Para que un huevo se transforme en una hermosa pelota de goma de vivos colores, como el de la fotografía que vemos a continución se debe realizar un proceso muy simple,

Como transformar un huevo en una pelota de goma


Hay que sumergir el huevo en vinagre y dejarlo durante un día o dos. Las moléculas de vinagre (ácido acético) reaccionan con la cáscara del huevo (carbonato de calcio). Como resultado se libera burbujas de dióxido de carbono y se forma acetato de calcio. Es decir, desaparece la cáscara dura del huevo y se transforma en una pelota de textura gomosa, blanda y consistente.

ciencia

Para darle color hay que sumergir el huevo en agua con una gotita de colorante. La disolución entra en el huevo a través de los poros y se acumula en su interior. El resultado es sorprendente. No se si tendrá alguna aplicación ornamental práctica, pero como curiosidad, resulta muy interesante.