Las escuelas Socráticas

Estudiar filosofía significa a la vez saber y hacer filosofía. Sabe filosofía quien conoce a los filósofos y lo que ellos han dicho (sus planteamientos). Hace filosofía quien reflexiona sobre el sentido de la realidad, quien filosofa. Son dos dimensiones distintas pero complementarias; de ahí la importancia de conocer primero la historia de la filosofía, sus filósofos, el conjunto de planteamientos, doctrinas o sistemas filosóficos que se han venido elaborando desde sus inicios en la antigua Grecia, y en segunda instancia entonces sí hacer filosofía.

Las escuelas Socráticas

En le 399, a la muerte de Sócrates sus discípulos se dispersar y algunos de ellos fundaron escuelas filosóficas. Ninguna de ellas representa el genuino pensamiento de Sócrates sino que desarrollan con autonomía algunos de los temas cuyo tratamiento iniciara el maestro a lo que agragarían numersos elementos tomados de los sofistas e incluso de los filósofos presocráticos.

La Academia - Platón


Se dearrollan en La Academia, los aspectos científicos y psicológicos de la doctrina socrática. Platón elabora su propia doctrina de las Ideas a partir de la búsqueda socrática de la definición y el concepto. E inspirándose también en Pitágoras profundizará el tema del alma.

La escuela de Megara - Euclides de Megara

Continua las doctrinas de Parménides y Zenón de Elea, con algunas modificaciones que fueron sugeridas a Euclides tras el contacto con Sócrates.

Euclides identifica el Ser con el Bien y con Dios (es posible que Sócrates haya defendido alguna suerte de monoteísmo) y considera que todas las virtudes se reducen a una sola, pero designada con distintos nombres (doctrina que también se reomonta a Sócrates).

Estilpon, uno de los continuadores de Sócrates, atacó la doctrina platónica de las Ideas, afirmando que sólo existe lo singular actual y negando la existencia de los géneros y las especies universales. Su ética influirá en la aparición del estoicismo, puesto que aparentemente Zenón de Citio fue discípulo suyo.

La escuela Cínica - Antístenes


Antístenes (discípulo de Gorgias y luego de Sócrates) enseñó en Atenas en un gimnasio llamado Kynosarges (sepulcro de perro) de donde deriva el nombre de "cínicos" (perros) que recibirían más tarde.

Rechazó la teoría platónica de las Ideas y defendió una petica de la autosuficiencia e independencia. Propagó también el ideal de la vida natural y el cosmopolitismo, rechazando la existencia del estado y la familia y afirmó que para el sabio no hay patria, ni leyes, ni familia, ni diferencias de clases.

Diógenes de Sínope fue el más claro exponente de la actitud de los cínicos: atacó los convencionalismos sociales, buscó lo natural en la vida de los animales, los pueblos bárbaros y fue absolutamente independiente.

La escuela cínica, con diversas idas y venidas que la llevaron en algun momento a confundirse con el estoicismo, perduró hasta la caida del Imperio Romano.

La escuela Cirene - Aristipo de Cirene

Aristipo, discípulo de Protágoras y luego de Sócrates es el más claro representante de la moral del hedonismo. No hay más fuente de conocimiento que la sensación y ésta solo posee un valor subjetivo (relativismo de Protágoras). La sensación es pues, la única guía del hombre. El fin de toda moral es el de buscar sensaciones agradables, actuales y principalmente corporales. La razón, sin embargo (y aquí se observa el sello de Sócrates) debe dirigir al hombre en la elección de tales placeres. Por su rechazo a todo tipo de convencionalismo social, la escuela de Cirene está bastante cerca de la escuela cínica.



filosofia



LA INFLUENCIA DE SÓCRATES: LAS ESCUELAS SOCRÁTICAS


Sócrates, además de la enorme influencia que tuvo sobre Platón y, a través de él, sobre toda la historia de la filosofía, tuvo diversos seguidores, algunos de los cuales fundaron sus propias escuelas. Éstas hacían hincapié en aspectos propios del maestro tales como el interés por la filosofía natural, la búsqueda de la independencia y autonomía personal y la filosofía entendida como un modo de vida. Generalmente se ha denominado a tales pensadores “socráticos menores”, pues, tradicionalmente, han ocupado un pequeño lugar en la historia de la filosofía, pero tal denominación es cuestionable, pues, aunque algunas de las ideas y prácticas de dichas escuelas perdurarán hasta el s. II d. C., como es el caso del cinismo, se ha dado históricamente un intencionado menosprecio hacia las mismas.

Las “escuelas socráticas” más importantes son las siguientes:

- La escuela cirenaica, que toma su nombre de Cirene, ciudad natal de su fundador, Aristipo. Aristipo había sido discípulo de Protágoras, y, como él, señaló la relatividad del conocimiento y también de la moral. Anticipándose a Epicuro, consideró que el placer y el dolor (conseguir uno y evitar el otro) era lo que movía al ser humano, si bien, y aquí se muestra más claramente la influencia de Sócrates, valoraba la independencia, el valor ante el dolor y la amistad. De esta manera, podemos entender que afirmase que “prefería ser un mendigo que un inculto, porque el mendigo sólo carece de dinero, pero el inculto está privado de humanidad”. Teodoro y Hegesias agencias fuero dos de sus discípulos

La escuela Megárica, representada fundamentalmente por Euclides de Megara, quien, en una visión parecida a la de Parménides, identificó el bien con el Uno. A esta escuela pertenecieron igualmente Estilón de Megara, que negó las Ideas platónicas y que basaba en un peculiar estado de ánimo, la apatía, el bienestar humano, y Fedón, uno de los discípulos favoritos de Sócrates cuyo nombre da título a uno de los diálogos platónicos más conocidos. Fedón, natural de Elis, fundó un círculo de amigos del cual formó parte Menedemo, quien continuaría a su vez enseñando en Eretría.

- La escuela cínica (1). En esta escuela podemos distinguir dos “generaciones” de pensadores. En la primera destaca fundamentalmente su fundador, Atnístenes (436-366 a. C.), quien continuó el escepticismo radical de Gorgias al afirmar que acerca de las cosas nada se puede decir, sólo se las puede nombrar. Su punto de vista queda reflejado en el diálogo platónico y “El sofista” en el cual leemos:

“Hablamos del hombre y le aplicamos muchos otros nombres atribuyéndole colores, formas, tamaños, defectos y virtudes. En todos estos casos no sólo decimos que es hombre, sino también que es bueno y otras muchas cosas más. Con lo cual yo creo que preparamos un buen festín para los jóvenes y para los mayores que llegaron tarde a estas enseñanzas. Pues cualquiera comprende directa o rápidamente que es imposible que lo múltiple sea uno y que lo uno sea múltiple y, con seguridad, ellos se alegran de que no se permita afirmar que el hombre es bueno, pues lo bueno es bueno, y el hombre es hombre.”
El sofista , Platón

En el plano ético, Antístenes, al igual que Sócrates, consideraba que la virtud puede enseñarse y que es lo más importante en la vida, por encima de la riqueza, la familia y lo que comúnmente se consideran bienes.

En la segunda “generación” de pensadores cínicos encontramos a filósofos tales como Diógenes de Sínope y Crates de Tebas, que promulgaron una vuelta a la naturaleza para lograr una autonomía absoluta, aunque supusiese renunciar a la vivienda y a otros beneficios de la sociedad. Llevaron a cabo una crítica de la cultura por considerar que ésta no es sino un conjunto de prejuicios interesados. Por ejemplo, criticaron la idea de patria, pues los cínicos se consideraban “ciudadanos del mundo”, puesto que “el único, verdadero Estado es el mundo entero.”

Hasta aquí las escuelas y doctrinas surgidas de la influencia directa de Sócrates. Por lo que respecta la indirecta, la influencia de Sócrates no encontrará límites en el tiempo. Aunque sea más difícil de trazar, encontramos sus ecos allí donde, por ejemplo, se unen el conocimiento y la virtud. Siendo como ha llegado a ser la personificación de la filosofía, también se le ha convertido en el modelo de sabido (al menos tal y como lo entiende la cultura occidental) y en pocas ocasiones una máxima filosófica (su famosa afirmación, "sólo se que no se nada" ha alcanzado popularidad universal.