El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Sabes de donde viene el Español?

¿Sabes de donde viene el Español?

Alguna vez se preguntaron porque hay palabras en español que son muy parecidas en portugues? El frances tambien comparte parecidas con las nuestras,al igual que el italiano (Nunca se hicieron los italianos poniendo acento y moviendo las manos jajaa)
Bueno eso es porque todos esos idiomas vienen de una lengua en particular: El latin,y todas comparten un nombre: Son denominadas las Lenguas Romances


Las lenguas romances (también denominadas lenguas románicas o lenguas neolatinas) son una rama indoeuropea de lenguas estrechamente relacionadas entre sí y que históricamente aparecieron como evolución del latín vulgar (entendido en su sentido etimológico de 'habla cotidiana del vulgo o común de la gente' y opuesto al latín clásico forma estandarizada que a partir de cierto momento era una lengua aprendida como segunda lengua y no como lengua materna).
El número de lenguas romances conocidas supera la veintena, aunque en la actualidad muchas variedades regionales están severamente amenazadas y sólo media docena de ellas tienen un uso general y tienen varios millones de hablantes.
francia

italia

Estas lenguas se hablaban y se siguen hablando en un territorio que recibe el nombre de Romania, que cubre en su mayor parte el sur europeo del antiguo imperio romano. Los términos romance y Romania proceden efectivamente del adjetivo latino romanicus: se consideraba que sus hablantes empleaban una lengua tomada de la de los romanos, por oposición a otras lenguas presentes en los territorios del antiguo Imperio, como el fráncico en Francia, lengua de los francos perteneciente a la familia de las lenguas germánicas.
frances

El primer escrito en que se encuentra el término romano, de una manera u otra, se remonta al sínodo de Tours, en el año 813. Es a partir de ese sínodo cuando se considera que la primera lengua vulgar se separa del latín, y se designa en efecto como una lengua aparte. Se trata de una forma de protofrancés que recibe el nombre de romana lingua o román. No obstante, en los Cartularios de Valpuesta, hay un texto anterior que data del año 804, y está escrito en un latín muy romanizado.

La evolución del latín vulgar hacia las lenguas románicas se fecha, grosso modo, de la siguiente manera:

Entre el 200 aec y el 400 aproximadamente: diferentes formas de latín vulgar.
Entre el 500 y 600: estas formas comienzan a distinguirse entre sí.
A partir del 800: se reconoce la existencia de las lenguas romances

italiano
romanicas

Ante todo, conviene aclarar que hasta el momento no existe una clasificación unificada y científica respecto a los grupos y subgrupos de las variedades lingüísticas románicas, universalmente aceptada. Sin embargo, tradicionalmente se han usado clasificación en que se agrupan a las lenguas según áreas geográficas, teniendo en cuenta también rasgos distintivos fonéticos y gramáticos. De acuerdo con estos criterios, se considera lenguas románicas orientales aquellas que forman el plural mediante vocales (generalmente -i o -e) y no sonorizan las oclusivas sordas intervocálicas /p, t, k/ de origen latino; mientras que pertenecen a la Romania Occidental aquellas variedades que sonorizan /p, t, k/ intervocálicas o forman el plural con -s. Entre estas dos ramas formarían un grupo de transición los dialectos centrales y meridionales de Italia, incluyendo también el italiano estándar.
latin

Por otra parte, debe tenerse en cuenta que, al referirse a una «lengua románica», en ésta se puede a su vez comprender varios dialectos (por ejemplo las lenguas retorrománicas tradicionalmente se las considera una sola lengua con tres dialectos principales, aunque la inteligibilidad entre ellas es difícil). Los problemas en la clasificación se deben a que el modelo de árbol (Stammbaumtheorie) no es adecuado para describir la diferenciación de una familia lingüística en presencia de contacto lingüístico.

La clasificación interna exacta es uno de los problemas más complicados dentro de cualquier familia lingüística. Fuera de los grupos de primer nivel de variedades lingüísticamente muy estrechamente emparentadas resulta difícil establecer un árbol cladístico ya que las lenguas en su desarrollo histórico se influyen mútuamente y el modelo de árbol filogenético no resulta adecuado para representar la diferenciación lingüística de un conjunto de lenguas en contacto. Una enumeración de los grupos que muy probablemente constituyen unidades filogenéticas válidas es la siguiente:
romania

Lenguas iberorrománicas (español, gallego-portugués, asturiano-leonés y aragonés)
Las lenguas iberorromances son un subgrupo de lenguas romances que posiblemente forman un subgrupo filogenético dentro de la familia romance. Las lenguas iberromances se desarrollan en territorios ocupados por los romanos hacia el año 415, es decir, la península ibérica, el sur de las Galias y el norte del Magreb y sus posteriores conquistas (la Suevia). Lenguas consideradas universalmente dentro del grupo iberromance son el galaico-portugués (y sus modernos descendientes), el asturleonés y el castellano. Algunos autores incluyen también el navarroaragonés y las lenguas occitano-románicas. Todas estas lenguas forman un continuum geolectal con alta inteligibilidad entre lenguas adyacentes.


España
Lenguas galorrománicas (francés y franco-provenzal)
Las lenguas galorromances o galorrománicas son una agrupación geográfica de las lenguas romances. La clasificación interna, así como qué lenguas deben ser consideradas dentro del grupo galorrmances son una manteria ampliamente discutida. El núcleo de las lenguas galorromances, es decir, las lenguas universalmente consideradas dentro de este grupo son el francés (langues d'Oïl) y el francoprovenzal (arpitán) (que no debe confundirse con la variedad provenzal del occitano).


Lenguas retorrománicas (romanche, friulano y ladino)
as Lenguas retorrománicas o retorromances forman un grupo de lenguas romances del área alpina que según algunos autores representan el resto de un área romance más amplia que llegaba por el norte hasta el Danubio.Dentro de las lenguas romances occidentales las variedades retorromances son un grupo bastante divergente cuya posición dentro del grupo romance occidental es difícil de precisar. Desde el punto de vista léxico constituyen una de las ramas más divergentes (dejando a un lado el galorromance y el sardo que son aún más divergentes). La clasificación de Ethnologue las agrupa con las lenguas galorromances, aunque realmente el grupo retorrománico parece tener características de transición entre el galorromance propiamente dicho y el galoitaliano del norte de Italia.


Lenguas occitanorromances (catalán, occitano-gascón y ribagorzano)
Las lenguas occitano-románicas son el idioma catalán y el occitano, dos lenguas romances muy cercanas que forman un continuo dialectal transicional entre las lenguas de oil y las iberorrománicas. Algunas fuentes clasifican ambas entre las lenguas galorrománcias, otras, como Ethnologue, dentro del grupo iberorrománico y, tradicionalmente, el catalán como iberorrománico y el occitano como galorrománico. Sin embargo, en su forma escrita el catalán moderno y el occitano moderno son altamente inteligibles, y con un porcentaje de léxico compartido superior al existente entre español y portugués. De hecho existen razones fundadas para considerar a las lenguas occitano-románicas un grupo filogenético válido, a diferencia de las lenguas romances de la península ibérica, que pertenecen a varios grupos filogenéticos.


rumano
Lenguas galoitalianas (ligur, piamontés, lombardo, emiliano-romañolo y véneto).
Las lenguas galoitalianas (a veces denominadas colectivamente "italiano" del norte) comprenden las hablas romances del norte de Italia, más exactamente las hablas situadas al norte de la línea Massa-Senigallia, excepto las lenguas retorrománicas de Italia (friulano, ladino) que son parte de otro grupo romance.

lenguas romances

Lenguas italorromances (italiano estándar, romanesco, napolitano, siciliano, corso-gallurés)
Las lenguas italianas centromeridionales, italosicilianas o italorromances comprenden el conjunto de lenguas y variedades lingüísticas romances al sur de la línea Massa-Senigallia. La principal lengua italiana centromeridional es el italiano estándar basado principalmente en las variantes toscanas. Ethnologue clasifica a estas lenguas junto con el dálmata dentro del grupo italodálmata. Algunos autores han usado el término italorromance (para referirse a todas las lenguas romances de Italia) sin embargo ese uso ha sido abandonado por los lingüistas ya que es conocido que las lenguas romances de Italia no constituyen propiamene una unidad filogenéticamente válida dentro de las lenguas romances. Índice


¿Sabes de donde viene el Español?
Lenguas balcorrumanas (rumano estándar, meglenorrumano, istrorrumano)
Las lenguas balcorrumanas o rumanas son una agrupación filogenética de las lenguas romances. El rumano estándar (dacorrumano) es la con más hablantes de grupo, que incluye además otras variedades minoritarias derivadas del protorrumano y que divergieron durante la Edad Media del dacorrumano.Las lenguas balcorrumanas derivan del protorrumano cuyo núcleo de desarrollo principal estuvo en la Dacia. Sin embargo desde la Edad Media numerosas comunidades lingüísticas romances balcorrumanas estuvieron diseminadas por los balcanes. Estas variedades evolucionaron de manera independiente del dacorrumano de la Dacia y son el origen de las lenguas balcorrumanas habladas fuera de Rumania y Moldavia.

francia

Lenguas romances insulares (sardo, antiguo corso)
Las lenguas romances insulares (Ethnologue: lenguas romances del sur) agrupan a las variedades románcias de Córcega y Cerdeña, caracterizadas por su arcaismo lingüístico. Ethnologue se refiere a estas lenguas como "lenguas romances del sur".Para algunos autores las dos lenguas forman un grupo filogenético, aunque podría ser que los arcaismos compartidos no se remonten a un proto-corso-sardo y sean dos grupos independientes a pesar de las coincidencias.

italia

Otras lenguas romances extintas (dálmata, mozárabe)

Aunque las lenguas romances representan evoluciones divergentes del latín, sus rasgos comunes de hecho se deben prácticamente siempre al resultado de retener algún aspecto lingüístico que ya estaba en latín, y en muchos menos casos al efecto de la influencia común de otra lengua sobre varias lenguas románicas. Las características principales presentes en todas las lenguas románicas son las siguientes:
frances

Las lenguas romances son todas lenguas fusionantes.
El alineamiento morfosintáctico dominante de estas lenguas es de tipo nominativo-acusativo.
El orden básico parece ser SVO, tienen preposición y los determinantes generalmente preceden al sustantivo (aunque en rumano el artículo se pospone).
Presencia de un sistema de flexión verbal con numerosas formas y lleno de irregularidades. El verbo incluye las categorías de persona, número, tiempo y modo gramatical, variando en general la forma flexiva de acuerdo a qué valores de dicha categoría está expresando la forma verbal conjugada.
Presencia de al menos dos posibilidades para el género gramatical (masculino / femenino), dos posibilidades para el número gramatical (singular / plural).
Presencia de concordancias gramaticales de género entre el sustantivo y el adjetivo, y entre el número del sujeto y el número expresado en el verbo.
Presencia de artículos desarrollados a partir de demostrativos del latín.

italiano
romanicas

Las lenguas romances se caracterizan por una reducción de la declinación (gramática) tanto en número de casos como de paradigmas diferentes. Presumiblemente, esto se produjo por algunos cambios fonéticos que afectaron a las consonantes finales y también como resultado de la analogía morfológica.

La única lengua románica moderna que posee marcas de caso en el sustantivo es el rumano que retiene tres casos diferentes, cuando el latín tenía cinco casos básicos (o seis si se cuenta, el vocativo que era bastante defectivo, marginalmente también había restos de locativo, sólo aplicable a lugares Rōmae 'en Roma' y domī 'en casa'). De las lenguas románicas testimoniadas más antiguamente sólo el antiguo occitano y algunas variedades de romanche tenían también caso, pero las variedades modernas ya no tienen oposición de caso. Igualmente de los tres géneros del latín clásico, la mayoría de lenguas sólo conserva dos en el sustantivo (algunas en el pronombre y los artículos todavía retienen el género neutro). El número gramatical se ha conservado sin modificaciones importantes, existiendo singular y plural en todas las lenguas.

La flexión verbal retuvo en un grado mucho mayor la variedad de categorías y formas diferenciadas de latín clásico. Aunque las formas sintéticas de voz pasiva se perdieron completamente en todas las lenguas, siendo substituidas por construcciones analíticas. Una suerte similar corrieron gran parte de las formas de perfecto que fueron substituidas por construcciones analíticas.

La caída de la /m/ final, consonante que se la encuentra a menudo en la flexión, crea entonces una ambigüedad: Romam se pronuncia como Roma, por lo que no se puede saber si el término está en nominativo, acusativo o ablativo. Para evitar tal ambigüedad, las lenguas románicas tienen que utilizar preposiciones. Antes de decir Roma sum por ‘yo estoy en Roma’ o Roma(m) eo por ‘yo voy a Roma’, hubo que expresar esas dos frases por sum in Roma y eo ad Roma. En este aspecto, conviene recordar que si ya —en latín clásico, desde la época imperial— la /m/ al final de palabra se omitía, no se podía confundir Roma sum con Roma(m) eo: en el ablativo (Roma sum), la /a/ final era larga; en cambio era breve en el acusativo: en el primero se pronunciaba /rōmā/, y en el segundo /rōmă/. El latín vulgar, no obstante, no utilizaba más el sistema de cantidades vocálicas: ambas formas son un tanto ambiguas.

En un mismo movimiento, los adverbios y las preposiciones simples son a veces reforzadas: ante, ‘antes’, ya no basta; hay que poner ab + ante en vulgar para explicar el francés avant, el español antes y el occitano avans, o bien in ante para el rumano o el asturleonés înainte enantes, etcétera.; igualmente avec proviene de apud + hoc, dans de de intus, etc.

El caso límite parece ser alcanzado con el francés aujourd'hui, noción que se decía simplemente hodie en latín clásico. El término francés se analiza en à + le + jour + de + hui, donde hui viene de hodiē (que se lo encuentra en el español “hoy”, en el occitano uèi, en el italiano oggi, en el asturleonés güei, en el romanche hoz o en el valón oûy). El compuesto aglutinado resultante es, en consecuencia, redundante, ya que significa, término a término: ‘en el día de hoy’ (en francés au jour d’aujourd’hui).

Ciertas lenguas conservadoras, entretanto, han mantenido adverbios y preposiciones simples: el español “con” y el rumano cu vienen de cum, igualmente que en español o în rumano son heredados de in. Se ve también este fenómeno con los términos simples heredados de hodiē.

latin



romania



8 comentarios - ¿Sabes de donde viene el Español?

@crislxc +1
muy buena info...gracias...
@AramisL +1
a mí todavía me impresiona el idioma húngaro
@titi40 +1
que buen post, realmente, dejo 10
@KooAlaa +2
No se pero si hubiese leido el post lo sabria.
@SocotocoL
Justo lo que estaba estudiando.. hasta creo que la fuente coincide xdd grosso -w- ♥ +10