Cianuro - Parte VI

SECCIÓN 8


Evaluación y manejo de los riesgos del cianuro


El enfoque integral para tratar los riesgos se compone de tres actividades clave que ocasionalmente se superponen: la evaluación de riesgos, el manejo de riesgos y la información de riesgos. Las tres actividades se describirán en ésta y en las siguientes secciones, comenzando con la evaluación de riesgos.

Como ya se mencionó, es bien conocido el hecho de que el cianuro de sodio y algunos de sus derivados son venenosos y que los compuestos de cianuro se clasifican como peligrosos. Sin duda, la sociedad moderna utiliza de manera segura muchas sustancias que son potencialmente peligrosas gracias a la capacidad de evaluar y manejar los riesgos asociados. Desde la década de 1970, la evaluación de los riesgos asociados a los procesos y materiales peligrosos mediante un proceso sistemático de “evaluación de riesgos” se ha convertido en una práctica común. Muchos de los conceptos de evaluación de riesgos surgieron de métodos más generales desarrollados por la industria de seguros. Dichos métodos tienen su base teórica en las probabilidades y las estadísticas matemáticas. Uno de los conceptos clave que se ha extendido a la evaluación de riesgos ambientales es la definición fundamental del riesgo como la probabilidad de una consecuencia definida.

La evaluación del riesgo consta de cuatro partes:

1. Identificación del peligro: Se la define como la determinación de la capacidad inherente o potencial de los agentes químicos, físicos y biológicos para causar efectos adversos a los seres humanos y al ambiente. Los peligros físicos incluyen la combustión, la explosividad, la inflamabilidad y la corrosividad. Los peligros para la salud se clasifican en: agudos (por ejemplo, irritación de la piel y los ojos, efectos letales, asfixia) o crónicos (por ejemplo, carcinogenicidad, sensibilización, efectos sobre el sistema reproductivo, efectos sobre el sistema nervioso, efectos sobre los órganos). Entre los peligros ecológicos se encuentran la mortalidad (agudos) y la reducción en el crecimiento y la reproducción (crónicos) en las especies representativas.

La identificación de los peligros es únicamente el primer paso en la evaluación de los riesgos. No es una base apropiada sobre la cual se pueda tomar una decisión respecto del manejo de riesgos. Sin embargo, la identificación de los peligros es un paso crítico que generalmente se da antes de introducir las sustancias químicas y los productos en el mercado. En el caso de la salud humana y el ambiente, se utilizan los resultados de las pruebas de toxicidad/ecotoxicidad y los datos epidemiológicos con el propósito de determinar el peligro.


2. Evaluación de dosis-respuesta: Es la determinación de la relación entre la magnitud de una dosis administrada, aplicada o interna y una respuesta biológica específica. La dosis es la cantidad total de una sustancia administrada a un organismo o ingerida, inhalada o absorbida por él en condiciones estandarizadas de laboratorio utilizadas para pruebas de toxicología. Los puntos de equivalencia de la toxicidad (o respuesta a la dosis) pueden expresarse como la incidencia medida u observada, la respuesta porcentual en grupos de sujetos (o población) o la probabilidad de que ocurra una respuesta en una población.

3. Evaluación de la exposición: Es la evaluación de las vías por las cuales el peligro puede ponerse en contacto con un receptor sensible. El receptor puede ser una única persona, una población real o hipotética o un conjunto de receptores ecológicos como peces o aves silvestres. La evaluación de la exposición determina cómo y en qué circunstancias el receptor puede estar expuesto al peligro. También puede determinar las cantidades de la sustancia peligrosa y el tiempo de exposición.

4. Caracterización del riesgo: Resume la información proveniente de la identificación del peligro, la evaluación de la dosis-respuesta y la evaluación de la exposición en una conclusión general sobre el riesgo en una forma que sea útil a quienes toman decisiones, los legisladores, la prensa y los miembros del público. La caracterización del riesgo suministra una descripción cuantitativa o cualitativa de los peligros potenciales de una exposición en particular. La caracterización cuantitativa del riesgo brinda una estimación numérica de la magnitud del riesgo que representa una sustancia para los seres humanos o para el ambiente. Este riesgo puede expresarse como un riesgo individual o un riesgo para la población. La caracterización cualitativa del riesgo describe, en forma narrativa, el efecto o los efectos adversos asociados con la exposición a un agente y proporciona alguna medida de las evidencias de dicha asociación.

Impactos del cianuro sobre la salud y el ambiente

Las evaluaciones completas del riesgo exigen especificaciones detalladas de las condiciones inherentes al sitio. En el caso del cianuro, su uso varía tanto que el riesgo puede evaluarse significativamente sólo si se consideran los procedimientos operativos inherentes a un sitio en particular. No obstante, es posible describir los peligros que representa el cianuro y las posibles exposiciones.

Toxicidad y Epidemiología del Cianuro en Seres Humanos

El cianuro es un veneno de acción rápida capaz de matar a una persona en cuestión de minutos si está expuesta a una dosis suficientemente elevada. Los seres humanos pueden estar expuestos al cianuro mediante inhalación, ingestión o absorción a través de la piel. El cianuro impide a las células utilizar el oxígeno, lo cual causa hipoxia de los tejidos y “cianosis” (decoloración azulada de la piel). El sistema respiratorio deja de nutrir a las células con oxígeno, un estado que, si no se trata, causa respiración rápida y profunda seguida por convulsiones, pérdida del conocimiento y asfixia. El antídoto más común es el nitrito de amilo, que puede administrarse en forma oral o por inyección.

Aunque hay muchas fuentes diarias de exposición al cianuro (escapes de los automóviles, humo de tabaco, incendios), el cianuro no se acumula en los tejidos porque el cuerpo transforma esas pequeñas cantidades en un compuesto menos tóxico llamado tiocianato, que luego se excreta. No es conocido que el cianuro cause cáncer o defectos congénitos o que pueda afectar adversamente la reproducción.

La forma más tóxica del cianuro es el HCN gaseoso. La Conferencia Norteamericana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) establece el límite de umbral tope de HCN en 4.7 ppm. En concentraciones de 20 a 40 ppm de HCN en el aire, se puede observar cierto malestar respiratorio después de varias horas. La muerte ocurre en pocos minutos con concentraciones de HCN por encima de aproximadamente 250 ppm en el aire.

Para el cianuro libre, la dosis letal en humanos por ingestión o inhalación varía entre 50 y 200mg (1 a 3 mg de cia-
nuro libre por kg. de masa corporal). La dosis letal por absorción dérmica es considerablemente mayor, alrededor de 100 mg por kg. de peso corporal.


Exposición de los Trabajadores

Las evaluaciones de riesgos incluyen no sólo los impactos sobre la población en general, sino también los impactos sobre quienes tienen mayor probabilidad de estar expuestos al peligro, como quines trabajan en un sitio específico. La posibilidad de que un trabajador entre en contacto con cianuro en las minas tiene lugar durante la recepción, descarga, manipulación y almacenamiento de briquetas sólidas de cianuro de sodio.

Si el proceso de cianuración se mantiene en un alto nivel de alcalinidad (pH de 10.5 o superior), casi todo el cianuro libre está presente como CN- en las soluciones del proceso. En tales condiciones, la volatilidad del cianuro de hidrógeno (HCN) de las soluciones es bajo, de manera que el riesgo de inhalación para los trabajadores es manejable.

Los trabajadores deben usar protección respiratoria contra los posibles peligros a través del aire. La capacitación para la colocación, uso y prueba de dicho equipo se incorpora a los procedimientos de la compañía relacionados con la salud y la seguridad. La mayoría de las modernas operaciones mineras tienen detectores o monitores de HCN gaseoso que hacen sonar alarmas en áreas cerradas donde pueda haber HCN gaseoso. La mayoría de los seres humanos pueden detectar el olor del cianuro de hidrógeno gaseoso (olor a almendra amarga) en concentraciones inferiores a las que pueden resultar peligrosas para su salud.


Toxicología e Impactos Ambientales

Los materiales peligrosos afectan no sólo a los seres humanos, sino también a los receptores ecológicos. En los ambientes mineros, hay tres grupos importantes de receptores ecológicos o ambientales: los mamíferos, los reptiles y los anfibios; las aves (especialmente las aves silvestres migratorias); y los peces y otros integrantes de la vida acuática.

Existen pocos informes sobre impactos adversos importantes sobre los animales causados por el cianuro en emplazamientos mineros. El cianuro de sodio y las soluciones que contienen cianuro se manejan en áreas restringidas de los emplazamientos mineros. El acceso de los animales que caminan o se arrastran está limitado por paredes, plataformas de hormigón, bermas y vallas, y al mismo tiempo, la presencia de personas alrededor de las instalaciones mineras también disuade a los animales de acercarse. Evaluaciones del gobierno en los Estados Unidos demostró que los diseños de contención estándar y un buen control de ingeniería han mitigado eficazmente los riesgos para los mamíferos, los reptiles y los anfibios.

La principal preocupación respecto de las aves silvestre siempre ha sido la exposición al cianuro en estanques abiertos, especialmente para las aves migratorias que pasan a través de regiones relativamente áridas como el oeste de los Estados Unidos, donde el uso del cianuro en minería se ha hecho bastante común. Sin embargo, se debe observar que la mortalidad de las aves en Nevada debido a la exposición a soluciones de cianuro se ha reducido notablemente de aproximadamente 1,300 en 1990 a 220 en 1995, o sea, una disminución del 83%. Esta mejora se debe en gran parte a la limitación a menos de 50 ppm en la concentración de cianuro DAD en estanques descubiertos. Esta concentración de cianuro DAD no es agudamente tóxica para los patos, que han demostrado ser muy sensibles al cianuro en comparación con otras aves y vida silvestres.

Como resultado de normas eficaces y los buenas prácticas de manejo en la actividad minera, se han dado pasos específicos para limitar aún más las concentraciones de cianuro y la exposición a las aves silvestres en estanques abiertos. La colocación de redes ha resultado útil para cubrir pequeños estanques donde se realiza el proceso, pero la colocación de redes en depósitos de relaves de gran escala está limitada por el peso de las redes, especialmente cuando se acumula nieve o hielo en climas fríos y debido a que los animales silvestres quedan atrapados accidentalmente en ellas. Sin embargo, en la actualidad se siguen colocando redes para cubrir estanques en los que se deben mantener concentraciones máximas con fines metalúrgicos. Otros métodos para mantener a las aves lejos de las soluciones de cianuro de los estanques son el uso de cañones de aire, dispositivos que producen ruido, pelotas plásticas u otros dispositivos flotantes que se utilizan en forma creciente para cubrir toda la superficie de los pequeños estanques de procesamiento. Este último método también ayuda a reducir la pérdida de cianuro libre debido a la volatilización.

Peces jóvenes de agua fría, como los salmónidos, parecen ser una de las especies acuáticas más sensibles al cianuro. Los insectos acuáticos como las moscas piedra, las frigáneas, las moscas de mayo o cachipollas y los escarabajos, generalmente son menos sensibles a la sustancia. Son las formas débiles disociables ácidas del cianuro las que se consideran como las más “significativas toxicológicamente”. Estudios de laboratorio y de campo han demostrado que incluso las especies acuáticas, como la trucha, pueden tolerar bajos niveles de cianuro DAD. Muchos permisos de descarga y estándares normativos se basan en el cianuro DAD. Además, se han promulgado estándares para sitios específicos para el cianuro DAD utilizado en operaciones mineras en jurisdicciones como los Estados Unidos y Nueva Zelanda.


Cianuro - Parte VI

“Pelotas flotantes para pájaros” cubren la superficie de un estanque de contención de soluciones en la mina de oro Cortez, una joint-venture entre Placer Dome y Kennecott en Nevada, Estados Unidos.


ciencia


Parte I: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15985362/Cianuro---Parte-I.html

Parte II: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15986218/Cianuro---Parte-II.html

Parte III: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15989325/Cianuro---Parte-III.html

Parte IV: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15990449/Cianuro---Parte-IV.html

Parte V: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/15996473/Cianuro---Parte-V.html

Parte VII: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/16021132/Cianuro---Parte-VII.html

Parte VIII: http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/16026548/Cianuro---Parte-VIII-_Final_.html

Fuentes de Información - Cianuro - Parte VI

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 421 Visitas
  • 0 Favoritos
Cianuro, mineria, contaminacion y la otra cara de la moneda

Ecología

Cianuro, mineria, contaminacion y la otra cara de la moneda

Cianuro - Parte VII

Ciencia y Educación

Cianuro - Parte VII

Cianuro - Parte I

Ciencia y Educación

Cianuro - Parte I

no a la mineria

Apuntes y Monografías

no a la mineria

0 comentarios - Cianuro - Parte VI