Demasiada “Curiosidad” por Marte
ciencia
Marte
NASA
marciano
Vista frontal del súper-robot "Curiosity" que será enviado a explorar el planeta Marte. (Foto por NASA)

En pocos días seremos testigos de un nuevo intento por explorar a nuestros vecinos estelares. El 25 de Noviembre despegará de Cabo Cañaveral en Florida, el cohete que lleva en su interior el último prodigio de la tecnología de la NASA, el robot Curiosity que deberá posarse sobre la superficie de Marte en Agosto del 2012.

El objetivo del Curiosity, según la NASA, es investigar si las condiciones ambientales de Marte fueron alguna vez favorables para el desarrollo de vida microbiana. Curiosity permanecerá en el planeta rojo un año marciano, es decir, dos años terrestres.

Recordemos que el robot explorador Spirit, quien llegó al planeta rojo en el 2004 creyendo que sólo estaría 3 meses aún permanece en suelo marciano, pero en calidad de chatarra. Fue una victima de los inclementes inviernos marcianos que apagaron sus sistemas en el 2010.

El robot Curiosity que tiene 2 metros de altura y pesa casi una tonelada, es no sólo el más grande jamás enviado a Marte sino también el más caro. Curiosity costó nada menos que 2,500 millones de dólares.

Los Divulgadores nos preguntamos, ¿por qué la NASA sigue invirtiendo miles de millones de dólares en el estudio de la probable existencia de vida en el pasado del planeta rojo?

Sabemos que la NASA es prácticamente una institución militar del gobierno norteamericano, y la historia nos enseña que estas instituciones no dan puntada sin hilo…

La NASA podría estar buscando restos de civilizaciones alienígenas o preparando el camino para futuros asentamientos humanos en Marte.
suelo
Demasiada “Curiosidad” por Marte
Recreacion hecha por la NASA de como se veria el robot "Curiosity" en Marte. (Foto por NASA)

Volviendo a Curiosity, además de todos los mecanismos para desplazarse y orientarse, computadoras, equipos de comunicaciones y un generador de radioisótopos para proporcionar energía a todos los sistemas, lleva a bordo diez instrumentos científicos que conforman el laboratorio móvil más complejo enviado hasta ahora a Marte: el Laboratorio Científico Marciano (MSL). Estos instrumentos equivalen al trabajo que podrían realizar 200 científicos en la superficie del planeta rojo.

El científico Ashwin Vasavada, segundo al mando del proyecto MSL, llamó a Curiosity la “máquina soñada de un científico”.

Si todo va bien, el Curiosity empezará a enviar información desde Marte en Agosto del próximo año. Pero primero deberá aterrizar en el planeta, de una manera poco convencional. Debido a su gran tamaño y peso, los ingenieros han ideado una nueva técnica de descenso en el planeta rojo que se debe desarrollar en una secuencia de paracaídas y retrocohetes hasta el último tramo de la caída. Luego, el que el vehículo irá colgado de una plataforma por un cable, como si fuera una grúa celeste, hasta posarse en el suelo ya con las ruedas desplegadas.

Curiosity abrirá puertas a la investigación y podría, como de hecho se espera, confirmar la existencia de algún tipo de vida en Marte en un pasado remoto.

Lo que se busca en el fondo es algo así como mirar al futuro ya que nuestros recursos en la Tierra no son inagotables y quien sabe si un día la vida, como la conocemos, llegue a extinguirse en el planeta. Quizás, nos veamos obligados a viajar a otros planetas en busca de asilo donde desarrollar una nueva civilización. La posibilidad de convertirnos en nómadas inter-espaciales ya es evocada por reputados científicos. Ojala que la información que saquemos de Marte, nos lleve a valorar y cuidar un poco más nuestro querido planeta tierra. Aunque con la NASA nunca se sabe.
ciencia
Marte
NASA