Los braquiosaurios

Los braquiosaurios
Los braquiosaurios (Brachiosauria) son un grupo de saurópodos emparentados con los camarasaurios y titanosaurios que vivieron entre el Jurásico medio y el Cretácico inferior. Tenían unas patas muy robustas, y en todos los géneros las patas delanteras eran mayores que las traseras. Tenían la cola corta en comparación con otros saurópodos y tenían unos largos cuellos que apuntaban hacia arriba, de forma que llegaban a las copas de los árboles. Sus fosas nasales estaban elevadas, y de hecho, se llegó a creer que vivían en el agua.

Géneros
Abrosaurus: En comparación con su enorme cuerpo, el Abrosaurus tenía una cabeza más bien pequeña. Los grandes orificios nasales, ubicados delante de los ojos, estaban rbeteados por un tabique óseo con aspecto de cresta, de modo similar a los braquiosaurios, y esta cresta estaba encima de los ojos. Quizás esos grandes orificios nasales, junto con la estructura ósea servían para regular la temperatura de la cabeza. Así que si hacía mucho calor, el cerebro se mantenía fresco. Tenía un enorme cuello ligeramente curvado hacia arriba para poder coger las plantas más duras.
dinosaurio

Abydosaurus: Era un animal enorme, con un cuello y una cola bastante largos. Tenía un cráneo pequeño, de unos 30 cm de longitud repleto de dientes cilíndricos que usaba para arrancar las plantas acuáticas. Se alimentaba de ellas gracias a que tenía las fosas nasales bastante elevadas para poder respirar mientras arrancaba la comida. Su cuello era largo y bastante elevado, lo que sugiere que también se alimentaba de coníferas y cicadáceas. Tenía unas fuertes patas para soportar su peso y en cada pata delantera tenía una garra que usaba para excavar un hoyo para poner los huevos.
jurasico

Astrodon: El Astrodon era un gran herbívoro. Sus primeros restos se hallaron en Maryland, EE.UU., en la decáda de 1850, y después se hallaron otros en Texas. Ahora se sabe que las dos especies del género Pleurocoelus, Pleurocoelus nanus y Pleuroceolus altus, era en realidad del género Astrodon. El Astrodon tenía un largo cuello, como el de las jirafas y su cabeza era muy pequeña y tenía las fosas nasales muy elevadas. Se cree que también vivió en Europa. Se sabe que eran atacados por los Utahraptor porque ambos animales convivieron. Este animal era muy parecido al Sauroposeidon, de hecho, vivieron en el mimso tiempo, así que es posible que el Astrodon se una especie más pequeña del Sauroposeidon.
cretacico

Bothriospondylus: El Bothriospondylus tenía los cuatro miembros igual de largos, por lo que tenía que desplzarse a cuatro patas, a lo cual también lo obligaba su enorme tamaño. Podía mover mucho el cuello gracias a todas las vértebras de este y de la espalda con una apófisis espinosa que se unía por medio de gruesos ligamentos que actuaban como el cable de un ascensor. Sus dientes eran pequeños (8 cm, poco para un animal de su tamaño) y con forma de cuchara le permitían morder los árboles más altos. Un animal como el Bothriospondylus necesita 500 litros de agua diarios, lo mismo que 5 bañeras. Los Bothriospondylus formaban grandes manadas cerca de los lagos y ríos para tener a su disposición todo lo que necesitaban para vivir. También vivían allí para protegerse, pues es raro que los carnívoros entren en el agua para atrapar a una presa.
braquiosaurio

Brachiosaurus: Significa reptil con brazos. Su nombre es debido al gran tamaño de sus miembros delanteros, un tercio mayores que los traseros. Pertenecía al grupo de dinosaurios más altos, los braquiosaurios. Este dinosaurio se conoce a través de los esqueletos parciales que se encontraron en Colorado y Utah, en Estados Unidos, además de los hallazgos realizados por Werner Janesch en las famosas excavaciones del este de África, entre 1.907 y 1.912, en Tendarguru, en la actual Tanzania. Janesch dirigió a un ejército de ayudantes que excavaron y escayolaron cientos de toneladas de huesos y los transportaron sobre sus cabezas a lo largo de varios kilómetros, hasta los puertos más cercanos, desde donde se embarcaron con destino a Alemania. Es muy probable que el esqueleto montado en el Museo Humboldt en Berlín, sea uno de los mejores dinosaurios en exposición en el mundo. Fue uno de los dinosaurios mayores y más pesados que han existido, que vivió en casi todo el mundo. Un hombre sólo le habría llegado un poco menos de la rodilla de las patas traseras. Tenía un cuerpo voluminoso, el cuello muy largo, la cabeza pequeña y una cola relativamente corta. Tenia dientes como tachuelas, en forma de cuchara, con espacios entre ellos. Cuando comía, cerraba la boca sobre una rama con hojas y echaba la cabeza atrás. De este modo, sus dientes rastrillaban la rama, desgajando las hojas, con las que formaba una bola húmeda en la boca, y se la tragaba. No tenía dientes para masticar y triturar, por lo que probablemente se tragaba también pequeñas piedras, llamadas gastrolitos. Estas piedras lisas permanecían en su estómago y le ayudaban a moler las hojas hasta convertirlas en una pasta digestible. Un largo y flexible cuello elevaba su cabeza, tanto como para mirar en un edificio de cuatro pisos. Las vértebras cervicales presentaban espacios huecos para aligerar el peso que había que levantar, igual que las actuales grúas de construcción. Necesitaba un corazón muy potente para bombear la sangre por el largo cuello hasta la cabeza. Algunos científicos creen que quizá tuviera un segundo corazón más potente, que contribuía a esta tarea. Podía decirse incluso que se trataba uno de los dinosaurios con el corazón más grande de todos los tiempos: tanto, que un hombre podía haberse sentado en su interior. El gigantesco corpachón tenía una forma muy parecida al de las modernas jirafas, debido a que tenía las patas delanteras desacostumbradamente largas para un saurópodo. Estas largas partas, que doblaban en longitud a las traseras, junto con los fuertes músculos cervicales, le ayudaban a sostener su cuello y alcanzar la copa de los árboles más altos para alimentarse, a las que no llegaban la mayoría de los demás herbívoros. También hacían que su lomo descendiera desde la cruz hasta las caderas. Podía incorporarse sobre las patas traseras para comer, y usaba su corta cola para mantener el equilibrio. Las patas siempre las mantenía rectas, si las hubiera doblado se le habrían roto debido al peso del cuerpo. Los elefantes también las mantienen rectas por esa misma razón. Necesitaba comer en grandes cantidad para obtener la energía necesaria para alimentar aquel inmenso cuerpo. No podía masticar su comida, por lo que necesitaba un abdomen mucho mayor que el de la jirafa. Un elefante ingiere 150 kilos de vegetales al día. El dinosaurio puedo haber necesitado, a fin de digerir lentamente su dieta diaria de 1.500 kilos de alimento al día, esto es, diez veces más. Probablemente se desplazaba en manadas que cubrían grandes distancias cada día en busca de árboles. Necesitaba una base muy resistente para sostener su peso. Los huesos de sus patas delanteras estaban dispuestos de modo que el enorme animal podía andar de puntillas. La fuerte garra del pulgar de las patas delanteras le resultaba muy útil para asir los troncos de los árboles cuando se apoyaba en ellos para llegar a las ramas más altas. Los demás dedos estaban rematados por pezuñas cortas y gruesas. Las patas posteriores soportaban la mayor parte de su peso, y tenían unas almohadillas especiales en la planta para amortiguar el impacto al caminar, en busca de hojas sabrosas. La posición de sus extrañas fosas nasales, sobre una cresta situada entre los ojos, en lo más alto de la cabeza, desconcertó a los científicos durante años. Este dinosaurio, al ser tan grande y pesado, que los científicos al principio llegaron a creer que podía haber vivido en ríos y lagos, donde el agua amortiguaría su peso; pues se creía que aquellas patas se hundirían en el suelo si el animal caminara en tierra firme. Por ello, el animal probablemente permanecía hundido en el agua, sacando sólo la cabeza para respirar, actuando sus fosas nasales como la toma de aire de un submarino, y así estaba a salvo de los depredadores. Sin embargo, los científicos creen hoy que vivía únicamente en tierra firme. La presión del agua habría aplastado sus costillas y pulmones. Ahora sabemos que sus patas eran lo bastante robustas para soportar el peso de su cuerpo mientras se abría paso entre los bosques, junto a ríos y largos. Sus fosas nasales quizá le servían para ayudarle a enfriar la sangre. O quizá las utilizara para emitir fuertes sonidos. Fuese cual fuese su uso, podemos estar seguros que tenía un excelente olfato. Todo esto que hemos contado daba origen a varios problemas fundamentales, ¿cómo podía comer lo suficiente para mantenerse en pie, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño reducido de su cabeza? ¿Cómo hacía para bombear la sangre a lo largo de los ocho metros, o más, que separaban el corazón de la cabeza? ¿Y cómo lograba mover y mantener en vertical el enorme peso del cuello? Medía 23 metros de longitud, 12 de altura y un peso estimado en 51 toneladas. Vivió hace desde 152 a 145 millones de años, a finales del Jurásico y principios del Cretácico, en América del Norte, Europa, Asia, África y quizá Australia.
sauropodo

Damalasaurus: Significa reptil de Damala. Su nombre es debido a que fue descubierto en Damala, en China, en 1.986. Este era un gran dinosaurio herbívoro que vivió en el Jurásico superior. Parecía una jirafa gigante , con su largo cuello y el lomo inclinado. Ésta última peculiaridad se debe a que tenía las patas delanteras más largas que las traseras, lo que le ayudaba a comer de las hojas más altas de los árboles, ayudado con su largo cuello. Tenía las cuatro patas muy fuertes, para poder soportar su peso. Su cola era relativamente corta. Perteneció a los Braquiosáuridos, y por lo tanto era un pariente cercano del Brachiosaurus. Vivió en el Jurásico superior.
Los braquiosaurios

Europasaurus: Significa reptil de Europa. Este animal era más bien pequeño, pues solo medía 12 metros de largo, y esto era causado porque en el Cretácico, Europa era un conjunto de islas y el Europasaurus seguramente encogió debido a ello. Tenía los orificios nasales bastante elevados, además de un cuello bastante alto que le permitía comer de las copas de los árboles. Vivía en grupos para evitar a depredadores como el Baryonyx.
dinosaurio

Giraffatitan: Fue uno de los dinosaurios más altos, como cuatro autobuses de dos pisos, puestos uno sobre el otro. Era más largo que un vagón y pesado como nueve elefantes. Se alimentaba de los brotes superiores de los árboles más altos, gracias a su largo cuello. A diferencia del animal que le dio nombre, la jirafa, tenía las patas cortas y gruesas, las delanteras más largas que las traseras. Su lomo describía una curva hacia abajo y terminaba en una cola no muy larga, pero ancha. Era un pariente cercano del Brachiosaurus y como se parecía tanto a él algunos paleontólogos creen que se trataba de un Brachiosaurus completamente desarrollado, pues vivió en el mismo tiempo y el mismo sitio que él. Aunque era bastante grande, pesaba muy poco, debido a que no era corpulento. Vivió hace 150 millones de años en el Jurásico superior en Tanzania, África. Este animal era herbívoro y se movía sobre cuatro patas, con el cuello y cola largo, y un cerebro de reducido tamaño, y cresta sobre su cráneo, su tamaño se estima en 25 metros de longitud, con una altura cercana a los 13 metros y un peso que podía oscilar entre las 25 y 37 toneladas. El tener un cuello largo similar al de las jirafas, se piensa que era para poder alimentarse de las copas de los arboles, este animal además poseía una dentadura formada por dientes espatulados que le ayudaban a ingerir los alimentos, y garras en el primer dedo de sus patas delanteras, y en los tres primeros de las patas traseras.
jurasico

Lusotitan: Significa titan portugués. Este dinosaurio vivió en el Jurásico superior de Portugal, junto con saurópodos como el Dinheirosaurus o el Turiasaurus, carnívoros como el Allosaurus o el Torvosaurus y estegosaurios como el Miragaia. El Lusotitan medía 20 metros de largo y 8 de alto. Formaba enormes grupos en constante búsqueda de agua y comida que avanzaban lentamente sobre sus enormes y gruesas patas.
cretacico

Paluxysaurus: El Paluxysaurus era un enorme saurópodo del grupo de los braquiosaurios. Tenía un enorme cuello bastante elevado que usaba para coger las hojas y triturarlas antes de tragarlas. Sus patas delanteras eran mayores que las traseras y servían para elevar aún más el cuello. Este animal vivía en zonas abiertas y riberas, junto con carnívoros como el Acrocanthosaurus o el Deinonychus y su pariente, el Sauroposeidon. El Paluxysaurus era bastante parecido a este último, y se cree que podía ser una especie de este género.
braquiosaurio

Pelorosaurus: La silueta del cuadrúpedo Pelorosaurus se distinguía por tener el cuello largo y la cabeza pequeña, así como las patas delanteras eran mayores que las traseras. De ahí que la espalda daba la impresión de que descendía abruptamente. Su cuerpo estaba protegido, especialmente la espalda, por placas óseas de 30 cm de largo. Como tenía los orificios nasales muy elevados y por encima del morro, durante un tiempo se creyó que este animal vivía en el agua, pero si lo hubiera hecho la presión del agua le habría aplastado los pulmones. Ahora se sabe que se alimentaba de plantas acuáticas y que tenía las fosas nasales tan elevadas para respirar mientras se alimentaba. Este animal tenía el cuello largo de forma que podía alcanzar una gran extensión para alimentarse. Sus patas eran muy gruesas y le permitían soportar su enorme peso.
sauropodo

Sauroposeidon: El Sauroposeidon fue el braquiosaurio más grande y el animal más alto de la historia. Era un herbívoro que podía crecer hasta los nada despreciables 34 metros de largo, los mismo que el Argentinosaurus , pero el Argentinosaurus era más robusto y pesado. Gracias a este tamaño no tenía depredadores naturales, aunque si animales como el Acrocanthosaurus cazaban en grupo si podían ser presas fáciles También podía ser atacado, a menudo sin el menor efecto, por el Deinonychus, un dromeosaurio. Tenía los mayores huesos del cuello entre todos los dinosaurios, cada hueso medía 1,4 metros de largo, y eran muy alargados.Este animal vivía en los bordes de los bosques y en los ríos, su tamaño era tan grande que sus necesidades nutricionales requerían más de media tonelada de vegetación diaria y 120 litros de agua, y como vivían en grupos podían destrozar un bosque en menos de una semana. Hace poco se descubrieron restos que al principio se creyeron que eran de un dinosaurio, el Paluxysaurus, pero luego se demostró que no existía.
Los braquiosaurios

Sonorasaurus: Significa reptil de Sonora, en honor al desierto. Este dinosaurio era bastante grande, con 10 metros de largo, pero lo más destacable era su cuello, extraordinariamente largo, incluso para un braquiosaurios. Se cree que con este cuello alcanzaba la comida a la que otros saurópodos como el Astrodon no llegaban, además de poder comer mejor las plantas acuáticas.
dinosaurio

3 comentarios - Los braquiosaurios

@SLEI1 +1
Buena info man ojala puedas poner la fuente de donde lo sacaste.
@goombasaurusrex
No lo saqué de ninguna fuente, solo a partir de lo que se yo sobre esos animales.
@SLEI1
Mmm no se si creerte pero ok.
@goombasaurusrex
Soy paleontólogo aficionado, es decir, mi hobbie son estos animales, por lo que es normal que sepa bastante sobre ellos.