagos.

Esta interrumpida la navegación por el río Oder, fronterizo con Polonia, y el río Elba desde la frontera con la República Checa hasta su desembocadura en Hamburgo. También están cerrados canales de carácter estratégico como el Havel-Oder que une Polonia con el centro de Alemania o el Mittellandkanal, que une el Elba con el Rin.

La ola de frío siberiano que atenaza Europa Central y los Balcanes desde hace dos semanas ha causado 150 muertos en la región, donde gran parte del Danubio está congelado y debido al deshielo se registran inundaciones en el sur de Bulgaria.

El país más afectado es Rumania, con 44 fallecidos, tres de ellas en las últimas 24 horas, según informó hoy el Ministerio de Sanidad. En el mismo intervalo de tiempo, más de 200 personas sin hogar han sido trasladadas a centros sociales por los servicios de urgencia, que han atendido a más de 140 personas por hipotermia.

La nieve y el hielo continúa bloqueando varias carreteras nacionales, el curso del río Danubio, y ha obligado a suspender las clases en cerca de tres mil escuelas. Las autoridades meteorológicas han emitido el código amarillo de alerta en todo el país hasta el domingo, mientras que las temperaturas mínimas oscilarán hasta entonces entre los -15 y los -25 grados.

En Serbia y Bosnia, el frío y las nevadas se han cobrado otras cuatro vidas en las últimas 24 horas, con lo que el número de muertos en ambos países aumentó a 30. En Serbia, trece personas han muerto hasta ahora por congelación, después de que el cuerpo de una mujer fue encontrado en la ciudad de Pancevo, a 25 kilómetros al norte de Belgrado. Las temperaturas cayeron hasta los 27 grados bajos cero en Novi Sad (norte) y Negotin (sureste).

Numerosas aldeas de los montes serbios siguen aisladas por las nevadas, y según las autoridades aumentan a diario las operaciones de evacuación y suministro de alimentos y medicinas con helicópteros.

Hasta ahora, los equipos de salvamento han evacuado a 190 personas que necesitaban ayuda médica. Además 1,400 soldados participan en las operaciones de ayuda en la que se han empleado unidades mecanizadas. En los ríos se han formado capas de hielo, y la situación es sobre todo difícil en el Ibar, en el sur.

En Bosnia aumentaron a 17 el número de muertos del frío, después de que fueron halladas otras tres víctimas en diferentes zonas de la región. En el país se han registrado las temperaturas más bajas desde el inicio de la ola del frío, con 28 bajo cero en Sokolac (este) y 18 grados en Sarajevo, la capital.

Por su parte, en Hungría han muerto 20 personas por hipotermia y la inhalación de monóxido de carbono debido al mal funcionamiento de la calefacción, según el recuento de las autoridades. El Servicio de Meteorología declaró el estado de alerta amarillo en cinco provincias y el naranja en otras tres de las 19 del país.

En la República Checa han muerto hasta ahora 21 personas debido a la ola de frío, en su inmensa mayoría, 19 de ellos, indigentes "sin techo" que murieron congelados porque carecían de protección ante el frío siberiano. Desde que empezó el temporal en Bulgaria han muerto 23 personas, después de que en las últimas 24 horas murieran dos personas más, según informó la policía.

En otros países de la región se han producido también víctimas mortales por el temporal de nieve, así, en Austria se han contabilizado cinco fallecimientos, cuatro en Grecia y un muerto, respectivamente, en Montenegro, Macedonia y Eslovaquia.