Físicos británicos creen que el bosón de Higgs y su relación con la gravedad puede ser la clave para crear una ecuación única que explique el Universo entero

Un empujón a la teoría del todo de Einstein
Archivo
Einstein escribe una ecuación sobre la densidad de la Vía Láctea en el Instituto Carnegie en Pasadena (California)


La teoría del todo, también conocida como teoría unificada, fue el sueño que Einstein nunca pudo cumplir. Consiste en una teoría definitiva, una ecuación única que explique todos los fenómenos físicos conocidos y dé respuesta a las preguntas fundamentales del Universo. Esa teoría unificaría la mecánica cuántica y la relatividad general, dos conocimientos aceptados pero que describen el Cosmos de forma muy diferente. Albert Einstein no consiguió formularla. Tampoco nadie después de él, pero sigue siendo la ambición de muchos científicos. En este empeño, físicos de la británica Universidad de Sussex han dado un nuevo paso para probar que solo hay una fuerza fundamental en la naturaleza.

Tras el descubrimiento el año pasado del bosón de Higgs, la llamada «partícula de Dios» que responde a cómo las partículas adquieren su masa, el investigador Xavier Calmet observó cómo el campo de Higgs interactúa con la gravedad.

Además de dar masa a todas las partículas conocidas, es posible que el bosón de Higgs juegue un papel importante en la expansión del Universo después del Big Bang. «El descubrimiento en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN del bosón fue muy emocionante. Aunque su existencia se había predicho, nadie lo sabía a ciencia cierta. Ahora estamos intentando ver si la forma en que se comporta es la que habían predicho los científicos, y los primeros resultados son prometedores», dice Calmet.


Higgs, la clave

A través de sus ecuaciones y utilizando datos del Gran Colisionador de Hadrones, los científicos han sido capaces de constreñir la interacción del bosón de Higgs con la gravedad. Los resultados se publican este mes en la revista Physical Review Letters y los autores del artículo los avanzan en la web de la universidad.

«El descubrimiento del bosón de Higgs tiene profundas implicaciones para las teorías gravitacionales que explican la evolución de nuestro Universo», apunta Calmet. «El sueño de Einstein, que todavía estamos tratando de cumplir, consiste en la unificación de todas las interacciones de la naturaleza -la gravitación, el electromagnetismo, la interacción fuerte y la interacción débil- en un mismo marco. La idea es que en realidad solo hay una fuerza fundamental en la naturaleza y que las fuerzas que vemos a diario son solo diferentes facetas de esta fuerza fundamental de la naturaleza. La comprensión de las propiedades del bosón de Higgs y, en particular, de sus interacciones gravitacionales, será un factor clave en nuestro camino hacia esta gran unificación».