El protocolo de siete pasos para el contacto alienigena



Es concebible que los seres humanos podríamos, algún día, descubrir alguna especie alienigena. Recorremos el cosmos en busca de sus señales de radio, y aunque no somos capaces de viajar al espacio interestelar, que es remotamente posible que podamos encontrar lo que estamos buscando aquí, en nuestro sistema solar.

La vida, en teoría, podría existir en Marte o en la luna de Júpiter, Europa, la cual parece tener un océano subterráneo. Incluso es posible, aunque improbable, de que alguna de estas formas de vida cercanas pudieran ser sensibles. “Es consistente con la actual exploración humana del sistema solar que alguna raza inteligentes haya evolucionado en los profundos océanos de Europa,” dijo Jacob Haqq-Misra, un astrónomo de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

Otra posibilidad, Haqq-Misra, dijo, es que “seres extraterrestres inteligentes hubiesen viajado desde un sistema estelar lejano y fijado su residencia en el sistema solar. Podrían estar viviendo en una base subterránea en Marte o la Luna, o estar viviendo en el cinturón de asteroides o cualquier número de otras opciones plausibles, aunque improbables.”Teniendo en cuenta estos escenarios, ¿qué podemos hacer si nos encontramos con una raza alienígena? Como resultado, esta cuestión ha ido ganando un interés académico considerable desde el primer avistamiento de un platillo volante en 1947 no sólo como una investigación en la psicología humana, sino también como una manera de contemplar lo que los alienígenas pudieran hacer si es que alguna vez nos encontrasen. Desde los astrónomos a los ufólogos y los antropólogos, los especialistas que han contemplado los diferentes escenarios de contacto “nuestro curso de acción dependerá claramente del nivel de inteligencia relativa que posean los seres recién descubiertos.

De acuerdo con Seth Shostak, astrónomo senior del Instituto SETI en Mountain View, California, el escenario de contacto más probable es que la raza alienígena que descubramos sea extremadamente primitiva. Esta suposición se basa en la realidad, dado que los mundos habitables que somos capaces de explorar, como Marte y Europa, no muestran signos de albergar seres avanzados. Pero también tiene sentido filosófico: Si juzgamos el hecho de que los habitantes del planeta desde el pasado terrestre hasta nuestros días han sido en su mayoría insectos y lo comparamos con el corto espacio de tiempo que llevamos los humanos sobre la superficie, lo más probable es que las primeras formas de vida que encontremos en el universo sea primitiva.

Por otra parte, a la luz de la inmensa dificultad de la exploración espacial, se piensa que los exploradores normalmente serán mucho más avanzados que las criaturas que descubran. Esto hace que sea fácil de configurar el protocolo para un primer encuentro: si aterrizamos en Marte o Europa y descubriésemos los equivalentes alienígenas de los trilobites “, haríamos lo que hizo Darwin, recoger muestras y llevarlas de vuelta a casa”, comento Shostak.

A pesar de la tendencia de las películas de Hollywood y las novelas de ciencia-ficción que suelen describir encuentros entre los malvados adversarios espacio parejos, Shostak dice que el tamaño del universo y de la rareza de la vida hace que sea extremadamente improbable que dos razas con un nivel de inteligencia más o menos igual se encuentren los unos a otros en el cosmos. Dicho esto se plantea una nueva cuestión, los informes de avistamientos de ovnis han llevado a algunos estudiosos a desarrollar teorías acerca de este escenario, en el que se preguntaron ¿qué haríamos si fuesen los alienígenas los que nos descubriesen?

De acuerdo con Robert Freitas, autor de varios libros que describen los posibles escenarios de contacto extraterrestre, en 1950 los militares de EE.UU. desarrollaron un procedimiento llamado “Siete pasos para el contacto” en el que se describen los pasos lógicos que se tomarían en caso de descubrir criaturas con un sentimiento más o menos a nivel humano. De acuerdo con estos pasos, se iniciaría con la vigilancia a distancia y la recolección de datos para, eventualmente, pasar a las incursiones secretas con el objetivo de medir las características de rendimiento de los vehículos de los alienígenas y su posible armamento.

Si juzgamos que nuestras capacidades tecnológicas son superiores a los de la otra raza, intentaríamos acercarnos al planeta para determinar si son seres hostiles y si es así, con qué medios cuentan. Si todo ha ido bien, entonces se realizarían estudios breves en zonas aisladas, recogiendo especímenes de plantas, animales así como de los propios seres inteligentes. En otras palabras, esta fase implicaría secuestros no dañinos similares a los reportados por algunos estadounidenses. Curiosamente, el informe de los “Siete Pasos para el Contacto” es un plan diseñado con anterioridad a la primera abducción extraterrestre reportada en 1957, lo que sugiere la teoría podría haber influido en dichos informes de abduciones.

A continuación, dariamos a conocer nuestra existencia de manera que pudiesen observar nuestros trabajos (de bajo nivel) aunque sin permitirles interactuar con nuestros instrumentos, nos dejariamos ver a distancia. Trataríamos ser presenciados por el número mayor posible de habitantes lo que demostraría nuestra existencia y nuestra naturaleza no hostil. Por último, si todo ha ido bien y no existiese ninguna razón para pensar que el contacto sería desastroso para las dos civilizaciones involucradas, tendríamos que aterrizar y tratar de comunicarnos cara a cara.

Después de medio siglo desde que este informe militar fue escrito, todavía estaríamos siguiendo el mismo procedimiento. “Digamos que una misión en un futuro cercano a Europa revela pruebas irrefutables de la existencia de una civilización de seres inteligentes. “Continuar la exploración remota sería la progresión de la más probable, con intentos de comunicación a distancia, con los seres subterráneos inteligentes, incluidos como parte de las misiones. Con el tiempo los seres humanos tendríamos que desembarcar y tomar contacto, Pero la “precaución inicial” podría retrasar la exploración humana hasta que la exploración robótica hubiese confirmado que los habitantes de Europa estarían a salvo.”

¿Qué pasa si, como en el segundo escenario propuesto por Haqq-Misra? nos topamos con una raza de alienígenas que serian mucho más inteligentes que nosotros, seres capaces del vuelo interestelar y que habrían establecido una base en algún lugar de nuestro sistema solar? Al igual que las hormigas no pueden encontrar un sentido a la conducta humana, para nosotros es difícil o imposible entender cómo esta raza avanzada reaccionaria ante nosotros. ”
Carl Sagan calculó los alienígenas que fuesen capaces de viajar entre las estrellas serían tan avanzados que estarían más allá de cualquier tipo de agresión o guerras”, comento Shostak.”Pero esta imagen puede ser sólo una proyección de lo que espera de la evolución de los seres humanos.”

Shostak tiende a pensar de manera diferente. La agresión, dice, se desarrolló como un rasgo de los terrícolas, ya que nos ayudo a obtener y proteger los recursos. Aunque es probable que los extraterrestres se hayan desarrollado en condiciones totalmente diferentes, la presión para asegurar unos recursos finitos probablemente también haya moldeado su comportamiento. “Sospecho que los recursos serían finitos en cualquier parte del universo.”

Si la imagen propuesta por Sagan es correcta, entonces nos encontraríamos frente a una raza que nos trataria con consideración y un respeto inmenso, pero además tendrían tecnología para garantizar que los tratamos de una manera similar. Pero si la imagen proporcionada por Shostak es la correcta, los extraterrestres muy avanzados con los que nos topásemos también serian tan agresivos como nosotros, probablemente seriamos su desayuno.

Bueno, con exactitud no seriamos el desayuno. En opinión de Haqq-Misra, “Una sociedad capaz de viajes interestelares debería haber resuelto sus problemas de desarrollo de tal manera que no necesitarían a los seres humanos como alimentos .

”Fuente: EspacioProfundo.es

1 comentario - El protocolo de siete pasos para el contacto alienigena