Los Poetas malditos. Obra/vida. Bodelaire, Artaud.y Rimbaud

Los Poetas malditos. Obra/vida. Bodelaire, Artaud.y Rimbaud

rimbaud


Los poetas malditos
(delfrancés
Les Poètes maudits
) es una prosa poética dePaulVerlainepublicada en1888.En esta obra se honra a seis poetas:Tristan Corbière, Arthur Rimbaud, StéphaneMallarmé,Marceline Desbordes-Valmore,Auguste Villiers de L'Isle-Adam y
Pauvre Lelian
(anagramadePaul Verlaine). Los comentarios que Verlaine dio sobre cada unode los poetas, es la descripción de unafuente primaria.El calificativo de "Poeta maldito" se hizo rápidamente famoso, y pasó a ser utilizado para referirse a otros escritores que no necesariamente eran amigos de Verlaine. Por logeneral, el calificativo se refiere a un talentoso poeta que entiende de su juventud,rechaza los valores de la sociedad, encabeza provocaciones peligrosas, es antisocial olibre; por lo general muere antes de que su genio sea reconocido por su valor razonable.Por lo que, además del propio Paul Verlaine y los otros cinco poetas, también se puedendefinir como "poetas malditos" aFrançois Villon,Thomas Chatterton, AloysiusBertrand,Gérard de Nerval, Charles Baudelaire,Lautréamont, Petrus Borel,CharlesCros,Germain Nouveau,Antonin Artaud,Émile Nelligan,Armand Robin,Olivier Larronde,John KeatsyEdgar Allan Poe.
Los poetas malditos
Hay cuatro poetas que ejercieron una revolución en la poesía francesa, ellos son:
Baudelaire, Rimbaud, Verlaine y Mallarmé.
Poetas que se segregaron de la sociedad, huyeron de los honores, de los puestosoficiales y adquirieron aspectos de marginados sociales, conocieron la miseria, lasenfermedades y el abandono.Reaccionaron contra los poetas románticos, estos eran la voz de la sociedad, sentían y pensaban en nombre de la comunidad.A partir de Baudelaire no se tratará del poeta sufriendo por todos, sino que será el propio sufrimiento encarnado en la poesía. Con ellos comienzan a surgir un puñado de poetas que comenzaban a reunirse en los cafés junto a artistas de la bohemia.Estos genios generaron elaboradas reflexiones sobre el fenómeno poético, influenciadosenormemente por Edgar Allan Poe.El dogmatismo del siglo XVIII y que se prolonga hasta el siglo XIX, se ve sustituido por una juventud escéptica, agnóstica , que ha perdido la fe en los programas y seránreveladores de los males del siglo.Baudelaire (1821-1867)Se encargó de tomar los principios estéticos de Gautier, para lograr una mayor profundidad. Sus temas fueron el arte, la mujer, la ciudad, la bohemia, la muerte y elhastío, entre otros; temas que molestaban y le valió la censura y el procesamiento por parte de la legislación burguesa.Sus escritos técnicos se interesaban por la belleza más que por el arte. Belleza comoefecto del arte, herencia que toma de Poe, en donde la poesía debería ser el acceso a la belleza.

surrealismo

Baudelaire y su ‘corte’ de poetas malditos

Baudelaire, Rimbaud, Verlaine y Mallarmé son cuatro de los principales representantes del Simbolismo, un movimiento que renovó la lírica en Francia a finales del siglo XIX. Los autores simbolistas, que utilizaban el verso libre, fueron también los primeros artistas decadentes y bohemios, tal y como concebimos estos términos actualmente. Entre todos ellos destaca por su genio Jean Arthur Rimbaud, que escribió lo mejor de su obra antes de cumplir los 20 años



link: http://www.youtube.com/watch?v=nnW2rOnRF8M



PALOMA CORREDOR

En torno a 1870 surgió en Francia un movimiento literario conocido como Simbolismo. El nombre viene de la tendencia de sus poetas a expresar la realidad a través de símbolos. Se oponían así a una corriente inmediatamente anterior, llamada Parnasianismo, que propugnaba la vuelta a las formas clásicas.

Por el contrario, el Simbolismo introdujo un aspecto totalmente revolucionario: el verso libre. Los poetas dejaban así de estar sujetos a las normas de la métrica; estaban más interesados en percibir la realidad a través de los sentidos y en transformarla en poemas llenos de símbolos, sugerencias y resonancias musicales.

La gran figura de este movimiento fue Charles Baudelaire, que precedió a un grupo de brillantes poetas: Verlaine, Rimbaud, Mallarmé, Tristán Corbière, Jules Laforgue y Charles Cros. Con ellos nació también el mito del artista bohemio, decadente y profundamente crítico con la sociedad de su tiempo. O, en otras palabras, los poetas malditos.

Esta expresión, que suena a etiqueta puesta por los libros de texto, fue en realidad inventada por Paul Verlaine quien, en 1884, publicó una serie de semblanzas biográficas de un grupo de poetas simbolistas y la tituló Los poetas malditos.

De todos ellos, sin duda la figura más llamativa es la de Jean Arthur Rimbaud, que parece aunar todos los tópicos del artista genial: adolescente rebelde, poeta visionario, marginado social... Rimbaud vivió sólo 37 años, pero lo hizo intensamente.

A los 20 años ya había escrito lo mejor de su obra; después, compaginó la literatura con una interminable sucesión de viajes. En sus últimos años vivió en África, donde se ganó la vida como traficante de armas. Un tumor en la pierna le obligó a volver a Francia, donde murió poco después.

Obras

BAUDELAIRE. Pequeños poemas en prosa, Las flores del mal, Los paraísos artificiales. Fragmento de Las flores del mal: ¡Reloj! Dios espantoso, siniestro e impasible/ cuyo dedo amenaza, diciéndonos “¡recuerda!”./ Los vibrantes dolores en tu asustado pecho,/ como en una diana pronto se clavarán.

VERLAINE. Poemas saturnianos, Memorias de un viudo, Confesiones. Fragmento de Mandolina: Los que brindan serenatas/ y las bellas que las escuchan/ se dicen insípidos requiebros/ bajo enramadas sonoras.

RIMBAUD. Una temporada en el infierno, Iluminaciones. Fragmento de Una temporada...: Nada de cánticos: conservar lo ganado. ¡Dura noche!/ La sangre seca humea sobre mi rostro, y no tengo cosa alguna/ tras de mí, ¡fuera de ese horrible arbolillo!... El combate/ espiritual es tan brutal como las batallas de los hombres;/ pero la visión de la justicia es sólo el placer de Dios.

MALLARMÉ. Verso y prosa, Divagacioness. Fragmento de El fauno: Montón de antigua noche, mi duda ha terminado/ en mucha rama tenue que, habitando las mismas/ florestas, prueba, ¡ay!, que sólo me ofrecía/ como triunfo la falta ideal de las rosas.

Verlaine y Rimbaud: una temporada en el infierno

Paul Verlaine ya era un autor reconocido cuando, en 1871, recibió una carta de un adolescente llamado Jean Arthur Rimbaud. Deslumbrado por la calidad de sus versos, le invitó a su casa de París. El burgués casado con una joven de 16 años y el impetuoso aspirante a poeta no parecían tener mucho más en común que su amor por la literatura.

Sin embargo, no tardaron en embarcarse en una tormentosa relación: arte, viajes, pasión... y dos intentos frustrados de asesinato de Verlaine, consumido de celos, hacia Rimbaud. La historia de su relación y su trayectoria artística se explica muy bien en la película Vidas al límite, donde Leonardo Di Caprio encarna magistralmente al inolvidable Rimbaud.

Baudelaire

Nació en París en 1821 y pronto reveló su vocación literaria: a los 20 años, su familia le envió a La India para que se olvidara de la escritura. Pero él se escapó del barco. Poco después heredó la fortuna de su padre y pudo dedicarse plenamente a escribir.

Su obra más famosa es ‘Las flores del mal’, una colección de poemas editada en 1857. Inmediatamente después de su publicación, el Gobierno francés acusó a Baudelaire de atentar contra la moral pública. No sólo le multaron, sino que censuraron algunos de los poemas, que no pudieron volver a leerse hasta 1949.
Artaud

poesia surrealista




link: http://www.youtube.com/watch?v=0CembOeHnw4





Las Flores del Mal. Charles Baudelaire.(una parte no me voy a copiar todo el puto libro)






I

LA DESTRUCCION

El demonio se agita a mi lado sin cesar;
flota a mi alrededor cual aire impalpable;
lo respiro, siento como quema mi pulmón
y lo llena de un deseo eterno y culpable.

A veces toma, conocedor de mi amor al arte,
la forma de la más seductora mujer,
y bajo especiales pretextos hipócritas
acostumbra mi gusto a nefandos placeres.

Así me conduce, lejos de la mirada de Dios,
jadeante y destrozado de fatiga, al centro
de las llanuras del hastío, profundas y desiertas,

y lanza a mis ojos, llenos de confusión,
sucias vestiduras, heridas abiertas,
¡y el aderezo sangriento de la destrucción!

II

UNA MARTIR

Dibujo de un maestro desconocido

En medio de frascos, telas sedosas,
y muebles voluptuosos,
de mármoles, pinturas, ropas perfumadas,
que arrastran los pliegues suntuosos,

en una alcoba tibia como en un invernadero,
donde el aire es peligroso y fatal,
dónde lánguidas flores en sus ataúdes de cristal
exhalan su suspiro postrero,

un cadáver sin cabeza derrama, como un río,
en la almohada empapada,
una sangre roja y viva, que la tela bebe
con la misma avidez que un prado.

Parecida a las tétricas visiones que engendra la oscuridad
y que nos encadenan los ojos,
la cabeza, con la masa de su crin sombreada,
y de sus joyas preciosas,
en la mesilla de noche, como una planta acuática,
reposa, y, vacía de pensamientos,
una mirada vaga y blanca como el crepúsculo
escapa de sus ojos extraviados.

En el lecho, el tronco desnudo, sin pudor,
en el más completo abandono, muestra
el secreto esplendor y la belleza fatal
que la naturaleza le donó.

Una media rosada, adornada con hilo de oro, en la pierna
ha quedado cual recuerdo.
La liga, al igual que un ojo secreto que llamea,
lanza una mirada diamantina.

El singular aspecto de esta soledad
y de un gran retrato voluptuoso,
de ojos provocativos como su actitud
revela un amor tenebroso,

una culpable alegría y fiestas extrañas,
llenas de besos infernales,
que regocijarán a los ángeles malos
nadando entre cortinas y chales.

Sin embargo, al ver la esbeltez elegante
del hombro y su trazo quebrado,
la cadera levemente afilada, y la cintura ágil
lo mismo que un reptil irritado, se advierte
que ella es joven aún. -Su alma exasperada
y sus sentidos mordidos por el tedio,
¿se habían entregado a la jauría enfurecida
de deseos errantes y perdidos?


El hombre vengativo al que no pudiste, viviendo,
a pesar de tanto amor, aplacar,
¿sació en tu carne, inerte y complaciente,
toda la inmensidad de su deseo?


¡Responde, cádaver impuro! ¿Por tus rígidas trenzas
te levantó con brazo febril?
Dime, cabeza horrible, ¿en tus fríos dientes
hay aún sus últimos adioses?


-Lejos del mundo burlón, lejos de la multitud impura,
lejos del magistrado curioso,
duerme en paz, duerme en paz, extraña criatura,
en tu sepulcro misterioso;
tu esposo corre el mundo, y tu forma inmortal
vela junto a él cuando duerme;
lo mismo que tú sin duda te será fiel
y constante hasta la muerte.


III

MUJERES CONDENADAS

Como un rebaño pensativo sobre la arena acostadas,
entornan los ojos hacia el horizonte marino,
y sus pies que se buscan y sus manos enlazadas
tienen dulces languideces, amargos escalofríos.

Unas, corazones que aman las largas confidencias,
en el corazón de los bosques y junto a los arroyos,
deletrean el amor de las tímidas infancias
y marcan en el tronco los jóvenes arbolillos;

otras, como hermanas, andan lentas, graves,
a través de las rocas llenas de apariciones,
donde san Antonio vio surgir como lavas,
desnudo el seno, a sus purpúreas tentaciones.

Las hay que a la lumbre de resinas goteantes,
en el hueco mudo de los viejos antros paganos,
te llaman en socorro de sus fiebres aullantes,
¡oh Baco, adormecedor de viejos remordimientos!

Y otras, cuya garganta gusta de escapularios,
que, ocultando un látigo bajo sus largos vestidos,
mezclan en la noche oscura y los bosques solitarios
espuma del placer y lágrimas de la tortura.

¡Oh vírgenes, oh demonios, oh monstruos, oh mártires!,
grandes espíritus negadores de la realidad,
buscadores de lo infinito, devotos y sátiros,
ora llenos de furor, ora llenos de llanto,

vosotras, a las que en vuestro infierno mi alma os [ha seguido,
pobres hermanas, os amo tanto como os compadezco
por vuestras dolorosas tristezas, vuestra sed no saciada,
y las urnas de amor que llenan vuestro corazón.

IV

LAS DOS BUENAS HERMANAS

La Licencia y la Muerte son dos buenas muchachas,
pródigas de sus besos y ricas en salud;
su flanco siempre virgen y cubierto de hilachas,
con la eterna labor jamás ha dado a luz.

Al poeta siniestro, enemigo del hogar,
favorito del infierno, cortesano sin más,
tumbas y lupanares le muestran tras su vallado
un lecho que el remordimiento no frecuenta jamás.

Y el ataúd y la alcoba con grandes blasfemias
nos ofrecen alternando como buenas hermanas
terribles placeres y horribles deleites.

¿Cuándo quieres enterrarme, Vicio de brazos inmundos?
Muerte, su rival en atractivos, ¿cuándo vendrás
a plantar tus negros cipreses sobre sus mirtos fétidos?

V

LA FUENTE DE SANGRE

A veces siento mi sangre correr en oleadas,
lo mismo que una fuente de rítmicos sollozos;
la oigo correr en largos murmullos,
pero en vano me palpo para encontrar la herida.

A través de la ciudad, como un campo cerrado,
va transformando las piedras en islotes,
saciando la sed de cada criatura,
y coloreando en rojo toda la natura.

A menudo he pedido a estos vinos
aplacar por un solo día el terror que me roe;
el vino torna el mirar más claro y el oído más fino.

He buscado en el amor un sueño de olvido;
pero el amor no es para mí sino un colchón de alfileres,
hecho para dar de beber a esas crueles mujeres.

VI

ALEGORIA

Es hermosa mujer, de buena figura,
que arrastra en el vino su cabellera.
Las garras del amor, los venenos del garito,
todo resbala y se embota en su piel de granito.
Se ríe de la Muerte y desprecia la Lujuria,
y ambas, que todo inmolan a su ferocidad,
han respetado siempre en su juego salvaje,
de ese cuerpo firme y derecho la ruda majestad.

Anda como una diosa y reposa como una sultana;
tiene por el placer una fe mahometana,
y en sus brazos abiertos que llenan sus senos
atrae con la mirada a toda la raza humana.
Ella cree, ella sabe, ¡doncella infecunda!,
necesaria no obstante a la marcha del mundo,
que la belleza del cuerpo es sublime don,
que de toda infamia asegura el perdón.

Ignora el infierno igual que el purgatorio,
y cuando llegue la hora de entrar en la noche negra,
mirará de la Muerte el rostro,
como un recién nacido, sin odio ni remordimiento.

VII

LA BEATRIZ

En terrenos de ceniza, calcinados, sin verdores,
mientras me lamentaba un día a Naturaleza,
y mi pensamiento vagaba al azar,
sintiendo en mi corazón clavarse el puñal,
vi, en pleno mediodía, descender sobre mi cabeza
una oscura nube grande y tempestuosa,
que llevaba un rebaño de viciosos demonios,
parecidos a enanos crueles y curiosos.

Pusiéronse a contemplarme fríamente
y, como hablando de algún loco que pasa,
les oía reír y murmurar entre sí,
y cambiar más de un guiño y más de un ademán.

«Contemplemos a gusto esta caricatura,
esta sombra de Hamlet que imita su gesto,
la mirada indecisa y los cabellos al viento,
¿no da pena ver a ese vividor,
ese vago, ese histrión sin teatro, ese gracioso,
que porque sabe representar con arte su papel,
quiere interesar con sus cantos de dolor
a las águilas, grillos, arroyos y flores,
e incluso a nosotros, autores de estas viejas rimas,
y recitarnos a gritos sus públicas parrafadas? »

Hubiera podido (mi orgullo, alto como el monte,
domina la nube y el clamor de los demonios)
volver simplemente mi cabeza serena,
si no hubiese entre su tropa obscena,
¡crimen que no hizo tambalear al sol!,
la reina de mi corazón, de mirada sin igual,
que se reía con ellos de mi sombría tristeza
y les hacía, a veces, alguna sucia caricia.

VIII

UN VIAJE A CYTEREA

Mi corazón, como un pájaro, revoloteaba feliz,
y volaba libremente alrededor de las cuerdas;
el navío corría bajo un cielo sin nubes,
como ángel embriagado de un sol radiante.

¿Qué isla es ésta tan negra y triste?- Es Cyterea,
nos dicen, un país famoso en las canciones,
Eldorado trivial de todos los solterones.
Mirad, después de todo es una pobre tierra.

-¡Isla de dulces secretos y de fiestas del corazón!
De la antigua Venus el soberbio fantasma,
más allá de tus mares flota como un aroma,
y llena los espíritus de amor y languidez.

Bella isla de verdes mirtos, llena de capullos en flor,
siempre venerada por todas las naciones,
donde los suspiros de amantes corazones
avanzan como el incienso por jardines de rosas

o el eterno arrullo de la paloma torcaz.
-Cyterea no era más que una tierra pobre,
un desierto rocoso turbado por gritos feroces.
¡Sin embargo, presentía yo allí algo singular!

Aquello no era un templo de sombras selváticas,
donde la joven sacerdotisa, eterna enamorada de las flores,
iba, el cuerpo ardiente por calores secretos,
entreabriendo sus ropas a las brisas ligeras;

pero, he aquí que rozando la costa el bauprés,
al asustar los pajáros con nuestras velas blancas,
pudimos ver que era un patíbulo de tres zancas,
destacado en el cielo, negro como un ciprés.

Las aves rapaces, posadas en su cumbre,
destrozaban con furia a un ahorcado ya podrido:
cada una hundía, como un clavo, su impuro pico
en los rincones sangrientos de aquella podredumbre.


Eran los ojos agujeros, y del vientre desfondado
los gruesos intestinos caían sobre los muslos;
y sus verdugos, ahítos de espantosas delicias,
a picotazos lo habían castrado por completo.


Bajo los pies, una manada de celosos cuadrúpedos
levantado el hocico, merodeaba;
una bestia más grande se agitaba en el centro,
como un verdugo rodeado de auxiliares.


¡Oh habitante de Cyterea, de un cielo tan hermoso,
silenciosamente sufrías estos insultos
en una expiación de tus infames cultos,
y los pecados que te impidieron el descanso eterno!


¡Ridículo ahorcado, tus dolores son los míos!
Yo sentí, a la vista de tus miembros flotantes,
como un vómito subir hasta mis dientes
el largo río de hiel de mis antiguos dolores.


Ante ti, pobre diablo, tan caro de recordar,
sentí todos los picos y todos los mordiscos
de los cuervos fieros y de las panteras negras,
que antaño tanto gozaban en machacar mi carne.

El cielo estaba embrujado, la mar en calma;
para mí todo era negro y sangriento para siempre,
¡ay!, y tenía, como en un espeso sudario,
el corazón amortajado en esta alegoría.

En tu isla, oh Venus, no encontré en mi viaje
más que un patíbulo simbólico donde colgaba mi imagen...
-¡Oh Señor! Dame la fuerza y el coraje
¡de contemplar mi cuerpo y mi alma sin asco!


IX

EL AMOR Y EL CRANEO

Viñeta antigua

El amor está sentado en el cráneo
de la Humanidad,
y desde este trono, el profano
de risa desvergonzada,
sopla alegremente redondas pompas
que suben en el aire,
como para alcanzar los mundos
en el corazón del éter.


El globo luminoso y frágil
toma un gran impulso,
estalla y exhala su alma delicada,
como un sueño de oro.


Y oigo el cráneo a cada burbuja
rogar y gemir:
-Este juego feroz y ridículo,
¿cuándo acabará?


Pues lo que tu boca cruel
esparce en el aire,
monstruo asesino, es mi cerebro,
¡mi sangre y mi carne!


Poesia Francesa




link: http://www.youtube.com/watch?v=SjA9OEs0bss




los poetas malditos

bodelaire

El Teatro de la Crueldad ha sido creado para restablecer en el teatro una concepción de la vida apasionada y convulsiva, y es en este sentido de rigor violento y condensación extrema de elementos escénicos que debe entenderse la crueldad en la cual están basados.

Teatro

Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu.

Obra



Se ha perdido una idea del teatro. Y mientras el teatro se limite a mostrarnos escenas íntimas de las vidas de unos pocos fantoches, transformando al público en voyeur, no será raro que las mayorías se aparten del teatro, y que el público común busque en el cine, en el music-hall o en el circo satisfacciones violentas, de claras intenciones.

Teatro

Quisiera hacer un libro que altere a los hombres, que sea como una puerta abierta que los lleve a un lugar al que nadie hubiera consentido en ir, una puerta simplemente ligada con la realidad.

Puerta

Las palabras se pudren en el llamado inconsciente del cerebro, todas las palabras por no importa qué operación mental, y sobre todo aquellas que tocan los resortes más habituales, los más activos del espíritu.

Inconsciente

Me niego a hacer diferencias entre cada minuto de mí mismo. No acepto el espíritu planeado.

Espíritu

No ha quedado demostrado, ni mucho menos, que el lenguaje de las palabras sea el mejor posible.

Lenguaje

El más pequeño acto de creación espontánea constituye un mundo más complejo y mucho más revelador que cualquier sistema metafísico.

Creación

La suerte de ruptura interna de la correspondencia de todos los nervios.

Suerte

Vivir no es otra cosa que arder en preguntas. No concibo la obra al margen de la vida.

Preguntas

Ni mi vida es completa ni mi muerte ha fracasado completamente.

Vida

Y el público creerá en los sueños del teatro, si los acepta realmente como sueños y no como copia servil de la realidad, si le permiten liberar en él mismo la libertad mágica del sueño, que sólo puede reconocer impregnada de crueldad y terror.



Los Poetas malditos. Obra/vida. Bodelaire, Artaud.y Rimbaud

rimbaud




link: http://www.youtube.com/watch?v=bBgpa6lKuNQ



Biografía: Poeta francés, representante de la escuela simbolista e integrante del grupo llamado "Los poetas malditos". Arthur Rimbaud nació en el seno de una familia rural, de padre capitán del ejército y merecedor de la Legión de Honor por su campaña en Argelia y de madre cuya personalidad fuerte, autoritaria y rígida llegaría a detestar. En 1861, tras tener cinco hijos, el padre abandona a la familia y nunca más saben de él. Arthur Rimbaud se destacó desde pequeño en el colegio de Charleville por su gran ingenio y capacidad de redacción. En 1870 se fugó de su casa por primera vez y fue detenido por los soldados prusianos en una estación de París y liberado por su maestro de retórica, Georges Izambard. Tiempo después intentó fugarse nuevamente, dirigiéndose para el norte y llegando a Bélgica, pero al tiempo regresó y encontró su escuela convertida en hospital militar. Arthur Rimbaud se dirigió entonces a París (Francia) y fue testigo de los disturbios provocados por la amnistía decretada por el gobierno de Versalles. Tras enviarle algunos poemas a Paul Verlaine, entre ellos "El barco borracho" (1871), de sorprendente originalidad, éste lo invitó a la caso donde vivía con su esposa. Arthur Rimbaud viajó a finales de 1871 y comenzó una tormentosa relación con Verlaine, donde abundaron los excesos. En 1872 se trasladan a Londres (Inglaterra) y viven en la pobreza y tras una discusión violenta, Verlaine le dispara en la muñeca a Rimbaud y es condenado a dos años de prisión. Arthur Rimbaud vuelve a París y completa "Una temporada en el infierno" y tiempo después volvió a Londres y terminó "Iluminaciones y Cartas del vidente". A mediados de 1875 abandonó la escritura y comenzó un trabajo que le proporcionara un ingreso estable, viajando por Europa, Indonesia, Chipre y Adém (Yemen) en 1880, donde se radicó. En 1884, Arthur Rimbaud comenzó a trabajar como mercader por su cuenta en Harar (Etiopía) y llegó a juntar una considerable fortuna traficando armas, hasta que tuvo un carcinoma en la rodilla. En 1891 regresó a Francia, donde le amputaron una pierna y murió unos meses después, en Marsella.

Frases De Arthur Rimbaud Una Temporada En El Infierno.Karla.Doc — Presentation Transcript

1. Frases…Arthur Rimbaud
2. UNA TEMPORADA EN EL INFIERNO
3. Una Noche, me Senté a la belleza en las rodillas – y la hallé amarga. – y la insulte.
4. ¡La Ciencia, la nueva nobleza! El progreso. ¡El mundo avanza! ¿Por qué no va a dar vueltas?
5. Debería tener mi infierno por la cólera, mi infierno por el orgullo, - y el infierno de la caricia; un concierto de infiernos.
6. Éxtasis, pesadilla, dormir en un nido de llamas…
7. ¡Qué solterona me estoy volviendo, por falta de valor para amar a la muerte!
8. Estoy esperando a Dios con glotonería. Soy de raza inferior desde la eternidad.
9. Lo más astuto es abandonar este continente donde la locura anda al acecho, para proveer de rehenes a estos miserables…
10. La mano de pluma vale igual que la mano de arado
11. …Y la primavera me trajo la horrorosa risa del idiota…
12. ¡y no nací para acabar en esqueleto!… - Él era casi un niño…
13. ¡Los harapos podridos, el pan empapado de lluvia, la embriaguez, los mil amores que me crucificaron! ¡Nunca, pues, se acabará esta vampira reina de millones de almas y de cuerpos muertos y que han de ser juzgados!
14. Llamé a los verdugos para, mientras perecía, morder las culatas de sus fusiles
15. ¡Vuelve la sangre pagana! El Espíritu está cerca!
16. En los tugurios donde nos emborrachábamos, lloraba al considerar a quienes nos rodeaban, rebaño de la miseria. Levantaba del suelo a los borrachos, en las calles negras. Sentía por los niños la compasión de una mala madre.
17. Mi raza nunca se levantó más que para el pillaje: así los lobos con el animal que no mataron ellos.
18. “No te matarán más que si fueras cadáver"
19. creía en todos los encantamientos.¡inventé el color de las vocales! OU IE A
20. Que venga ya, que vengael tiempo que enamore….…miradas y sufrimientosal cielo se marcharon…
21. Escribía silencios, noches, acotaba lo inexpresable. Fijaba vértigos.
22. Estoy sentado, leproso, en los cacharros rotos y las ortigas, al pie de un muro roído por el sol.
23. ¡Exijo! ¡Exijo un golpe con la horquilla, una gota de fuego!¡Ah! ¡Ascender de nuevo a la vida! Poner los ojos en nuestras deformidades
24. No traer al mundo ni mis repugnancias ni mis traiciones…
25. Ya desde muy niño admiraba al forzado irreductible tras el cual se cierran siempre las puertas de la prisión
26. ¡Venus, deja un momento a los Amantes con el alma en corona!
27. Hay que volver a inventar el amor, ya se sabe.
28. Tal vez debería yo dirigirme a Dios. Estoy en lo más profundo del abismo, y ya no sé rezar.
29. La tecnología es seria, el infierno está ciertamente abajo - y el cielo arriba.
30. Frases claras y concisas, nos dejan demasiado.Realmente es algo de admirar.Fiel retrato de la sociedad!!Pocas palabras… sin palabras!!

Bueno esto es todo por ahora , la informacion que tengo es realmente mucha pero lo mas importante que es la obra ... bueno hay que leerlo para vivirlo y entenderlo. Hasta aca mi humilde aporte de " los escritores del surrealismo también llamados los poetas malditos" espero les guste y les informe









(los comentarios son bien recibidos , pero de estar fuera de lugar o de ser irrespetuosos seran borrados y el usuario asesinado)

8 comentarios - Los Poetas malditos. Obra/vida. Bodelaire, Artaud.y Rimbaud

@siegfr
que buen post, lo guarde a favoritos para leerlo con calma en la noche, ahi te deje 10
@cuacs
Maravilloso tu post.
@babs2me
La voix

Mon berceau s'adossait à la bibliothèque, Babel sombre, où roman, science, fabliau,
Tout, la cendre latine et la poussière grecque, Se mêlaient. J'étais haut comme un in-folio.
Deux voix me parlaient. L'une, insidieuse et ferme,
Disait : " La Terre est un gâteau plein de douceur ;
Je puis (et ton plaisir serait alors sans terme !)
Te faire un appétit d'une égale grosseur. "
Et l'autre : " Viens ! oh ! viens voyager dans les rêves,
Au delà du possible, au delà du connu ! "
Et celle-là chantait comme le vent des grèves,
Fantôme vagissant, on ne sait d'où venu,
Qui caresse l'oreille et cependant l'effraie.
Je te répondis : " Oui ! douce voix ! " C'est d'alors
Que date ce qu'on peut, hélas ! nommer ma plaie
Et ma fatalité. Derrière les décors
De l'existence immense, au plus noir de l'abîme,
Je vois distinctement des mondes singuliers,
Et, de ma clairvoyance extatique victime,
Je traîne des serpents qui mordent mes souliers.
Et c'est depuis ce temps que, pareil aux prophètes,
J'aime si tendrement le désert et la mer ;
Que je ris dans les deuils et pleure dans les fêtes,
Et trouve un goût suave au vin le plus amer ;
Que je prends très souvent les faits pour des mensonges,
Et que, les yeux au ciel, je tombe dans des trous.
Mais la Voix me console et dit : " Garde tes songes :
Les sages n'en ont pas d'aussi beaux que les fous ! "

Charles Baudelaire


Perdí el libro!!!!! surrealismo

Artaud