Antiguamente, la gente limpiaba su ropa golpeándola contra rocas y enjuagándola en arroyos. La arena se usaba como un abrasivo para sacar la mugre.

Breve Historia de la Lavadora



El jabón,fue descubierto en la colina romana de Sapo, donde las cenizas mezcladas con la grasa de los animales sacrificados resultaron ser buenas para desmanchar.

Cronologia

1691: Fue la primera patente concebida e Inglaterra, en la categoría de Washing and Wringing Machines (Máquinas de lavar y escurrir)

1767: Jacob Christian Schäffer publica su diseño en Alemania,

1782: Henry Sidgier obtiene una patente británica para una lavadora con tambor giratorio.

1797: Se inventó el lavadero, una tabla de piedra para restregar las prendas de ropa, sin tener que ir al río. Esta invención sigue utilizándose en nuestros días para el lavado manual de la ropa, aunque con las ventajas de la plomería moderna. Los lavaderos de vecindades y edificios se han convertido en centros de reunión y convivencia, al grado de que la expresión “estar en el lavadero” significa “estar en el chisme”

1862: Richard Lansdale exhibe su "lavadora giratoria compacta " patentada en la Exposición Universal de Londres

1874: William Blackstone, un fabricante de sembradoras de maíz en Indiana, Estados Unidos, construyó un regalo de cumpleaños para su esposa. Se trataba de una máquina que removía y enjuagaba la mugre de la ropa. Consistía en una cubeta o tina de madera en la que había una pieza plana con seis tocones del mismo material. Se movía hacia adelante y atrás con una manija conectada a unos engranes. La ropa se sumergía en la cubeta llena de agua jabonosa y era restregada al chocar contra los tocones.

La importancia de la máquina de Blackstone es que fue la primera diseñada para su uso en el hogar. Empezó a vender sus lavadoras a 2.50 dólares cada una y más tarde, trasladó su compañía al estado de Nueva York, donde aún sigue produciendo lavadoras.

1875: Ya había registradas más de 2,000 patentes para diversos artefactos para lavar. No todas las ideas funcionaron, por supuesto. Por ejemplo, una compañía construyó una máquina diseñada para lavar una prenda a la vez, totalmente impráctica.

Las primeras lavadoras eran impulsadas a mano, con el uso de ruedas, bombas manuales y otros artefactos. Hubo una que utilizaba cuerdas que se ”desenrollaban”, un sistema similar al uso de ligas para impulsar avioncitos de juguete. Existían diversos sistemas para golpear la ropa contra las paredes de la tina.

Un exprimidor, inventado desde 1861, se agregó a la lavadora. A principios del siglo XX, se sustituyó la madera por tinas metálicas. En esa época se empezaron a usar motores de vapor o gasolina.

1908: Apareció por primera vez una lavadora eléctrica. Se trataba de la lavadora Thor, inventada por Alva Fisher y fabricada por la Compañía Hurley de Chicago. Era una máquina cilíndrica, con una tina galvanizada y un motor eléctrico.


thor





La Compañía Maytag, fabricante de maquinaria agrícola, cambió su giro y se dedicó exclusivamente a la fabricación de lavadoras. En 1919, fabricó la primera lavadora de aluminio y, dos años después, introdujo un sistema para impulsar el agua a través de la ropa mediante un agitador, en vez de arrastrar a la ropa a través del agua. Este sistema es el que comúnmente se utiliza hoy en día y se debe al genio del mecánico Howard Snyder.

historia





A mediados de los treintas, una subsidiaria de la Corporación de Aviación Bendix empezó a trabajar en una de las mejoras más significativas en la fabricación de lavadoras, una máquina diseñada por John Chamberlain, que lavaba, enjuagaba y exprimía la ropa en una sola operación.

La Corporación Whirpool inició la fabricación de lavadoras de motor eléctrico en el estado de Michigan. Con más de cuarenta años de experiencia, en 1947 hizo historia al diseñar la primera lavadora automática.

Poco después se empezaron a producir las primeras lavadoras automáticas europeas y muy pronto sus ventas sobrepasaron a las de otros tipos. A esto siguieron varios desarrollos, como los ciclos de lavado para las nuevas telas y el uso de botones en vez de perillas.

Desde 1950, han ocurrido pocos cambios en la manera en que funcionan las lavadoras de ropa.

Con las modernas instalaciones de plomería en casa, ya no hay que calentar el agua en la vieja estufa, vaciarla en la lavadora, enjuagar cubetas y exprimir la ropa afuera. Gracias al servicio de energía eléctrica, ya no hay que utilizar la fuerza muscular o arrancar un motor de gasolina para que funcione la lavadora.

La tecnología nos ha llevado lejos de las piedras del río, permitiéndonos inclusive escoger el ciclo adecuado para lavar ”ropa delicada” o “planchado permanente”, entre otras opciones.

Un complemento de las lavadoras son las secadoras de ropa, que fueron inventadas en Inglaterra y Francia a principios del siglo XIX. Los primeros modelos eran unos cilindros o barriles metálicos con agujeros, dentro de los cuales se ponía la ropa y que se hacían girar con una manivela sobre el fuego.

Modelos posteriores fueron impulsados por motores de vapor o gasolina y en 1915 aparecieron las primeras secadoras eléctricas.

Las secadoras actuales utilizan tanto electricidad como gas y, aunque la energía que consumen implica un gasto importante en la economía familiar, su ayuda es invaluable en época de lluvias, cuando es imposible tender la ropa.




Imagenes


de



Alva Fisher
lavadora



1862
whirpool


1928
Breve Historia de la Lavadora













thor