Querido lector, como en tantos otros aspectos, los Testigos de Jehová se fundamentan en ciertos textos bíblicos tomados aisladamente del Antiguo Testamento, cuando todavía la Revelación no había alcanzado su plenitud.
Según los testigos de Jehová el alma muere con el cuerpo

Para ver qué dice la Biblia sobre ciertos temas, hay que examinar todos los pasajes bíblicos que se relacionan con dicho tema y no fijarse solamente en uno que otro texto aislado.

Para aclarar este problema, veamos algunos textos tomados del Antiguo y del Nuevo Testamento:

Dios creó al hombre para que no pereciera y lo hizo inmortal como es El. (Sab 2, 23)

El polvo vuelve a la tierra, donde estaba antes, mientras el espíritu regresa a Dios, porque Él es quien lo dio. (Ecl 12, 7)
No teman a los que puedan matar el cuerpo, pero no el alma: teman más bien al que puede echar el alma y el cuerpo al infierno. (Mt 10, 28)

Hoy estará conmigo en el paraíso. (Lc 23, 43)

Las almas de los justos están en las manos de Dios, donde no los alcanza ningún tormento. (Filip 1, 23)

Si muriendo el cuerpo, todo se acaba, ¿cómo San Pablo podrá estar con Cristo, después de muerto? Lo mismo con relación al buen ladrón y a las almas de los justos. El estar con Cristo o gozar después de la muerte es igual que ir al paraíso.