El post de los porque 2da parte

¿Qué ocurre dentro de la Cámara?

Un objeto blanco, como un cuello de camisa, envía una viva luz blanca hacia la placa o película, y destruyó por completo la capa de sal sobre la cual se proyecta. Sometemos enseguida la placa o película una operación encaminada a impedir que la luz pueda volver a descompone la sustancia que la cubre, y observamos entonces en ellas ciertos espacios obscuros que corresponden a las partes más iluminadas y brillantes del objeto que estamos fotografiando, y viceversa. La luz que viene de dicho objeto (o sea la imagen del objeto), ha quedado impresa en negro, y aquellas partes en que no hay nada que fotografiar, aparecen en blanco. Como en esta operación todos se nos revela al contrario de lo que realmente es, llamamos a esta placa el negativo, después hacemos que los rayos de luz, filtrándose, por así decirlo, a través de este negativo, impresión en un trozo de papel sensibilizado, y a él se adosa, obteniéndose de este modo una positiva, en la que, naturalmente, las partes claras y oscuras corresponden, con gran exactitud, a las del mismo matiz del original. Foto quiere decir luz, y grafía, escritura, de suerte que la palabra fotografía significa escritura por medio de luz.

¿Por que aparecen invertidas las imágenes dentro de la cámara fotográfica?


Los grabados lo explicarán esto. Cuando un rayo de luz atraviesa un cristal biconvexo (como el que se ve en varias de las figuras), se desvía hacia la parte más gruesa de la lente (que es el hombre que recibe este trozo de cristal), si te fijas en varios de los grabados, verás que, cuando salen los rayos de la lente, los que eran superiores al entrar, pasan a ser inferiores al salir, y recíprocamente. De la misma manera, los que entraron en la lente por la izquierda, saldrán por la derecha y al contrario.

Ahora bien, uno de los grabados nos enseña que nuestro ojo ocurre exactamente lo mismo que en una cámara fotográfica: hay en él una lente a la entrada y una placa sensible en la parte posterior; sólo que ésta es una placa que no necesita ser cambiada. Los rayos de luz y, al penetrar en el ojo, la misma ley que en una cámara cualquiera; de suerte que las imágenes que vemos se proyectan invertida sobre la placa del ojo, que recibe el nombre de retina. Esto, no obstante, nosotros las vemos directas.


¿Por qué los cristales de aumento amplifican los objetos?


El post de los porque 2da parte

XD Este grabado nos enseña que los cristales de aumento nos hacen ver los objetos mayores de lo que son realmente.

Lo que ocurre cuando miramos una hoja, por ejemplo, es que los rayos de luz que ésta nos envía llegan reunidos a nuestros ojos; pero si nos valemos de un cristal de aumento, dichas rayos se quiebran al atravesarlo, de la misma manera que un bastón parece que se quiebra cuando lo introducimos en el agua, y un compás produce idéntica sensación en el vaso de agua que vemos en esta misma página.

Cuando llegan a los ojos los rayos luminosos, creen aquellos que vienen directos desde su punto de origen, o sea en la dirección indicada por la línea de trazos en este grabado.

Lo que vemos realmente son los rayos de luz, y como éstos no pueden atravesar a través de un cristal de aumento como a través de un trozo cualquiera de cristal ordinario, se quiebran, y todo ocurre entonces como si el ojo, después de concentrar todos los rayos en un punto, los emitiera de nuevo en forma de as divergente, a cuyo extremo vemos la imagen del objeto notablemente amplificada.

Así, pues, lo que vemos a través del cristal de aumento no es realmente la hoja, sino los rayos de luz reflejados primero por ella, quebrados después por el cristal, y finalmente esparcidos por el ojo, cubriendo de esta suerte un espacio mucho mayor. Si dejamos que los rayos de luz continúen su camino en vez de ser absorbidos por el ojo, ocurre un curioso fenómeno.

Podemos realizar este experimento con la ayuda de una lente biconvexa, como se ve en el grabado inferior. En este caso, aparecen las imágenes invertidas, porque los rayos de luz continúan su trayectoria en línea recta, después de cruzarse en el foco; los que proceden de la parte superior de la hoja prosiguen hacia abajo, y recíprocamente.

En el grabado superior, el cruce o enfocamiento de los rayos se verifica dentro del ojo; pero en el inferior, los vemos cruzarse a cierta distancia del cristal, y proseguir su camino hasta proyectar en el espejo una imagen invertida y notablemente amplificada de la hoja.

Esto nos ayudará a comprender lo que ocurre dentro del ojo, que pasamos a explicar en la página siguiente.


parte

¿Cómo se forma la imagen en la cámara fotográfica?

primer


Post Estos grabados nos muestran cómo se forma la imagen en la cámara fotográfica, porque se produce invertida, y la semejanza que en este sentido existe entre el ojo humano y la Cámara.

El balandro refleja los rayos de luz en todas direcciones. Un cierto número de ellos se dirigen hacia la cámara y, como siempre caminan en línea recta, todos los que pueden ser vistos desde la lente de la Cámara inciden sobre ella en dicha forma. Dentro de la lente continúan su trayectoria en la misma dirección y acaban por encontrarse y cruzarse; de suerte que los rayos procedentes del casco de la embarcación van a proyectarse en la parte superior de la placa, y al contrario.

El grabado pequeño, nos indica de qué modo se puede comprobar la forma en que se cruzan los rayos de luz para formar la imagen invertida. Se toma una caja de cartón blanco, sin tapa, y se practica en uno de sus costados un pequeño orificio, con un alfiler. Se coloca la caja debajo de un mechero de gas, por ejemplo, de manera que la luz se proyecte sobre el lado en que se haya hecho el agujero.

Éste actuaba entonces como foco de los rayos, los cuales penetrarán por él, cruzándose, e irán a formar una imagen del mechero, invertida, en la pared de la caja opuesta al orificio. El grabado inferior nos enseña como el ojo humano funciona de la misma manera que la cámara fotográfica; pero se verifica en él un fenómeno que nadie ha logrado explicar hasta ahora de un modo satisfactorio.

Cuando el fotógrafo ha obtenido la imagen, la cual sale siempre con los de arriba para abajo, todo lo que tiene que hacer es darle la vuelta a la placa, y la dificultad que da obviada; pero ¿qué maravilloso poder es el que da vuelta a las imágenes invertidas que se forman dentro de nuestros ojos? Los rayos luminosos se proyectan sobre la retina, como se ve en el grabado, y el nervio óptico transmite su impresión al cerebro. Lo que entonces ocurre es un misterio; pero lo cierto es que todos vemos las imágenes en la posición correcta.

La imagen se proyecte invertida sobre la retina; pero nuestro cerebro, en un espacio de tiempo infinitamente pequeño, la coloca en su verdadera posición, siendo éste uno de los mayores prodigios que cobra la naturaleza
.
El post de los porque 2da parte

¿Por qué no vemos las imágenes invertidas?

Hay mucha gente que jamás puede encontrar satisfactoria la respuesta a esta pregunta. Tratase, en realidad, de una cuestión bien ardua, a la que se han dado numerosas explicaciones, a la cual más incongruente. ¡Hay quien dice que vemos las cosas invertidas, pero que la costumbre y la experiencia hace que concibamos en su verdadera posición! En apoyo de esta teoría se ha llegado a decir que las personas ciegas de nacimiento, cuando recobró la vista ya crecidas por medio de una operación quirúrgica, ven los objetos invertidos. La refutación de este aserto es que semejantes personas no ven lo de arriba, abajo, sino que cada cosa tal como está. Lo que sucede es, que, lo mismo que los niños pequeñitos, no pudieron apreciar, por la falta de costumbre, la distancia a que se encuentran los objetos alargan el brazo para coger ciertas cosas que están fuera de su alcance.

La verdadera respuesta a esta pregunta, que ha preocupado a tantas inteligencias, es que la pregunta es si es un desatino, y esto es precisamente lo que no podemos comprender hasta después de meditar sobre ello con detenimiento. La visión es un acto de la mente, y la mente no es una cosa que ocupa un lugar en el espacio, como una silla, o como nuestro propio cuerpo. Al parecer, seguimos pensando que, en cierto lugar de nuestro cerebro, donde se verifica realmente la visión, hay un sujeto colocado de pie, contemplando la imagen proyectada sobre la retina; y, como quiera que está imagen dibujase invertida, nos extraña que no la había invertida también él. Pero no hay razón que nos autorice a imaginar a la mente fuese una persona, ¿con qué derecho podemos decir que se haya de pie? Si a mí se me ocurriera afirmar que estaba situada con la cabeza hacia abajo (hipótesis que de plano nos resolvería el problema, pues entonces se formaría en su retina una imagen directa), ¿quién podría contradecirme? El ser que ve es la mente. ¿Cual es su naturaleza y como ven? Nadie puede decir no los aún.



¿Porque vemos manchas cuando se nos cansa la vista?
Decíamos hace un momento que la retina o placa sensible del ojo, no hay necesidad de cambiarla. Podemos ver una imagen tras otra, día tras día, año tras año. Pero no se le puede obligar a trabajar demasiado; es un órgano vivo y precisamente por serlo, debe reponerse y por decirlo así, reconstruirse de nuevo –si se le da tiempo- para cada nueva imagen que necesitamos ver. La placa fotográfica B. (si se nos permite la expresión) porque ciertos compuestos químicos, extendido sobre su superficie, son alterados por la luz. La retina ve de un modo parecido, pero, como está viva, puede reponer a cada instante, por sí misma, la sustancia especial sobre la cual actúa la luz.



Pero si miramos fijamente una luz tan intensa como la es del sol, se fatigan los lugares de la retina heridos por los rayos luminosos demasiados vivos, pierdan por algunos momentos su sensibilidad, y, si volvemos la vista a otro lugar cualquiera, como dichos puntos estarán temporalmente ciegos, nada veremos con ellos. Y esta pasajera ceguedad, cuando el resto de la retina ve luz, nos da la sensación de una mancha negra, es decir, de un espacio del cual no nos viene luz ninguna. Sin embargo, un segundo o dos después, las placas vivientes se repone, hace nueva provisión de sustancia impresionable y desaparece la mancha negra.


¿Cómo han adquirido los negros su color?


Nadie puede dar una contestación categórica a esta pregunta, porque el origen de las diversas razas humanas se remontan a épocas excesivamente lejanas, cuyos anales no han llegado hasta nosotros; lo único que sabemos es que vemos vivir a los negros en países extraordinariamente cálidos, donde la vida es casi imposible a los blancos. Es evidente, pues, que las razas negras poseen una disposición especial que les permite resistir el clima de esos países, y las enfermedades peculiares a ellos; un poder de resistencia que los blancos no posee.


De aquí deducimos que acaso fueron pereciendo en esas localidades los que no eran negros, quedando sólo éstos; y de este modo produjo la naturaleza una raza especial, la más apta para vivir en tales regiones. El color negro es, probablemente, el resultado de una continua exposición al excesivo calor del sol de los países tropicales. Otros opinan que el negro fue el color original de la raza humana, y que las razas blancas descienden de ellos. Sea lo que quiera, el color de la piel es, evidentemente, el resultado de cierta facultad que los hombres poseen de adaptarse a los climas en que viven.


Dónde se esconden las moscas en invierno?

La mayor parte de las moscas nacen en la primavera y perecen a la entrada del otoño. Algunas tienen la suerte, sin embargo, de hallar un lugar donde resguarde hacerse, lo suficiente abrigado para escapar de la muerte. Se ocultan en los rincones tranquilos de nuestras habitaciones, y en las dependencias exteriores de las casas, en los granjeros y establos, en los sitios donde menos nos podríamos imaginar que estuviese. No necesitan alimentarse: permanecen adormecidas, como duermen la rodilla en su nido, o el oso en su caverna, o la tortuga en su concha, en tanto duran los grandes fríos invernales. Pero sobreviene inesperadamente un día templado; la mosca siente la elevación de temperatura; se despierta, experimenta hambre, y vuela en busca de alimento. Cuando pasa el fenómeno anormal, la mosca torna de nuevo a su escondite, si la vuelta del frío no la sorprende y la marca. Muy pocas son las moscas que sobreviven al invierno. Las que no están ya gastadas y condenadas a morir al finalizar el verano, parecen generalmente víctimas de un hongo que flota en el aire y las aniquila al arraigar en sus cuerpos. Las encontramos muertas en los cristales de las ventanas, hinchadas irradiadas un pequeño halo, han perecido de este modo.

¿Pone huevos las moscas?
Como casi todas las moscas perecen en otoño, siendo muy pocas las que quedan para luchar con los rigores del invierno, parece extraño que al año inmediato tengamos las mismas que siempre. Esto consiste en que las hembras ponen huevos que se convierten en crisálidas y permanecen en esta forma hasta que el calor de la primavera hace nacer las nuevas moscas. Los huevos se transforman primero cresas, y después, que es una especie de crisálida. En la crisálida se forma el cuerpo de la nueva mosca. Las moscas ponen en el otoño millones y millones de huevos; y si todos ellos fuesen incubados enseguida, casi todas las moscas perecerían durante el invierno. Pero los primeros fríos paralizan el desarrollo del insecto dentro de la crisálida, la cual permanece adormecidas durante todo el invierno.



Las yemas de los árboles se adormecen también cuando llegan las primeras heladas, y no dan señales de vida hasta que las hace brotar el calor de la primavera. Lo mismo sucede con las crisálida de las moscas: permanecen en la tierra, un corazón de la cebada y otros granos que han sido cegados y almacenados para el invierno, y donde se encuentran a cubierto del frío. Las cresas de los huevos de las moscas pueden practicar taladros y túneles, como los gusanos, para ponerse en salvo; de suerte que, en la forma de crisálida, pueden pasar el invierno libre de toda molestia.

Las yemas de los árboles se adormecen también cuando llegan las primeras heladas, y no dan señales de vida hasta que las hace brotar el calor de la primavera. Lo mismo sucede con las crisálida de las moscas: permanecen en la tierra, un corazón de la cebada y otros granos que han sido cegados y almacenados para el invierno, y donde se encuentran a cubierto del frío. Las cresas de los huevos de las moscas pueden practicar taladros y túneles, como los gusanos, para ponerse en salvo; de suerte que, en la forma de crisálida, pueden pasar el invierno libre de toda molestia.

¿De dónde vendrán las moscas el próximo año?


Por mucho que dure el invierno, la crisálida de la mosca no corre peligro alguno. Cuando empieza a calentar la primavera, continúa su interrumpido desarrollo. Y a su debido tiempo rompe su parda cubierta córnea, y sale, como el pollo del cascarón. Sólo le resta secar sus tenues a las, y ya puede volar, en plena adultez.

Las moscas alcanzan su tamaño natural antes de abandonar la envoltura que la retiene cuando veas reunidas moscas de diferentes tamaños, no pienses que las pequeñas son jóvenes y las grandes viejas: son especies distintas, pero todas en pleno desarrollo. Adquieren su tamaño natural antes de abandonar la cuna donde han pasado el invierno. La razón de que raras veces nos molestan las moscas durante esta estación, es que unas han muerto y las otras no han nacido todavía.

A medida que aumentan los fríos, parece que las moscas se ponen más sangrientas, hasta se hace difícil conseguir que abandonen el objeto sobre el cual se hallan posadas. No pueden ni siquiera sacudirse las salas para asearse, como acostumbran hacer a principios de verano y cae con facilidad en los recipientes que contienen leche y otros líquidos. Estas son signos de que sus cortas vidas tan próximas a extinguirse, porque el invierno es demasiado riguroso para ellas pero la primavera próxima veremos a sus hijas.



El maravilloso tren del porvenir


Este grabado da una idea apropiada de lo que será el ferrocarril del porvenir. De la invención del tren giroscópico se seguirán sorprendentes adelantos. Se han hecho experimentos en gran escala, y él bajo el giróscopo, que corre sobre un solo raíl, ha dado resultado de todo. Satisfactorio. No sólo se alcanzarán con esta clase de trenes velocidades enormes, sino que los giroscopios mantendrán al tren en un equilibrio tan estable que se podrá escribir cómodamente dentro de los vagones, y hasta será posible jugar al billar como en una sala.

XD


¿Puede marchar un tren sobre un solo raíl?

Desde luego podemos afirmar que es imposible para un tren ordinario marchar sobre un solo raíl, porque sus ruedas van pareadas, colocadas de dos en dos, o de cuatro en cuatro, ambos extremos de cada coche, necesitando, por lo tanto, dos raíles para apoyarse. Otra cosa sería si las ruedas estuviesen colocadas unas delante de otras en el centro de la parte inferior de los vagones, formando una sola hilera.

Las ruedas de un tren semejante podrían, claro está, deslizarse sobre un solo raíl; pero entonces ese tren tendría que estar equilibrado, por algún procedimiento, sobre ese único raíl, para no caer. Se nos ocurre que acaso podría mantenerse en equilibrio, mientras estuviesen movimiento, lo mismo que una bicicleta; pero este procedimiento no es aplicable a un tren que haya de conservar el equilibrio cuando marche con escasa velocidad y mientras permanezca parado.


parte

Es muy posible construir un tren que marcha sobre un solo raíl central, haciendo, para equilibrarlo, que este raíl penetre hacia arriba según su plano longitudinal. De este modo, el tren cuelgan, por decirlo así, a cada lado del raíl, como se ve en el grabado que representa uno de esos ferrocarriles, construido en Bruselas esta disposición es extremadamente ventajosa para la velocidad del tren, toda vez que el número de ruedas queda reducido a la mitad, lo mismo que el rozamiento, que es, como ya sabemos, la fuerza retardatriz más importante. De este modo podrían obtenerse velocidades muy grandes, tal vez de 200 km/h. Existen además, otros medios de equilibrar los trenes que se mueven sobre un solo raíl, y no tardaremos mucho en familiarizarnos con ellos, porque un irlandés, Míster Luis Brannan, ha logrado resolver este problema mediante la aplicación del giroscopio.



Como viajan por tren en algunas regiones


• Una de tantas teorias del tren que camina sobre un solo raíl.
• Un tren que puede ir a 200 o 300 km/h.
• El Giro-tren de Ballybunnion, Irlanda.
• Ferrocarriles del sistema Kearney.
• El ferrocarril del valle de Wúpper.


primer

El presente grabado pone de manifiesto la teoría del coche que camina sobre un solo raíl, que se ve en el grabado anterior y el cual ha sido bautizado con el nombre de giro-tren, por hallarse dotado de dos giroscopios, A y B., semejantes a estos trompos de juguete que giran en cualquier posición que se les coloque. La fuerza centrífuga desarrollada por los trompos al girar, contrarrestar la acción de la gravedad, y el coche, aún cuando está parado, se mantiene derecho sobre un solo raíl.


Post

Las maravillas que observamos en nuestros viajes son innumerables, y cada vez más sorprendentes, gracias a los progresos realizados en los últimos años. Es probable que podamos viajar, antes de mucho, a una velocidad de 200 o 300 km/h, en trenes y caminen sobre una sola vía. Este ingenioso coche, inventado por Míster Luis Brennan, irlandés, tiene capacidad para conducir hasta veinte personas, y puede permanecer derecho y en equilibrio sobre una sola vía, lo mismo que marcha preparado. El giroscopio que lo mantiene en equilibrio da 3000 revoluciones por minuto, y conserva su movimiento giratorio por espacio de dos días después de haber dejado de actuar sobre él la fuerza motriz que lo impulsa.


El post de los porque 2da parte
El giro-tren es una nueva invención que hay que poner aún en práctica, pero existen actualmente otros varios trenes que marchan por una sola vía. En Ballybunnion, Irlanda, funciona uno que alcanza una velocidad de más de 133 km/h. Otro, entre Liverpool y Manchester, recorre en veinte minutos los 55 km que separan a dichas ciudades. El grabado representa una de estas vías férreas, que funciona en Bruselas.
XD

Existen, además, los ferrocarriles del sistema Kearney, en el cual hay suspendido sobre el tren, por medio de soportes de hierro, una vía guía; unos pares de rueda, colocados a intervalos sobre el coche, encajan en dicha vía, manteniendo el equilibrio de aquel. Sin embargo, aún que, en cierto sentido, sea esta vía monorraíl, el tren, en realidad, usados rieles: el superior y el inferior.

parte


Un sistema muy práctico es el del ferrocarril del valle de Wúpper, que funciona en Prusia, entre Elderfeld y Barmen. El tren marcha suspendido de una sola vía, sostenido por soportes de hierro. La vía mide más de 13 km de longitud, y pasa durante una buena parte de su curso sobre las aguas del río Wúpper. Cada coche puede conducir a cincuenta pasajeros, y pesa, con toda su carga, unas 14 t. Este ferrocarril ha sido un verdadero éxito.



Principio del giroscopio
La contemplación de un trompo manteniéndose en equilibrio sobre su punta mientras gira a gran velocidad, nos hará comprender el principio del giroscopio; pero se ha inventado un aparato, a modo de trompo especial, que nos dé a conocer con mayor claridad aún consiste el aparato en un disco de metal sostenido por un pivote dentro de un armazón, de tal suerte que, si se hace girar el disco, la armazón puede ser colocada sobre cualquier clase de superficie, o sobre un alambre, sobre la punta de un lápiz o de un alfiler, etcétera. Donde permanecerá en perfecto equilibrio en tanto no se les caiga la velocidad de la rotación del disco.

Se comprende, por lo tanto, que dos voluminosos giroscopios provistos de volantes de varias toneladas de peso, que giren con una velocidad de varios millares de vueltas por minuto y en opuestas direcciones dentro de armazones fijadas convenientemente en ambos lados del vagón, lo sostendrían en equilibrio sobre un solo raíl.



primer

¿Porque no vemos en la obscuridad?

La obscuridad no es más que la ausencia de toda luz. Ahora bien, ¿qué nombre damos a la ausencia de todo sonido? ¿Cómo llamamos a ese estado especial de las cosas que nos rodean, cuando no percibimos ruido alguno? Todos responderán que silencio. En lo sucesivo, vamos a considerar siempre la obscuridad y el silencio como dos cosas análogas: la oscuridad es la esencia de toda luz, y el silencio la ausencia de todo sonido.

Pero todavía hay más. Puede el éter hallarse en vibración y, sin embargo, no tener sus vibraciones de la intensidad suficiente para ser percibidas por la vista. Y de una manera análoga, puede haber en el aire ondas sonoras, sin que tenga la fuerza necesaria para impresionar nuestro oído.

La visión y la audición dependen, pues, ante todo, de que fuera de nosotros ocurrirán ciertas vibraciones especiales - determinadas ondas de éter; y, en segundo lugar, de que podamos sentir semejantes vibraciones. Para ver es preciso, además, que esté presente el objeto causante del fenómeno. La razón de que no podamos ver en la obscuridad es, sencillamente, porque no hay luz, y nuestros ojos sólo pueden poder ver la luz. Pero también, para ver, es preciso tener la vista. Una mesa colocada en una habitación a oscuras, existe, aunque no podamos verla. Como hay ausencia de luz, no podemos ver nada. Cuando decimos que vemos a la mesa, no es la mesa realmente lo que vemos, sino la luz que refleja, y la forma en que advertimos esta luz nos anuncia la presencia del mueble. Los ciegos no pueden ver, por mucha luz que hayas. El gran poeta inglés Milton, en su célebre poema, hace decir a Sansón, después de perder la vista:

"¡oh, qué horrible obscuridad, mientras me bañan los rayos del sol del mediodía!"

Este famoso verso nos ayudará a comprender que la obscuridad puede depender igualmente de la ausencia de luz, o de la imposibilidad de verla.



¿Por qué ven en la obscuridad los tigres y los gatos?
Dejemos sentado, ante todo, que nadie, en absoluto, puede ver si la obscuridad es completa, o, lo que es igual, si no existe luz alguna; pero, de ordinario, cuando hablamos de obscuridad queremos decir que hay tan poca luz, que apenas podemos ver nada.

Esto sucede porque nuestros ojos están hechos de tal modo, que no pueden adaptarse a ver cuándo la claridad es muy escasa; pero ciertos animales poseen la facultad de dilatar tanto sus pupilas, que aprovechan todos los rayos de luz que les rodean. Así ocurre con los gatos; y, si observas sus ojos en la oscuridad, verás cómo se agrandan sus pupilas. Por ese medio el ojo percibe la mayor cantidad posible de luz, y por eso el gato, y los demás animales dotados de ojos semejantes, pueden ver en la semi-obscuridad mucho mejor que nosotros.


¿Que es el Mercurio?

El Mercurio es un cuerpo simple, clasificado por los químicos entre los metales. Parece plata líquida, y posee una movilidad extraordinaria. Los romanos le daban, entre otros, el nombre de "plata viva", denominación con que es todavía conocido por los ingleses. Su antiguo nombre científico es hidrargiro, que significa agua-plata. Hoy se le llama, generalmente, Mercurio, que es el nombre que daban los griegos al mensajero de los dioses. Vulgarmente se le dice también Azogue. A pesar de estos apelativos que hemos mencionado, debemos tener presente que no se trata de ningún compuesto de plata, ni de ninguna mezcla de agua y plata, sino, sencillamente, de un cuerpo simple, como al principio hemos dicho. También queda expresado que pertenece al grupo de los metales, como el oro, la plata, el cobre, el plomo, el hierro, etc.; pero se diferencía de ellos en que se presenta en forma líquida a temperatura ordinaria. Sabido es que casi todos los metales pueden adecuarse, pero, para lograrlo, es preciso someterlos a temperaturas extraordinariamente elevadas.

Y con añadir que el Mercurio es tan denso que hasta los más pesados metales, como el hierro y el plomo, pueden flotar sobre él, queda dicho cuánto, por el momento, necesitamos saber acerca de este cuerpo.

¿Porque se escapa el Mercurio cuando pretendemos cogerlo?


Todo el mundo se ha hecho esta pregunta desde que fue descubierto el Mercurio, hace más de 2000 años. No hay ningún otro cuerpo simple ni compuesto que posea tan curiosas propiedades como el Mercurio, el cual, verdaderamente, parece estar vivo. La respuesta a la pregunta anterior es muy sencilla: se trata de un cuerpo líquido y posee, como es natural, todas las propiedades de esos cuerpos, aunque es extraordinariamente pesado y sus moléculas se hallan dotadas de gran cohesión. No podemos cogerlo porque es líquido, como no podemos coger tampoco el agua; sólo que tiene un aspecto tan distinto de los demás líquidos, que nos cuesta trabajo hacernos cargo de que es uno de ellos.

Precisamente por ser líquido, corre como el agua o el aceite y se escapa por entre nuestros dedos, cuando tratamos de apoderarnos de el punto para podernos explicar las curiosas propiedades que posee este cuerpo, debemos hacernos cargo de que es un líquido, y que tiene, por lo tanto, que portarse como tal.


¿Por qué cuando se esparce el mercurio forma pequeñas esferas?
Una de las peculiaridades del Mercurio, comparado con otros líquidos, es que sus átomos se atraen con gran fuerza. Observamos la misma atracción cuando el agua vertida forma gotas; lo cual ocurre sólo en algunas superficies, y en otras no. Si colocamos una gota de agua sobre un trozo de papel secante, la atracción que la superficie del papel que ejerce sobre los átomos del agua es mayor que la de aquellos entre sí; por eso se deshace la gota y se moja el papel. Pero, a pesar de ser una gota de mercurio tan líquida como una de agua, no mojar a aquella el papel. Si se divide el Mercurio lo hará en gotas más pequeñas, mas no será absorbido, porque sus átomos se atraen entre sí con más fuerza que el papel a ellos: por eso no se mojan, y adoptan, naturalmente, la forma de pequeñas esferas.
¿Por qué no vemos nuestro aliento cuando la temperatura ambiente es elevada?

Sabemos que la temperatura del aliento que exponemos es superior a la del aire que nos rodea; pero, mientras aquélla se conserva sensiblemente constante, la del ambiente experimentan notables variaciones. A veces es tan elevada, que no ejerce ninguna influencia visible sobre el vapor de agua que contiene nuestro aliento, y por eso nada notamos: pero cuando el tiempo es frío, este vapor de agua se condensa y forma pequeñas nubes, que son las que vemos. Es el agua en estado gracioso y, no nuestro aliento, lo que ha sido liquidado por el frío. En los días calurosos, nuestro aliento contiene exactamente la misma cantidad de vapor acuoso que en los fríos, pero éste no se condensa al salir al exterior. Sin embargo, si tomamos un trozo de cristal, o un espejo, aún en los días cálidos, y arrojamos nuestro aliento sobre él, su superficie se empañará por la misma razón explicada anteriormente, y volveremos a "ver nuestro aliento

¿Por qué no se mojan los patos?

Por varias razones. En primer lugar, su plumaje es tan extremo espeso y liso, y debido a ello, las aguas en que nadan jamás llegan a ponerse en contacto con el aire existente entre las plumas y la piel, permaneciendo está seca y conservando los patos, por lo tanto, su calor natural.

Pero esto no bastaría por sí solo. Tienen además, estas aves una glándula en el lomo, muy cerca de la cola, que segrega cierta grasa con la que se embadurnan el plumaje para hacerlo más liso y resbaloso, de la propia manera que se emplea el aceite para lubricar las máquinas. Ahora bien, como sabemos que la grasa y el agua no se mezclan, lo mismo el pato que todas las demás aves acuáticas (que se hallan asimismo provistas de una glándula semejante), conservarán enjutas las plumas y la piel.


¿Por qué dan luz las Luciérnagas?



La luciérnaga o gusano de luz no es en modo alguno un gusano, sino la hembra de un escarabajo que vemos en los meses estivales en los fetos y márgenes de los ríos, y en los bosques y praderas. En cuanto empieza a oscurecer comienza a emitir este insecto una bellísima luz, de color amarillo verdoso, producida por ciertos órganos situados junto al extremo de la cola. No se sabe a ciencia cierta con qué objeto usa la luciérnaga esa luz; aunque la opinión más generalizada entre los naturalistas es que la produce la hembra para atraer a los machos, que carecen de ella. Claro está que no podemos afirmar de un modo categórico sí es ese o no el verdadero objeto; pero sí sabemos que, además de las luciérnagas, existen otros muchos animales que poseen la propiedad de emitir la luz más o menos intensa, mereciendo especial atención el cocuyo, interesantísimo coleóptero de la América tropical.

¿Por que suelen llenarse los caminos de lombrices y ranas después de una tempestad?

Las ranas pertenecen a esa clase de animales conocidos con el nombre de anfibios, es decir que viven indiferentemente en la tierra o en el agua, pero cuya actividad se embota lejos de la humedad. Cuando la tierra se seca y recalienta, las ranas desaparecen, en busca de lugares húmedos y frescos, y, mientras persiste el buen tiempo, no solemos encontrárnoslas durante nuestros paseos por el campo; pero si sobreviene un período de tiempo húmedo, que es el que más les agrada, se les ve saltar alegres sobre la fresca hierba. Su actividad, como la de otros animales, se dirige principalmente a la busca de alimento, y ocurre, naturalmente, que los manjares que mas agradan a las ranas son mucho más abundantes en el tiempo húmedo. Es cosa averiguar la que, si bien los renacuajos, o sea las ranas jóvenes, se alimentan de vegetales, las adultas viven cazando insectos y gusanos y otros animales análogos; y como éstos suelen salir de sus escondrijos después de las tormentas, se comprende fácilmente porque en tales ocasiones es cuando vemos las ranas.



¿Donde tienen las ranas los oídos?

Más propio sería preguntar donde tienen las orejas, pues no se las vemos y, de paso, recordaremos que el sonido no es más que un instrumento con ayuda del cual pueden oír los animales, pero que puede existir aunque no se presente a nuestra vista. Solemos llamar oídos a las orejas, las cuales en realidad, no son otra cosa que unos repliegues exteriores de la piel, cuya misión se reduce a recoger la mayor cantidad posible de ondas sonoras. La audición se efectúa siempre dentro del cráneo, en el cerebro, y las ranas, lo mismo que los lagartos y los pájaros, sólo poseen por vía de orejas un pequeño orificio situado algo detrás de cada ojo, y no lejos de las comisuras de la boca. La rana carece en absoluto de otro signo de oído externo. Dentro de ese orificio se haya el oído interno, y (en la rana) existe además un oído medio, destinado a conducir los sonidos a un nervio especial que los lleva hasta el cerebro.


¿Cómo conoce el pavo real que va a llover?



No es fácil decir lo que un animal conoce y lo que ignora; y si bien es muy cierto que el pavo real adivina cuando amenaza agua el tiempo, también es no menos verdad que tal conocimiento sólo puede atribuirse, a lo que llamamos instinto. Conocida es la repugnancia de todas las aves sienten a mojarse, excepción hecha de aquellas que viven en el agua como en su propio elemento; y en el caso del pavo real, dotado por la naturaleza de tan maravilloso plumaje, esta repugnancia es enorme. Un pavo real mojado ofrece un aspecto sumamente desagradable. Ahora bien, la experiencia nos enseña que cuanto mayor importancia tiene para un animal el conservar una apariencia atrayente, más le impulsa el instinto a defenderla; por eso la naturaleza ha dotado a las aves que, como el pavo real, posee un plumaje tan delicado y espléndido, de un poderoso instinto para predecir la lluvia.


¿Por qué algunas personas no pueden distinguir los colores?

Ya sabemos que el color es producido por ondas de luz de diversas longitudes que son apreciadas por ciertas partes del ojo, de la misma manera que el sonido lo originan otras ondas percibidas por ciertas partes del oído. Pues bien; en la región del ojo, conocida con el nombre de retina, unas partes sólo son sensibles a las ondas de escasa velocidad, que nos dan la sensación de color rojo; otras sólo lo son a las ondas de velocidad media, que producen el color verde y también el amarillo, mientras otras, por fin, sólo pueden apreciar las que vienen animadas de una gran velocidad, las cuales nos hacen ver los colores azul y violeta. Existen ciertos individuos (de quienes se dice que son ciegos para los colores) cuya retina tiene el defecto de ser insensible a las ondas animadas de ciertas velocidades, aunque no a las demás, y esas personas no pueden distinguir ciertos colores y se les ve frecuentemente calificar de rojo un color verde subido, o cosa por el estilo, porque no pueden ver las ondas verdes, si bien distinguen las rojas.


¿Por qué tenemos uñas?

Debemos tener en cuenta, cuando preguntamos para qué sirven las diversas partes de nuestro cuerpo, que todos los animales superiores están formados con arreglo a un mismo plan, y que lo que no es muy necesario para tal o cual, puede ser de gran utilidad para otros. Nuestras uñas no nos presentan grandes servicios, más poseen un valor inapreciable para los animales que tienen que excavar la tierra o en la arena, o defenderse con las garras, que vienen a ser sus uñas.

Pero también a nosotros nos sirven de algo las uñas de las manos, porque, merced y ellas, las extremidades de nuestros dedos son mucho más resistentes, y podemos agarrar mejor las cosas. Nos ayudan, además, acoger los objetos pequeños con mayor facilidad que si nos hallásemos desprovistos de ellas. Las uñas no son otra cosa que la materia córnea de la piel, modificada de una manera especial

¿Para qué nos sirve el pelo?
Está, como las uñas, es otra parte de nuestro cuerpo que no nos es, al parecer, de mucha necesidad, pero que tiene una inmensa importancia para los animales. El pelo es el medio de que la naturaleza se vale para proteger el cuerpo del frío y de la humedad, y por eso vemos que los habitantes de los países fríos son muy peludos, especialmente si son salvajes. Si observamos las pinturas que representan a gentes de tiempos muy remotos, veremos que estas están pintadas con gran cantidad de pelo; y, en verdad, que bien habría menester de tal protección en los días en que no se había inventado aún la ropa. Actualmente, en los que llamamos países civilizados, usamos trajes de forma y calidad tan variada, que poco nos importa el tener o no tener mucho pelo. Si recuerdas que el cabello, la lana, el pelo y las cerdas tienen la misma estructura, os podréis hacer cargo fácilmente de la gran utilidad que el pelo representa para la mayor parte de los animales.

¿Qué es lo que nos produce la sensación del hambre?


Hemos contestado a muchas preguntas relativas a los animales diciendo que éstos conocen las cosas por instinto, y ahora nos encontramos con una o dos preguntas concernientes a los seres humanos, que merecen análoga respuesta. No es necesario que nadie nos diga que tenemos hambre: nos enteramos perfectamente de ellos sin necesidad de aviso ajeno. Este es uno de los pocos instintos que posee el hombre. Hasta los niños pequeñitos saben cuando sienten hambre. Es una suerte que las células que construye nuestro cuerpo posean la facultad de darnos a conocer nuestras necesidades. Tan pronto como escasea en el cuerpo el alimento, la sangre comienza a reclamar nutrición, y notamos una sensación de vacío en el estómago, sensación que todos conocemos también, y que distinguimos con el nombre de hambre. Es una de las pocas cosas que aprendemos sin necesidad de estudiarlas.

¿Porque unas personas son morenas y otras blancas?
Si examinamos con el microscopio la estructura de la piel de los hombres o de los animales, descubrimos que se haya formado por gran número de células colocadas en capas. Entre estas células se encuentran substancias colorantes, o pigmentos; y la cantidad de pigmento que contiene la piel de un individuo es lo que determina su color blanco o moreno. En las personas muy blancas la cantidad de pigmento es muy escasa. En las extraordinariamente morenas, dotadas de ojos pardos y cabello negro, es, por el contrario, abundantísimo; en tanto que las que poseen una cantidad moderada de dicha sustancia, no son ni demasiado blancas ni excesivamente morenas.

¿Por qué andan algunas personas durante el sueño?
Dos son las partes de nuestra mente que dirige nuestros movimientos y acciones. La una se ocupa de todas aquellas cosas que ejecutamos con plena conciencia de lo que estamos haciendo, y la otra de las que efectuamos sin darnos la menor cuenta de ellas.

Si nos fijamos en ello, notaremos que practicamos una porción de actos en los que nuestra voluntad no interviene para nada. Por ejemplo, no se nos ocurre pensar en respirar, y, sin embargo, lo hacemos constantemente; ni en mover nuestro corazón, y, no obstante, no se para mientras dura nuestra vida. Además hay algunas cosas que aprendemos a hacer tan a la perfección, que las ejecutamos después de una manera automática. El andar, verbigracia, es una de ellas: cuando éramos pequeñitos no sabíamos andar; aprendimos después, gradualmente, hasta nos acostumbramos de tal suerte, que nos movemos de un lado para otro sin que nuestra razón intervenga apenas en ello.

Los actos de esta naturaleza son los que algunas personas pueden efectuar durante el sueño, porque la mente está tan acostumbrada a es ejecutarlos que no necesita de nuestra intervención consciente para ponerlos en práctica.

Así, pues, si algunas personas caminan durante el sueño es porque una parte de su mente se halla despierta, mientras la otra permanece dormida. Lo más curioso del caso es que, precisamente por estar dormido el sujeto y no tener conciencia de sus actos, puede caminar por sitios en extremo peligrosos, de donde la tensión nerviosa haría caer probablemente si estuviese despierto.

¿Por qué no llevan armaduras a la guerra los soldados de nuestros días?
Los soldados no llevan armadura, en nuestros días, porque pueden combatir mejor sin ella. Aun cuando las usasen, no les protegerían como en los tiempos ya remotos, porque las balas de ahora pueden atravesar una armadura con la misma facilidad que una piedra los cristales de una ventana. Los guerreros usaban armadura antiguamente, porque aún no habían sido inventados los fusiles, y luchaban con espadas, lanzas, ballestas, mazos y hachas, armas contra las cuales aquella constituía una protección real, siendo casi imposible dar muerte durante una batalla a un caballero bien armado. Se componía la armadura de un yelmo y una coraza de acero, con otras piezas del mismo metal para protección de los brazos, las manos, las piernas y los pies. La parte delantera del yelmo, llamada víscera, podía levantarse; pero cuando se entraba en combate era necesario bajarla, para evitar el peligro de recibir en los ojos alguna estocada, flechazo o lanzadas. Los soldados rasos no llevaban armadura completa como los caballeros, y por eso morían muchos.

El mayor peligro que corrían los caballeros era el de caer aturdidos de un hachazo o un mazazo en la cabeza, y ser hechos prisioneros. Cuando esto acontecía, tenían sus adversarios el derecho de matarles, y por eso acostumbraban aquellos a llevar una rica y amplia túnica sobre la armadura, para dar a entender que eran hombres adinerados que podían pagar por su persona un rescate, si se les perdonaba la vida.

Pero el descubrimiento de la pólvora colocó a los caballeros y soldados a un mismo nivel: las balas pueden matar lo mismo a uno que a otro. Se abandonaron las armaduras, y con ellas los enormes y pesados caballos de batalla empleados antiguamente, los cuales fueron reemplazados por otros más pequeños y ligeros, de suerte que la caballería moderna puede moverse con mayor velocidad que la antigua, y la infantería realizar marchas más largas y rápidas.


¿Porque algunas veces nos duele la cabeza?
Los dolores de cabeza, de muelas, y de oídos pueden ser originados por distintas y numerosas causas, la mayor parte de las cuales actúan sobre ciertos nervios especiales, o sobre alguna parte del cerebro, produciendo cambios en estas estructuras y causándonos así un dolor más o menos intenso. A veces el nervio se inflama, y cuando esto ocurre dentro de un lugar no elástico, como en las muelas, no tiene sitio para hincharse, y es muy vivo el dolor que padecemos.

¿Por qué se construyen las calles y carreteras más altas por el centro que por las orillas?
Si las calles y carreteras no se construyesen más altas por el centro que por las orillas, el agua de las lluvias no correría hacia las cloacas y cunetas, se estancaría y formaría charcos, que salpicaría en de lodo a las personas y carruajes. La diferencia de nivel que suele darse a las carreteras entre el centro y los bordes sólo es de 15 cm para un camino de 22 m de ancho. Esta es la proporción más conveniente, porque si se le da un declive excesivo, es perjudicial para el tráfico, pues los caballos y vehículos que marchan siempre por el centro, y éste sufre un desgaste prematuro, deteriorándose así las vías de un modo desigual.

Los romanos construyeron magníficos caminos, algunos de los cuales se conservan todavía en buen estado, al cabo de 2000 años de uso.

¿Quién ha sido el mejor constructor de carreteras?
El mejor constructor de carreteras fue un escocés, Juan Loudon McAdam, que nació en Ayr, en septiembre de 1756, y murió en Dumfriesshire, en noviembre de 1836. Pasó su juventud en América, donde adquirió una fortuna; pero su regreso a Escocia, dedicó mucho tiempo a ensayar diversos sistemas de caminos.

Después de largos y costosos experimentos, descubrió que los mejores eran los construidos con capas delgadas de piedra dura machacadas, debiendo tener los pedazos, a ser posible, todos él mismo tamaño, y no pensar más de 170 g. Encargado del abastecimiento de los buques de guerra, en Falmouth, prosiguió sus experimentos a sus propias expensas. Por esta época se le confió la inspección de los caminos de los alrededores de Bristol. Todo el mundo hablaba ya de los caminos de McAdam, y, aunque tenía gran número de enemigos, no creían en su obra, el parlamento inglés examinó sus planes y declaró que eran buenos.

La generosa labor realizada por McAdam lo redujo a la indigencia. Recorrió más de 50,000 km de carreteras en la Gran Bretaña, haciendo constantes estudios en los cuales gastó de su propio peculio más de 5000 libras esterlinas. El parlamento recompensó sus trabajos con un premio de 10,000 libras y además le dio las gracias por ello.

A McAdam se deben los espléndidos caminos construidos en Inglaterra y en toda Europa. Hasta la invención de los ferrocarriles, eran estas las únicas vías terrestres con que contaba el comercio para realizar su tráfico. Su sistema se conserva aún hoy día, conociéndose con el nombre de McAdam, en memoria de su inventor.

¿Dónde se ocultan los murciélagos durante el día?
Los murciélagos son animales nocturnos, es decir, que duermen durante el día y ejercen su actividad durante la noche. No son ellos solamente los que de este modo proceden: casi todos los ciervos salvajes, los leones y los tigres, leopardos, etc., observan la misma conducta. Estos otros animales pueden ver de día, pero los murciélagos no; son tan ciegos a la luz del sol como los lirones. Por eso, como no podían defenderse, si los gatos o las aves de rapiña de los atacaran durante el día, se esconden en parajes obscuros. En las torres de las iglesias, en los rincones y pasajes subterráneos, y en las pequeñas aberturas debajo de los tejados de las casas se ven siempre murciélagos colgados.

Existe en Kentucky (Estados Unidos) una enorme caverna donde se ocultan millones de murciélagos durante las horas del sol. Se agarran a las rocas, y unos a otros, en tan apiñados racimos, que una vez fueron contados cuarenta en un espacio de unos pocos centímetros.



En las pirámides de Egipto abundan de una manera extraordinaria. Dentro de estas todo está en tinieblas, hasta en los días más claros, y el viajero se admira al sentir que los murciélagos tropiezan con su cabeza. Sorprendidos y deslumbrados por la luz de las antorchas, revolotean insectos y chocan con las caras de las personas, como chocar las mariposas nocturnas contra los bombillos y pantallas de las lámparas. Hay algunas plantas que hacen como los murciélagos: duermen de día y abren sus flores de noche. Los bellísimos lirios, por ejemplo, exhalan sus más penetrantes aromas en las proximidades de la medianoche.



¿Es crueldad poner engallador a los caballos?
Si, al salir para un largo paseo, llevar una barra de acero atravesada en la boca, con correas que os tirasen de la cabeza hacia atrás, privando de todo movimiento, comprenderás enseguida porque es una crueldad el poner engallador a los caballos. Consiste en engallador en un par de riendas cortas que, atadas firmes al sillín, permanecen constantemente tensas y cuyo único fin es obligar al caballo a mantener el cuello arqueado para aumentar la esbeltez de su figura.

¡Qué necedad es pensar que el caballo, de esta suerte, parece más altivo, cuando le estamos viendo que llega hasta el extremo de no poder mover la cabeza mientras está parado, ni corre con libertad cuando se hallen movimiento!

Hay caballos que tienen naturalmente erguida la cabeza, y otros no. Cuando arrastran un gran peso, alargan instintivamente el pescuezo, lo cual les facilita el trabajo. Al colocarle el engallador, privamos el noble animal de toda libertad en sus movimientos y acrecentamos las penalidades de su ruda labor. Los pobres animales no cesan de forcejear para liberarse de tan espantoso suplicio; pero la rienda inhumana les tira del bocado, les lastiman la boca y les mantiene el cuello arqueado y sin movimiento; y, después de que su amo ha disfrutado de las delicias de un espléndido paseo, el desgraciado animal vuelve a la cuadra echando espumarajos por haberse obligado a trabajar en condiciones crueles.



¿Por qué razón emplean el engallador algunas personas?

Los pobres que poseen caballos para su trabajo, y que los tienen que cuidar y alimentar, no emplean el engallador; las personas irreflexivas y atolondradas, si. Mucha gente rica deja este asunto al capricho de sus cocheros, y, si éste es ignorante y estúpido, de esos que sólo piensan en el buen parecer, teniendo les sin cuidado las torturas de los pobres animales, les colocan el instrumento de suplicio.

Los presumidos emplean el engallador para que sus caballos parezcan magníficos corceles, cuando en realidad tal vez no valgan gran cosa. En sus manos tienen el medio de hacer que sus caballos (ya sean buenos o malos) presenten buen aspecto: alimentándolos bien y cuidándolos con esmero. El tormento, no es ciertamente el mejor medio de lograrlo, y siempre que veas 1 caballo torturado por el engallador, puedes asegurar desde luego que su dueño es un irreflexivo o un cruel, un presumido o un bruto. Y si observas que 1 caballo con engallador sacude la cabeza y piafa y eche espuma por la boca, no es que tenga mucha sangre, sino que padece atrozmente.




¿Cómo se agarran la yedra a la pared?
La yedra es una planta trepador a que carece de ramas resistentes, de suerte que, para que sus hojas disfruten del sol y aire, tienen que agarrarse a algo. Hay millares de plantas que hacen esto mismo, en vez de echar ramas fuertes como los árboles. Algunas se valen para trepar de sus espinas, como el rosal. Otras, como la yedra, que carecen de espinas, recurren a procedimientos diversos. Las que más fuertemente se adhieren son las que están dotadas de zarcillos que les permita entregarse a las paredes más lisas. La yedra se hace a las pequeñas irregularidades de cualquier superficie. Si una pared está bien construida, la yedra prolonga su duración resguardando la de la intemperie; pero, de lo contrario, si su fabricación es deficiente, la perjudica notablemente, introduciéndose entre los ladrillos. Por consiguiente, vale más construir las paredes con esmero a fin de poderlas embellecer, cubriéndolas de yedra, la cual, al mismo tiempo que las hermosea, las conserva.

¿Porque se apaga una cerilla cuando se la sopla?
Cuando una cerilla, o un fuego cualquiera, arde, produce cierta cantidad de calor. Ahora bien, para iniciar la combustión es preciso también calor, el cual nos proporcionamos frotando la cabeza de la cerilla contra una superficie áspera, o aproximando la a otra sustancia cualquiera ya inflamada. Una vez encendida aquella, conservará por sí sola el calor necesario para arder, mientras haya materia que la alimente y el aire que haga posible la combustión.

Pues bien: cuando sopla ambos a un fósforo alejamos los gases calientes próximos a arder, quedando la cerilla tan fría como antes de encenderse y haciéndose, por lo tanto, imposible la combustión. Cualquier fuego, por vivo que sea, puede ser instantáneamente apagado, a semejanza del fósforo, si disponemos de una corriente de aire lo suficientemente intensa para enfriar los gases que producen.

Podemos, por otra parte, acelerar la combustión de una cerilla soplándole con suavidad, pues de este modo, sin enfriar por completo sus gases, hacemos llegar a ella mayor cantidad de aire que la activa.


¿Por qué sube el agua, o cualquier otro líquido, hasta el extremo superior de un terrón de azúcar, cuando introducimos en él el extremo opuesto?
El agua, y las sustancias acusas, como el té, el café, etc., se comportan de un modo totalmente opuesto al mercurio: cuando son colocadas sobre una superficie en la que pueden extenderse, se extiende, a diferencia de aquel metal, que parece aglomerado. Jamás lograrás que el mercurio moje un terrón de azúcar, si consideramos el azúcar como una agrupación de tubitos capilares es decir, de conductos finísimos, no será fácil, mediante un sencillo experimento, hacernos cargo de lo que ocurre.

Si tomamos un tubo muy fino, de vidrio, y lo introducimos en una vasija con agua, ésta penetrará en el interior del tubo y alcanzará un nivel un poco más elevado que el del agua contenida en la vasija, adoptando el extremo de la columnita dirigida una forma marcadamente con cava, porque las moléculas de agua que tocan al cristal trepan un poco por él. Y esto, es, exactamente, lo que ocurre con el azúcar o el agua o el té.

El mercurio obra de distinta manera, pues, si bien es cierto que también asciende algo en el interior del tubo capilar, el extremo de la columna adopta una forma convexa, porque el cristal no es mojado por el líquido, y, por lo tanto, las paredes del tubo no ejercen la tracción alguna sobre aquél.


¿Conocen los animales cuando se les tratan bien?
Nadie puede decir lo que saben los animales y lo que ignoran, y mayor todavía es la dificultad de conocer se aprecian o no nuestros actos. Pero lo que sí podemos afirmar es que todos los animales que el hombre utiliza, o que viven en su compañía, son sensibles al dolor. Si se dan o no cuenta de sus padecimientos, cuestión es a que no puede contestarse de un modo categórico. Lo que no ofrece duda es que, independientemente de que los animales sepan o no apreciar nuestra bondad, la manera de conducirnos con ellos delate inmediatamente los sentimientos del hombre. Nadie que sea cruel para con los animales puede ser bueno para con sus semejantes; habituémonos, pues, a tratar a los animales lo mismo que a nuestro prójimo, con objeto de acostumbrarnos a ser caritativos con todas las criaturas vivientes.
¿Puede una serpiente venenosa, si lo desea, morder sin inocular su veneno?
Unas pueden y otras no. La manera como las serpientes venenosas se sirven de los colmillos para inyectar su veneno es una de las mayores maravillas de la naturaleza, y algunas de ellas (la víbora común, por ejemplo, que se encuentra en toda Europa) sólo utilizan los colmillos y su veneno para procurarse alimento, o como medio de defensa.

Pero la víbora, por lo general, no emplea sus colmillos cuando mastica los animales que devora, pues se halla dotada de un mecanismo especial que le permite rebatir dichos colmillos hacia atrás, contra el cielo de la boca, quedando por completo aislados de los dientes que usa para masticar el alimento. De este modo, la víbora puede utilizar a voluntad, uno u otro juego de dientes, según que pretenda alimentarse, devorando un ratón, o atacar a un enemigo. Otras serpientes venenosas tienen los colmillos fijos, y no pueden hacer estas distinciones.


BUENO AMIGOS DE T! ESO FUE TODO DE EL POST/LIBRO DE LOS PORQUE ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO
AQUI ESTA LA PRIMERA PARTE http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15973083/El-Post-de-los-Porques.html

Fuentes de Información - El post de los porque 2da parte

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Tags: XD | parte | primer | Post

Dar puntos
40 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 1.159 Visitas
  • 2 Favoritos

4 comentarios - El post de los porque 2da parte

@papercutio Hace más de 2 años
Post
@adryan99 Hace más de 2 años
wow muy buen post, hace tiempo q no dejaba puntos pero hoy te los mereces
@MadeInChile01 Hace más de 2 años
Gracias por el Aporte!!