epespad

Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)

Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)
anunnaki
tiahuanaco
la conexión
Detalle de la Puerta del Sol, mostrando al supuesto dios Wiracocha, quien podría haber sido un Anunnaki.

En la anterior entrega vimos que Tiahuanaco es uno de los mayores enigmas en la historia del Perú y que podría haber existido una relación entre sus habitantes y los Anunnaki. Algunos investigadores señalan que sólo conocemos un 5% de lo que fue su capital y nadie ha podido descifrar su iconografía. Tampoco conocemos la antigüedad exacta de sus principales monumentos, que han sido datados desde el 1,000 a.C. hasta el 15,000 a.C. El caso se complica aún más cuando tomamos en cuenta que fueron los habitantes de esta cultura, tan poco conocida, quienes originaron la cultura Incaica.

Siguiendo con la historia alternativa que proponemos, el paso del diluvio universal (alrededor del 11,000 a.C.), habría dejado al descubierto inmensas cantidades de oro a lo largo de la cordillera de los Andes. Tiahuanaco, según Sitchin, no era un yacimiento sino más bien la capital metalúrgica del continente americano:

“En ninguna otra parte del lago hay una meseta llana. En ninguna otra parte hay una laguna cerca que conecte con el resto del lago, haciendo factible el transporte por agua. En ninguna otra parte alrededor del lago hay un lugar como éste, con pasos montañosos en las tres direcciones terrestres, y por el agua hacia el norte. Y en ninguna otra parte estaban tan a mano los preciados metales, oro y plata, cobre y estaño. Tiahuanacu estaba allí porque era el mejor lugar para ser lo que fue: la capital metalúrgica de Sudamérica, del Nuevo Mundo.”

Tiahuanaco era, entonces, una instalación Anunnaki para el acopio y procesamiento de los metales de América, y la explotación del oro de la región duró, aproximadamente, desde el 6,000 a.C . hasta el 2,000 a.C.

Cuando Anu, el líder de los Anunnaki, (alrededor del año 4,000 a.C.) visitó Tiahuanaco, la región aún tenía oro. Pero, en poco más de 2,000 años, los Anunnaki terminaron, prácticamente, con el precioso mineral de la zona.

Mapa de la zona donde se encuentran los complejos de Tiahuanaco y Puma Punku. (Foto por Google Maps)

Arthur Posnansky ha probado que en Tiahuanaco primero se explotó el oro y el estaño, y posteriormente el bronce y eso concuerda con la teoría de Sitchin. Una vez agotado el oro, Tiahuanaco se convirtió en un centro de producción de estaño, el cual se encontraba en los mismos lugares donde antes se había encontrado oro.

Pero la historia no termina aquí, los habitantes de Tiahuanaco volverían a tener un rol protagónico en la historia del Peru. Siglos después, una nueva intervención Anunnaki, puso otra vez a los Tiahuanaco en el camino del desarrollo, la prosperidad y el ….oro. Esta vez, nada menos que en tierras cuzqueñas, desde donde crearían el imperio más grande del hemisferio sur.

El cronista Garcilaso de la Vega (1539-1611 d.C.) nos cuenta la leyenda de creación de los incas. Manco Cápac y Mama Ocllo por orden de su padre el dios Sol, salieron de las entrañas del Lago Titicaca (en Tiahuanaco) para buscar una tierra propicia donde fundar un imperio. El dios Sol les dio una vara de oro y les dijo que donde esta vara se hundiera sería el lugar indicado para formar su imperio y llevar la civilización a los habitantes de esas tierras. Después de varios intentos a lo largo del camino, la vara se hundió en el cerro Huanacaure, en el Cuzco. Allí se asentó la pareja que daría origen al pueblo Inca.

Algunos elementos de este relato, como la “vara de oro” que indica donde se debía fundar el imperio, han hecho que los historiadores no le otorguen mayor peso histórico al mito recogido por Garcilaso de la Vega. Sin embargo, es justamente esa “vara de oro” la que lleva a Sitchin a proponer otra de sus audaces teorías.

“¿Qué forma tenía y para qué servía esta varita mágica? Uno de los más concienzudos estudios sobre el tema es “Corona incaica”, de Juan Larrea. Analizando objetos, leyendas y representaciones pictóricas de los soberanos incas, llegó a la conclusión de que era un hacha, un objeto llamado Yuari, que, cuando se le entregó a Manco Capac, se le dio el nombre de Tupa-Yuari, Hacha Real. Pero, ¿era un arma o una herramienta?…… Así se puso en marcha la civilización andina: dándole al hombre andino un hacha con la cual extraer el oro de los dioses”.
Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)
Manco Capác según Guamán Poma de Ayala.

Es decir, los Anunnaki se manifestaron de nuevo y ayudaron a sus antiguos aliados de Tiahuanaco, en la búsqueda de tierras y metales. Esta interesante aproximación de Sitchin nos abre la puerta a otra interrogante: ¿existió una relación entre los Anunnaki , que vivieron entre los sumerios, y la culturas del altiplano?

Es curioso que la lengua de Tiahuanaco sea el Uro o Uru, y que la capital de los sumerios, donde se establecieron los Anunnaki, se llame Uruk.

El filólogo boliviano Emeterio Villamil de Rada (1804-1880), encontró semejanzas notables entre la lengua aymara, hablada en la región de Tiahuanaco, y la lengua sumeria. Sitchin tambien:

“Nuestra hipótesis de que el Anaku en el nombre del lugar proviene del término mesopotámico que identificaba al estaño como metal concedido por los Anunnaki evoca un vínculo directo entre Tiahuanacu y el lago Titicaca por un lado y el Oriente Próximo de la antigüedad por otro…la extensión de la presencia sumeria/uru en los Andes se puede percibir en otros detalles, como el hecho de que uru signifique «día» en todas las lenguas andinas, tanto en aymara como en quechua, como en Mesopotamia. Otros términos andinos, como uma/mayu, que es agua, khun, que es rojo, kap, que es mano, enu/ienu, que es ojo, makai, que es golpe, tienen un origen mesopotámico tan evidente que Pablo Patrón (Nouvelles études sur les langues americaines) concluyó que «está claramente demostrado que las lenguas quechua y aymara de los indígenas de Perú tuvieron un origen sumerio-asirio».”

La similitud entre las canoas de juncos del Lago Titicaca y las antiguas embarcaciones egipcias y sumerias es otro indicio de la relación entre los sumerios y los habitantes del Tiahuanaco.
anunnaki
Arriba, detalle de las inscripciones en la parte interior de la Fuente Magna. Abajo, vista lateral de la vasija de piedra.

Otro indicio de la presencia sumeria en el altiplano boliviano es la controvertida “Fuente Magna”. Fue encontrada a unos 80 km. de la ciudad de La Paz, por unos campesinos, alrededor de 1958. Esta vasija de piedra con motivos zoomorfos y antropomorfos, tiene una serie de inscripciones que interpelan a los especialistas por su significado y antigüedad. El Dr. Alberto Mancini, la descifró usando los mismos criterios utilizados para descifrar la escritura sumeria. Según los especialistas que han estudiado la vasija, esta fue probablemente hecha por sumerios que se asentaron en Bolivia alrededor del año 2,500 a.C.

Los Divulgadores creemos que por todo lo visto en estos dos artículos sobre Tiahuanaco: el origen de la cultura Inca, sus dioses, su relación con los metales y sus logros tecnológicos, deben ser vistos a la luz de teorías alternativas a las tradicionales.

En la siguiente entrega veremos cual fue la relación entre los Anunnaki y los grandes trabajadores de oro del Perú antiguo: los Chimúes.

Fuentes:

- Zecharia Sitchin (2007). Book IV of The Earth Chronicles: The Lost Realms. Harper Collins.
- Arthur Posnansky.(1945). Tiahuancu, La cuna del hombre americano. Ministerio de Educación de Bolivia.
tiahuanaco
Reivindicando a Zecharia Sitchin I
la conexión
Zecharia Sitchin sostiene la impresión del sello cilindro sumerio VA243 donde se aprecia el Sistema Solar, con el Sol al centro y los planetas alrededor, incluido el planeta Nibiru, hogar de los Anunnaki.

La Fuerza de la ignorancia y la mezquindad nos ha obligado ha escribir estas líneas en defensa del ilustre investigador de la cultura sumeria, Zecharia Sitchin (1920-2010).

Estas líneas, aunque pequen de apasionadas, sólo pretenden hacer justicia allí donde se condena a los grandes espíritus y se ignoran la audacia y el coraje de quienes se atreven a proponer ideas innovadoras o teorías que van contra el sistema establecido. Tal como lo hizo Zecharia Sitchin.

Pero, ¿quién es Zecharia Sitchin?

Zecharia Sitchin nació en Rusia, creció en Palestina y se graduó en “Historia Económica” en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. Su pasión por la historia lo llevó a interesarse por las lenguas antiguas. Sitchin dedicó más de 30 años al estudio y traducción de las tablillas de barro sumerias, y publicó más de 15 libros sobre sus investigaciones.

Zecharia Sitchin no es un escritor de ciencia ficción, por el contrario, es un acucioso investigador y un analista incansable de las culturas antiguas. Como Velikovsky, Daniken, Tsoukalos, Hatcher, Boulay, y otros, defiende la teoría que sostiene que en el pasado antiguos alienígenas visitaron el planeta Tierra.

¿De qué se le acusa?
Zecharia Sitchin: Los mitos no siempre son “mitos”

Las ideas claves de la teoría de Sitchin están basadas en la presunción que los antiguos mitos sumerios, registrados en tablillas de barro de más de 5,000 años de antigüedad, no son “mitos” sino textos que contienen datos científicos e históricos.

Según Sitchin, estas tablillas revelan que los dioses sumerios llamados Anunnaki vinieron del planeta Nibiru a la Tierra hace 450,000 años y crearon a la especie humana a través de manipulaciones genéticas.

Zecharia Sitchin examina una escultura egipcia durante una de las "Expediciones de Crónicas de la Tierra".

¿Sitchin inventó a los Anunnaki?

Los Anunnaki, cuyo nombre significa “aquellos que vinieron del cielo a la Tierra”, son mencionados en las tablillas de barro sumerias. De eso nadie duda. El problema es que para la mayoría de investigadores académicos de la cultura sumeria, Sitchin está loco por el simple hecho de tomar las historias de los Anunnaki como algo que realmente sucedió.

Zecharia Sitchin siempre tuvo una visión particular de los mitos, como lo demuestra en esta entrevista.

La gente también dice que usted está siendo demasiado literal al leer, que está tomando como historia algo que es simplemente un mito.

Zecharia Sitchin: Bueno, si esa es la crítica, es verdad. Mi respuesta a eso es, ¿y qué? Lo tomo literalmente, y otros dicen que no debería, entonces me declaro culpable. Es por eso que la mitología es tan similar en todo el mundo. No necesariamente, detalle por detalle, nombre por nombre, evento por evento, pero básicamente refleja un recuerdo de eventos pasados.

¿Es cierto que los mitos son sólo “mitos”?

En el crepúsculo de su existencia, Zecharia Sitchin decidió realizar un largo viaje con sus seguidores, una suerte de peregrinaje tras las huellas de los Anunnaki en la Tierra. El viaje comenzó en Troya. Hasta mediados del siglo XIX se creía que Troya era un mito y resultó que no lo era. Schlieman, un arqueólogo aficionado como Sitchin y un enamorado de “La Iliada” y “La Odisea”, creyó que podía encontrar la ciudad de Troya siguiendo las descripciones de Homero…y la encontró.

La existencia de la ciudad de Troya era la prueba de que los mitos no siempre son producto de la imaginación sino que en muchos casos cuentan acontecimientos que realmente sucedieron.

El caso de Troya no es el único.
Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)
Zecharia Sitchin sostiene una de sus obras.

Hace algunos años el reconocido egiptólogo David Rohl decidió ir en buscar del edén biblico o paraíso en la Tierra. Siguiendo las descripciones del Génesis bíblico y de los textos sumerios que inspiraron el primer libro de la Biblia, Rohl lo encontró en las faldas de un volcán en el norte de Irán.

En los albores del tercer milenio, no es sensato afirmar que todos los mitos son simples historias de eventos que no sucedieron.

Muchas culturas de la antigüedad hablan de un gran diluvio. Habría que preguntarse qué tiene más sentido: que todas se hayan inventado la misma historia o que todas hayan experimentado el mismo suceso.

Zecharia Sitchin dijo “los mitos reflejan recuerdos de eventos pasados”, y yo le creo.

Esta defensa continuará…
anunnaki
Reivindicando a Zecharia Sitchin II
tiahuanaco
Primera edición del "12avo planeta" de Zecharia Sitchin.

Esta es nuestra defensa del ilustre doctor Zecharia Sitchin, a quien esos bajos espíritus tildaron, y tildan aún, de charlatán, farsante y hasta demente.

Si, como vimos en la primera entrega, los Anunnaki sí están mencionados en las tablillas de barro sumerias, y los mitos no siempre son “mitos“, ¿de qué más se le acusa a Zecharia Sitchin?

Zecharia Sitchin y la maldición de Nibiru o el Planeta X

El peor crimen de Zecharia Sitchin fue afirmar que en el Sistema Solar existe un planeta llamado Nibiru, cuya gigantesca órbita elíptica, que sólo se acerca a la Tierra cada 3,600 años, lo ha mantenido escondido de nuestros telescopios. Nibiru, popularizado como el Planeta X, es el lugar de donde vinieron los Anunnaki.

Zecharia Sitchin desarrolló esta teoría a partir de sus interpretaciones de la tablillas babilónicas llamadas “Enuma Elish” y del análisis de varias representaciones pictóricas sumerias, en particular de sus sellos cilindro. Para la mayoría de académicos, el “Enuma Elish” es un mito que narra un enfrentamiento entre los dioses. Para Sitchin, es un texto histórico que describe en detalle la colisión entre el planeta Nibiru (denominado Marduk en el relato) y el planeta Tiamat, que dio origen al planeta Tierra, a su único satélite y al cinturón de asteroides.

“El Señor (Marduk o Nibiru) puso un pie sobre la parte superior de Tiamat; con su arma le separó el cráneo, cercenó las arterias de su sangre e hizo que el Viento Norte lo llevara a lugares hasta entonces desconocidos. La otra mitad de ella como pantalla para los cielos levantó. Curvó la cola de Tiamat, para formar como un brazalete la Gran Banda;”

Este es un buen ejemplo para ilustrar una de las acusaciones más comunes de las que es objeto Zecharia Sitchin.

“Sitchin malinterpreta las tablillas sumerias”.
la conexión
Diagrama de la supuesta colisión entre el planeta Nibiru o Marduk, y el planeta Tiamat que habría dado origen a la Tierra y su satélite.

En este extracto del “Enuma Elish”, Zecharia Sitchin ve cómo el planeta Nibiru colisiona con el planeta Tiamat, partiéndolo en dos mitades. La mitad superior se convertiría en el planeta Tierra y la mitad inferior daría lugar a la Luna y al cinturón de asteroides. Luego, las órbitas de todos los planetas se estabilizarían hasta llegar al Sistema Solar que conocemos hoy en día. A causa de la colisión, el planeta Nibiru desarrolló una gigantesca órbita de 3,600 años.

Si bien Sitchin se pierde, y seguramente se equivoca en los detalles, la esencia de su propuesta es difícil de descartar. El “Enuma Elish” podría ser, en efecto, un relato que narra explosiones o colisiones estelares relacionadas con la creación del universo y del Sistema Solar.

En 1902, setenta años antes que Sitchin, el estudioso de la civilización sumeria Leonard William King sostuvo que los dioses y monstruos del relato representaban componentes astronómicos. En su interpretación, Tiamat representa una estrella o constelación y Marduk representa al planeta Júpiter.

Al margen de la interpretación de Leonard King y de la habilidad lingüística de Sitchin, quien leía hebreo desde su infancia y dedicó la mitad de su vida al estudio de los textos cuneiformes grabados en las tablillas de barro sumerias, es pertinente hacerse la siguiente pregunta: ¿qué tan exacta puede ser la interpretación de estos textos sumerios de más de 5,000 años de antigüedad?

James B. Pritchard, autoridad en textos antiguos del Medio Oriente, nos cuenta con qué precisión se puede interpretar los textos de las tablillas sumerias. En este caso, específicamente el mito de Enki y Ninhursag.

“Desafortunadamente, el propósito principal de este mito, como un todo, no queda claro de ninguna manera, y las implicancias mitológicas y literarias de sus numerosos y variados motivos no son fácilmente analizables”.

Elegante manera de admitir que la interpretación de estos textos admite más de una versión. Peor aún, cuando muchas de las tablillas están dañadas y son difíciles de reconstruir. El terreno para la especulación se hace cada vez más amplio.

Zecharia Sitchin y uno de sus Anunnakis preferidos, Enki. Sitchin noveló tanto la vida de Enki que le dedicó un libro "El libro perdido de Enki".

La vida novelada de los Anunnaki

Este es el error que ha hecho que muchos crean que Zecharia Sitchin es un escritor de ciencia ficción, y que lo asocien erróneamente con escritores de dudosa reputación, como Maximilien de Lafayette, y con aquellos que sostienen que un grupo de reptiles domina el planeta.

Revisemos el siguiente pasaje de un relato sumerio citado en su libro “Hubo gigantes en la Tierra”:

“Alalu estaba sentado en el trono. El poderoso Anu, primero entre los dioses, estaba ante él, postrado a sus pies, con la copa de la bebida en la mano… en el noveno periodo, Anu le presentó batalla a Alalu.”

Sitchin lo interpreta de la siguiente manera:

“Sirviendo, por tanto, como copero real (labor que exigía la máxima lealtad), Anu traiciona la confianza del rey y se apodera del trono en un sangriento golpe de Estado.”

¿Copero real?

Sitchin no necesita explicar que Anu es el copero real. No tiene como saberlo pero, en aras de proveer a sus lectores de un relato pormenorizado, lo asume y probablemente se equivoca.

Así, Zecharia Sitchin ha convertido la vida y obra de los Anunnaki en algo parecido a la trilogía de la “Guerra de las Galaxias’, con traiciones, intrigas, romances y guerras.

Si pudiéramos editar a Sitchin, omitiendo la novela de los Anunnaki, la impresión general sería otra.
Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)
Zecharia Sitchin, como merece ser recordado, un acucioso investigador y analista incansable.

Zecharia Sitchin no es un gurú, no creó ninguna religión o secta, y por eso sus palabras no deben ser tratadas como dogma.

Entonces, ¿por qué debemos leer a Sitchin?

Porque ha sido capaz de contarnos una historia alternativa y coherente de la humanidad, de manera global, remontándose en el tiempo cientos de miles de años.

Porque en las historias de Sitchin no hay eslabones perdidos ni desarrollos humanos inexplicables: para él todo tiene una explicación, así sea la menos imaginada.

Porque, al margen de su gran teoría, tiene cientos de pequeñas conexiones basadas en análisis científicos, que son un buen punto de partida para investigaciones más amplias. Basta con leer algunas páginas de sus “Crónicas de la Tierra” para confirmarlo.

Porque tiene muchas hipótesis interesantes sobre la mayoría de preguntas que se hace el ser humano desde el inicio de los tiempos.

Porque, olvidando a los Anunnaki, lo que nos queda es un agudo y exhaustivo trabajo de fuentes históricas, arqueológicas y lingüísticas. Sitchin, sin los Anunnaki, es un historiador serio. En sus investigaciones nos presenta información valiosa que, de otra manera, habría quedado en el olvido.

Ese es el legado de Zecharia Sitchin.

Si leemos a Sitchin con mente abierta, corremos el “riesgo” de maravillarnos ante la existencia de tanto conocimiento y de sentir el agrio sabor del óxido intelectual.

Al unirnos con los dioses, Zecharia Sitchin nos ofrece la posibilidad de mirarnos de manera diferente, de aspirar a un mejor entendimiento de esta existencia y, por qué no, de regalarnos un soplo de eternidad frente a la muerte.
Fuentes:

- James B. Pritchard (1969). Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament. Princeton University Press.
- Zecharia Sitchin (2010). Hubo gigantes en la Tierra. Ediciones Obelisco.
anunnaki
El último deseo del Dr. Sitchin
tiahuanaco
Zecharia Sitchin murió con la esperanza que el ADN de la reina Puabi pudiera comprobar sus teorías.

“Quizás comparando su genoma con el nuestro, podríamos descubrir cuales son esos genes que deliberadamente no nos dieron. Quizás. Yo no lo puedo garantizar pero quizás.”

Esta es una de las últimas declaraciones hechas por el Dr. Zecharia Sitchin. El Dr. Sitchin fue uno de los más conocidos investigadores de las tablas sumerias. Dedicó más de treinta años de su vida al estudio de esas tablas y desarrolló la teoría de los Annunaki y el Planeta Nibiru. Según el Dr. Sitchin, una raza de extraterresteres denominada los “Anunnaki” llegó a la tierra hace más de 5,000 años y creó a los humanos por medio de un experimento genético. Zecharia Sitchin nos abandonó el 9 de Octubre del 2010 a los 90 años.

En Enero del 2010, el Dr. Zecharia Sitchin solicitó al Museo de Historia Natural de Londres que hiciera un examen de ADN a los restos de la “Reina Puabi”, una gobernante sumeria que vivió hace más de 4,500 años. Los restos de la “Reina Puabi” fueron encontrados en una tumba entre los años 1920 y 1930, en el territorio que hoy pertenece a Irak. Expertos forenses del Museo de Historia Natural de Londres determinaron que Puabi tenía aproximadamente unos 40 años cuando murió y que probablemente fue una reina de la Primera Dinastía de Ur. El Dr. Sitchin siempre sostuvo que ella fue más que una reina, la catalogó como una “Nin”, un termino Sumerio que para el Dr. Sitchin significa “diosa”. Para él, la “Reina Puabi” era una semidiosa relacionada genéticamente con los visitantes del Planeta Nibiru, quienes según su teoría, habrían creado la especie humana, y por eso pedía que se le hiciera un examen de ADN.

Cosnciente de lo audaz de sus planteamientos, Sitchin afirmó, “Realmente estoy arriesgando el trabajo de mi vida en este resultado”.
la conexión
Zecharia Sitchin (1920-2010).
Zecharia Sitchin

Zecharia Sitchin (1920-2010).

Sin embargo, Zecharia Sitchin mantuvo sus convicciones intactas. “En todos los campos, todas mis conclusiones, están siendo corroboradas” Y el tiempo le ha empezado a dar la razón en algunos de sus más controversiales argumentos sobre la existencia del planeta Nibiru. Algunos astrónomos han encontrado que planetas distantes pueden tener orbitas mucho más excéntricas y sesgadas de lo que imaginábamos, e inclusive en la comunidad científica se habla de un planeta gigante que se oculta en el borde de nuestro sistema solar. Todos estos descubrimientos hicieron que el Dr. Sitchin dejara este mundo con la esperanza que el planeta Nibiru, lugar de origen de los Annunaki, mostrara su rostro nuevamente.

El examen de ADN a los restos de la “Reina Puabi” podría ser el tributo póstumo al trabajo de Zecharia Sitchin. El Museo de Historia Natural de Londres aún no ha otorgado ningún permiso para la realización de los exámenes.

A continuación algunos extractos de una de las últimas entrevistas que concedió Zecharia Sitchin. Esta entrevista fue realizada por msnbc.

Estudiar los restos de Puabi sería importante inclusive si no se encontrara nada relevante. Pero, ¿si no se encontrara nada realmente peculiar? ¿si se encontrara que la secuencia de ADN de los restos de la “Reina Puabi” es común?

ZS: Me vería como un tonto. Realmente estoy arriesgando el trabajo de mi vida en este resultado.

Entonces, ¿siente que esto podría refutar su visión de lo que eran los sumerios?

ZS: Bueno, no se puede realmente “refutar”. Si alguien dice “Yo no encontré nada” no lo refuta. Pero probablemente muchos dirán que refuta la tesis que he sostenido durante toda mi vida. Estoy dispuesto a arriesgar los 40 años de publicaciones sobre esto. Ahora, si puedo probar que estoy en lo cierto, no lo sé. Los resultados podrían decir, no encontramos nada interesante. Quizás una diferencia aquí y allá, pero se parece a nuestro ADN. Estoy seguro que la gente diría, “OK, la teoría de Sitchin ha colapsado”, Pero mira, tengo 90 años, que me importa. El libro que acabo de publicar, es mi libro final en el tema. Este es mi desafío a la comunidad científica, estoy realmente retando a la ciencia a que corrobore la Biblia. Si lo quieren en una frase, eso es lo que estoy haciendo. La ciencia, con su habilidad para hacer comparaciones genéticas, ahora tiene la oportunidad única de examinar esos restos óseos. Quizás Sitchin este en lo correcto, no les estoy pidiendo que me ayuden a probar mis teorías. Pero creo que si tengo la razón, podríamos abrir muchas puertas de entendimiento en religión, historia, genética, y muchos campos más.

Mucha gente dice que usted es un pseudo-historiador, o que ha interpretado de manera incorrecta la escritura cuneiforme del lenguaje Sumerio. ¿Este tipo de crítica le hace replantearse algunas de las cosas que ha dicho?

ZS: De ninguna manera. Primero, yo creo que cualquiera tiene el derecho de estar en desacuerdo conmigo. Si digo que esta frase significa eso, tu puedes decir “No, no es así”.

¿Hay algunas áreas donde ves que nueva evidencia ha aparecido y su visión ha cambiado a través de los años?

ZS: No, al contrario. Déjame darte un ejemplo. El planeta Nibiru esta listado en incontables textos de Mesopotamia. La interrogante fue debatida por eruditos ya en el siglo XIX, se preguntaban ¿qué planeta es este? Una escuela dijo, es otro nombre para el planeta Marte. Y otra escuela, es otro nombre para el planeta Júpiter. Cada grupo tenía sus razones para decir que no era Marte ni Júpiter. Y yo básicamente estoy de acuerdo con los dos grupos, los que dicen que no es Marte y los que dicen que no es Júpiter. Así llegue a mi conclusión, que es un planeta que no conocemos, con una gran orbita elíptica, y lo que ustedes ya conocen de mi teoría. Una de las críticas que me hicieron cuando salió mi primer libro “El 12avo Planeta” era que una orbita como esa no era posible porque con el tiempo la orbita se volvería más redonda y el planeta orbitaria más cerca del sol, o saldría del sistema solar. Pero que continúe en una orbita elíptica, orbita tras orbita no era posible. Y ahora, que ya conocemos los llamados “planetas extrasolares”, el veredicto es que una orbita elíptica es la norma.

Pero creo que algunas personas han entendido que una estrella o un planeta desconocido aparecerá en el sistema solar en el 2012.

ZS: No me relaciones con el 2012. Nada pasará en el 2012. La última vez que el planeta Nibiru estuvo cerca del planeta Tierra fue en el sigo VI AC. En mi libro “El Final de Los Días” encontrarás mapas estelares y toda la información necesaria, pero por favor, no me relaciones con 2012. Otro problema es que si haces una búsqueda en internet de “Anunnaki”, encontrarás un millón y medio de páginas web. La gente usa mis teorías y crea sus propias historias. Yo soy responsable por lo que digo, pero no por lo que otros dicen y por sus interpretaciones. Creo que hay una industria que se alimenta del pánico y del miedo. Yo pienso que los “dioses” sí visitaron la tierra. Ellos nos crearon, nos dieron el conocimiento, pero lo que no nos dieron, es eso justamente lo que estoy tratando de encontrar a través de los exámenes de ADN a la “Reina Puabi”. Quizás esté relacionado con la salud, con la inmortalidad, o con el cáncer y cosas así. Nosotros somos sus hijos. Ellos no regresarán para destruirnos, ni regresarán para usarnos como alimento. Estoy realmente horrorizado por estos alarmistas, no es justo.

La gente también dice que usted está siendo demasiado literal al leer, que está tomando como historia algo que es simplemente un mito.

ZS: Bueno, si esa es la crítica, es verdad. Mi respuesta a eso es, ¿y qué? Lo tomo literalmente, y otros dicen que no debería, entonces me declaro culpable. Mira, en Noviembre del año pasado, un cineasta vino a mi casa con su equipo de filmación, y por tres días acampó afuera de mi casa. Yo le dije, déjame en paz. ¿Qué es lo que quieres? El estaba haciendo una película sobre las 10 personas vivas más importantes del mundo. Y según él , yo era una de ellas. Así que le pregunté porque creía que yo era una de ellas, ¿a qué debía el honor? él me dijo “Porque has desmitificado la mitología. Has hecho algo muy grande, has tomado las mitologías de todo el mundo, has mostrado de donde se derivan, has demostrado paso a paso, que están basadas en una serie de eventos reales”. Entonces, me declaro culpable. Es por eso que la mitología es tan similar en todo el mundo. No necesariamente, detalle por detalle, nombre por nombre, evento por evento, pero básicamente refleja un recuerdo de eventos pasados.
Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)
anunnaki
tiahuanaco
la conexión

Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)

11 comentarios - Los Anunnaki: la conexión Perú II (Tiahuanaco)

bafn
Muy buena info men, gran post
guillearias
mañ lo leo, y te voy a seguir, buenos posts... +5
guillearias
cual es la entrega anterior, o sea, si este es el cap 2, donde esta el uno...? Slds
Rip0409
Pasaron dos años de tu post y aunque algo tarde mi comentario, pero me dio bronca que relacionaras Tiahuanaco con Perú y en ningún momento hayas hecho la corrección. Ya suficiente tenemos que algunos vecinos se quieran apropiar de nuestras danzas folklóricas como para ver una información de estas magníficas ruinas y ni siquiera sepan que están en Bolivia.
OVNIcolla +3
Viejo muy buen post, pero Tiahuanaco se encuentra el BOLIVIA!!!!
Agro2000
Recomiendo el libro perdido de Enki
endesinfin +1
tiahuanacu está en Bolivia, lince de las praderas olvidadizas
carucha43 +1
Tiwanaku es de BOLIVIA pedazo de iluminado...!